Declaración de Impacto Ambiental sobre el tramo de autovía Ízbor- Vélez de Benaudalla.

 

El anteproyecto

El anteproyecto sobre el que se basa esta declaración de impacto ambiental se denomina “Anteproyecto de la autovía de Granada. Tramo: Ízbor-Vélez de Benaudalla”, cuyo trámite para iniciar la Evaluación Ambiental comenzó en septiembre de 1997.

Este proyecto consiste en el recorrido del tramo Ízbor-Vélez de Benaudalla (Granada) de la actualmente denominada autovía del Mediterráneo. Con 10 km de longitud, su trazado discurre sobre cinco viaductos y un falso túnel, habiendo sido necesario para su creación producir un gran desmonte. El proyecto pasará sobre los ríos Ízbor, Guadalfeo y Lanjarón, el embalse de Rules, los barrancos de Miranda y Vicario y, en general, discurre por una zona de abrupta orografía y laderas altamente inestables.

 

Declaración de Impacto Ambiental

El 2 de febrero de 2000 el Ministerio de Medio Ambiente emitió la Declaración de Impacto Ambiental, aprobando el anteproyecto de la autovía en el tramo Ízbor-Vélez de Benaudalla. Además, indica una serie de condiciones a cumplir a parte de las medidas correctoras indicadas en el Estudio de Impacto Ambiental.

 

 

Condiciones de la DIA

La primera condición de la Declaración de Impacto Ambiental es que todas las actuaciones referidas a prevenir o corregir el impacto del proyecto deberán ser coordinadas espacial y temporalmente con las propias de la construcción de la vía.

Las otras condiciones corresponden a:

Prevención del ruido: se realizará un estudio del ruido que presentará la infraestructura una vez en explotación para aplicar las medidas correctoras necesarias para no incumplir la legislación de contaminación acústica, en especial en los núcleos de población de Ízbor y Acebuches.

Protección del suelo: Se elaborará un Proyecto de medidas de defensa contra la erosión, así como un Plan de gestión del suelo, en que se indicará como retirarlo y acopiarlo adecuadamente para usarlo posteriormente en la restauración de la zona afectada.

Protección del sistema hidrológico: Para evitar empeorar la calidad de las aguas, ya sea por vertidos o por acumulación desedimentos, se gestionarán según la normativa aplicable los residuos peligrosos y se evitará ubicar parques de maquinaria o instalaciones auxiliares de obra en zonas que puedan afectar al sistema hidrológico, instalando en ellas balsas de decantación. El agua aquí retenida será analizada y tratada si fuera necesario.

También se instalarán barreras de sedimentos en aquellos tramos de carretera cercanos a los cauces de los ríos que circunda y balsas de retención de escorrentía en el viaducto sobre el embalse de Rules.

Se delimitará una franja de afección a las riberas para minimizar los impactos, restaurando morfológica y vegetalmente esta zona al finalizar la obra.

Protección de la vegetación: La franja de ocupación se ceñirá lo más posible y quedará limitada a las instalaciones necesarias en la obra. Esta zona será revegetada al finalizar la obra, intentando que los taludes de desmonte y terraplén tengan una pendiente 3H:2V, de modo que no sea muy acusada y posibilite su revegetación.

Protección de la fauna: se realizará un estudio de afección a la comunicación entre las sierras de Lújar, Sierra Nevada y Guájares para las comunidades de cabra montés que las habitan. Para el paso de pequeños vertebrados, sin embargo, se adecuarán los sistemas de drenaje previstos.

Integración paisajística: se redactará un proyecto de recuperación ambiental e integración paisajística de toda la longitud de actuación del trazado y otras zonas de afección delimitadas, para ejecutarlo a medida que se realiza la obra. El proyecto dará especial atención al desmonte de Ízbor, a los muros de contención y a las estructuras sobre cauces superficiales y sobre el futuro embalse (obras de drenaje y viaductos).

Localización de canteras, zonas de préstamo, vertederos e instalaciones auxiliares: quedará excluida la localización de estas en suelos de elevada capacidad agrológica, acuíferos vulnerables a la contaminación, áreas de recarga y dominio público hidráulico de los ríos existentes. En caso de no poder evitarse se deberá realizar una evaluación ambiental al efecto.

Los materiales sobrantes del desmonte se almacenará en vertederos permanentes definidos y diseñados especialmente para este uso.

 

-Medio socioeconómico:

Protección de los servicios existentes: se deberá asegurar la continuidad de los servicios existentes, restituyendo carreteras y caminos afectados por la obra.

Arqueología: a medida que vaya avanzando el proyecto un arqueólogo competente realizará una prospección arqueológica intensiva a lo largo de la traza y la franja de afección, siguiendo un Programa detallado de intervención que habrá sido autorizado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, quién además supervisará esta prospección.

Vías pecuarias: Se evitará afectar la afección a la Cañada Real de Sierra Nevada a Málaga, garantizando la seguridad respecto al tráfico de la autovía.

-Seguimiento y vigilancia:

Se redactará un Programa de vigilancia ambiental para el seguimiento y control de los impactos, así como de la eficacia de las medidas correctoras. Será necesario establecer el modo de seguimiento de las actuaciones y su informe a la Secretaría General de Medio Ambiente. Este informe incluirá: el objetivo del control establecido, actuaciones derivadas, lugar y periodicidad de inspección, material necesario, parámetros controlados y sus umbrales, medidas de prevención y corrección en caso de que se alcancen los umbrales críticos y documentación generada por cada control.

La Dirección General de Carreteras, como responsable de la ejecución del programa de vigilancia ambiental y de sus costes, dispondrá de una dirección ambiental de obra que asegure el cumplimiento de las medidas correctoras y la ejecución del programa de vigilancia ambiental. También dispondrá de un equipo responsable del aseguramiento de la calidad ambiental del proyecto.

Finalmente, la Dirección General Carreteras remitirá antes de la contratación de las obras a la Secretaría General de Medio Ambiente un escrito certificando la incorporación en la documentación de contratación las medidas indicadas en el EsIA y en esta DIA.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies