Tendremos a una medallista olímpica: Maider Unda

PhotobucketComentaba ayer en el foro de Moodle con la gente del curso que el próximo 17 de octubre podremos contar en clase con Maider Unda. Se enmarca en una sesión que mira a la persona, a lo que tenemos dentro y cómo lo podemos utilizar para impulsar nuestro proyecto emprendedor. Tiene miga el asunto y cuatro horas presenciales seguro que se nos quedan justas, pero creo que será una sesión diferente a las demás.

Olatz Legarza, la ponente que tendremos con nosotros ese día 17, nos propuso ayer la participación de Maider. No soy yo muy dado a la idolatría de grandes personajes, pero tengo que reconocer que este caso es especial. Hace poco escribía en mi blog acerca de la perversión que a veces encierra el deporte de élite. La línea que separa el esfuerzo de la locura ciega por ganar es muy delgada. Pero escuchar en primera persona a alguien que ha llegado tan alto seguro que es evocador.

El caso es que Maider Unda, medalla de bronce en lucha en los últimos Juegos Olímpicos de Londres, proyecta una imagen pública diferente. Digo «pública» porque, como es natural, no la conozco personalmente. Sus declaraciones siempre van en la línea de sentirse conectada de forma amable con su entorno rural. Allí en Oleta, muy cerca del Anboto, tiene su caserío junto a su familia. Y allí producen queso con denominación de origen Idiazabal, su particular «proyecto emprendedor».

O sea, que nada de vida mediática con gran despliegue de apariciones aquí y allá. Aunque supongo que la tentación está ahí. Además, bien podría ser el típico caso de «business school». Me refiero al análisis de la forma en que ha conseguido motivarse para llegar hasta donde ha llegado y sin perder, parece, esa conexión con lo humilde, con lo rural, con su «vida de siempre».

En fin, me da un poco de miedo hacer juicios de valor sin escucharla a través de su propia voz.  No tengo ninguna duda de que aprenderemos con ella, eso seguro. Olatz, que lleva tiempo trabajando con deportistas de élite en BAT Basque Team,  siempre me había dicho que la forma en que esta mujer encaraba su progresión era digna de alabanza. Y fíjate por dónde voy a tener la posibilidad de conversar con ella junto al resto de participantes en el curso. Todo un honor.

Ah, y sí, creo que será la única ocasión en que podré ver tan de cerca una medalla olímpica 😉

Un par de enlaces para conocer algo más a Maider: entrada en la wikipedia y Maider, la fuerza de los orígenes, un artículo publicado en El País.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies