La implantación del Consejo de Familia: Proceso

La implantación del Consejo de Familia lleva tiempo y por parte de sus componentes implica compartir intereses y problemas con una mentalidad constructiva, ésta es una actitud básica que no hay que olvidar nunca. Ahora bien, dicho esto, el procedimiento para implantar este órgano de gobierno parte de una reflexión central ¿Qué se debe de hacer en la empresa para tener éxito? Y a partir de aquí ¿Qué debe aportar la familia en la consecución del mismo?

En una estructura completa de gobierno de empresa familiar cada uno de sus órganos debe de complementarse con los otros y, por lo tanto, debe de aportar al conjunto, un valor genuino e intrínseco a su existencia como tal. Como en biología un órgano que no genera valor no tiene sentido su existencia.

En una empresa familiar el valor que aporta un Equipo de Gerencia es la alta especialización de sus directivos en las respectivas áreas funcionales y el rol ejecutivo de su director general en la gestión diaria. Por su parte el Consejo de Administración añade como valores principales a la gestión de la empresa, la gestión del negocio y la gestión estratégica del largo plazo.

¿Cuál es el valor real que debe añadir a la empresa familiar su Consejo de Familia? Esta es una pregunta crucial que debe responder dicho Consejo en todo momento, y una vez definido debe hacerlo consciente a todos los miembros familiares.

En términos generales el Consejo de Familia aporta como valor de gestión, no la gestión de la empresa cosa que aporta su Equipo de Gerencia; no la gestión del negocio, factor que aporta el Consejo de Administración, sino que lo que aporta como gran valor diferencial es la gestión del ciclo generacional. Tal función solo la puede hacer eficazmente el Consejo de Familia, y ello en consonancia con la respuesta a las preguntas anteriormente citadas ¿Qué necesita la empresa? y para ello ¿Qué debe aportar la familia en la presente generación?

Ahora bien, una vez definido el valor que como tal la familia empresaria debe aportar la empresa familiar, el Consejo de Familia es el responsable de organizarse a sí mismo para que dicho valor se materialice en esa familia. Si las condiciones básicas anteriormente citadas han sido realizadas y su aportación de valor ha sido definida, entonces, ha llegado el momento de que el Consejo de Familia comience a operar.

Primero debe definir, en función del valor a aportar y las características generacionales de la familia empresaria la composición de dicho Consejo de Familia. No se trata solo de que en el mismo estén representadas las distintas ramas familiares, sino ¿Cuántos y cuáles deben ser los perfiles de los consejeros de Familia y su presidente? ¿Cuántos habrá internos y externos?, su periodicidad en el cargo, sus responsabilidades, el número de reuniones formales, las relaciones institucionales con los otros órganos de gobierno, los objetivos para la presente generación, etc. En base a todo ello se establecerán los objetivos para el presente equipo de Consejo de Familia (generalmente permanecerá en el puesto una media de 5 – 7 años), y en base a ello, los objetivos para el presente ejercicio económico, etc.

Esta reflexión es lo que permite al Consejo de Familia tomar conciencia de su valor como tal y organizarse con profesionalidad para tal fin. Lo demás, son solo buenas intenciones.

En la próxima entrada dirferenciaremos las funciones centrales de los Órganos de Gobierno y basándonos en ello, definiremos los objetivos del Consejo de Familia.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies