El Efecto-¡¡guau!! en los casos de hibridación

Ya decíamos en la entrada anterior que en este proyecto no estudiamos un fenómeno que sea fácil de encerrar dentro de un determinado sector, y que esto lo hace más complicado.

“Hibridar” no es combinar elementos o piezas de cualquier tipo, así que estamos reflexionando mucho en equipo para delimitar el objeto de investigación del proyecto, a fin de poder discernir con más rigor qué ejemplos/casos responden a esto tan extraño que llamamos “Economía de la Hibridación”.

Éste es, probablemente, uno de los retos metodológicos más complicados que tenemos todos los estudios que se están haciendo en paralelo por la colección Nueva Economía 20+20, dado que en su mayoría nos movemos por territorios difusos que entremezclan muchas realidades.

Como no estamos hablando de cualquier combinación, sino de generar “conexiones improbables” entre elementos o atributos alejados entre sí, muy poco relacionados, o que incluso parezcan incompatibles; tenemos que ver dónde fijar los límites que separan una mezcla corriente, “ordinaria”, de un caso de hibridación.

Después de darle muchas vueltas, en acalorados debates, creo que hemos llegado a un consenso que por simple, es también práctico. Por fin podemos explicar qué es y qué no es “hibridar” en un lenguaje sencillo, y se resume así: La mezcla que implica hibridación produce una reacción del tipo “guau” (del “wow” anglosajón, algo así como ¡¡caramba!!) en quien la descubre, porque en ella hay siempre una gran dosis de sorpresa.

Así que, de momento, hemos convertido la interjección en el “Efecto-Guau!!”, que no es muy castizo que digamos (podría ser también “Oh!!”, en esas estamos), pero que nos sirve para poner lindes en la difícil búsqueda de los ejemplos/casos.

La pregunta que nos haremos, a partir de ahora, para saber si estamos en presencia, o no, de ejemplos de hibridación es: ¿Se ha buscado lejos para combinar las piezas?, o mejor: ¿Cuánto de extraña y sorprendente nos resulta la mezcla?.

Y si esas piezas o atributos tienen una apariencia antagónica, situándose en extremos opuestos de un continuo, el grado de hibridación se hará aún más patente porque se estará maximizando el llamado “Efecto Medici”.

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies