FUNCIONAMIENTO Y TAREAS DE LOS CONSEJOS DE FAMILIA

Estimada familia:  Vamos a dedicar las próximas entradas a seguir profundizando en la profesionalización del órgano de gobierno más importante del ámbito familiar: el Consejo de Familia

Como sabeis las empresas familiares son el resultado de dos grandes ámbitos de dirección: la empresa y la familia: históricamente la empresa ha tenido claro sus modelos de gestión; pero en las empresas familiares el ámbito familiar era visto simplemente como de ámbito doméstico y, por lo tanto, como un ámbito de “no gestión formal”. Como en cualquier familia había problemas, pero se resolvían como en todas las demás, a nivel interno y priorizando su análisis desde el punto de vista de las interacciones afectivas habidas entre sus miembros.

Ello ha sido engañoso y muchas empresas familiares lo han pagado muy caro; tanto, que como consecuencia de sus conflictos familiares muchas de ellas han desaparecido. Empresas, que en muchos casos eran altamente rentables, es decir, su ámbito empresarial estaba bien gestionado, pero sin embargo, en su ámbito familiar, sobre todo en la medida que la familia iba creciendo, había absoluta ausencia de gestión.

Decir que en una empresa familiar el ámbito familiar no se puede gestionar es una falsedad. Todo lo que es humano es gestionable y, por tanto, al igual que en la empresa su entorno humano es gestionable, también éste lo es en la familia. La diferencia entre los distintos entornos humanos son sus códigos de relaciones, para lo cual si queremos gestionarlos adecuadamente es obligado entender bien dichos códigos. En definitiva, la empresa tiene sus códigos y las familias los que le son propios, pero ambos son ámbitos gobernables.

Todo código es un modelo de organización social, de orden, el cual está basado en un implícito esquema de valores. La empresa es un entorno humano que tiene su propio esquema de valores, al cual ha ido incorporando modelos de organización que permiten materializar dichos valores. En la familia, como entorno humano que también es, existen ambas variables, valores y modelos organizativos propios, los cuales también han ido generando sus propios códigos de comportamiento interno.

Una familia empresaria profesionalizada, lo es en tanto en cuanto sus ámbitos de gestión los tiene claramente organizados en base a sus códigos respectivos y siempre de manera formal y documentada. Una empresa profesionalizada tiene su organigrama claro, sus objetivos documentados y definido sus principios de funcionamiento. El problema es que muchas familias empresarias paralizan ahí la profesionalización de su gestión, dejando el ámbito familiar a un modelo de gestión (existente, pero) espontáneo, informal e indocumentado. Todos sabemos de los riesgos de este sistema cuando las diferencias y conflictos entre familiares hacen acto de presencia, y más si los fundadores ya no viven.

Por tanto, la gestión del ámbito familiar se torna en un factor de vital importancia para la continuidad de la empresa familiar, sobre todo, cuando comienzan los procesos de transición generacional.

Ahora bien, la gestión del ámbito familiar no es una acción que se improvisa de un día para otro, es un proceso que se debe desarrollar en paralelo al desarrollo de la empresa, aunque su plasmación documentada normalmente suele y debe pormenorizarse durante la primera transición generacional. De ello hablaremos el próximo día cuando abordemos la gestión de los conflictos en las familias empresarias.

Fernando Nogales


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies