¿Es sostenible el crecimiento sostenido?

Vivimos en un planeta finito con unos recursos naturales fijos que el ser humano consume sin pensar demasiado en las consecuencias que traerá a largo plazo. Por ejemplo, a estas alturas todos tenemos asumido que las fuentes de energía no renovables se acabarán pronto, por lo que después deberemos conformarnos con las fuentes renovables, que de una forma u otra es energía proveniente del Sol. Llegados a este punto, la reflexión que podríamos hacer es: Si seguimos creciendo más y más… ¿habrá un momento en que el consumamos más energía que la que nos llega, y por lo tanto no haya energía suficiente para todos? Y este dilema no se queda aquí, sino que se puede extrapolar a los alimentos, el espacio, etc…

Para responder a esto hay que decir primeramente que la palabra “crecimiento” a solas es muy ambigua, por lo que debemos especificar más: Por un lado está el crecimiento económico (aumento del valor de bienes y servicios finales producidos por una economía en un determinado período) y por otro el crecimiento “físico” (por ejemplo, el aumento de consumo de una materias prima en un determinado período). A veces ambos crecimientos van de la mano (eventualmente, cuanto más vale un bien de consumo, más materias primas y energía se han consumido para fabricarlo), pero no estrictamente debe ser así, y de hecho sería deseable que no lo fuera ya que teóricamente el crecimiento económico puede ser sostenido y sostenible si se gestiona bien, pero el crecimiento físico sostenido nunca será sostenible a largo plazo.

Voy a explicarlo más detalladamente: Suponemos que el consumo de una materia prima X en un pais aumenta cada año un 4%. Esto significa que si el primer año consumimos 1tonelada/año, los siguientes años consumiremos lo siguiente:

En principio no vemos cuál es el problema, ya que el consumo de esta materia aumenta, pero no parece que sea nada escandaloso. Pero hemos olvidado algo: si realmente el consumo crece cada año un 4%, significa que tenemos una función exponencial, o sea, que cada cierto tiempo fijo su valor se duplicará. En este caso, creciendo un 4% al año, el consumo de materia prima X se duplicará cada 19 años aproximadamente, por lo que si vemos el gráfico anterior a más largo plazo, podemos observar cómo este crecimiento es en realidad completamente insostenible, ya que el planeta no nos puede proporcionar una cantidad de materia prima infinita, que es justo a dónde va a parar nuestra función de consumo:

Otro ejemplo más preocupante que el anterior es el de la población mundial, cuya gráfica también se asemeja peligrosamente a una función exponencial. Por suerte, se espera que el numero de personas en el planeta se estabilice y deje de crecer en torno al año 2050, momento en el que habrá unos 9000 millones de habitantes en la Tierra. En este caso el debate está en si en ese futuro próximo va a ser posible abastecer todas las necesidades de tanta población.

Lo mismo que pasa con esto, pasa con la energía, las materias primas, la tierra cultivable, etc. Debemos ser conscientes de la oferta máxima que podemos esperar de cada cosa para no demandar más de lo que el planeta puede darnos si no queremos romper irremediablemente el equilibrio del mercado, lo cual llevaría a un colapso del sistema, al igual que ya pasó con muchas civilizaciones de la historia.

Una vez explicado este tema, llega el momento de hablar del crecimiento económico sostenido. Como ya se ha dicho, este no tiene por qué ser insostenible a largo plazo. Esto es debido a que, mientras antes hemos estado hablando de cosas materiales (energía, personas, espacio, materias primas…), el concepto “crecimiento económico” no se refiere a una cantidad material sino a un valor percibido, lo cual viene a decir que teóricamente podemos aumentar el valor de los bienes y servicios sin consumir más recursos para crearlos. Para conseguir esta meta el camino a seguir es claro: debemos de dejar atrás la idea anticuada del “cuanto más, mejor” y basar nuestro crecimiento en el I+D+i, que es lo que a la larga permite conseguir productos y servicios más avanzados tecnológicamente, con mayor valor comercial y menor cantidad de recursos utilizados para su fabricación.

Para concluir sólo me queda introducir el concepto que, desde mi punto de vista, incluye a todo lo anterior: el Desarrollo sostenible (Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades) lo que en resumen viene a decir que hay que tener en cuenta los recursos disponibles y apoyarse en la investigación para conseguir tecnologías más eficientes que permitan a la raza humana crear un modelo de existencia no caduco a largo plazo.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies