Comunitae

Comunitae es una iniciativa empresarial perteneciente al sector financiero que a través de Internet consigue desintermediar la relación de financiación entre un prestatario y un prestamista. Es decir, se trata de una empresa que se dedica a poner en contacto mediante su web a particulares a los que les interesa invertir prestando dinero y a otras personas que necesitan financiar sus consumos y proyectos privados, eludiendo así la actuación de las entidades financieras en dicha relación.

En 2008, Arturo Cervera, director de Comunitae deja su trabajo y funda la empresa comenzando por una estructuración de la empresa: establecer acuerdos con proveedores, poner en marcha la plataforma tecnológica, etc. Finalmente en junio de 2009 se otorga el primer préstamo a través de Comunitae.

Esta compañía ofrece la posibilidad de  contemplar de qué modo un sector en principio tan refractario a la introducción de modelos «humanos», como es la economía y la financiación, puede ser explotado desde la perspectiva de un aumento de las potencialidades humanas de aquellos que participan en dicho espacio. Desde la visión de negocio que está construyecto y haciendo realidad Comunitae, y a partir de las argumentaciones que la sostienen, obtenemos una perpectiva sorprendente y alternativa a la realidad tan confusa y deficiente del panorama de la financiación de los últimos años.

¿Qué vende o produce exactamente Comunitae? ¿Ofrece créditos? ¿Funciona como un banco virtual en miniatura? No. La oferta de Comunitae es un espacio virtual de transacción económica donde intervienen particulares. Es decir, y aunque el equipo de Comunitae no lo haya definido explícitamente de este modo, la oferta es un mercado libre a pequeña escala. Mediante la creación de un espacio de encuentro virtual en Internet con sus reglas y condiciones, donde la oferta y la demanda pueden ajustarse conforme a sus intereses, Comunitae está produciendo un mercado económico.

La fórmula pasa por reducir la cadena de valor de los productos financieros, desinflamando así el régimen de costes que implica y permitiendo que la oferta y la demanda se acerquen, tomen contacto directo y afinen y precisen sus decisiones. Vemos entonces cómo tras esta iniciativa comercial existe un sustrato ético o político en la medida en que una de las principales consecuencias afecta al reparto del poder de decisión y de beneficio económico sobre las transacciones. Comunitae supone así la descentralización y por tanto, una redistribución de los ingresos por concesión de los préstamos.

Este modelo implica la participación de dos actores fundamentales:

· Por un lado la propia empresa, que realiza las tareas correspondientes a la gestión del proceso.

·Y por otro lo que ellos llaman la «comunidad».  La comunidad la forman dos actores, la bolsa de prestamistas que se inscriben para invertir en los proyectos y los prestatarios que solicitan los créditos. De este concepto es de donde deriva el nombre de la empresa, que aglutina la palabra comunidad y la terminación TAE, que se refiere a la Tasa Anual Equivalente, conocida por todos aquellos que realizan transacciones financieras.

El sentido humano de este modelo de negocio son múltiples:

Liberación de la decisión:  evitando la intermediación de instituciones que concentran las decisiones con intereses específicos.
Decisión comunitaria:  en cuanto a la operatividad de todo el proceso, los miembros de Comunitae han destacado constantemente que uno de  los rasgos es someter la concesión a un filtro técnico y por otro lado el propio filtro de la racionalidad de muchas personas inviertiendo en el mismo proyecto.
Trasparencia: se publican todos los casos con las cantidades alcanzadas de financiación, así como los datos de devolución de cada crédito.
Vínculo personal: la desintermediación provoca que se establezca un vínculo personal entre la oferta y la demanda, ya que el dinero se recibe de personas concretas y no de instituciones y se siente afectivamente ligado al contrato de devolución.
Confianza
Seguridad: «hay clientes que nos aseguran que con sus créditos de otras entidades no son capaces de pagarlos, pero que del nuestro no se desentienden (…) es eso, te sientes más obligado, es lógico».
Rentabilidad: Los intereses son más ventajosos por la desintermediación ya que se reducen costes.

En la actualidad Comunitae cuenta con una bolsa de inversores de 1.000 miembros y ha concedido en un año de trayectoria 120 créditos, lo que supone un ritmo de 10 por mes.

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies