Ya no hay excusas para no usar el coche de forma sostenible

por canarias4life on 28/07/2016

Se acerca agosto y muchas personas ya han planificado sus vacaciones. Algunas tendrán reservado su ticket de avión, barco o tren; y otras tantas se habrán decantado por tomar el volante y desplazarse por carretera. Para estas últimas, hoy dedicamos un espacio en el blog de Canarias4Life para hablar acerca de las alternativas de movilidad más eficientes y respetuosas con el medioambiente.

26111454342_45c21598da_z Foto: Entre otras ventajas, el ‘carsharing’ y el ‘carpooling’ permiten reducir las emisiones de CO2 y compartir los gastos de desplazamiento. Crédito: University of Exeter.

 

Dos de las opciones más populares nacen de los anglicismos carsharing y carpooling que, poco a poco, se van haciendo hueco no solo en nuestro vocabulario sino también nuestra sociedad. Ambos se refieren a formas de usar un vehículo distintas a la propiedad privada individual que ha dominado el sector del transporte. Sin embargo, la ciudadanía a veces confunde las particularidades de cada uno de los términos y fue una de las dudas más planteadas durante los talleres de participación ciudadana que Canarias4Life desarrolló recientemente en cinco municipios canarios (ver Los vecinos de San Bartolomé de Tirajana se comprometen a vivir de forma más sostenible).

El carsharing es un modelo especial de alquiler de automóviles por cortos periodos de tiempo, habitualmente horas. Aunque está pensado para la movilidad urbana, un estudio de Avancar, empresa dedicada a esta práctica, afirma que el 49% de los conductores de Madrid y Barcelona cree que el coche compartido es una opción muy buena para hacer escapadas de fin de semana o de pocos días. El mismo estudio determina que optar por el carsharing para trayectos urbanos permitiría ahorrar un 75% por cada hora de conducción.

Por su parte, el carpooling consiste en compartir el propio automóvil con otras personas para viajes tanto habituales como puntuales. Al compartir trayectos, obviamente, también se comparten los gastos, una práctica cada vez más popular gracias a plataformas como Blablacar. Según Amovens, que también ofrece este servicio, una persona cuyo trabajo se encontrase a 20 kilómetros de distancia de su casa podría, ahorrarse 1.500 euros anuales si compartiera dicho trayecto con dos acompañantes más.

Pero el bolsillo no es el único que sale ganando. La reducción de emisiones de dióxido de carbono es otro de los beneficios más destacados. En 2013, todos los usuarios de Blablacar evitaron un total de 700.000 toneladas de CO2. En Madrid, por otro lado, Car2Go y su servicio de compartición de automóviles ha supuesto un ahorro de más de más de 147 toneladas de CO2.

Si pese a todo ya ha planificado su viaje de forma individual y con su coche particular, Twenergy ha preparado una guía con consejos para lograr una conducción eficiente. Entre los más sencillos: evitar los acelerones, mantener la distancia de seguridad para no frenar bruscamente y tratar de no circular en punto muerto.

Los comentarios en esta entrada están cerrados.

Post anterior:

Post siguiente: