Silvia Mazzoli nos cuenta su doble experiencia EOI

por Club EOI on 21/01/2016

Mi primer contacto con EOI se remonta a 1992, cuando participé en su programa de “Formación de Emprendedoras”. No conocía EOI y tuve noticia del programa a través de un anuncio en prensa. Llevaba en España tan solo dos años y el programa me vino como ‘anillo al dedo’, puesto que quería dar forma a un proyecto que me rondaba por la cabeza.

silvia mazzolli_2

 

Mis expectativas se vieron superadas gracias a la calidad docente, profesional y humana de los profesores (tod@s ell@s “históricos” de EOI: Santiago Santos, María Dolores Del Brío, Mariano Guillén, José Antonio Echague, Juan José Salmerón), la metodología práctica aplicada al desarrollo del proyecto empresarial – siendo los docentes unos experimentados profesionales de empresas en activo -, el ambiente amigable, cercano y eficiente de las coordinadoras y del conjunto de la Escuela.

Destaco en especial el magnífico trabajo de tutorización de proyecto, gracias al cual pude avanzar desde la oscuridad hacia la luz, definir mi modelo de negocio y plasmar un plan de acción inmediato. Obtuve el empujón necesario para salir a la calle a vender los servicios de mi primera empresa, que estuvo operativa durante seis años. Pero el apoyo de la Escuela no terminó aquí – lo que también la hace distinta de otras instituciones -. Gracias a EOI he salido en medios, he participado en eventos relevantes de ámbito emprendedor, en actividades de formación continua, he recibido asesoramientos. Destaco en especial la cita anual de Redepyme (bajo la batuta de Luis Sánchez), para encontrar sinergias, actualizar nuestros conocimientos y poder exponer productos y servicios.

Todo esto hizo que no me sintiera sola en mi trayectoria empresarial, sino parte de algo más grande. EOI me ayudó a mantener la ilusión, incluso cuando las fuerzas flaqueaban.

La experiencia EOI supuso un hito en mi vida. He conocido muchas otras escuelas e instituciones, pero ninguna que me haya dejado una huella tan profunda. Como es de imaginar, he seguido muy vinculada a EOI hasta compaginar progresivamente mi experiencia empresarial y profesional con la formación para emprendedores, mi gran pasión. Mi primer curso para EOI fue en Albacete en 2001. ¡Qué vértigo pasar de alumna a profesora! Desde entonces he tenido la oportunidad de participar en numerosos programas de formación para emprendedores y gestores de pymes del Fondo Social Europeo, en toda España.

Desde el principio intenté plasmar en mi docencia los valores y la cultura que había absorbido en EOI y que los alumnos de nuestros cursos suelen identificar como un conjunto de compromiso, esfuerzo, pasión y profesionalidad. Esos mismos valores que puedo reconocer fácilmente en la mayoría de mis compañer@s: EOI cuenta con mucho talento y enorme calidad humana y profesional. Entre mis compañeros cuento con muchos amigos y no es de extrañar que disfrutemos trabajando juntos y nos entendamos tan bien. Además de compartir cultura y valores, sabemos que estamos haciendo algo importante e útil, que en la práctica se traduce en un acompañamiento a los emprendedores hasta que puedan volar solos. E incluso después, ya que el vínculo que se establece con ellos va más allá de la finalización del programa y es parte de la diferenciación de EOI.

En estos años he aprendido tanto como he enseñado y ciertamente estoy orgullosa de representar a EOI. Aunque también siento el peso de la responsabilidad que esto conlleva y que nos empuja en cada momento a dar lo mejor y a trabajar mucho, antes, durante y después de cada curso, ya que no podemos fallar.

Como es normal, la Escuela ha evolucionado mucho en estos años – ha habido 3 cambios de identidad corporativa, se han introducido metodologías innovadoras para seguir siendo un referente, etc. -,  pero ha conservado su alma y los atributos que la hacen distinta. ¿Cómo definiría la marca EOI? Sin duda estas cuatro palabras no podrían faltar: cercanía, calidad humana, profesionalidad y pasión.

Los comentarios en esta entrada están cerrados.

Post anterior:

Post siguiente: