Eduardo Serra: “Sólo hay un momento en que se amplía el talento: en las escuelas de negocios”

EOI es una escuela de negocios que, desde 1955, ofrece una formación orientada hacia el liderazgo e intenta sacar lo mejor de cada alumno. Es decir, su talento. Pero, ¿qué debemos entender por el término “desarrollo de talento” y por qué es importante?

Quizá, para saber lo que es el talento, hay que decir que tiene muchas acepciones. Nosotros entendemos que talento es, simplemente, la capacidad de hacer bien alguna cosa… La consecuencia inmediata es que todo el mundo tiene talento. Y, por tanto, de lo que se trata, es de que el talento que tiene cada uno, desarrollarlo lo mejor posible a través del sistema educativo, desde la primaria hasta la universidad y, estando aquí, el postgrado… Y luego, aprovechar ese talento, ponerlo en valor.

Una de las cosas que se deducen de lo que hemos dicho del talento, es que cada uno tiene su talento. Entonces, si cada uno tiene su talento, lo que tenemos es que saber desarrollarlo. No parece que sea lo mejor un sistema educativo uniforme, que se parezca más a una granja avícola que a una tienda de elección cada uno del producto. Con lo cual, la primera cosa que podemos echar en falta, es una mayor flexibilidad en el sistema educativo… también en la empresa. Y, por tanto, una mayor autonomía en la escuela, pero también en la empresa.

El talento no es sólo una meta individual, también es un objetivo colectivo… Entonces, ¿cómo se puede, desde la gestión empresarial  y  desde la formación, desarrollar el talento?

Lo que notamos es una especie de desfase en el sistema educativo. Por ejemplo, ahora mismo son esenciales (en todo el mundo se va reconociendo) las aptitudes y las llamadas competencias transversales. Hablar en público: da igual que uno sea maestro, que médico, que sacerdote, que político… hablar en público es una competencia transversal. Nuestro sistema educativo, ¿dónde enseña a hablar en público?

Por ejemplo, trabajar en equipo; por ejemplo, espíritu de liderazgo. Esas competencias que sirven para todo, habría que introducirlas lo antes posible.

Usted ha escrito que la industria española  debe apostar más por los sectores propios de la llamada revolución tecnológica

Estamos en medio de una revolución tecnológica. Hoy se da la paradoja de que, en algunas asignaturas, saben más los alumnos jóvenes que los profesores menos jóvenes. Fíjese usted cómo manejan los niños, incluso los niños pequeños, los móviles o los ordenadores. Entonces, eso necesita desde un aggiornamiento, un reciclamiento del profesorado, a unos nuevos moldes educativos.

Los años en que yo estudié en la universidad, se llevaba la lección magistral. Allí íbamos todos de corbata a la universidad y un señor hablaba durante 45 minutos, tomábamos unos apuntes y ahí se había terminado… Era raro si alguno hacía alguna pregunta. Hoy, eso no se lleva. En el mundo de hoy, es mucho más participativa la lección. Debe ser interactuando el profesor con los alumnos… Es decir, hay muchas cosas para poner al día un sistema educativo que pudo ser estupendo, pero que se ha ido quedando desfasado, de manera que son muchas las teclas que en nuestro informe se ponen de manifiesto como puntos a mejorar.

Se refiere al Estudio “Transforma Talento” que ha publicado la Fundación Everis. ¿Cómo desarrollamos los talentos hoy en España y qué cambios son necesarios?

El informe empieza por cuál es la situación del talento en España… No es muy buena, se hace una comparación no sólo con los países punteros de Europa (Reino Unido, Alemania, Francia…) sino también con otros países no europeos del G8 como Japón o EEUU, con países emergentes… Y la posición en la que queda España, tanto en generación de talento, como en la puesta en valor del talento, es una posición que, decimos, para un pesimista sería terrible y, para un optimista, que tenemos mucha oportunidad de mejorar esa palanca que hoy es esencial, que es el talento.

Concluimos el informe abogando por un pacto nacional por el talento que, tanto a nivel político cuando se dictan las normas legales para regular la materia, como a nivel empresarial y a nivel individual, ese compromiso que decíamos antes con una mayor autonomía de las escuelas… Que dentro de la escuela haya una apuesta por el talento. Quien dice escuela dice empresa o dice universidad o dice escuela de negocios. Lo curioso es que, en el informe, hecho a través de muchísimas entrevistas con personas expertas, se deduce que el talento latente que tiene un niño o niña cuando llega a la primaria o al jardín de infancia, el sistema va disminuyendo la potencialidad de ese talento, y sólo hay un momento en que se amplía, que es en las escuela de negocios de postgrado. Es la única oportunidad, el único momento donde estamos viendo o donde muestran estadísticas mundiales al respecto… Eso serviría para que, desde las escuelas de negocios se irradien esas novedades que debe incorporar el sistema educativo y se apliquen en las educaciones primaria, secundaria y universitaria.

Vea la entrevista completa


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies