Ángel Expósito: “Las profesiones que más lecciones damos de cuál tendría que ser el futuro somos las más conservadoras”

El pasado mes de junio, EOI organizó en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, el curso de verano “Atrévete a salir de tu zona de confort”. A través de cinco sesiones repartidas en tres días, diferentes personalidades y figuras públicas de muy diversos ámbitos analizaron qué es lo que muchas veces nos paraliza a la hora de abandonar nuestro espacio de seguridad y cópmo vencer esos miedos.

El primero de ellos fue el periodista Ángel Expósito, de una larga trayectoria en los medios de comunicación,en la que, por ejemplo, ha dirigido la agencia Europa Press y el diario ABC. Actualmente es coordinador de informativos de la Cadena COPE y presentador de La Mañana de COPE y nos concedió esta entrevista en la que también da un repaso a la situación y el estado de salud actual del periodismo.

Aquí hemos venido a hablar de salir de la zona de confort. Tu ámbito es el periodismo… ¿Sale mucho el periodismo de la zona de confort últimamente?

A la fuerza. Yo creo que el periodismo y la comunicación, por decirlo así, se encuentran en una enorme crisis de la que vamos a salir… Y eso supone salir de nuestra zona de confort. Esa crisis tiene tres o cuatro elementos, todos a la vez, que hacen que sea especialmente explosiva. Una, una revolución tecnológica que no habíamos conocido desde el siglo XV. Dos, un cambio en el cliente, en el receptor de la información, que antes la cogía al periódico, la tele o la radio, y ahora la va a coger por otros muchos medios también digitales. Tres, una revolución empresarial del modelo de negocio si es que queda negocio y queda modelo. Y por último, todo ello, siendo el último de los sectores a reconvertirse, en el peor momento y sin un puñetero duro.

Si metes esos cuatro elementos en una coctelera, te sale una tormenta perfecta que te obliga no sé si a salir de la zona de confort, pero a la revolución total del sector y del oficio.

¿Crees que el periodista, sobre todo el que acaba de salir de la facultad, está dispuesto a ese plus, a hacer ese giro?

Por partes. El que acabe de salir de la facultad seguramente sí. El problema está en que los que estamos en el puesto nos resistimos enormemente. No sé si por periodistas o por españoles, pero tenemos un enorme miedo, sino pavor, al cambio… enorme. Y si el cambio es a salir de la zona de confort, el miedo ya se traduce en pánico, en una resistencia y en “pies en pare que de aquí no me mueve nadie”… Hasta que la pared te aplaste y te rompa las piernas.

Esto es como en las películas en las que te van aplastando, te pones con la espalda en la pared para sujetar la plancha. La plancha te arrolla y te destroza las piernas.

¿Pero esto no es un poco contradictorio con el ejercicio de esta profesión?

Sí, pero es así. Seamos sinceros; tenemos un enorme complejo y un enorme miedo. Las profesiones que, en teoría mayores lecciones dan de ética, pues son a lo mejor las que a lo mejor menos ética cumplen. Las profesiones que más lecciones damos de cuál tendría que ser el futuro y cuál tendría que ser la evolución, somos los más conservadores en el fondo… Deberíamos hacérnoslo mirar.

En el curso empezamos hablando de cuando manda la razón, empezamos con un periodista, contigo, y acabamos con otro periodista hablando de cuando manda el miedo. ¿Qué manda más?

Pues no tiene por qué ser contradictorio ni por qué mandar una cosa más que la otra. Lo ideal sería hacer estas cosas de manera razonada, de manera sensata, de manera científica. Pero es cierto que el miedo y hasta el afán de la supervivencia, pues a lo mejor mandan a la vez. Mientras mande algo y mientras afrontemos el cambio… Es que son dos situaciones extremas: por un lado periodistas de guerra que han vivido el miedo literal y otros que a lo mejor hemos estado en situaciones complicadas, pero hemos vivido de manera más cómoda. Yo no pondría una cosa por encima de la otra. Lo importante es que el tsunami es imparable. El tsunami es de cambio y de revolución social en todos los sentidos, y de cambio de modelo. Si los periodistas nos resistimos, pues peor para nosotros.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies