CC60

 

Este estudio de arquitectura compuesto por 5 socias, resultó muy interesante en nuestro trabajo de campo de cara a destacar la equidad y la relaciones mas allá del trabajo.

CC60 es una empresa formada por cinco arquitectas, compañeras de estudios y amigas, nacidas a principios de los 70, que estudiaron juntas y comenzaron la andadura de este estudio para ayudarse mutuamente en sus proyectos de fin de carrera. Una de las socias expresa, con una metáfora sobre los orígenes del estudio, una organización pragmática y flexible, adaptada sobre las condiciones cambiantes del proceso de trabajo a las necesidades del grupo en cada momento: “Lo nuestro ha sido empezar a trabajar juntas e ir estructurando la empresa casi de una manera, así, de gestión doméstica”.

La base humana de este estudio de arquitectura radica en parte en la eficacia de esta manera de entender el trabajo como un fin para realizarse y como un medio para vivir, que les permita conciliarlo con otros fines y otros medios que también les realicen y les permita desarrollar otras inquietudes. De esta manera, toda actividad profesional que desarrollan las cinco socias, tanto dentro como fuera de CC60, es vertida en la empresa, desde donde redistribuyen lo ganado en base a un sistema diseñado por ellas mismas. Expresan los objetivos de su empresa en términos humanos como “ser personas profesionalmente”, vinculando esta idea tanto a la de integridad, hacer bien lo que se hace y poder llegar a fin de mes, como a la idea de “empresa familiar”, que no busca el crecimiento como planteamiento de éxito sino que lo define en términos de consideración de las relaciones humanas: “conocer a todo el mundo que trabaja en mi empresa”.

En la actualidad se dedican, además de a la arquitectura de edificación, a la enseñanza y la investigación. Su actividad abarca desde proyectos de edificación o reforma, ya sea urbanismo o a nivel particular, hasta docencia, pasando por dictámenes. Trabajan con distintos equipos de profesionales, de manera que constituyen una red de contactos, que forma equipos interdisciplinares en el desarrollo de proyectos.

Entre sus clientes se encuentran principalmente otros estudios de arquitectura, ayuntamientos, particulares, universidades o empresas privadas como bodegas.

Eligen los proyectos que quieren desarrollar por su interés y por coherencia con sus valores, desechando aquellos que les crean conflictos morales: “una vez nos propusieron uno, 500 viviendas en un paraje natural, mira es que no puedo, no puedo, no puedo estar dando clase en la universidad sobre tema medioambiental y hacerte 500 viviendas en un paraje que no se debería tocar. O te piden un dictamen de algo que es indefendible, mira que no te puedo, -no no, pero me lo apañas y tal- mire, no.”

Para trabajar, han tejido una red de relaciones entre grupos de profesionales de diferentes disciplinas, en la que entran diversos tipos de asociaciones profesionales y pequeñas empresas, que colaboran juntos en diversos trabajos, contactándose y contratándose unos a otros para determinadas partes de algunos proyectos. Esta es una red social-profesional en la que prima el conocimiento personal y cierto grado de amistad, en la que las personas implicadas están unidas por diversos tipos de vínculos “hay profesores, novios, amigos, compañeros de la facultad (..) uno de estos te llama y te dice, vamos al teatro” pero en la que el plano profesional está sumamente valorado, es decir, no se entra a la red por las relaciones sociales sino por el cumplimiento de unos criterios de eficacia profesionales como son: firmar un contrato, hacer una oferta de honorarios, cumplir plazos o no reservar sorpresas al cliente. Es la suma de estos factores la que hace que esas llamadas y vínculos se refuercen, como una de ellas expresa  “lo fundamental para que te vuelvan a llamar es hacer un buen trabajo, ser seria, profesional, nosotros hacemos el contrato aquí, en papel, no en un restaurante con una botella de vino, luego ya nos iremos a tomar la cerveza”.

El espacio físico de su oficina es un lugar tremendamente acogedor, tranquilo, con un cuidadoso diseño de orden basado en líneas rectas y perpendiculares. Es un único espacio en el que los cerramientos entre salas son de cristal. La oficina cuenta con dos pequeñas salas anexas, con mesas para reunión. El espacio de trabajo es una sala amplia en el que se juntan las mesas de las cinco compañeras en dos grupos y además comprende un espacio alargado para los colaboradores, que frecuentemente trabajan allí, que acaba en una pequeña pero muy surtida cocina. El orden y la previsión es parte de un espacio que refleja una concepción de comunicación, todos los espacios son diáfanos, abiertos, lo que permite la interacción verbal entre dos puntos cualesquiera del espacio de trabajo. Esta es una plasmación física de su modelo de organización y gestión, que se aprecia desde la entrada.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies