Cuando el río suena….

Y sí, sonó y agua llevó, y no sólo agua, sino todo lo que encontró a su paso…. Era una mañana de Agosto, cuando aún amanecía, cuando el ruido del agua despertó a casi todo el pueblo…por las calles sólo bajaba agua, los sumideros no podían evacuar tantos litros y las ramblas salieron, esas ramblas donde se aparca porque “Nunca pasa nada”….

 

Fuente: Diario La verdad

Fuente: La verdad

 

 

 

 

 

 

 

Pero esa mañana pasó, y por suerte o por desgracia lo único que arrastró fueron coches a la playa…

 

 

Cierto es que una tormenta de verano, es lo que tiene, que llega sin avisar, pero…¿necesitamos que nos den estos toques de atención para que reaccionemos? Nos estamos acostumbrando a escuchar que cientos de casas son inundadas cuando los ríos crecen y que hay numerosas pérdidas materiales e incluso personales cuando las lluvias son intensas.

Fuente: Diario Sur

Y es que varios factores influyen en esto:

Y cuando una tragedia sucede o cuando miles de familias se queden sin nada porque el agua se lo ha llevado todo, ¿a quién echamos la culpa? ¿Al hombre del tiempo?

http://www.laverdad.es/murcia/v/20100820/region/llevara-hombre-tiempo-congreso-20100820.html

Con reproches no llegamos a ningún sitio, tendremos que trabajar activamente en  educar a la sociedad para saber reaccionar ante estos fenómenos, tendremos que emplear recursos en estudiar las zonas más problemáticas para intentar poder actuar a tiempo y que los daños sean lo menor posible….

“La herramienta clave de la Directiva 2007/60 es la elaboración de los Planes de Gestión del Riesgo de Inundación, a ejecutar antes de diciembre de 2015, regulados por los capítulos 4 y 5 del Real Decreto 903/2010 (artículos 11 al 17).

Los planes de gestión tendrán como objetivo lograr una actuación coordinada de todas las administraciones públicas y la sociedad para reducir las consecuencias negativas de las inundaciones, basándose en los programas de medidas que cada una de las administraciones debe aplicar en el ámbito de sus competencias para alcanzar el objetivo previsto.

Los planes de gestión fijarán para cada Área de Riesgo Potencial Significativo de Inundación sus objetivos de gestión del riesgo de inundación y fijarán, de acuerdo con cada administración competente las actuaciones a realizar. Estas actuaciones podrán ser puntuales o tener un ámbito comarcal o regional o de toda la cuenca hidrográfica en función de la tipología de actuación. Cada administración competente será la responsable de la aprobación de su programa de medidas, estableciendo el Plan los mecanismos de coordinación. ” Fuente: Magrama

http://www.magrama.gob.es/es/agua/temas/gestion-de-los-riesgos-de-inundacion/planes-gestion-riesgos-inundacion/

 


La Huella Hídrica

Y el agua, ¿en qué se gasta???

Por inverosímil que parezca, el 3,8% es consumo humano y el 96.2% se consume en producir miles de productos que día a día utilizamos en nuestra vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

Las actividades humanas consumen y contaminan mucha agua. A escala global, la mayoría del agua se usa para consumo agrícola pero otras actividades como la industria y el sector doméstico (limpieza, aseo, preparación de comida…) también consumen un gran volumen de agua, que no siempre se puede cuantificar.

El consumo de agua es la suma de una multitud de actividades independientes que gastan y contaminan agua.

Este consumo, en ocasiones es difícil de cuantificar y asignar a un lugar concreto. Por ejemplo, existen productos que se producen en un país y que son importados a otros para introducirlos como materia prima en el proceso productivo de nuevos productos, así que para contabilizar el impacto del producto final habría que remontar a los orígenes del producto.

 

La huella hídrica, concepto

El investigador John Anthony Allan, acuñó el concepto “Agua Virtual” a principios de los años 90 para definir el volumen de agua necesaria para elaborar un producto o para facilitar un servicio.

Posteriormente, el año 2002, Arjen Hoekstra definió el término de “huella hídrica”  para obtener un indicador que relacionara el agua con el consumo – a todos los niveles – de la población. Por tanto, la huella hídrica de un individuo, comunidad o comercio se define como el volumen total de agua dulce que se utiliza para producir los bienes y servicios consumidos por el individuo o comunidad así como los producidos por los comercios.

La huella hídrica total se compone de:

Se han realizado estudios para cuantificar los litros de agua consumidos en la fabricación o cultivo de algunos alimentos que consumimos en nuestra vida cotidiana, a modo de ejemplo se presentan los siguientes:

Elaboración propia basada en "The water footprint of food"(Hoekstra)

 

Ejemplos de su aplicación

La utilidad de la huella hídrica va más allá que la simple cuantificación del agua consumida en la generación de un bien. Ésta se puede extrapolar a la producción de cualquier bien permitiendo el cálculo de los recursos hídricos empleados. Esta herramienta puede ser muy útil para estimar las necesidades hídricas y con ello gestionarlas eficientemente.

La huella hídrica en una cuenca se compone de (i) la huella relativa al consumo por parte de la población asociada a ella y (ii) la huella  formada por la suma del consumo de agua directa del sector agrícola, ganadero, industrial

La huella hídrica en la agricultura se refiere al volumen de agua consumido para la producción de los cultivos de la cuenca. En el caso de la ganadería se refiere a la huella hídrica directa, que  incluye el agua de consumo para el animal y el agua necesaria para su gestión. En el caso de consumo industrial implica el consumo de agua en la actividad diaria (limpieza, enfriado, producción, etc)

 

¿Realmente podemos calcular la huella hídrica de cualquier producto o servicio?

Esta es la pregunta que se plantea alguien como yo cuando se enfrenta a la huella hídrica por primera vez. ¿Podremos siempre conocer cuál ha sido la cadenas de producción sin olvidar algún eslabón?. ¿Podré cuantificar cuánta agua se ha utilizado en los jeans que llevaré mañana puestos, o en la ensalada que cualquiera puede estar comiendo en este momento en cualquier parte del mundo?

Puede ser difícil, pero ¿imposible?? Estableciendo pautas y protocolos de producción, registros de materias primas y seguimientos de los procesos quizás sea posible cuantificar esta huella hídrica y fijar mecanismos que nos aporten información para poder gestionar de manera más eficiente este recurso tan preciado y necesario para la vida: el agua.

 

¿Y cuál es tu huella hídrica?

http://www.waterfootprint.org/?page=cal/waterfootprintcalculator_indv

 

Fuentes utilizadas:

www.waterfootprint.org

www.cienciapopular.com/ecologia/huella-hidrica

“Papeles de seguridad hídrica y alimentaria y cuidado de la naturaleza”. Fundación Botín

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies