peSeta

peSeta en una tienda – taller refugiada en las estrechas calles del centro de Madrid y cuando te adentras en ella sientes un estallido de color y creatividad.

Laura Martínez después de cursar un máster en la EOI decidió hacerlo práctico y con 20 años empezó su proyecto. En un principio Laura deseaba dedicarse a hacer novelas gráficas, pero sabía que su empresa debe parecerse lo más posible a ella, y se dió cuenta de que a ella lo que le gustaba era coser.

Empezó cosiendo haciendo regalos que significaran algo y que ella supiera que la persona no los iba a tirar.
Y, ¿qué es peSeta? Pues una tienda-taller de artículos textiles situada en una céntrica calle de Madrid y al mismo tiempo una micro empresa que ha conseguido en tan sólo seis años colocar sus diseños en firmas como: Marc Jacobs, New Museum, Lomography, Primavera Sound….

El taller comezó siendo sólo eso, un taller, pero a medida que pasaba el tiempo y la gente se interesaba por lo que allí se hacía, decidió convertirlo en tienda.

El secreto para vender estas creaciones a compañías tan potentes a nivel internacional es: “Trabajo, trabajo, trabajo. Y mucha organización”, explica Martínez desde el taller de su tienda. “Lo de Jacobs fue un golpe de suerte. Cuando estaban buscando local para abrir en Madrid se pasaron por nuestra tienda. Les encantó lo que hacíamos y nos encargaron una bolsa. Después llegó el bolso de marinero (protagonista de un vídeo en Youtube), las gorras para bici,…

En 2010 facturaron 170.000 euros. Sus creaciones pueden encontrarse en el museo Reina Sofía, en la Fundación Mapfre, en Roma, en tiendas de Francia, en centros comerciales de Hong Kong e incluso, en Japón. “Somos muy serios y muy meticulosos, nada se deja al azar”, explica. La marca existe desde 2005 y todos sus productos se confeccionan en Madrid aunque las telas vienen de todo el mundo.

“Lo de ser emprendedor es muy duro en este país, la ayuda es nula. Algunas instituciones además convocan ayudas que parecen obsoletas. El secreto de nuestro negocio es que hemos tenido paciencia y que gastamos poco. Soy una diésel de la vida”, confiesa entre risas. Eso sí, en su estrategia de internacionalización reconoce que les ayudó mucho el programa PIPE del Icex: “Te cubre el 80% de los gastos de darte a conocer fuera, nos ha venido muy bien”.

Fundamentalmente organizan su trabajo y su vida dando espacio a cuestiones importantes para cada una de las personas que allí trabajan, y Laura tiene muy claro que para que el trabajo funcione tiene que funcionar su vida, para mí es muy importante el Kung-fu y le dedico tiempo que se que se repercutirá en la buena marcha de mi trabajo. Cada uno tenemos un hobbie muy importante y se respeta ese tiempo de cada uno.

Es un lugar donde se cuidan todavía los valores artesanales, pero optimizados a la rentabilidad de la empresa: «Cada producto está muy bien pensado para que tenga las menores costuras posibles, para que coserlo lleve el menor tiempo posible…»

Y aquí os dejamos con un video de Laura donde explica el amor a su trabajo junto con la tensión de mantener su empresa.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies