Segundo acercamiento a la empresa: Culdesac

Nuestra segunda incursión en el trabajo de campo tuvo lugar en Culdesac en Valencia.

Esta empresa levantina es más que un estudio de diseño, es un laboratorio y espacio de colaboración que abarca todo tipo de disciplinas. Al frente de CuldeSac está Alberto Martínez, y Pepe García (CuldeSac Espacio Creativo), Juan Poveda y Xavi Sempere (CuldeSac Comunicación) y Garen Moreno y Sophie von Schönburg (CuldeSac Experience). La idea de la duplicidad de personas al frente de cada área de trabajo, es el intento de conjugar de manera más efectiva un perfil más creativo con un perfil más gestor que se complementen y dirijan los proyectos sin sacrificar ninguna de las dos vertientes.

Aunque dos de sus miembros (Martínez y García) estudiaron en la Royal of collage Art de Londres, el estudio eligió Valencia como sede, por su modo de vida. El ambiente relajado de esta ciudad les ha permitido crear un lugar donde se mezcla el trabajo propio del estudio con proyectos interdisciplinares, en los que se mezclan diferentes técnicas.

El nombre de CuldeSac significa una calle sin salida pero en valenciano, cul de sac es como el fondo del bolso de una mujer- un lugar donde se puede encontrar cualquier cosa y todo está mezclado.

Para entender la filosofía de este estudio, hay que entender el concepto de espacio creativo. CuldeSac se fundó con el propósito de establecer un lugar de encuentro, donde distintos profesionales pudiesen dialogar e intercambiar conocimientos. En Culdesac se desarrollan trabajos de diseño industrial, de mobiliario, iluminación, arquitectura, diseño grafico, comunicación, identidad corporativa, webs, catálogos y «experiences».

Fueron muy receptivos al proyecto y nos permitieron dialogar entorno a una mesa, en un patio interior y unos cafés con los 6 miembros fundadores del proyecto y palpamos un ambiente sosegado aunque muy intenso  y pudimos dar cuenta del trabajo que desarrollan y su forma de organizarse.

La evolución de su organigrama con recientes incorporaciones, los workshops de los viernes,  la tipología de los clientes y su trato acogedor y familiar con ellos, a los que les dedican mucho tiempo, fueron conversaciones que se mantuvieron en la nave que en mitad de Valencia Culdesac tiene, sin ningún tipo de identificador en el exterior.

La parte humana de la empresa, se pone de manifiesto también alrededor de las comidas compartidas. Todos cocinan para todos en la propia cocina de la nave y es en ese ambiente relajado de las comidas, donde fluyen las conversaciones entorno a los proyectos y todos se hacen conocedores de los avances y retos. Comentan que es en ese espacio donde surgen las mejores ideas.

Sobre los perfiles que trabajan en Culdesac nos comentaron que se intenta que fundamentalmente buscan personas dispuestas a abrirse y compartir. Muchas veces les piden identificar Culdesac con una cara y se resisten a caer en ello, allí todo es fruto del trabajo de todos y así tratan de reflejarlo.

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies