E-socracia

Los griegos acuñaron el término de isocracia paa designar el gobierno de los iguales, una forma de gobierno en la que todos los ciudadanos poseerían poderes políticos equivalentes. El término se deriva del griego “ισος” que significa “igual” y “kράτος”, “poder”, o “gobierno”. Ese sueño de una política entre iguales se desvanece en las democracias participativas hacia una forma de representación y participación diferida e inconstante. Los ciudadanos votamos, elegimos representantes que legislan y ejecutan en nuestro nombre, que nos ofrecen servicios, asistencia y prestaciones de diversa índole, al menos en los Estados occidentales más desarrollados. La visión de una forma de gobierno promovida y gestionada por iguales ha recorrido la historia y ha sido fruto de investigación y de estudio durante décadas, pero su consecusión siempre ha sido elusiva.




The Semantic Web and Networked Governance: Promise and Challenges

Jane Fountain

La profesora Jane Fountain, directora del National Center for Digital Government y autora de una de las obras de referencia fundamentales a este respecto, Building the Virtual State: Information Technology and Institutional Change, aboga por el renacimiento de esta posibilidad mediante el uso ciudadano de las herramientas digitales, es decir, mediante la constitución de un ágora virtual dentro de la que los ciudadanos pudieran expresar su opinión sin intermediaciones, en contacto directo con sus representantes o con otras comunidades de ciudadanos que encabeceran una iniciativa cívica de cualquier naturaleza. Las plataformas virtuales tienen la potencialidad, además, de congregar el haz de iniciativas ciudadanas dispersas congregándolas en un sólo punto, reforzando su presencia y su pujanza.

La dimensión e-socrática de las tecnologías digitales es una de las más llamativas y prometedoras, pero no es la única. Existen, el menos, dos dimensiones adicionales que la profesora Jane Fountain ha destacado: si la primera de ellas podría ser sintetizada en el acrónimo de G2C (Government to Citizenship), los otros dos podrían acuñarse como G2B y G2G. Government to Businees trataría del uso de las tecnologías para la generación de servicios a la ciudadanía y a las empresas; Government to Government trataría de una dimensión esencial escasamente contemplada: el achatamientro burocrático del aparato del Estado mediante la mejora de la coordinación entre instituciones públicas.

Son tantas las esperanzas como los desafíos, porque equlibrar la participación ciudadana, el principio innegociable de la privacidad o la governanza global de la propia red como el espacio de libertad en el que deben encarnarse estas expectativas, no es nada sencillo. El próximo viernes 12 de enero, a las 19.00, en la EOI, tendremos la oportunidad de escuchar a Jane Fountain y beber de las fuentes de la e-socracia.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies