Emprendedor, no me cuentes tu idea que la copio

Cada vez que me he ido adentrando más y más en el mundo de los emprendedores siempre he querido hablar con ellos para enriquecerme con su conocimiento. Sentía curiosidad por saber cuales eran sus proyectos y como los estaban llevando a cabo. Me gusta conocer sus opiniones sobre mi proyecto. Pero a veces te encuentras con gente que oculta sus verdaderas intenciones, normalmente porque piensan que sus ideas son geniales y si las cuentan las copian. Es entonces cuando se me pasan cosas como las que voy a escribir durante el resto del post.

Veras, el único motivo por el que te pregunto sobre tu proyecto es para copiarte. No eres nadie pero tienes una gran idea. Y yo como emprendedor que casi no tiene dinero ni para comer todos los días tengo los recursos y el tiempo suficiente para copiarte la idea, e incluso mejorarla. Es más creo que tu idea es tan buena, tan increíblemente superior a las mías, que voy a pasar 24 horas al día para copiarte. A ti y a tu equipo de 4 personas que la esta desarrollando, y lo voy a hacer yo solo. Porque tengo una horda de monos que aporrea el teclado día y noche sin parar y seguro que algún día te copian. Pero no sólo te voy a copiar a ti, también voy a copiar al emprendedor con el que voy a hablar dentro de 5 minutos y a los 10 con los que hable ayer y a los 8 con los que voy a hablar mañana. Porque además de los monos pienso poner a aporrear teclados a los gatos.

Pero es que tu idea es tan genial, que aunque no me motive lo más mínimo voy a dejar mi verdadera pasión y a perder la fe en mi idea sólo por el mero hecho de copiarte. Es lo que nos va a los emprendedores, copiarnos unos a otros. Además, lo voy a hacer porque se que es así como nacen las grandes empresas. ¿Conoces facebook? Yo tuve la idea de una red social en el 2006, justo un año después de que facebook comenzara. Le conté la idea a unos compañeros de la universidad y por culpa de eso alguien logro hablar con el Mark Zuckerberg del pasado y él me copió. Si, el propio creador de facebook, y también el de twitter, google+ y demás redes sociales. Porque en el fondo la idea era mía. Era imposible que otro tuviera una idea tan parecida cuando era tan evidente.

Por esos motivos yo no cuento mis ideas. Si lo hago todos me copiarían, porque siempre cuento lo mismo a todas las personas. Y además en los 5 minutos en los que hablo con ellos me da tiempo a contarles todos los detalles de mi idea, todas esas cosas que hacen que al final salga todo adelante. Imaginaté si contará mi idea, 24 horas después de contarla ya tendría un competidor que haría exactamente lo mismo que yo. Es como cuando tuve la idea de volar. No se la conté a nadie porque sabía que si lo hacía me iba a encontrar millones de personas volando como superman en la ciudad al día siguiente. Era una idea genial y fácilmente realizable, por eso no la conté. Ahora ya no trabajo en ella porque no tengo tiempo. Pero es una idea que lo va a romper.

El conocimiento crece cuando se comparte

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies