Códigos QR – Arte abstracto tecnológico

Cada vez más, incluso en nuestros campus de EOI, muchos elementos gráficos cotidianos incluyen esos recuadros de cuadraditos, que en su contexto a veces parecen dotados de un significado algo esotérico. Sin embargo, son bastante más prosaicos de lo que parece ya que, en el fondo, no hacen más que sintetizar de forma sencilla datos.

De forma sencilla, desde luego no para los humanos, sino para los sistemas para los que fueron diseñados estos Códigos QR (Quick Response Code) con el objetivo principal de ser leídos y procesados de forma rápida para generar rápidas reacciones automatizadas. El desarrollo fue realizado y registrado por la empresa japonesa Denso-Wave en 1994 que, no obstante,  lo liberó como código abierto no ejerciendo sus derechos de patente. 

Sin entrar en grandes detalles técnicos, por ejemplo sobre sus buenas características por ejemplo en su autocorrección de errores que más tarde aplicaremos, es importante destacar que los bidimensionales Códigos QR no almacenan datos en bruto (un código de barras clásico es un número) sino datos con estructura como pueden ser aquellos de contacto básico de una persona (nombre, teléfono, email, etc…). Así el código:

QR - Rafa prof EOI vcard_size

refleja los datos de contacto del humilde autor de este post (que quedan a disposición del lector).

Su uso, por tanto, en las tarjetas de visita profesionales parece un paso bastante obvio. La recolección de los contactos recogidos en un evento, feria o convención puede ser una tarea más leve, gracias a la ayuda del propio interlocutor del que guardaremos una mejor (aun) impresión. Con el enorme auge de los terminales móviles smartphones dotados de cámara y de una capacidad de proceso más que sobresaliente solo faltaría el software de lectura del código. Podemos citar dos gratuitos: el casi estándar  Barcode Scanner para Android y QR-Reader para iPhones así como aplicaciones también para Windows Mobile, Symbian, etc…

 

En cuanto a la generación de los QR, en la Red hay numerosas herramientas en modo SaaS gratuitas o solo bajo registro para generarlos. Por ejemplo, la de la consultora asturiana Treelogic me parece muy clara y eficiente. Es, por tanto, una funcionalidad al alcance de la mano de cualquier PYME que pretenda aportar algo más en sus tarjetas de visita de la mano de la innovación.

 

Pero pasando del arte abstracto del título al más figurativo y usando que es posible introducir ruido (esto es, imágenes irregulares) en el código sin perder información, qué os parecería el QR code de la vCard así:

 QR - Rafa prof EOI vcard con Logo_size

siendo aún totalmente legible.

 

¿Veremos algún día todas las tarjetas de visita del personal docente de la Escuela incluyéndolo?

 

Rafael J. González
Consultor
Executive MBA 03/04


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies