The thing about love

The thing about love

 

is that it brings out the best

in you,

 

but it can also bring out the worst.

All your fears, rage, self-doubt.

 

Don’t mess around with it.

Or it’ll blow up in your face.

 


En vela

Esa noche se acostó solo, dando vueltas y más vueltas a los acontecimientos de la semana anterior y sobre todo a sus acciones en ellos.

 

Una y otra vez se interrogaba sin piedad:

 

¿Había hecho trampas?  No exactamente

 

¿Había engañado? No exactamente

 

¿Había actuado como debía? …Bueno, esa era la cuestión, ¿no?


Felicidad

Y él se divirtió, un acontecimiento infrecuente.

 

Resulta extraño encontrarte haciendo algo que al parecer siempre has querido hacer, cuando en realidad hasta ese momento ni habías sospechado que siempre habías querido hacerlo, o ni siquiera de qué se trataba.

 

Pero él, por un momento en el mundo, fue muy muy feliz.

 


Filosofía

Ellos no reparan en los dilemas filosóficos. No les hacen ningún caso. La filosofía conlleva contemplar la posibilidad de que a lo mejor estás equivocado, y ellos saben que siempre tienen razón.

 

No es vanidad, ojo, sino una certeza absoluta que llevan incorporada. Puede que a veces estén más locos que un rebaño de cabras, pero siempre es una locura decidida e indudable…


Dirección Opuesta

Por radical que pueda parecer, lo cierto es que siempre hay un camino en dirección opuesta.

 

Estamos obsesionados con lo que se hace, con lo que «supuestamente hay que hacer», con lo que «todo el mundo está haciendo».

 

El problema viene cuando lo que supuestamente hay que hacer o lo que todo el mundo está haciendo no está al alcance de nuestras manos.

 

Peor aún: Cuando todo eso que supuestamente habría que estar haciendo ni siquiera funciona.

 

El espejo retrovisor, al cual consultamos cada vez menos, mantiene muchas veces a la dirección opuesta en el punto ciego. Y tendríamos que mirar mejor, ya que el rumbo que llevamos no siempre parece del todo acertado -Por decirlo suavemente…

 

 

[Leído en un avión hace ya algún tiempo]


La excepción que confirma la regla

– Él no puede evitarlo. Hasta los genios tienen defectos.

Una sonrisa

– ¿Incluso en tu caso?

– Bueno, estaba generalizando para tranquilizarte. Yo nunca me incluyo en mis propias generalizaciones. Siempre soy la excepción que confirma la regla.

– ¿Y cómo te las arreglas para hacer eso?

– Bueno, el que define las reglas soy yo, por supuesto. Es mi juego particular, supongo.


La verdadera lucha

Todo lo que merece la pena pelear se gana sin pelea. Cada lucha es una lucha contra la duda.

El honor no es algo que ha de perseguirse pues, como todas las demás fuerzas de la vida, en realidad va impelido, y se dirige directamente hacia ti.

El momento de la colisión es donde la verdad de lo que eres se revela.


Elección

– Hay un par de cosas que probablemente deberías saber sobre mí.

 

[…]

 

– ¿Eso es todo?

Es bastante mediocre, si me preguntas.

 

– ¿Y qué te importa?

 

– Sí, bueno, este es el tema.

 

– Me importa.

Me importa mucho.

 

– Soy así. No puedo evitarlo.

 

– Ahora o lidias con eso

o me dices que me largue y me iré a casa.

 

– ¿Puedo pensármelo?

 

(Y él se largó…)


Sueños

– ¿Sabes lo que son los sueños?

– Creo que me quedé dormida cuando explicaron esa parte en clase.

– Nuestros cerebros son redes plásticas – Se interrumpió. Después añadió-: Plásticas en el sentido de maleables, no que sean de plástico como tus zapatos.

– Todos los comportamientos generados por nuestros cerebros surgen de distintas configuraciones neuronales. A su vez, esas configuraciones surgen de distintos estímulos de nuestro entorno… Es como una mini evolución: esos comportamientos que nos permiten enfrentarnos con éxito a nuestro entorno se ven reforzados. Reproducidos. Los que no, son descartados, al menos en teoría.

 

– ¿Qué tiene esto que ver con los sueños?

Él se encogió de hombros

– Algunos dicen que los sueños permiten que nuestras redes neuronales se reconfiguren de acuerdo con circunstancias posibles y no reales. Soñando distintas situaciones, nuestro cerebro se prepara para distintas eventualidades. Los sueños permiten que nuestro cerebro se las arregle.

– ¿Como simulaciones de entrenamiento?

– Exactamente.

– ¿Y que tiene que ver todo esto de los sueños con lo que estábamos hablando?

– Que nunca, ni una sóla vez, he soñado que esto pudiera pasar…


Cambio de reglas

Y si algo había aprendido él de ese día era esto: No se puede ganar una partida contra un adversario que cambia las reglas cuando las cosas no salen como a él le interesa.

 

En casos así, lo único que él había podido hacer era dejar de jugar.

 

Así que desapareció.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies