CONTRATO LABORAL Vs CONTRATO ADMINISTRATIVO

 

FECHA: 17/01/2012.

ACTOR DEMANDANTE: Antigua empleada Consejería de Medio Ambiente.

ACTORES DEMANDADOS: Egmasa y Junta de Andalucía.

Lugar: Juzgados de lo Social.

OYENTES: Ana Belén  Lidon Pavon y Jesús Antonio Pons Saracibar.

 

Presenciamos en la sala de vistas 12 de los Juzgados de lo Social, la audiencia previa del caso de despido de una empleada (decidimos ausentar el nombre para reservar la confidencialidad de su persona)de la Consejería de Medio Ambiente. La demanda, por supuesto despido improcedente, se basa en la no renovación del contrato de la empleada por haber realizado una demanda previa, a la misma administración pública, en la cual se le reconoce su estado de trabajadora laboral y no administrativa. A consecuencia de la demanda interpuesta y ganada por la actora demandante, se le niega la renovación de su contrato laboral (que una vez ganada la sentencia había pasado de ser contrato administrativo a laboral). Debido a esta no renovación del contrato interpone una nueva demanda por despido improcedente a la Junta de Andalucía.

 

DESARROLLO DE LA AUDIENCIA PREVIA:

 

 

  1. JUNTA DE ANDALUCÍA: discrepa de la demanda en cuanto a que se apoya en la ley 30/2007 art. 10 para defender la idea de que tiene la figura perteneciente al contrato administrativo. Discrepa de la antigüedad de la empleada puesto que se basa en que la misma trabajo durante un periodo de 16 meses para EGMASA. Defiende la postura de la no renovación de la empleada debido a dos motivos: reorganización de la Consejería y falta de presupuesto debido a la crisis económica en la que nos encontramos.
  2. EGMASA: defiende la postura de que la empleada demandante trabajó durante el periodo de tiempo descrito anteriormente para la Agencia de Medio Ambiente y de Agua de Andalucía.
  1. ACUSACIÓN: la defensa se sostiene en que su cliente debe tener contrato laboral según el art. 1.1 del  Estatuto de los Trabajadores de 2011. Para dar fuerza a su postura llama a testificar a dos testigos:

 

  1. TESTIGO 1º: tras la formulación de las preguntas por la acusación, se llega a la conclusión de que la empleada trabajaba como una más de la empresa, debido a que tenía vacaciones al igual que sus compañeros, hacia uso del equipo técnico que le suministraba la Consejería y tanto su cargo como su persona se reflejaban en el organigrama.
  2. TESTIGO 2º: es una empleada actual con las mismas condiciones de contrato (renovación anual) perteneciente a una consultora de contratación. Testifica que dentro de los presupuestos de contratación, previa demanda de la empleada, estaba contemplada la renovación de la persona demandante. La defensa (Junta de Andalucía) consigue sacar en claro con una de sus preguntas que es una conclusión subjetiva de la testigo y que existen casos de no renovación de otros empleados sin que éstos hubiesen entrado en conflicto judicial con la administración pública en la cual prestaban sus servicios.

 

 

Cada una de las partes en sus conclusiones se mantienen en lo dicho durante la audiencia previa y aportan las pruebas documentales. Como conclusión de la parte demandante se aclara que puede que haya casos de no renovaciones de empleados sin que hubiesen entrado en juicio con la Consejería, pero que es seguro es que todos los casos que habían demandado, al igual que su cliente, se les había negado la renovación de sus contratos.

 

El juez concluye con “visto para sentencia”.

 

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies