Un vikingo por tierras de Castilla

un-vikingo-por-tierras-de-castillaTras la publicación de su ópera prima “Pinceladas rurales de un niño de ciudad”, su autor vuelve a deleitarnos con una nueva obra que lleva por título “Un vikingo por tierras de Castilla”. Esta vez el protagonista es un automóvil. Un SAAB 96 adquirido en 1970, que tomando vida propia, oficia de narrador. Mediante esta original personificación y utilizando una prosa cercana y sencilla, impregnada de humor sutil, el automóvil va refiriendo las vicisitudes y hechos cotidianos acaecidos a tres generaciones de conductores de una misma familia que lo han venido usando durante 45 años. Durante este tiempo, además de las revisiones periódicas ordinarias, se le practicaron dos intervenciones exhaustivas, hasta dejarlo convertido en una pieza de colección o en algo más… Por su parte y sin perder de vista su condición de máquina al servicio de sus propietarios, el SAAB 96 realiza frecuentes reflexiones, poniendo de relieve con ingenua ternura los distintos estados de ánimo por los que va atravesando, desde la euforia, cada vez que se siente útil hasta la tristeza y el temor cuando permanece inactivo durante demasiado tiempo, llegando a despertar un claro sentimiento empatía en el lector.

La narración se imbrica en la historia reciente de España, desde los últimos años del periodo preconstitucional hasta 2015, de manera que nuestro veterano protagonista, con muchos kilómetros en su contador, termina su discurso recapacitando brevemente sobre lo que ha supuesto la globalización en el sector del automóvil.

Roberto Laborda Grima. Mayo de 2015

Aquí puedes conseguir tu libro en formato electrónico

Solicítaselo al autor

SAABS

1

PRIMERA ÉPOCA. LLEGADA A ESPAÑA

 

Aunque llevo casi medio siglo en España y me la conozco mejor que muchos nativos, en cuanto salgo a la calle todavía me siento observado y es que a pesar de los esfuerzos que siempre he hecho por mimetizarme con paisaje y paisanaje, todavía no he conseguido pasar desapercibido. Algo tengo que delata que no soy de aquí y todo aquel con el que me cruzo, si no se queda medio alelado mirándome con la boca abierta y preguntándose de dónde he podido salir, me echa una mirada de reojo o esboza una media sonrisa. No sé si se debe a que me encuentran guapo, feo o simplemente raro, pero si os digo la verdad, esto nunca me ha preocupado en exceso porque cuando era joven iba siempre tan deprisa a todas partes que no tenía tiempo para pararme a pensar en esas cosas y ahora a mi edad ya estoy de vuelta de casi todo.

Nací en la primavera de 1970 en Trollhätan, pequeña ciudad de la costa occidental de Suecia, rodeada de bosques, lagos y canales, cubiertos todos ellos de nieve y hielo gran parte del año y como muchos de mis compatriotas de aquella época me vine al cálido sur, pero a diferencia de ellos que venían de vacaciones y tras pasar el verano regresaban a casa, yo, por el contrario, me quedé aquí para siempre y la verdad es que a pesar de todo lo que he trabajado no me arrepiento en absoluto.

Como os acabo de confesar, soy sueco y estoy muy orgulloso de serlo, pero si os soy sincero mi corazón en realidad es alemán ya que poco tiempo antes …

 

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies