“Las lluvias torrenciales agravan las cuitas de la agricultura”

Las graves inundaciones ocasionadas en algunos lugares de Galicia, concretamente en los municipios de Ourense, A Coruña y Pontevedra, han producido graves destrozos en las tierras de producción de cereal de invierno, en invernaderos y en otras estructuras, suponiendo una pérdida para el sector agricultor y hortícola de más de 1,5 millones de euros.

Todo esto, ha supuesto la inhabilitación de un 30% de las 70.000 hectáreas de pradera que cada año renuevan las granjas para generar forraje, lo que conlleva a un aumento de los costes de producción láctea y cárnica cifrado en torno a los 4,5 millones de euros.

 

Tierras inundadas junto a una granja ( Ourense). Nacho Gómez

Más allá de si la gente tiene asegurada sus tierras o no, o de si hay problemas con los seguros dependiendo del tipo de cultivo, mi pregunta es: ¿podrían haberse minimizado estos daños?

Desde mi punto de vista, no se invierte el suficiente dinero en la gestión del riesgo de inundaciones. En la actualidad existen diferentes métodos para poder calcular o prevenir dichos efectos, aunque no siempre, como es lógico, se podrán prevenir dichos impactos totalmente debido a que la naturaleza, a veces, es muy imprevisible, pero sí minimizarlos.

La gente de la zona está preocupada por sus tierras y por sí el seguro las cubrirá o no. Muchos de ellos han perdido gran parte de sus bienes. Asimismo, muchos jóvenes que han tenido que volver al campo debido a la crisis, se han visto gravemente perjudicados por esta situación.

Una vez más, actuamos después de que se hayan producido los hechos, lo que conlleva a  responder ante el impacto producido y seguidamente actuar para la recuperación de la zona. Por ello, los costes son muchos mayores que si se hubiera hecho un estudio precedente para la prevención y mitigación del suceso, además de una posible preparación antes de que el evento sucediera.

Gestión del Riesgo de Inundación. Javier Sánchez Martínez.

 

Para concluir, quiero plasmar el siguiente dicho: “mejor es el remedio que la enfermedad”.

Fuente

 

Publicado en magua | Deja un comentario

Impacto ambiental de la salmuera de rechazo de las plantas desalinizadoras y su posible solución.

Las plantas desalinizadoras captan el  agua proveniente del mar o salobre ( con menor contenido de sales disueltas), lo tratan y, generan un agua producto (exento de sales) disponible para consumo humano, regadío o para cualquier otro uso. En este estudio, me centraré en el agua proveniente del mar.

En este tratamiento, se genera un rechazo denominado salmuera que es devuelto al mar. El problema de este rechazo de salmuera es que, aunque se le devuelve al mar los mismos iones que se le habían extraído antes, se hace en un mayor concentración (aproximadamente entre el 1,6 – 2,5 la salinidad del agua de mar).

Respecto a los posibles productos químicos que no se hayan consumido totalmente al tratar el agua  o residuos procedentes de las limpiezas de membranas, son tratados previamente con sistemas de depuración antes de verterse junto a la salmuera.

Por tanto nos centraremos en el único problema realmente importante que produce esta salmuera de rechazo, el aumento de concentración de iones en la vuelta del agua al mar.

Los organismos marinos se encuentran en equilibrio osmótico con el medio que los rodea, de modo que al aumentar la concentración del medio, para igual concentraciones el agua de las células tiende a salirse del organismo, llegando a la deshidratación de éstos.

La sensibilidad ante estos incrementos de salinidad varía de unas especies a otras, llegando algunas a aclimatarse con el tiempo a esta alta salinidad.

Tras diversos estudios, se determinó que las fanerógamas marinas, en especial las Posidonias oceánicas, son las más sensibles a estos cambios de concentración. Es una planta que crece en fondos arenosos y que sólo existe en el Mar Mediterráneo ocupando grandes superficies. Su papel en el ecosistema es importantísimo ya que muchas especies encuentran sus nutrientes y su morada en la Posidonia.

Las praderas de Posidonia, se encuentran incluidas en el Anexo I de la Directiva del Consejo 92/43/CEE relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres.

Pradera de posidonia oceánica en el Mediterráneo. Manu San Félix

 

A continuación, se muestran dos gráficos sobre el crecimiento y mortalidad de la Posidonia Oceánica:

Crecimiento Posidonia Oceánica. Aitor Díaz
Mortalidad Posidonia Oceánica. Aitor Díaz

 

La posidonia se utiliza como indicador ambiental,  por tanto en caso de verter la salmuera en sus proximidades tenemos que tener en cuenta que:

  • En ningún punto de la pradera se supere la salinidad de 38,5 psu ( unidad práctica de salinidad, equivale a gr/l)  en más del 25% de las observaciones.
  • En ningún punto de la pradera se supere la salinidad de 40 psu en más  del 5% de las observaciones.

El vertido de la salmuera de las desalinizadoras debe hacerse de manera que se disperse y diluya lo más rápidamente posible en el volumen de agua de mar, lo más lejos posible de cualquier ecosistema, y en caso de haber un ecosistema existente en la zona, no dañarle.

Para evitar en la medida de lo posible el impacto de la salmuera de rechazo en el mar, existen diversos métodos, pero me centraré en los dos más eficaces:

1. Descarga mediante emisario submarino.

Este método es muy simple y es una manera de poder diluir esta salmuera de rechazo de forma eficaz.  Consiste en colocar difusores en la tubería de descarga. Ésta se colocará a una determinada altura sobre el nivel del mar y con inclinaciones entre el 30-90% respecto al fondo, de manera que el chorro se dirija a la superficie y haga una especie de medio arco. Con esto, conseguiremos una gran dispersión de  la salmuera, disminuyendo su concentración en las diferentes zonas del mar dónde se vierta.

Descarga mediante emisario submarino. Aitor Díaz

 

2.  Descarga tras su dilución previa.

Consiste en diluir la salmuera de rechazo antes de su vertido. La salmuera de rechazo procedente de la planta desalinizadora se retiene en un depósito o una pequeña balsa y allí se diluye con agua procedente directamente del mar. La dilución suele tener la proporción 1:4. Una vez tengamos esa proporción, vertemos nuestra dilución al mar. Esto nos lleva a verter nuestra salmuera de rechazo en una concentración mucho menor, produciendo un menor impacto ambiental en el medio receptor.

Esta técnica tiene el inconveniente de que para realizar esta dilución previa, necesitaremos bombas que bombé el agua del mar hasta donde queramos hacer nuestra dilución, produciendo un mayor consumo energético.

Esquema de la dilución. Aitor Díaz

 

Como conclusión, podemos decir que el uso de uno u otro método va a depender de diversos factores y circunstancias. Cada uno de ellos tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por ejemplo, el primer método es menos eficaz a la hora de diluir la salmuera en el mar, pero no necesita utilizar el  consumo energético que usa el segundo para bombear el agua de mar a una balsa para su previa dilución antes de verterlo al mar.

Fuentes:

– Clases de desalación de Aitor Díaz.

Universidad de verano Rafael Altamira.

 

Publicado en magua | Deja un comentario