Catalina Hoffmann “Una de las cosas en las que siempre me fijo es la persona. Si no me convence, no voy a invertir”

Eres una emprendedora social con una experiencia importante. Eres fundadora de la red de centros de día para ancianos Vitalia, también fundadora de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT) y presidenta de la Fundación Catalina Hoffmann. Además, ahora también te podemos ver en la televisión, en el programa de TVE “Tu oportunidad”. Es decir, que se te puede considerar una emprendedora social de éxito. ¿Qué cualidades crees que debe tener un emprendedor?

Un emprendedor es un cliché, es una palabra que oímos en todas partes, pero luego se transforma en la realidad. ¿Y qué significa ser emprendedor? Lo primero, tener una pasión, algo que no sólo te motive y te guste, sino que nazca desde dentro, que te haga el corazón vibrar, que te despierte a las 3 de la mañana pensando en algo, que estás en la ducha y tienes una idea… Un emprendedor es alguien con mucha fuerza, con muchas ganas de luchar, con poco miedo (porque el miedo es verdad que todos lo tenemos, tienes miedo pero eres capaz de dar el paso), con ganas de aprender y de equivocarse y lo que más puede potenciar un emprendedor y lo que más lo puede definir, es el querer demostrar que se puede: yo tengo una idea, yo tengo un concepto, yo necesito saber cómo, porque un emprendedor por sí solo no puede hacer las cosas… pero quiero demostrar que se puede y lo voy a hacer, y hace todo lo que esté en su mano por demostrarlo.

¿Qué tiene de diferente emprender en este sector con respecto a otros, es más complicado o hay buenas oportunidades y nichos de mercado? O dicho de otra manera, ¿por qué esos indecisos deben emprender en la economía social?

El emprendimiento social, que ahora se habla mucho de ello pero que es verdad que ha sido el gran desconocido, es estar hablando de un sector en el que hay mucho más allá que un proyecto empresarial. En este caso, el mío, estamos hablando de personas, y de personas mayores, que pueden tener necesidades, como pueden ser personas con alguna patología… ¿Y cómo traduces eso en proyecto empresarial? Aquí lo que he querido demostrar es, por un lado, que emprender no tiene edad, pero por otro lado, que emprender no significa sólo emprender en tecnología o emprender en el campo de internet. Se puede emprender en campos como éste, que es salud y tercera edad. Por tanto, el emprendimiento social, ¿es muy parecido? Sí, es igual que un emprendimiento, sólo que la finalidad y la gratitud, es que lo que estás haciendo es ayudar a personas y yo creo que no hay cosa más bonita que esa.

¿Cómo valoras la actividad emprendedora en España en general y, en particular en el sector de la economía social?

El emprendimiento social, es una de las áreas de emprendimiento con más futuro. Fíjate dentro de un campo como puede ser la salud, dentro de ese campo, cuánto emprendimiento hay dentro (hablamos siempre de emprendimiento e intraemprendimiento). Salud puede ser atención, puede ser bienestar, puede ser tecnología, puede ser innovación, puede ser robótica…  fíjate todas las áreas que te he dicho ya, para que un emprendedor que esté ahí dándole vueltas, pueda pensar en qué se puede emprender. Y te estoy hablando de mayores pero te puedo estar hablando de niños o te puedo estar hablando de otro tipo de atención, porque el emprendimieno social abarca mucho. Y yo, desde luego, creo que es un campo en el que queda mucho recorrido. Y eso es lo bueno, que hay oportunidades ahora reales, y hay que animar a los emprendedores a que se focalicen y trabajen esas áreas.

¿Qué hace falta para que haya más emprendedores, en qué puntos y en qué sentido tenemos que “ponernos las pilas”?

Pues nos falta mucho. He de decir que hemos avanzado un montón. Yo llevo 10 años emprendiendo, ya hace 12 que quise empezar, y no tenía nada que ver. Tú antes hablabas de un emprendedor y te miraban raro: empren… ¿qué? ¿Qué quieres decir, no quieres trabajar para nadie, que tú sola quieres interntar hacer algo? El concepto y la palabra emprendimiento, ahora sí que se va conociendo cada vez más, pero obviamente, no tiene ni color con otros países, donde el emprendimiento está a una escala en la que te valoran, te admiran… es verdad que fomentan y apoyan.

¿España ha cambiado? Sí. ¿Estamos mucho mejor? Por supuesto. ¿Tenemos apoyo? Mucho más que nunca, también hay que reconocerlo. ¿Recorrido? Nos hace falta, pero para eso estamos los emprendedores, para dar voz. ¿En España tenemos emprendimiento? Sí, emprendedores espectaculares, pero no les damos voz, les tenemos que dar voz, ese empujoncito. Les tenemos que ayudar a que un emprendedor haga que otros muchos se conozcan, y así sí que creo que lo conseguiremos.

La financiación es uno de los principales problemas que frenan a los emprendedores… Ahora, colaboras en el programa de TVE “Tu oportunidad” como inversora. ¿En qué tipo de proyectos invertirías?

Yo he estado en los pies, yo sé lo que es no tener nada, visitar 800 sucursales bancarias, que todas te digan que no… hasta que una, de repente, cree en ti. Yo sé lo que es hablar de tu proyecto para ver si un family & friends cree en ti y te apoya. Eso es importantísimo a la hora de luego invertir. Una de las cosas en las que yo siempre me fijo, por supuesto en el proyecto, es la persona, en el equipo de personas que hay tras ese proyecto emprendedor. Porque el proyecto me puede gustar mucho, pero si no me convence o realmente veo que la persona que me lo transmite no cree en ello, por mucho que me guste el proyecto, ahí no voy a invertir. Por tanto, para mí la esencia es la química que tengo con esa persona, y luego, que tenga compatibilidades y que yo pueda aportar. Porque un inversor no tiene que ser una persona que ponga un dinero y ya está, un inversor es un socio estratégico, una persona que también puede aportar al proyecto: experiencia, “know-how”, o puede ayudar a desarrollar un campo… Entonces, yo creo que si invierto en un proyecto, tiene que ser con esas características: que yo pueda aportar algo y, sobre todo, que haya sintonía, que ese emprendedor que yo tengo delante se vea reflejado en lo que yo he sido y soy todavía.

¿Hasta qué punto crees que se puede cambiar la realidad desde la economía social?

Justamente es una de las funciones del emprendimiento social, hacer que el mundo se pueda ver de otra manera. Lo bonito de esto es eso: personas que ayudan a personas, personas que demuestran que a través de estos proyectos emprendedores, se pueden hacer muchas cosas. Yo siempre digo, esa gota de aceite que se va expandiendo poquito a poco… Y realmente cambiamos, es un impacto muy importante. Que un emprendedor de la nada quiera transformar el mundo, aunque sea en su pequeño territorio, es algo muy potente si te paras a pensar. Por tanto, desde luego hay que apoyarlo, porque es muy desconocido, pero está en pleno auge y hay que apoyarlo.

 

Vea la entrevista completa



Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies