Las métricas que importan

¿Que emprendedor del siglo XXI, que haya creado o tenga la intención de crear una startup, no conoce el libro de Steve Blank y Bob DorfEl Manual del Emprendedor” (The Startup Owner´s Manual)?.(1) Imagen - Manual del Emprendedor

Pues para quienes lo tengáis como libro de consulta va la pregunta que os hago a continuación: en las seiscientas y pico páginas del mismo, ¿cuántas veces aparece escrito el término “indicador” y cuántas el término “métrica”?.

Quienes sepáis contestarla entenderéis el porqué del nombre de mi blog: “del indicador a la métrica”.

Con la aparición de estas nuevas empresas que surgen de aprovechar los canales web y móvil, aparecen nuevas formas de hacer negocio, se desarrollan metodologías innovadoras sobre la generación de modelos de negocio más ágiles y muy visuales – como el lienzo del modelo de negocio “Business Model Canvas” de Alexander Osterwalder -, que requieren aplicar reglas, habilidades y herramientas distintas a las utilizadas en los procesos de ideación, creación y consolidación de las empresas tradicionales, y como consecuencia, el lenguaje se adapta a esta nueva circunstancia.

Así pues,  lo que en términos económico-financieros hemos venido llamando “indicador” (o “ratio”) en el vocabulario de las startups parece quedar relevado por un término mas “marketiniano”, mas en sintonía con la metodología enfocada al “Desarrollo de Clientes” – “Customer Development” de Steve Blank -, y que no es otro que el de “métrica”.

(metro chula) tape-measure-269294_640¿Hay diferencia entre los dos términos?, bueno, sería entrar en una cuestión semántica y yo, desde luego, esto lo voy a dejar para los académicos de la lengua. Ahora bien, si consultamos la Wikipedia, el D.R.A.E., artículos y posts publicados en la red, a la única conclusión que he llegado es a la siguiente:

› Quienes hablan de “indicador” NO lo asemejan con “métrica”.

› Quienes hablan de “métricaSI la asemejan con “indicador”.

Pues bien, si enfocamos el estudio de estos términos al área económico-financiera, quienes los manejamos, tengamos una influencia mas financiera o mas “marketiniana”, lo importante no es como los denominemos, sino saber que es lo que pretendemos medir y cuáles son los elementos que los componen (qué números permiten calcular una determinada “métrica” o “indicador”), para entender la información que nos proporcionan y poderla utilizar en la toma de decisiones oportunas y convenientes para la buena marcha del proyecto empresarial, esté en fase de creación, desarrollo, consolidación o expansión.

Como dicen, “todo lo que no puede ser medido, no puede ser controlado, y aquello que no puede ser controlado, no puede ser gestionado”. Por lo que desde esta área, el fin del cálculo de un “indicador”, o “métrica”, no es otro que el de servir de instrumento útil para la gestión económico-financiero de la empresa, tanto en el ámbito de la planificación, del análisis, como del control.

Para poder utilizarlos/as, hay que conocerlos/as, y en ello nos vamos a centrar en los siguientes posts; en los que vamos a hablar de:

• El disponible y el consumo de efectivo (burn rate)

• El fondo de maniobra (working capital)

• Los diferentes resultados y el indicador de la escalabilidad (el ebitda)

• La rentabilidad y el punto de break-even

Y como los anglosajones dicen: “cash is king”. Por tanto, ya os podéis imaginar de qué va a tratar el siguiente primer post de esta serie.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies