PUBLICACIONES

www,pixabay.comDesde que era un niño me gustó escribir y, de hecho a lo largo de mi infancia, juventud y después en mi carrera profesional, de algún modo siempre lo hice, Cuando era estudiante ponía mucho interés en expresarme correctamente en los exámenes; luego, cuando cuando ejercí como abogado, ponía un especial cuidado al redactar o  contestar las demandas  para expresar mis argumentos con la mayor claridad y concisión posible; posteriormente, en el periodo que actué como secretario general de varias asociaciones, puse el mismo empeño en que las actas de las reuniones fuesen documentos útiles y fáciles de leer. Pero no fue hasta el mes de Septiembre de 2010,  al comenzar mi segundo curso como Director del máster profesional de ingeniería y gestión ambiental de la EOI, cuando siguiendo las directrices de la escuela empecé a escribir asiduamente en el blog que se me asignó y en las redes sociales.

Vencido el vértigo de los primeros momentos, y una vez asumida la nueva filosofía y comprendido el funcionamiento de esas nuevas herramientas, hubo que superar el miedo escénico que producía poner en marcha aquella nueva filosofía que conllevaba en gran medida hacer público gran parte de las cosas que hacíamos  o  pensábamos,  vertiéndolo  sobre la red.

Superé pronto el temor y comencé a publicar mis primeros artículos, en principio más o menos asépticos y descriptivos,  sobre temas ambientales en los que la opinión si bien aparecía no era en absoluto descarnada Sin embargo su elaboración suponía horas de preparación, sometiendo los diferentes borradores  a la crítica de los que tenía más a mano, que me escuchaban con disimulada impaciencia.

Con el discurrir del tiempo,  y  a medida que las contribuciones a mi blog se iban pudiendo contar por docenas, me fui soltando y los temas se fueron haciendo más variados y comprometidos, pero sobre todo más espontáneos. Recuerdo como las ideas surgían en cualquier momento enredándose entre  mis neuronas, de modo que mientras conducía camino del trabajo o paseaba al perro iba hilvanando mentalmente nuevos artículos.

Con el paso de los meses  fui adquiriendo más facilidad para escribir estos artículos y me fui atreviendo a abordar temas más comprometidos y a difundirlos en otros ámbitos, rebasando muchos de aquellos posts la frontera del Blog  volviendo a ver la luz en publicaciones tradicionales en soporto papel y en otras de naturaleza digital, además de navegar por las diferentes redes sociales.

Llegó un momento que eran tantas las publicaciones, y tan diversos los medios en los que vieron la luz, que me propuse agruparlas todas y editar un libro con todas ellas, sin embargo antes de que me diese tiempo a hacerlo uno de los artículos sobre los que estaba trabajando se  fue convirtiendo en la introducción a mi primer libro de relatos “Pinceladas rurales de un niño de ciudad” que fue creciendo de forma natural hasta verse publicado  a principios de 2015 y a partir de entonces  y sin solución de continuidad fueron apareciendo “Un vikingo por tierras de Castilla” en 2016 o “Crónicas de un Olmo herido” en 2017,  mientras  la recopilación de artículos publicados en mi blog esperaban todavía su  turno para aparecer en forma de libro.

En 2018 por fin vio la Luz “Reflexiones ambientales” obra en a que se recogen los artículos de naturaleza ambiental que fui escribiendo a lo largo de los últimos años, y en los próximos meses, previsiblemente, aparecerá “Apuntes de sociología” trabajo en el que se podrán leer el resto de artículos escritos en ese mismo periodo.

 

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies