“Tecnología sostenible es la bicicleta, y no el vehículo eléctrico” Jorge Riechmann

El desarrollo de una economía que puede ser sostenida dentro de la biosfera finita requiere nuevas formas de pensar. Bajo este titular, Jorge Riechmann, Profesor titular de Filosofía Moral (UAM), poeta y escritor, y Ex director del OSE (Observatorio de la Sostenibilidad en España) nos cedió unos minutos en las Jornadas que acogió EOI sobre ”Los transgénicos en el ámbito científico, agrícola, medioambiental y de la salud” para hablar de desarrollo sostenible, ecoeficiencia, de la crisis socio-ecológica mundial…

¿Cómo ves el futuro de las transgénicos?

Depende de factores que sobrepasan el ámbito estricto de los transgénicos. Depende de la orientación que eligen nuestras sociedades en cuanto a cómo cultivar la tierra, cómo criar ganado. Los transgénicos prosiguen la clase de huida hacia delante que la agricultura industrial desarrollada en el siglo XX ha puesto en marcha. Es una senda errónea que no tiene futuro. Si en lugar de ir hacia los monocultivos y la acumulación de biocidas (que es una senda errónea) decidimos ir hacia la agricologia y la soberanía alimentaria, en esta perspectiva los transgénicos tendrían muy poco papel, si es que les quedaría alguno.

¿Es posible el desarrollo sostenible?

Si se piensa en cómo los centros de poder actuales emplean el Desarrollo Sostenible, hay que responder que no es posible,  es un concepto contradictorio en sí mismo, oxímoron. Ahora bien, pensar en que es posible crecer económicamente pero con menos impacto ambiental de manera que permanezcamos dentro de los límites de sostenibilidad creo que es imposible.

¿Es compatible el desarrollo científico-tecnológico con el respeto al medio ambiente?

Si en cambio, entendemos como Herman Daly y otros economistas ecológicos, ‘Desarrollo sostenible’ como desarrollo sin crecimiento, transformación cualitativa al mismo tiempo que decrecemos cuantitativamente por lo menos en lo que se refiere al trasiego de materiales y de energía  por nuestros aparatos productivos. En este sentido, es posible aunque ya no estemos en situación de lograrlo.

Reducido a un slogan, “desarrollo sin crecimiento”, y eso es lo contrario de lo que la mayor parte de la gente, a la que no se le cae de la boca la palabra desarrollo sostenible, emplea.

¿Son necesarios los avances en Ciencia para hacer frente a problemas medioambientales?

La ciencia nos permite un mejor conocimiento de la realidad cuando hacemos las cosas bien y las tecnologías que podemos desarrollar a través de conocimiento científico son múltiples, no hay una sola vía de avance tecnológico. Eso es evidente. De nuevo ahí tenemos distintas sendas. Se puede tratar de seguir por esta especie de huida hacia delante que ignora los determinantes básicos de nuestro estar en este mundo, podemos hacer como si la entropía no existiera, como si los recursos naturales fueran infinitos, y no existieran las limitaciones de la condición humana. Esta vía nos lleva a una catástrofe indecible. O podemos emprender una vía en la cual sean importantes nociones como autolimitación, biomímesis, principio de precaución, ecoeficiencia, y aceptar de veras la finitud humana. También ésta sería una vía con técnicas y tecnologías pero probablemente no se parecerían demasiado a las tecnologías que hoy más se desarrollan.

La respuesta breve sería sí, pero una tecnología orientada en una dirección bastante diferente de la que hoy prevalece. Tecnología sostenible es la bicicleta, el coche eléctrico no es tecnología sostenible.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies