“Las marcas tienen que estar atentas a las nuevas exigencias de la sociedad”

Elegir un buen nombre puede colocar a una marca en una situación privilegiada o condenarla para siempre. Con esa decisión se juega su futuro. Víctor Mirabet, Consejero Delegado Coleman CBX Branding nos el reto que se le plantea “al naming encapsular la identidad de un producto, servicio o compañía en una sola palabra”.

Para Mirabet, la marca constituye “el conjunto de atributos, percepciones, experiencias, creencias que se crean alrededor de un producto o servicio y que genera una preferencia con la cual se está dispuesto a pagar un precio algo mayor, produce beneficios, es un generador de demanda”. En este sentido, para las organizaciones el branding es “un activo importante a nivel de valor, de gestión, de inspirador de estrategias, e incluso de cohesión interna de empleados”.

El naming es una especialización dentro del branding, que se dedica a crear nombres de marca, reto difícil y comprometido. Para ello hacen falta unas capacidades de “entender qué hay detrás de ese producto, servicio o compañía”. Y más allá, “saber comunicarlo” en un momento, en el que probablemente la identidad no está construida.

¿Con la crisis han cambiado los mensajes que quieren lanzar las empresas a través de sus marcas? “Honestidad, transparencia, responsabilidad, ecología… como mensajes están cambiando. Pero también se están cambiando las propias marcas, el ADN o la genética que genera una identidad de marca. Tienen que corregirse o estar atentos a las nuevas exigencias de los consumidores o de la propia sociedad” apunta.

Naming, sin nombre no hay marca

Fotos

Elegir un buen nombre puede colocar a una marca en una situación privilegiada o condenarla para siempre. Con esa decisión se juega su futuro. Victor Mirabet, Consejero Delegado Coleman CBX Branding nos el reto que se le plantea “al naming encapsular la identidad de un producto, servicio o compañía en una sola palabra”. 

Para Mirabet, la marca constituye “el conjunto de atributos, percepciones, experiencias, creencias que se crean alrededor de un producto o servicio y que genera una preferencia con la cual se está dispuesto a pagar un precio algo mayor, produce beneficios, es un generador de demanda”. En este sentido, para las organizaciones el branding es “un activo importante a nivel de valor, de gestión, de inspirador de estrategias, e incluso de cohesión interna de empleados”.

El naming es una especialización dentro del branding, que se dedica a crear nombres de marca, reto difícil y comprometido. Para ello hacen falta unas capacidades de “entender qué hay detrás de ese producto, servicio o compañía”. Y más allá, “saber comunicarlo” en un momento, en el que probablemente la identidad no está construida.

¿Con la crisis han cambiado los mensajes que quieren lanzar las empresas a través de sus marcas? “Honestidad, transparencia, responsabilidad, ecología… como mensajes están cambiando. Pero también se están cambiando las propias marcas, el ADN o la genética que genera una identidad de marca. Tienen que corregirse o estar atentos a las nuevas exigencias de los consumidores o de la propia sociedad” apunta.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies