El coche eléctrico al desnudo

por canarias4life on 20/07/2016

Es lunes por la mañana, comienza la semana. Te levantas, te preparas para una ducha, te vistes y desayunas. Por último, desenchufas tu teléfono móvil y, a continuación, tu coche. Estas listo para la jornada de hoy. Esta podría ser perfectamente tu rutina dentro de muy poco. Aunque no hace falta ir tan lejos en el tiempo. De hecho, ya lo es para los 529 españoles que en 2015 disfrutaban de las ventajas del coche eléctrico, de los cuales 17 estaban en Canarias.

El archipiélago demuestra que está empezando a concienciarse sobre este tipo de vehículos. Sin embargo, el proyecto Canarias4Life ha detectado que la sociedad canaria reclama más información sobre los coches eléctricos, a pesar de sus condiciones idóneas para el uso de este tipo de vehículos. Las islas presentan un relieve accidentado que permite recargar baterías durante los tramos de descenso, una extensión territorial adecuada para los niveles de autonomía actuales y luz solar casi todo el año para obtener energía fotovoltaica que podría usarse para recargar las baterías (ver El coche eléctrico está un paso más cerca de invadir Canarias gracias a su primera fotolinera).

Para demostrar que es posible y aclarar  las dudas  en torno a la utilidad del transporte eléctrico, llega la historia del reportero del diario ABC, Bernardo Sagastume, que se puso al volante de un Renault Zoe para subir al Roque Bentayga en Gran Canaria, situado a una altura de 1.400 metros sobre el nivel del mar. Su experiencia destaca que “durante esos 44 kilómetros de ascenso la sensación es simplemente de deslizamiento” y que “al probar su potencia en la autovía […] alcanzó sin dificultad los 120 kilómetros de velocidad máxima”.

503561466_8e124fe536_o Foto: El coche eléctrico muestra un gran potencial en Canarias Crédito: David Megginson

 

Más allá de esta experiencia, a nivel económico, un vehículo eléctrico medio emplea en torno a los 15  kWh cada 100 kilómetros, lo que supone un gasto de 1,5 euros. Las emisiones de CO2, por su parte, van asociadas a la obtención de la electricidad de las baterías. Así, por ejemplo el Renault Zoe emitiría de 43,4 gramos de CO2 por kilómetro, una cifra asumible en comparación con los 90 gramos de un vehículo diesel.

Para estimular su uso en el archipiélago, actualmente hay iniciativas como Canarias Te Recarga, que persigue aumentar el número de coches eléctricos en las islas, así como puntos de recarga (PDR), una de las barreras en el archipiélago. Además ha creado un mapa donde se pueden consultar los PDR disponibles en cada isla.

El paso a la movilidad eléctrica es un proceso que depende de una gran adaptación por parte de la ciudadanía, y la mejor herramienta para facilitarlo es la información, que permite valorar las mejores opciones y mantener la mente abierta para adaptarse a los cambios.

Los comentarios en esta entrada están cerrados.

Post anterior:

Post siguiente: