Sostenibilidad: Salvadora o Victima

En los últimos años, la sostenibilidad es objeto de análisis en numerosos debates y artículos de prensa. Pero, al mismo tiempo, en diversas ocasiones se producen acontecimientos que transmiten informaciones contradictorias, de manera que se nos muestra como la salvadora de los problemas medioambientales y económicos, o  también como la victima de los recortes que llevan los diferentes países. 

Así les cuento hace unos días leía la noticia “Los expertos apuestan por la creación de valor en materia de sostenibilidad como respuesta a la situación de crisis”. En ella diversos expertos participantes en la jornada sobre “Desarrollo sostenible y creación de valor” celebrada en el marco de la Cátedra Holcim de Desarrollo Sostenible del curso 2011-2012,  han apostado por la creación de valor sostenible como respuesta a la situación de crisis.

En la misma línea Manuel Soriano Baeza, director de Desarrollo Sostenible de Holcim España,  en esta jornada ha señalado que la sostenibilidad “debe ser parte esencial de la estrategia de la empresa, especialmente en época de crisis en la que resulta esencial garantizar la creación de valor a la vez que se mantiene un respeto por el entorno y se observan prácticas socialmente responsables”.  Y para alcanzar esa meta Soriano ha afirmado que las empresas “deben contribuir de manera efectiva, con políticas e iniciativas concretas, a que los tres pilares del desarrollo sostenible -económico, social y medioambiental- sean una realidad en sus ámbitos de actuación”.

Paralelamente, la  Comisión Europea ha aprobado proponer a los Estados miembros un aumento de inversión en investigación, desarrollo, innovación y competitividad en el periodo 2014-2020 hasta alcanzar los 80.000 millones de euros (en su valor actual). La propuesta, llamada Horizonte 2020, incluye también el Programa de Competitividad e Innovación y el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT) y se complementará con medidas para completar el desarrollo del Área Única Europea de Investigación. Se pretende el desarrollo de proyectos destinados a bioeconomía, agricultura sostenible e investigación marina; energía segura, limpia y eficiente, transporte inteligente, verde e integrado; acción sobre el clima, eficiencia en los recursos y materias primas, y cambios en la organización social, entre otros.

Prácticamente al mismo tiempo acabo de leer el titular  La crisis de la eurozona provoca un recorte drástico de las inversiones en sostenibilidad En pleno proceso de renovación del Protocolo de Kioto, que debía resultar de la Cumbre del Clima de Durban, los Gobiernos se han visto obligados a realizar un recorte drástico del gasto en materia de sostenibilidad. Durante los próximos cuatro años el porcentaje de gasto público que los ejecutivos de todo el mundo invierten en materia sostenible y cambio climático va a verse reducido en en 17.000 millones de euros (22.500 millones de dólares) hasta el año 2015, cifra que puede ascender a los 34.000 millones de euros (45.000 millones de dólares) si la situación en la Eurozona empeora según el estudio Durban Dynamics: navigating for progress on climate change, elaborado por Ernst & Young . El informe también señala que España podría reducir en 4.700 millones de euros (6.176 millones de dólares) sus inversiones en cambio climático y sostenibilidad en los próximos cuatro años.

Países como Alemania también verán mermada su inversión. Con una inyección de 17,3 millones de euros realizada en 2010 en este capítulo, para el año 2015 deberá acotar en 8.340 millones de dólares (6.18 millones de euros) lo destinado a materia sostenible, multiplicando así, por cuatro la reducción que efectuará durante el ejercicio de este año, que asciende a 2.101 millones de dólares (1.55 millones de euros).

Estas noticias, me causan un cierto desconcierto: por un lado la sostenibilidad continúa siendo imprescindible para los retos actuales y futuros. Y por otro, la situación económica parece aplazar la inversión medioambiental necesaria para el planeta y para  la sociedad en su conjunto.

Para finalizar, me gustaría recordar a Miguel de Unamuno (1864-1936) Filósofo y escritor español. Procuremos más ser padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado”. Y que yo completaría que es necesario actuar e invertir para hacer posible un futuro sostenible  para nuestros hijos y nietos.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies