Caudales ecológicos en la propuesta del Plan Hidrológico en la Confederación Hidrológica del Guadiana

La Demarcación Hidrográfica del Guadiana (DHG) se enclava en las comunidades autónomas de Extremadura, Castilla La Mancha y Andalucía, además de discurrir por Portugal.  El clima de la demarcación es de tipo mediterráneo-continental, caracterizándose por la existencia de una estación seca muy definida y oscilaciones térmicas acusadas, implicando escasas precipitaciones y altas temperaturas durante la época estival y, en consecuencia, severos estiajes.

Mapa de situación

El Proyecto del Plan Hidrológico del Guadiana, actualmente en fase de consulta, considera una serie de restricciones del uso del agua previas a la reserva y la asignación del recurso definidas en la planificación. Un grupo de restricciones son las ambientales, destinadas a conseguir el buen estado ecológico de las masas de agua y lograr que los ecosistemas asociados a los cursos fluviales dispongan de una estructura y funcionamiento hidromorfológico adecuado; para alcanzar estos objetivos es necesario la circulación de caudales suficientes por los cauces fluviales en unas condiciones determinadas de calidad y cantidad, denominando a estos caudales como ecológicos, ambientales o de mantenimiento. Como antecedentes a este aspecto, El Plan Hidrológico antecesor(BOE 208, de 31 de agosto de 1999) en su Artículo 19, define la reserva del 1% del volumen de capacidad de los embalses “para fines ecológicos”. El caudal ecológico se establecía a partir de un porcentaje fijo a partir de la media hidrológica anual, y no atendiendo a las necesidades concretas para mantener el buen funcionamiento de cada masa de agua definida en la cuenca. Sin embargo, en 1998 se llevaron a cabo una serie de análisis y estudios desarrollados por la DHG que convergieron en el “Estudio de caudales medioambientales en los cauces de la Cuenca del Guadiana, el cual sólo abarcaba una parte de las masas de agua propuestas en el Plan.

En la actualidad, se están realizando los trabajos necesarios para la determinación de los regímenes de caudales ecológicos necesarios, de acuerdo a los procedimientos establecidos en el Reglamento de la Planificación Hidrológica y la Instrucción de Planificación Hidrológica, que permitan mantener de forma sostenible la funcionalidad y estructura de los ecosistemas acuáticos y de los ecosistemas terrestres asociados, contribuyendo a alcanzar el buen estado o potencial ecológico en ríos o aguas de transición. Estos regímenes de caudales serán establecidos para los ríos, lagos y zonas húmedas de la demarcación, y los requisitos previos son los siguientes tal y como establece la Instrucción de Planificación Hidrológica:

a)      Proporcionar condiciones de hábitat adecuadas para satisfacer las necesidades de las diferentes comunidades biológicas propias de los ecosistemas acuáticos y de los ecosistemas terrestres asociados, mediante el mantenimiento de los procesos ecológicos y geomorfológicos necesarios para completar sus ciclos biológicos.

b)      Ofrecer un patrón temporal de los caudales que permita la existencia, como máximo, de cambios leves en la estructura y composición de los ecosistemas acuáticos y hábitat asociados y permita mantener la integridad biológica del ecosistema.

Embalse de la Serena

 

Las aportaciones mensuales y anuales de las masas de agua se han determinado a través de las estaciones de aforo existentes en la demarcación. Se han definido una serie de patrones para cada estación obteniéndose uno por cada mes del año seco, del medio o húmedo, resultando un total de 36 patrones por estación de aforos. La asignación de los patrones a las masas de agua definidas se realiza en base a la hidrorregión, afinidad hidrológica, situación geográfica, ecotipo al que pertenece y necesidades de lagos o humedales del Alto Guadiana.

Los caudales ecológicos se han calculado a través de métodos hidrológicos, aplicando el Método del Caudal Básico que parte de series de caudales medios diarios y, mediante la aplicación de medias móviles sobre intervalos crecientes de datos, se obtiene una distribución de caudales mínimos acumulados, sobre la que se define el Caudal Básico (Qb) como el correspondiente a la discontinuidad o incremento relativo mayor. No obstante, este método solo puede aplicarse a los tramos permanentes. Dado que una buena parte de los tramos analizados poseen una estacionalidad fuertemente marcada, la metodología considerada más adecuada para el establecimiento de caudales ecológicos en estos ríos temporales es la de las Medias Móviles de Orden 25 (MM25 o Q25dm).

Los caudales obtenidos en todos los casos (ríos permanentes o no) se han ajustado a través de la modelización del hábitat a partir de la metodología IFIM (Instream Flow Incremental Methodology), la cual analiza las diferentes condiciones hidráulicas que se producen al variar los caudales circulantes (simulación hidráulica), y relaciona los diferentes estados con las preferencias de hábitat de las especies (curvas de preferencia biológica), ofreciendo resultados que permiten elegir el caudal más apropiado en función de las diferentes poblaciones consideradas.

El río Guadiana en las hoces

Así mismo, antes de definir los caudales mínimos, se tuvo en cuenta el grado de alteración de cada masa de agua y su importancia de conservación, y en función de estas premisas se establecen una serie de criterios que consisten en acotar un intervalo de caudales ecológicos más o menos amplio y tender a uno de los dos extremos en función del grado de exigencia en caudal de la masa.

Los caudales ecológicos por métodos de hábitat se han calculado para 23 masas de agua seleccionadas. Posteriormente, se procederá a la extrapolación de los caudales al resto de las masas que conforman la demarcación agrupándolas en hidrorregiones,  teniendo en cuenta que cada una contenga al menos una masa de agua estudiada. En el momento de la redacción del presente documento se han calculado los caudales ecohidráulicos con las ecuaciones de extrapolación para las masas de agua estratégicas, obteniéndose resultados que presentan desviaciones apreciables con los obtenidos de forma directa. Debido a la falta de estudios complementarios, se determina que se tendrá en cuenta como valor de referencia el correspondiente a una horquilla entre el 5% y 15% de la aportación anual media en régimen natural para el resto de la totalidad de masas tipo río.

En el Proyecto del Plan Hidrológico se establecen los caudales ecológicos de cada masa de agua, aunque no serán exigibles hasta la implantación y puesta en marcha efectiva de las actuaciones contempladas en el Programa de medidas.

En suma, el Plan en lo referente a los caudales ecológicos es un gran esfuerzo que requiere  tiempo,  consenso y gran cantidad de datos, y su elaboración y aprobación no resulta sencilla.

Creo que es valorable muy positivamente el hecho de que se utilicen métodos basados en la simulación del hábitat para estimar los caudales de mantenimiento, porque son estos los que consideran la biota presente, además de otros aspectos fundamentales para la dinámica fluvial como son el transporte de sedimentos, la calidad del agua, la vegetación riparia, etc. Lo único achacable en este sentido es debido a la gran degradación  que presenta la cuenca, por la sobreexplotación del recurso para uso agrícola y la regulación de los cauces fundamentalmente.  Si tenemos en cuenta la importancia de este hecho, junto con la búsqueda de un  mayor conocimiento y estudio de nuestros ríos  para evitar su degradación, se debe realizar un esfuerzo mayor, puesto que el uso de este tipo de metodología debería extenderse para todos los tipos de ríos que se encuentren en la cuenca.

Por último, es necesario recordar que la estacionalidad es muy importante en esta demarcación debido  al clima, y por ello se debe tener en cuenta que es necesario respetar las épocas de estiaje de los cauces, para favorecer a las especies autóctonas, así como para recuperar la estructura y el funcionamiento del río y los demás procesos hidrológicos.

 


Caminando por el desierto…¿en el Mar de Aral?

Desde 2007, la Aral Sea Operating Company (ASOC) -formada por la petrolera rusa Lukoil, la Compañía  Nacional  de  Petróleo  de  China,  la  corporación  nacional  de  petróleo  de  Corea, la empresa Petronas de Malaisia y Uzbekneftegaz- realiza exploraciones geofísicas en el Aral tras firmar un contrato de reparto de producción (PSA) con Uzbekistán.  Desde  2004,  también  está  presente  el consorcio ruso Gazprom, que extrae gas en la cercana meseta de Ustiurg, al oeste del Aral. Más tarde, en 2011, la empresa malaya Petronas abandonó el proyecto vendiendo sus acciones, de las cuales el 6,6 por ciento fueron  adquiridas por Lukoil en su intento por hacerse con el control del suministro en Asia Central.

Según un comunicado de prensa de los mercados de comercio, la ASOC  ha perforado  ya dos pozos de prueba en el lecho del Mar de Aral, seco debido a los planes desarrollistas soviéticos por el incesante riego de los campos de algodón en un clima desértico, y  convirtiéndose en una de las mayores catástrofes medioambientales de la historia de la humanidad. Los pozos en el noroeste de Uzbekistán han producido 500.000 metros cúbicos de gas por día, de acuerdo con funcionarios del Ministerio de Corea del Sur.

“Hemos perforado más de tres kilómetros para determinar la ubicación del gas lo largo de los últimos meses en todo el Mar de Aral. Se extrajeron un total de 500.000 metros cúbicos de gas natural a partir del 1 de junio de 2011”, dijo un funcionario al Korea Times.

“A través de la segunda ronda de obras a partir de este mes de agosto de 2011, seremos capaces de medir la cantidad exacta de las reservas. A medida que el gobierno uzbeko promete pleno apoyo al plan, las perspectivas son bastante buenas “, agregó el funcionario.

La  exitosa operación  en el campo de Surgil es el primer descubrimiento significativo en el área. Mientras tanto, los perforadores de pozos que continúan su labor no tienen que lidiar con el agua gracias a la inestimable labor realizada por el régimen soviético. Este desastre se produjo en gran medida gracias al uso del agua como un recurso de propiedad común, es decir, de libre acceso para todos los países ribereños en donde no existen incentivos que garantizasen el buen estado del lago ni restricciones de uso. Hay que recordar que el Mar de Aral fue en su día el cuarto lago más grande del mundo, y hoy es menos que un desierto debido a la contaminación química y bacteriológica además de la escasez y salinización del agua.

El contrato que han firmado estas petroleras, que dura hasta el 2043, da a cada empresa una participación en torno al 20 por ciento. Una parte importante del gas producido se exportará  a través del gaseoducto  de Asia Central-China  que se inauguró en diciembre de 2009 y discurre  desde Turkmenistán a la provincia china de Xinjiang. Se estima que  la parte del lago perteneciente a Uzbekistán posee alrededor del 31 por ciento del petróleo y el 40 por ciento de las reservas de gas natural de Asia Central, lo que potencialmente haría a Uzbekistán, el segundo mayor productor de petróleo en la región, rivalizando con Kazajstán.

Por otro lado, la situación en el sector de la energía de Uzbekistán es cuanto menos  paradójica. En diciembre de 2010, la población de Uzbekistán sufrió una grave escasez de gas y electricidad, y el gobierno decretó el corte de suministro a cientos de empresas en Tashkent que utilizaban el gas como fuente de energía. Al mismo tiempo, Uzbekistán está en constante aumento de sus volúmenes de exportación de gas. En 2010, el volumen de gas que se exporta desde Uzbekistán a Rusia superó a la de Turkmenistán a Rusia e igualó los 15,5 millones de metros cúbicos, en comparación con 10,5 millones de metros cúbicos en el año anterior.

Frente a la escasa inversión en su economía y la necesidad de modernizar su industria, Uzbekistán se presiona para desarrollar los yacimientos de hidrocarburos en el Mar de Aral y al mismo tiempo ampliar su volumen de exportación de gas, a menudo haciendo caso omiso de la escasez de fuentes de energía en los mercados nacionales y del agotamiento del recurso.

Por todo lo expuesto anteriormente, parece que el gobierno uzbeko está más preocupado por su depauperada industria y la exportación del gas que por la descontaminación y recuperación gradual del Mar de Aral.  El país que ya ha vivido una situación semejante con el agua, se encuentra otra vez atrapado en un ciclo que sólo dependerá de la relación entre costes y beneficios, sin considerar la grave crisis humanitaria que viven los pobladores de la región. Por si esto fuera poco, parece que se está metiendo profundamente  en una encrucijada de externalidades producidas por los intereses de otros países, que a su vez no tienen una buena relación diplomática entre ellos, como Rusia y China. Por supuesto  estos países no tendrán que vivir con las graves consecuencias  económicas, sociales y medioambientales que se pueden generar de la dependencia de un sólo recurso que se agota rápidamente como el petróleo siendo estas externalidades inducidas por unos pocos a la totalidad de los individuos,  que con toda seguridad no podrán disfrutar de los beneficios de tal actividad, como ya se ha podido comprobar en la falta de suministro eléctrico.

Para  finalizar este post, decir que esta “volatilización” de los beneficios que no repercuten en el conjunto de la sociedad y sólo tienen en cuenta el corto plazo, pueden conducir a Uzbekistán a una nueva tragedia económica y social con una caída del ya escaso bienestar del que disfrutan sus habitantes. Además se encontrará, previsiblemente, en un futuro en el que ya no se puedan resolver sus problemas en el Mar de Aral.  Como consecuencias ejemplificativas, diré que seguramente  el agua tenga que venir en camiones desde Rusia  o China, y donde los habitantes del país ya no puedan ser armadores,  o pescadores.  Ni tan siquiera, podrán ser productores de algodón,  debido a la pérdida de rentabilidad de los cultivos. Por el contrario, la colectividad uzbeka trabajará laboriosamente en la producción y distribución de gas y petróleo. Pero solamente  hasta que estos últimos también se agoten, como efectivamente se acabó el agua en lo que fue el cuarto lago del mundo. ¿Habrá oro y cobre debajo del gas del Mar de Aral?. Lo sabremos próximamente.


Aumento del riesgo de inundación por ocupación indebida de las áreas de convergencia de aguas en el sur de la Región de Murcia

La actitud de prevención hacia los riesgos de inundación de la población en los municipios del Valle del Guadalentín y las cuencas litorales de Águilas y Mazarrón, en la Región de Murcia ha experimentado un profundo cambio a medida que se disponía de mejores tecnologías que permitían la regulación de los cursos fluviales que los atraviesan. La obra pública, se erige para los técnicos y administradores como la solución definitiva a esta cuestión. Dentro del paradigma tradicional de defensa contra riesgos naturales, que trata básicamente de evitarlos utilizando de forma casi exclusiva y masiva la obra pública, se han generado varios planes de defensa en la cuenca del Segura, con particular atención a la de su afluente, el Guadalentín, considerado con razón, particularmente peligroso (Gil Olcina, 1971). En conjunto, configuraron un sistema de defensa que reduce el caudal circulante durante las avenidas para que no superasen los 250 m³/s  en la confluencia con el Segura. Sin embargo, la sensación de seguridad inducida por la implantación masiva de obra pública, tiene como resultado que el umbral teórico de defensa que desempeñan estas actuaciones de carácter estructural, se ve desfigurado por las transformaciones antrópicas recientes. Entre ellas destaca, el incremento de los procesos de ocupación urbana sobre el valle del Guadalentín.

Fotográfía de la Presa de Puentes tomada entre 1860 y 1880 por Jean Laurent

La ejecución de este tipo de actuaciones, desde la construcción del primer embalse en la cabecera del Guadalentín, ha ido modificando la percepción frente al riesgo en la sociedad, obviando la carga de peligro que conllevaba la transformación y ocupación de los lechos de inundación.  Esta situación ha propiciado un aumento de los espacios del riesgo, desde la segunda mitad del siglo XX a consecuencia de la ocupación de las riberas del citado río aguas abajo de la ciudad de Lorca. Esos terrenos habían permanecido casi deshabitados hasta entonces y, por tanto, los planes de defensa mencionados los excluyeron de sus previsiones. Además, parte de las vertientes y riberas de las ramblas que aportan sus aguas al Guadalentín, con anterioridad a 1970, todavía se labraban con fines de una práctica de agricultura pluvial (MORALES GIL, A. 2001), la cual contribuía en cierta medida a la retención del agua sobre estas parcelas. En la actualidad, la mayoría de estos terrazgos de cultivo han sido abandonados, los aterrazamientos se han deteriorado y, con ello, se ven favorecidos los procesos de escorrentía en los momentos de fuertes lluvias.

En apenas veinte años, los municipios costeros de la región, como Águilas, Lorca, Mazarrón y Puerto Lumbreras han visto duplicar su número de habitantes e, incluso, han multiplicado hasta por ocho el de sus viviendas. Desafortunadamente, dicho crecimiento no ha seguido una línea coherente de ordenación del territorio, y en muchas ocasiones, los cauces de ramblas y barrancos se integran de manera forzada en la trama urbana, lo que fomenta la aparición del riesgo de inundación.

La tristemente célebre riada de Santa Teresa atravesó la ciudad de Lorca con un caudal de 1.510 m³/s, una auténtica tromba de agua que arrasó con todo lo que encontró a su paso causando 13 muertos y una inundación de más de 15.362 ha (García, R. y Gaztelu, L, 1886). Otra de estas riadas se produjo entre los días 20 y 22 de octubre de 1948. Una  Depresión Aislada de Niveles Altos, ( comúnmente conocida como “Gota Fría”) situada sobre el Mar Mediterráneo, provocó intensas precipitaciones que dejaron en apenas 5 horas las siguientes cantidades: Puentes 75 l/m², Puerto Lumbreras 240 l/m², Valdeinfierno 80,6 l/m². En el Guadalentín, las aguas superaron la coronación de la presa de Puentes y llegaron a Lorca donde inundaron la parte baja de la ciudad y las pedanías de Cazalla, Pulgara y, sobre todo, Campillo.

Para estimar el umbral de defensa que pueden ofrecer el conjunto de infraestructuras ya en la década de los 70, se calculó el caudal máximo que podría circular por el cauce del Guadalentín  a partir de la información disponible de la última gran avenida que superó el límite de defensa del conjunto de obras, en este caso, la de 19 de octubre de 1973. Los valores obtenidos demostraban que los nuevos embalses reducirían el caudal punta de la citada inundación de los 2054 m³/s que se midieron en Puentes, hasta los 1.300 m³/s, y para el caso de la avenida milenaria, de acuerdo a los periodos de retorno, hasta los 2.200 m³/s (Maurandi Guirao, A. (1995). De acuerdo a estos valores, siempre y cuando las precipitaciones de carácter torrencial no se concentren aguas abajo de los citados embalses, se supone que la capacidad de evacuación de aguas del encauzamiento de Lorca no se vería superada, con lo que la dicha ciudad permanecería salvaguardada frente al peligro.

Por otro lado, la falta absoluta de previsión del crecimiento señalado en el nuevo Plan de defensa, redactado en 1977, y desarrollado a partir del R.D.L 4/1987 de 14 de octubre, ha provocado que el espacio en riesgo, haya aumentado de forma alarmante. Finalizadas las obras en 1999 tras la inauguración de la presa de Puentes, los chubascos de 23 de octubre de 2000 y 3 de mayo de 2006, no precisamente de los más importantes registrados en este territorio, pusieron en evidencia esta situación. En estas dos ocasiones, las lluvias causaron cuantiosas pérdidas económicas en áreas del litoral de Águilas y Lorca. La consumación de nuevos desastres pese al gran desembolso realizado (el presupuesto global de estas obras ascendía a 93.709.807,32 de euros (15.592 millones de pesetas), es decir, un 30 por ciento del presupuesto global del Plan de Defensas) lleva a pensar si resulta lógico seguir manteniendo esta lucha, que dura ya más de un siglo, entre el hombre a través de las medidas de defensa estructurales y el medio, con sus chubascos de gran intensidad horaria capaces de producir potentes avenidas e inundaciones.

Ortofotos de 1956 y 1999 de la ciudad de Lorca y su entorno

Todos estos problemas trataron de ser solucionados mediante la canalización y modificación del trazado original de las grandes ramblas que atraviesan el casco urbano de Águilas. Sin embargo, dichas actuaciones demostraron el 3 de mayo de 2006 ser insuficientes y estar mal aforadas, pues nuevamente dicha localidad se vio afectada por las inundaciones. Además, en esa misma fecha, espacios de reciente ocupación del municipio como la pedanía del Cocón, resultaron intensamente afectadas por el desbordamiento del cauce del Charcón-Cañarete. En el municipio de Mazarrón, el incremento del caserío en pedanías como Puerto de Mazarrón y Balsicas se ha realizado en muchos casos ocupando zonas de desagüe natural o áreas semiendorreícas. La situación orográfica deprimida que ocupan esas casas motiva que cada vez que se producen lluvias de fuerte intensidad horaria, los imbornales instalados se saturen rápidamente al no encontrar el agua un punto de desagüe por encima del nivel marino, que en esos momentos suele elevarse a consecuencia de las mareas de viento que abaten sobre la costa.

Ortofotos de 1956 y 1999 de Puerto de Mazarrón y su entorno

Como conclusión final señalamos que desde la redacción del primer Plan de Defensas contra las inundaciones en 1886, los esfuerzos de regulación se han centrado en los sectores de ocupación humana más antigua y, preferentemente urbana. Sin embargo los cambios socioeconómicos, traducidos en fuertes incrementos de población y asentamientos en nuevas áreas tradicionalmente en el límite de la despoblación, han sido particularmente intensos a partir de la década de los 80 al presente. La defensa integral del espacio habitado podría haberse conseguido si los procesos de expansión de las zonas urbanas se hubiesen realizado respetando los espacios afectados por los riesgos de inundación. Sin embargo, el exceso de confianza depositado en la obra pública, motivan la falta absoluta de consideración del riesgo en los procesos de ocupación del territorio y la  previsión del crecimiento demográfico.

Las autoridades municipales y regionales han ido desde siempre por detrás de los acontecimientos y reaccionan únicamente tras la consumación del desastre y la reacción popular posterior motivada por la sensación de inseguridad. Las medidas estructurales que se establecen como respuesta al problema, apenas suponen un parche al mismo, pues la exposición al riesgo en la mayoría de los casos va por delante de los umbrales teóricos de seguridad que establecen dichas actuaciones defensivas. En este sentido, la ordenación el territorio podría convertirse en un instrumento eficaz para la mitigación del riesgo de inundación.

Amaya Sayas López

Alfredo Peraita Juez

Carlos Lorenzo Vázquez

FUENTE: REVISTA ELECTRÓNICA DE GEOGRAFÍA Y CIENCIAS SOCIALES
Universidad de Barcelona. ISSN: 1138-9788. Depósito Legal: B. 21.741-98
Vol. XII, núm. 270 (27), 1 de agosto de 2008


Los períodos de sequía se intensificarán un 15% en España durante este siglo

Nuevos estudios de la Universidad Politécnica de Cartagena han combinado los datos observados con los resultados de modelos climáticos regionales para calcular los períodos de la prolongación máxima de las sequías. Los resultados de este trabajo se han aplicado a la cuenca del río Segura, mostrando “una notable intensificación de los periodos de sequía transcurridos desde la década de los 80 en adelante”, según explica Sandra García Galiano, una de las autoras del trabajo. El estudio fue publicado por la Asociación Internacional de Ciencias Hidrológicas (IAHS) y ofrece, según García Galiano, “una metodología innovadora para abordar la evaluación espacio-temporal de riesgos asociados a distribuciones de frecuencias no estacionarias de sequías extremas”. Además, han confirmado que este método “puede aplicarse a otras escalas espaciales, por ejemplo nacional o europea, sin mayor dificultad, para aumentar el conocimiento sobre variabilidad hidroclimática.

En esta Cuenca, una de las más secas de Europa, donde la actividad agrícola es fundamental para su desarrollo socio-económico, el estudio de la distribución espacial y recurrencia de sequías, cobra especial relevancia. Para García Galiano y su equipo, del grupo de I+D+i de Recursos Hídricos de la UPCT, “las cuencas semiáridas como la del Segura son vulnerables a la variabilidad de las precipitaciones, lo que crea incertidumbres en las actividades agrícolas”. El objetivo de su estudio es “profundizar en el conocimiento sobre las tendencias plausibles de eventos de sequías para que, con esta información, se pueda alcanzar un mejor balance entre las medidas de adaptación y mitigación”.

Además de analizar los datos observados, el uso de los modelos climáticos ayudó a realizar previsiones en las tendencias de las sequías, incluyendo una gran variabilidad de factores. Teniendo en cuenta esta variabilidad, “se espera un incremento del 15% de sequías extremas en cuencas de cabecera para el año 2050 respecto a 1990”, afirma la investigadora.

La principal novedad de este trabajo es la utilización de una nueva metodología, basada en combinaciones de modelos climáticos regionales, aplicando una modelización GAMLSS (Generalized Additive Models for Location, Scale and Shape). García Galiano justifica la elección en que las técnicas de análisis de frecuencia tradicional fallan a la hora de captar la variabilidad de los eventos extremos como las sequías. En palabras de la investigadora, “el carácter no estacionario de las series hidrometeorológicas, basado en cambios climáticos y antropogénicos es la principal crítica que se hace a los métodos de frecuencia tradicionales”.

El análisis de series temporales ha llegado a ser una herramienta fundamental en la hidrología y gestión de recursos hídricos. Una serie temporal se considera estacionaria si está libre de tendencias, traslados, o periodicidades (Salas, 1992). Mientras la presunción de estacionariedad implica que presenta una función de densidad de probabilidad (pdf) invariante con el tiempo, cuyas propiedades pueden ser estimadas desde un registro instrumental (Milly et al., 2008). La presunción de estacionariedad puede no ser válida en el caso de forzamientos debidos a cambio y variabilidad climática, y/o cambios inducidos por el hombre como modificaciones de usos del suelo o construcción de infraestructuras hidráulicas por ejemplo. En ese caso, se deberían utilizar modelos probabilísticos no estacionarios como la herramienta de modelización GAMLSS  propuesta por Rigby and Stasinopoulos (2005), que provee un marco para la modelización no estacionaria de series hidrometeorológicas. Esto es debido a que tendencias no lineales pueden describir mejor el comportamiento observado, en lugar de considerar una tendencia lineal de los parámetros respecto al tiempo.

El estudio se estructura en cinco partes diferenciadas. En la primera parte, se describe la cuenca de estudio y las bases de datos a utilizar. En orden a realizar una caracterización robusta de la variabilidad de la precipitación y eventos de sequía, es indispensable contar con series tan largas como sea posible. Por ello, se trabaja con mapas interpolados a escala diaria de precipitación para el período 1950- 2009 (Haylock et al., 2008). Se comprueba en la segunda parte, la correcta representación del régimen pluviométrico de la Cuenca del Segura, mediante análisis del sesgo en el ciclo estacional considerando los registros pluviométricos provistos por el Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH), con datos diarios en el período 1992-2009. Luego, en la tercera parte, se presenta la herramienta GAMLSS a aplicar, para luego efectuar un análisis de las series de precipitación anual y estacional, para cada zona en que se ha subdividido la Cuenca, y para la cuenca completa. Se identifica la estación del año que controla el comportamiento de la precipitación anual, en cada zona de estudio. Ya en la última parte del trabajo, se evalúa la frecuencia e intensidad de las sequías a escala local (en sitios seleccionados), y a partir de ellos se identifican los patrones de sequia a escala regional. Finalmente, considerando las condiciones no estacionarias identificadas, se construyen mapas para distintos períodos de retorno, y horizontes temporales definidos.

Como una de las conclusiones del estudio a partir del  análisis GAMLSS, diremos que éste  arroja resultados desesperanzadores en cuanto a la evolución de los eventos de sequía en la mayor parte de la Cuenca del Río Segura, y en especial en las cuencas de cabecera proveedoras de recursos. De hecho, la tendencia detectada parece indicar que se progresa hacia las condiciones observadas en los años ’50. Un incremento significativo en severidad de sequías en otras zonas de la Península Ibérica, ha sido reportado por distintos autores. A modo de ejemplo, los estudios realizados en la Cuenca del Ebro (Vicente Serrano y Cuadrat-Platz, 2007); y en los Pirineos (Vicente Serrano et al., 2007). Esto representa un duro golpe al campo español desde este mismo año,  ya que a principios de 2011, los embalses españoles estaban ocupando, de media, un 77,83% de su capacidad, sin embargo, la falta de lluvias durante el último curso ha reducido esta media hasta el 62,01%. La importancia de este hecho queda patente en la sequía a la que cíclicamente está sometido nuestro país es una de las principales preocupaciones para los empleados en actividades agrícolas que utilizan en el campo hasta un 80% del agua almacenada en un embalse. Hay que recordar que el uso prioritario del agua según la legislación epañola es el abastecimiento humano por lo que cabe destacar que probablemente sea imprescindible diseñar otras estrategias distintas para asegurar también la garantía de suministro a la agricultura y ganadería en situación  de sequía como pueden ser la desalación y la regeneración. También hay que destacar que el incremento de la sequía debe conducir a que se atiendan de verdad las buenas prácticas en la agricultura en relación al uso del agua, llegando a una optimización de cada tipo de cultivo adaptándolo a las nuevas condiciones hidrometeorológicas y climáticas presentes en cada zona agrícola en cuestión, utilizando cultivos de secano dónde no sea posible el aprovechamiento de regadío debido al cambio de paradigma y minimizando el consumo de agua aplicando técnicas de recuperación de agua utilizada para el riego.

La intensificación de los eventos de sequía, evidentemente impactan en las distintas componentes del ciclo hidrológico, repercutiendo negativamente en las series hidrológicas: las rachas secas de precipitación se propagan a través del sistema hidrológico causando sequía en los distintos componentes del ciclo hidrológico como la zona no saturada, escorrentía superficial y escorrentía subterránea, como bien destacan Peters et al. (2006). La disminución de la precipitación, genera bajo contenido de humedad del suelo, y por tanto menos recarga a los acuíferos y a su vez menos flujo base, entre otros impactos. Estos hechos, sumados a cambios de usos del suelo (reforestación) que causan un aumento de las demandas hídricas, generan impactos no lineales en las aportaciones.

Para finalizar este artículo se llega a la conclusión de que  seguramente sea preciso el mantenimiento de aportes externos como el Trasvase Tajo-Segura, e incluso el aumento en la generación de recursos como los provenientes de desalación, y mejor gestión de los mismos adoptando técnicas más eficientes del uso del agua en el sector más demandante como es la agricultura con técnicas de recuperación de sobrantes de riegos, riego deficitario, así como los comentados anteriormente de regeneración de agua residual, que se perfilan como opciones vitales en cuencas deficitarias especialmente del Sureste Peninsular como es la cuenca a la que pertenece este estudio.

 

Amaya Sayas López

Alfredo Peraita Juez

Carlos Lorenzo Vázquez


Innovación abierta, abriendo nuevos caminos

 

La innovación abierta incluye el énfasis en el desarrollo del producto para un mercado y con fines de obtener una utilidad. Los usuarios finales contribuyen en la modificación o desarrollo de nuevos productos, y las empresas llegan a ser más sensibles a las demandas de sus clientes.

La innovación abierta se ha convertido desde su formulación por Henry Chesbrough en el año 2003,  director ejecutivo del Centro para la innovación abierta en  la Haas School of Business, en lo que se puede denominar como el marco de referencia en la gestión de la innovación en la empresa.Los usuarios son cada vez más exigentes, el progreso tecnológico se acelera y la globalización se intensifica, y gracias a la movilidad de las personas y la rápida transmisión del conocimiento, han convertido en casi imposible el hecho de que las mejores ideas se generen únicamente en los centros de I+D de las grandes empresas. Estos aspectos marcan el actual entorno de alta competitividad existente a nivel global.

Hoy en día, las mejores ideas están en todas partes y las empresas deben arbitrar mecanismos que permitan descubrir aquéllas que pueden aportar valor a su negocio e incorporarlas, así como obtener valor vía universidades, licencias, usuarios, centros tecnológicos, redes, y otras fuentes externas de innovación o spin-offs de aquéllas que no se ajusten a su modelo de negocio.

La innovación abierta permite aprovechar mejor los propios recursos en lugar de dedicarlos a desarrollar internamente todas las tecnologías necesarias para una innovación, se utilizan los recursos externos. Así los recursos de ingeniería y desarrollo se concentran en resolver aquellos aspectos que realmente puedan crear diferenciación y valor.

Pero aplicar la innovación abierta no es tan sencillo como pueda parecer, pues obliga a un cambio drástico de perspectiva y requiere de personas preparadas para cambiar la organización de I+D tradicional y transformarla en un efectivo vehículo que  pueda captar conocimiento externo para generar un conocimiento nuevo. Se pasa de realizar todas las actividades y poseer todos los recursos a ser un coordinador de actores internos y externos, donde se crea un ecosistema de la empresa que cobra una importancia fundamental.

La innovación abierta tiene una serie de ventajas. Reduce y distribuye los riesgos de fracaso técnico, optimiza los recursos disponibles al reducir y repartir los costes con otros colaboradores. Según la forma de colaboración convierte parte de los costes fijos de I+D en costes variables, con la reducción del riesgo financiero que esto significa. También facilita la adquisición de capacidades a la vez que acelera el tiempo para el desarrollo.

Sin embargo, también posee una serie de desventajas, como el notable esfuerzo de coordinación, y exige una estrategia de protección de la propiedad industrial muy clara y acertada, con la cual la empresa pueda capturar los ingresos que se generen.

 

A continuación se presentan una serie de casos en donde la innovación abierta fue fundamental para el desarrollo o la supervivencia de diferentes empresas:

– Procter & Gamble era una empresa que iba de mal en peor, hasta que en 2000 un nuevo director general modificó por completo sus sistemas de innovación y gestión del conocimiento, con el fin de atrapar más ideas venidas de fuera. En ese mismo momento, su departamento de I+D empleaba a 7.500 personas que apenas generaba innovación. Actualmente, con el mismo personal, la productividad se ha incrementado un 60% y saca 50 nuevos productos al mercado cada año. Eso sí, tiene a 7.000 “investigadores virtuales” desarrollando productos desde fuera de la compañía.

– IBM dispone desde hace años de plataformas de blogs y es la empresa más rápida en la aplicación interna de las nuevas herramientas 2.0. De esta forma, puede probarlas con sus propios empleados, antes de proponer su uso a sus clientes. Además, su innovación abierta está muy relacionada con el uso del software libre, de tal forma que son las comunidades de programadores las que desarrollan sus productos mano a mano con sus propios trabajadores. Gracias al impulso de compañías como IBM y Sun Microsystems, programas como Apache se usan hoy en más de la mitad de los servidores web.

– Otro éxito del software libre se llama WordPress, una empresa que liberó su programa de creación de blogs desde el primer momento y pudo así terminar con alternativas como Typepad.

– Facebook permite que todos los informáticos del mundo desarrollen productos que funcionan a la perfección dentro de su red social. De esta forma, todos ganan: los desarrolladores acceden a millones de usuarios con los que ganar dinero y Facebook sigue creciendo y ofrece más servicios.

– Dell es una empresa que primero vio la parte más negativa de la Web 2.0 mediante foros y blogs muy críticos con la compañía, pero supo reaccionar y se ha convertido en una de las pioneras en la aplicación de la innovación abierta, a través de Ideastorm, una web que permite sugerir ideas de mejora y votar  las que han propuesto sus clientes. 

– Lego es probablemente la más conocida porque fue una de las primeras empresas en permitir a sus clientes sugerir nuevos productos que después se podían hacer realidad a través de su iniciativa Lego Mindstorms.

 

 


El colapso en la gestión de proyectos: Tacoma Narrows

En 1938, Clark Eldridge, ingeniero en puentes del Departamento de Autopistas del estado de Washington proyectó la construcción del puente de Tacoma en la ciudad estadounidense de Seattle, uniendo el estado de Washington con la península Olímpica. Entre 1938 y 39, numerosos expertos en puentes revisaron y modificaron el diseño de Clark Eldridge.

 

El Tacoma Narrows abierto al público el 1º de Julio de 1940, fue diseñado para el cruce de 60.000 automóviles por día, tenía unos 2,5km de longitud aproximadamente y era el tercer puente más largo del mundo en el momento de la construcción. El puente vivió un boom de usuarios, triplicando las proyecciones realizadas. Rápidamente fue bautizado como “Gertrudis galopante” debido a su temprana tendencia a oscilar, oscilación que apareció durante su construcción.

 

Con sólo dos carriles para los vehí­culos, uno en cada dirección, el puente de Tacoma Narrows era notablemente más angosto que el Golden Gate y el puente George Washinton, lo que lo volví­a más liviano pero también mucho más flexible. Aunque una gran construcción debe mantener un cierto grado de flexibilidad para soportar sin problemas las tensiones que se producen sobre su estructura, en el caso del puente de Tacoma Narrows ésta era excesiva. Apenas poseí­a un tercio de la rigidez mí­nima recomendada por los manuales de ingenierí­a. Todo ello provenía de una decisión de los constructores. Leon Moisseiff, ingeniero que habí­a diseñado el puente Golden Gate, quiso darle un aspecto “delgado y elegante” al Tacoma Narrows, y para lograr ese efecto estético colocó vigas horizontales de 2.4 metros de espesor en lugar de las vigas de 7.6 metros previstas en el proyecto preliminar. Debido al prestigio de Moisseiff y como el cambio reducí­a los costos de construcción de manera considerable, los planos fueron aprobados de inmediato.

El 7 de Noviembre de 1940, cuatro meses y siete días después de su inauguración el puente se colapsó debido a dos fenómenos físicos que no fueron previstos en el proyecto:

– Oscilaciones verticales por flexión que duraron varios meses debidas a la coincidencia de la frecuencia de desprendimiento de vórtices con una de las frecuencias naturales del puente.

– Oscilaciones torsionales debidas a la interacción del viento con el puente oscilando, siendo estas últimas la causa de la caída del puente.

Video: Colapso del puente Tacoma Narrows

“El día de su caída sufrió oscilaciones verticales de flexión de amplitud entre 0.5 y 1.0 metros, repitiéndose alrededor de 12 veces cada minuto, seguidas de movimientos de torsión cuya amplitud fue aumentando hasta alcanzar 8.5 metros, lo que suponía que el tablero se situaba con una inclinación de 45º respecto de su posición horizontal. Esta oscilación se repitió aproximadamente 14 veces por minuto hasta que finalmente se produjo el colapso.” (Hernández; Fernández y Irigoyen, Marzo 2005)

Este es un caso en el cual los fallos no provinieron de un mal presupuesto o de un mal manejo del tiempo, puesto que fue entregado dentro del plazo y del costo según los contratos iniciales, si no de la mala ingeniería. Los fallos más graves se situaron en la fase de planificación, debido a que no se tuvo en cuenta el fenómeno físico que afectó la estabilidad del puente. Esto pudo evitarse realizando estudios aerodinámicos en la fase de planificación del proyecto como ya habían recomendado algunos ingenieros como Theodore Kármán debido a la incidencia del viento sobre el puente, así como evitar las modificaciones realizadas por los ingenieros sobre el Project Charter aligerando las vigas para dar un efecto estético que no se contemplaba en el proyecto inicial, con lo que conllevó este nuevo cambio en los requerimientos. Además también se hizo una mala previsión en esta fase de la intensidad de tráfico que circularía por el puente como se pudo comprobar meses después de la inauguración, no contemplando la regulación de tráfico correspondiente como una medida preventiva. Asimismo, durante la fase de ejecución del proyecto, cuando comenzaron a ser visibles los defectos de oscilación del puente se deberían haber establecido métodos de monitorización relativos a la calidad que hubiesen prevenido los defectos de construcción elaborando un plan de acción corrector, que si bien habría supuesto un incremento en los costes, seguramente habría supuesto el mantenimiento de las restricciones de calidad. Además no se midió bien el alcance del proyecto al entregar una obra que se destruyó cuatro meses después de su construcción y que debería haber tenido una longevidad mucho mayor. El resultado final fue la destrucción total de la rentabilidad del proyecto y la destrucción total de la inversión realizada.


ODM en España para el fomento de una asociación global para el desarrollo

Un mundo en el que 1600 millones de personas no tienen acceso al agua potable, donde  el 40% de la población mundial no cuenta con servicios sanitarios, además de un cambio climático galopante, una brecha entre ricos y pobres que nunca había sido tan abismal y la intervención de 7.000 millones de personas en cada rincón del globo hacen que un equilibrio  entre seres humanos sea cada vez más difícil de alcanzar.  En setiembre del 2000, 189 líderes mundiales reunidos en Copenhage firmaron la Declaración del Milenio, en la que se comprometieron a “liberar a todos los hombres, mujeres y niños de las lamentables e inhumanas condiciones de extrema pobreza” antes del 2015. Para ese fin se han trazado los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio. Los avances hacia dichos objetivos se monitorizan mediante 21 metas y 60 indicadores oficiales. La mayoría de los ODM tienen plazo de consecución en 2015, y 1990 es la base de referencia con la cual se compara el avance realizado.  En España se desarrolló y concretó esta política multilateral, según el Plan Director de 2005-2008, cuyo principal objetivo es lograr que se cumplan los ODM que siguen:

Para que los países pobres puedan cumplir los siete primeros objetivos es fundamental que los países ricos cumplan con su parte del acuerdo creando una asociación para el desarrollo de un sistema comercial y financiero no discriminatorio, atendiendo las necesidades de países menos desarrollados, especialmente las islas y los países sin litoral, abordando la deuda de los países pobres de modo que sea sostenible a largo plazo y, por último, contar con la colaboración de las empresas farmacéuticas para llevar medicamentos esenciales para la salud de las personas en los países en desarrollo además de la colaboración del sector privado que dé acceso a las nuevas tecnologías, sobre todo la información y la comunicación.

En 2006 España y el PNUD firmaron un memorando de entendimiento en el marco de la Iniciativa de alianzas innovadoras, denominada ART-GOLD. El PNUD, la UNESCO y la OMS, entre otros, están gestionado este programa internacional, que se propone forjar una alianza estratégica entre los gobiernos nacionales, las Naciones Unidas y los gobiernos regionales y locales para impulsar iniciativas basadas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Para lograr que estas metas se cumplan es necesario el esfuerzo de todos los países desarrollados pese que en estos momentos estemos sumidos en una crisis económica que no favorece la creación y donación de fondos para el desarrollo. Por parte de los países ricos la ayuda en la mayoría de los casos sigue estando por debajo del 0.7% del ingreso nacional bruto, que si alcanzaron Dinamarca, Luxemburgo, Holanda, Noruega y Suecia. En España se llegó al 0,51% del ingreso nacional alcanzándose así la meta de cumplir con esta cifra en el año 2.010. Aún queda mucho por hacer, puesto que en 2.015 es necesario llegar al 0,7% que se fijó como objetivo prioritario para cumplir los ODM por parte del mundo privilegiado, y todo ello en una situación en la que las ayudas se han congelado y siguen lejos de incrementarse.

La carga de la deuda disminuyó para los países en vías de desarrollo y continúa muy por debajo de sus niveles históricos. Nuestro país contribuye a iniciativas de condonación de la deuda de los países pobres muy endeudados y de acceso a los mercados del Norte para los países en desarrollo. De ellos, en 2.010, 35 han llegado a la etapa de ‘punto de decisión’ del proceso y han logrado que los futuros pagos de la deuda se hayan reducido 57 mil millones de dólares americanos; 28 países que han llegado a su ‘punto de terminación’ han recibido una ayuda adicional de 25 mil millones de dólares gracias a la Iniciativa Alivio Multilateral de la Deuda.

En relación a las ayudas y la concienciación del sector privado español se ha creado un mecanismo innovador con el que han decidido pasar a la acción a través de de las micro-contribuciones solidarias de los viajeros. Los grandes operadores del sector turístico y la industri de viajes española  (Amadeus, Rumbo, Atrápalo, Barceló Viajes, Logitravel y Viajes El Corte Inglés, las asociaciones FEAAV, AEDAVE, ACAV y los grupos de gestión Airmet y Grupo GEA) aparcaron sus diferencias y competencias para embarcarse en un proyecto común denominado Massivegood. Una herramienta mediante la cual las empresas de turismo y viajes canalizan todas las aportaciones individuales de sus clientes con el objetivo de conseguir un impacto global y no un beneficio particular.

En conclusión, si se excluye el alivio de la deuda, de 2008 a 2009 el incremento en Ayuda Pública al Desarrollo en términos reales fue de 6,8%. Si también se excluyera la ayuda humanitaria, la ayuda bilateral para programas y proyectos de desarrollo aumentó 8,5% en términos reales, pues los donantes siguieron ampliando sus principales proyectos y programas de desarrollo. La ralentización del crecimiento económico desde 2008 ha reducido el nivel de ingreso nacional bruto que se esperaba en los países desarrollados, en este caso España no posee muy buenas perspectivas para revertir esta situación. Por si esto fuera poco, la crisis económica también ha ejercido una enorme presión en los presupuestos públicos de los países desarrollados. En consecuencia, algunos de los principales donantes han reducido lo prometido para 2010, y lo peor es que esto puede consolidarse como tendencia general en la UE, cuyo incumplimiento está afectando y comprometiendo la ayuda en el continente africano que sigue siendo el más necesitado del planeta.

El análisis que se puede recuperar de todos estos datos, es que aún queda mucho pendiente, pese a los grandes esfuerzos que se han producido en España y en la UE para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio y en particular las metas que se habían propuesto para cumplir el objetivo número ocho de fomentar una asociación global para el desarrollo. Así, aún nos encontramos con  la imposibilidad del acceso a sistemas de información como internet, que mejoren la educación y la posibilidad de apertura a un mundo empresarial global, o el difícil acceso por parte de los países poco desarrollados para comprar medicamentos suficientes para garantizar la sanidad mínima en sus regiones, sobre todo subsaharianas. Además de las enormes deudas externas que siguen contrayendo muchos países y la retracción de las ayudas por parte de occidente que sigue poseyendo el 80% de los recursos que todos deberíamos disfrutar. Todo ello hace pensar que por parte del mundo occidental no se estén cumpliendo las promesas de hacer de éste, un mundo más justo, sirviéndose en muchos casos del escudo de la crisis económica, que no deja de ser otra dificultad más en la enorme tarea de la cooperación, para que todos puedan tener lo que necesitamos para llevar una vida digna, dejando a su vez una herencia a las generaciones futuras en la que se puedan apoyar para construir una sociedad más justa e igualitaria.


La caída de un gigante

En julio de 2008, la crisis del sistema financiero y la claudicación del “boom” inmobiliario en España, arrastraba consigo al abismo a Martinsa-Fadesa, convirtiendose así en  lo que fue la mayor suspensión de pagos de la historia de nuestro país, y pasando a entrar en una larga  lista de promotoras e inmobiliarias que se habían visto afectadas por la gran desaceleración que sufrió el sector. Además fue una de las responsables de agitar el avispero que era  la bolsa, con una fuerte caída de los valores bursátiles inmobiliarios, de crear una cascada de pánico y confusión, y de dejar miles de viviendas en el limbo de nadie.

Martinsa-Fadesa  cobró vida en la compra efectuada en 2007  de los negocios inmobiliarios de la empresa que dirigía Manuel Jove, por parte de Fernando Martín y su socio, Antonio Martín. Gracias a ello se forjó una de las principales compañías inmobiliarias de Europa, especializada en el desarrollo de proyectos inmobiliarios de primera y segunda residencia y con una actividad patrimonial centrada en proyectos hoteleros y centros comerciales, ligados a la actividad residencial y de alquiler.

Un año después de su creación, la empresa tubo un grave problema de liquidez, no pudo obtener los 150 millones de euros que necesita para poder seguir desarrollando sus proyectos con normalidad, con la negativa de sus 45 bancos acreedores de no estirar el plazo y poder refinanciar su deuda. La convocatoria fue anunciada en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), después de que el supervisor suspendiera la cotización de la empresa, cuyos títulos para entonces ya caían un 24,74% en el parqué, acumulando un retroceso del 50,2% en las dos últimas sesiones. Posteriormente, la empresa, bajo vigilancia concursal, concentró su actividad, tanto en aquellas actuaciones que suponian la generación de ingresos con la venta de activos y gestión del suelo, como en las que permitieran una reestructuración. Todo lo referente a la Ley Concursal se hizo con la esperanza de sobrevivir, a lo que la empresa llamó una situación de coyuntura,  pero siendo conscientes al tiempo de lo que supondría para la economía del  país, los acreedores, los accionistas, y para que su posición no empeorase más de lo que estaba.

Pero la pregunta es si son estas medidas suficientes, si se puede permitir que una empresa pueda generar un pasivo por valor de  7.000 millones de euros sin que después haya ninguna repercusión de ningún tipo, exceptuando el agravamiento de la crisis que produjo, la creación de incertidumbre en un ambiente de pánico ante una reacción en cadena, un ERE, la paralización en la construcción de viviendas que han quedado como fantasmas en el imaginario colectivo…  ¿Basta con expresarar buena voluntad ante instituciones, bancos y supervisores concursales para que todo quede como un pequeño bache en el camino una vez que el daño ya está hecho?. ¿Se puede permitir que las empresas presenten pérdidas año tras año sin que nada suceda?. ¿Que hay en la sobrevaloración de sus activos?. ¿Son necesarios supervisores externos que digan hasta aquí hemos llegado?.

Lo que es seguro es que la inmobiliaria Martinsa-Fadesa ha logrado superar el concurso de acreedores después de conseguir que el plan de pagos y de viabilidad, elaborado por su banca acreedora. Los administradores concursales dejan de tener facultades sobre la empresa, no obstante, deberán ahora emitir un informe para determinar si hubo culpables de la insolvencia de la inmobiliaria o si por el contrario las razones de la suspensión de pagos fueron fortuitas. En el convenio de acreedores con que la inmobiliaria logró salir del concurso recoge el compromiso de Martinsa-Fadesa de amortizar en un periodo máximo de diez años,ocho años prorrogables a otros dos, toda su deuda íntegra, es decir, sin quitas. Para ello cuenta hoy con unos activos valorados en 7.264,65 millones de euros, frente a unas deudas de 6.905,58 millones, lo que arroja un patrimonio neto positivo de 359 millones. La empresa registró el año pasado unas pérdidas de 827 millones de euros, un 16% más que en 2009, debido a una provisión extraordinaria de 354 millones para cubrir los intereses de la deuda generados desde su entrada en concurso. De no haber dotado esta provisión, las pérdidas de la compañía se habrían situado en 473 millones, inferiores en casi un 34 por ciento a las de 2009  que fueron de 714 millones.

Finalmente, parece que Martinsa-Fadesa emerge como el ave Fénix de sus 7.000 millones de cenizas, pero sin que esto haya servido de lección y protección ante futuras malas gestiones, pérdidas desmesuradas, concursos de acreedores de grandes factorias como en este caso, pero también de las pequeñas y medianas empresas que son las que mueven el motor de nuestro país. ¿Veremos a Martinsa otra vez en esta situación en 2018 cúando haya pagado el grueso de su deuda? El tiempo dirá, mientras tanto, creo que es hora de que la clase política tome conciencia de los graves problemas derivados de grandes  y pequeñas deudas que nos afectan a todos, incluido a ellos, y pongan medios para, al menos, minimizar su impacto en nuestra economía .

 


“My Goodness My Guinness”

La cerveza es una bebida tradicional y popular consumida en todo el mundo por millones de personas; pero siempre hay una marca que nos gusta más, ya sea por el proceso de elaboración que le da un sabor característico, por la presentación del producto o packaging, por un precio atractivo acorde con la calidad, porque nos identificamos con esa marca, etc. Los motivos pueden variados y de distinta naturaleza, pero en mi caso la cerveza que marca la diferencia es solo una: GUINNESS. Es una cerveza irlandesa negra, con un sabor muy característico a cebada, con una gruesa espuma cremosa y burbujas que viajan poco a poco a la superficie del vaso, que la hacen diferente a cualquier producto de la competencia.

Aunque tiene más de tres siglos, se vende en más de cien países consumiéndose hasta 1.800 litros cada año. Hasta principios de 1900 la compañía no hacía publicidad, conociéndose el producto por el boca a boca. Sin embargo, al descender sus ventas se han ido sucediendo una serie de campañas de marketing ejemplificadas en anuncios de televisión, muchos de ellos premiados en grandes festivales de publicidad, o merchandising. Pero la publicidad que ha tenido más impacto sobre los consumidores han sido los carteles elaborados por la marca con frases cortas: “Guinness is good for you”. Incluso hoy día se celebra el Día de Arthur Guinness que consiste en una serie de eventos que tienen lugar en todo el mundo para conmemorar la cerveza, la vida y el legado del creador.

Guinnes se hizo, y es una cerveza de culto, no es un producto barato, pero digno de paladares que sepan apreciar el momento de beber una buena cerveza.


Habilidades directivas, cultura empresarial y entrevistas con colaboradores

Al principio, antes de que supiera algo realista acerca de cómo gestionar equipos o ser un buen líder, pensaba en los directivos como en cóndores que surcan el cielo, por encima de todos nosotros, simples mortales que solamente servíamos de alimento a tan majestuosos seres en el momento en que nuestras fuerzas ya no fuesen lo suficiente enérgicas para sostener las exigencias de un jefe que a gritos te increpa desde la puerta de su despacho que estamos perdiendo clientes y no se cuantas cosas más extraviadas  por tu culpa, tu única e ineludible culpa. Ahora, por supuesto, poniéndome un poco más serio, y después de todo lo aprendido y practicado, creo que esto puede darse en excepcionales circunstancias que al parecer ya forman parte cada vez más un de nuestro pasado, cercano aún, eso sí.

 

Pocas veces me he divertido en un aula, pero creo que esta sí es una de ellas. Porque además de aprender a hacer una negociación sin que te saquen los ojos, y sin tener que llegar a situaciones poco favorables tanto para la otra parte como para uno mismo, o una presentación eficaz en la que seamos capaces de desenvolvernos con soltura ante un auditorio lleno, o no, sabiendo interpretar la información, para así adaptar nuestra forma de expresión, recursos, etc. y que nos ayudará a conseguir los objetivos; además de todo esto, hemos hecho entrevistas entre nosotros, presentaciones, y casos de negociación, donde nos tocaba escuchar o participar. Y es aquí donde creo que la asignatura cobra verdadero valor para todos, porque es donde uno se pone auténticamente en situación, el lugar donde existe un pequeño experimento social de lo que, a mi juicio, serán las relaciones en un entorno de trabajo. Ahora sé que a un líder verdadero se le conoce por su influencia en los demás, más que por los galones que simplemente lo hacen ser el jefe, y también sé que no todos los directivos son iguales porque no todas las formas de ejercer el liderazgo son iguales. He aprendido que si necesitas que una relación fructifique a veces es necesario dar, y no sólo esperar recibir y competir, algo que también es extrapolable fuera de los negocios, al mudo real y global que nos toca vivir a cada uno de nosotros.  Podría estar enumerando todo lo que me será útil de Habilidades Directivas, que es mucho para tan pocas horas,  pero creo que lo más importante está aún por llegar cuando tenga que desarrollar todo esto en mi vida laboral.

Por último sólo me queda decir que un sistema didáctico que funciona es aquel en el que hay un método de trabajo estudiado y una parte práctica que te ayuda a bajar al terreno y que hace de aperitivo para la utilidad futura de lo aprendido, y que si no es así lo más probable es que acabe en algún tipo de cajón de sastre perdido en nuestra memoria.

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies