Fernando Nájera >>

PAPEL, PRODUCTO NATURAL SOSTENIBLE

Hoy en día se da la paradoja de que muchos productos se catalogan como respetuosos con el Medio Ambiente o incluso ecológicos por el mero hecho de que en su elaboración no intervienen “productos naturales”  o biológicos, así son considerados los árboles de navidad de plástico o la información en soporte electrónico por ejemplo, sin considerarse que por mucho que los utilicemos, para la fabricación de unos o el funcionamiento de los otros es preciso consumir recursos fósiles que tardaron millones de años en formarse y de los cuales no podremos volver a servirnos nunca más.

Por el contrario todos aquellos objetos elaborados a partir de recursos biológicos, siempre que se respete su tasa de renovación, nos permitirán seguir disponiendo de ellos de forma ilimitada a la vez que se producen efectos colaterales de signo positivo. El ejemplo más claro es el del papel y el cartón en sus diferentes presentaciones ya que cuando nos servimos de este material, no sólo estamos haciendo uso de un recurso que se renueva periódicamente y por tanto es sostenible en el tiempo al poderse obtener nuevos árboles de forma continua en los terrenos que ocuparon los primeros, sino que una vez usado se recicla fácilmente y se vuelve a usar con un gasto muy inferior al que supondría su fabricación “ex novo”.

Por otra parte y como adelanté más arriba, las plantaciones destinadas a la producción de pasta de papel, si se gestionan correctamente pueden tener efectos muy positivos sobre el entorno ya que además de funcionar como sumideros de gases de efecto invernadero, también pueden colaborar en el mantenimiento de la biodiversidad al proporcionar refugio y alimento a la fauna y proteger el suelo de la erosión, a la vez que contribuyen a preservar de su explotación a las zonas de bosques climáticos.

Por otra parte la industria papelera  es consciente de la necesidad de cuidar su principal fuente de recursos y se nutre cada vez con más frecuencia de papel usado que es uno de los residuos más fácilmente reciclables, llegándose en Europa a tasas del 70%. Además los proceso productivos tienden a ser más eficientes y es menor el consumo de agua que incluso en muchos de los casos se trata de agua reutilizada.

En este sentido se estima que en los últimos 20 años, gracias  a una correcta gestión, el consumo de agua se ha reducido en un 40%, habiéndose disminuido los vertidos unitarios en proporciones incluso superiores, estándose en disposición de consumir sólo un 5% del agua utilizada en el proceso productivo y devolver depurada al medio natural el 95%  restante.

En fin, me atrevo a decir que siempre que podamos evitar consumir un recurso natural estaremos contribuyendo a preservar nuestro entorno, pero si esto lo hacemos a costa de utilizar productos sintéticos hemos de ser conscientes de que en no pocas ocasiones estaremos  contribuyendo a un deterioro todavía mayor del planeta y a privar de unos recursos muy escasos a las generaciones futuras.


Fernando Nájera >>

SUPERANDO LOS SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL

www.eoi.es

En las últimas décadas se nos hincha a boca, hablando de gestión ambiental, de inclusión del Medio Ambiente en la gestión general de la empresa, de sistemas de gestión ambiental, de integración de sistemas, de la transversalidad del factor ambiental o incluso de  la contabilidad ambiental. Y todo esto no sólo está o estuvo muy bien sino que fue absolutamente necesario.

Ahora bien, no nos engañemos, fueron en muchos casos meras herramientas que facilitaron la introduccióndel factor ambiental en la actividad económica de las organizaciones y ahora debemos superar esa primera etapa en la que nos debíamos apuntar una nota pegada al ordenador que rezase “debo proteger el Medio Ambiente” y otra mención en nuestras tarjetas que dejase ver que nos preocupaba nuestro entorno.

En este nuevo escenario que se ha ido configurando en los últimos tiempos, en el que nadie se cuestiona que nuestro entorno está seriamente alterado y que sobre él pesan numerosas amenazas ya somos todos conscientes de que debemos cuidarlo y esos sistemas tan formales van perdiendo sentido porque lo que verdaderamente tenemos que hacer es integrar esas políticas ambientales, esos objetivos en nuestra gestión diaria y no sólo porque estemos convencidos de que debe ser así, sino que sobre todo porque nuestros stakeholders y la sociedad en su conjunto así lo cree y así lo quiere.

Y si no somos capaces de entender este mensaje y actuamos en consecuencia, vamos a ser castigados no sólo por los mercados que rechazarán nuestros productos, sino que también por todos aquellos afectados directa o indirectamente por las deseconomías que generemos,  de forma que toda actividad económica que no asuma la integración del componente ambiental en su contabilidad real corre el riesgo de sucumbir. Del mismo modo que cuando se pide un préstamo al banco y a su vencimiento  no se devuelve, esto lleva a la quiebra y al cierre, cuando ese préstamo se toma además sin permiso del medio natural, cualquiera nos lo va a poder exigir con unos intereses a los cuales será imposible hacer frente, lo que igualmente podrá determinar la clausura de nuestra actividad.


Actualidad EOI - Eventos >>

Conferencia ”RSC y Reputación” (Sede EOI Andalucía)

viernes, 19 de septiembre de 2014

El objetivo de esta conferencia es concienciar a los asistentes de la necesidad de llevar a cabo prácticas de marketing responsable en las empresas y de crear una cultura de Responsabilidad Social Corporativa conociendo los beneficios que aporta a las empresas.

Se tratarán los siguientes puntos :

Origen, ventajas y desventajas, proceso para Pymes y para grandes empresas, aplicación, normas y protocolos.


Actualidad EOI - Eventos >>

Clausura del Curso Académico y Entrega de los Diplomas (Sede EOI Andalucía)

miércoles, 24 de septiembre de 2014

La entrega de los diplomas a los alumnos de los programas de Postgrado y de Executive será el motivo de un emocionante reencuentro entre compañeros.

Esta clausura del año académico constituye el primer paso hacia la consolidación de una comunidad solida marcada por el sello EOI, mucho más allá de las paredes físicas de la escuela.


Actualidad EOI - Eventos >>

Sesión Informativa ”¿Cómo es el Executive MBA de EOI? ¡Vive la experiencia!” (Sede EOI Andalucía)

viernes, 14 de noviembre de 2014

Esta sesión informativa sobre Planificación Estratégica tiene por finalidad trasmitir a los alumnos la importancia de formular y ejecutar planes de negocio a largo plazo a los efectos de alcanzar los objetivos de las organizaciones empresariales. Toda organización social y la empresa como una forma específica de organización dedicada a la producción y distribución de bienes y servicios, tiene esos planes, explícitos o implícitos. Por lo tanto, es fundamental en un Máster de estas características que los alumnos adquieran los conocimientos para que, en su rol de directivos, apliquen de la forma más eficaz y eficiente metodologías que les permitan dirigir y participar en los procesos de planeación conociendo los factores de éxito y los pasos que posibiliten que sus organizaciones sean mejores.


Fernando Nájera >>

Fernando Nájera 2014-07-21 23:47:07

 

Alberto Urtiaga de Vivar Frontelo, es Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid. Comenzó sus actividades profesionales en la enseñanza, para posteriormente pasar a la empresa industrial y de allí a la escala científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, donde trabajó en el ámbito medioambiental (Centro de Investigaciones del Agua) y la normalización (IRANOR).

Fue trasladado al Ministerio de Industria por el RD 1614/85, para encargarse del diseño y ejecución de las transferencias de las actividades de N+C a AENOR. Permanece en dicho ministerio como  Consejero Técnico  del área de Calidad y Seguridad Industrial, hasta su primera jubilación en 1996. A partir de entonces,  preparó el Centro para la Certificación de Personas, CERPER, de la AEC, desde donde fue contratado como Director Gerente de ENAC, para jubilarse definitivamente en el año 2000. Ya a finales de siglo, mantenía contactos con un grupo de técnicos especialistas en auditorías en diversos campos, que les llevó a crear un grupo multidisciplinar para estudiar la manera de reconocer la ética de las organizaciones, lo cual desembocó en la elaboración de la norma de empresa SGE 21, que aplica desde entonces FORÉTICA, de la que es Presidente Fundador. Se trataba de humanizar y visibilizar los procesos de gestión.

FN.- Alberto, leyendo tu Curriculum cualquiera se puede dar cuenta de que eres uno de los impulsores en España de la gestión  empresarial moderna que incluye conceptos como la Calidad, el Medio Ambiente, los Riesgos Laborales y otros, sobre los que seguro  que nos irás ilustrando a lo largo de esta entrevista.

Ahora bien y por ir centrando el tema, ¿Nos puedes decir cómo surgió y se fue estructurando el mundo de la calidad moderna en nuestro país?

AU.- Fue una conjunción de hechos que se produjeron en un corto espacio de tiempo.

Tradicionalmente, la calidad se enmarca en el ámbito voluntario de la gestión empresarial. Por eso, está tan ligada a las normas técnicas, tanto nacionales como internacionales.

En el ámbito privado, la Asociación Española para la Calidad, AEC, arrancó en 1961, cuando un grupo de amigos, arropados por el Patronato Juan de la Cierva, del CSIC, se hicieron eco de las recomendaciones que arrancaron del compromiso de asistencia técnica, que el pacto de Madrid, entre los Estados Unidos y España, contemplaban.

En ese Patronato existía un Instituto, el IRANOR, que asumía la responsabilidad de elaborar las normas nacionales UNE, y de representar a España en las organizaciones internacionales, ISO, CEI, COPANT y las europeas CEN y CENELEC.

El hermanamiento entre ambos y el interés mutuo por ofrecer a la industria española lo mejor en este campo, les llevó a establecer una colaboración intensa, compartiendo incluso domicilios y promoviendo comités de normalización.

FN.- ¿Tienes algún ejemplo que ilustre lo que dices?

AU.- Muchos, pero sirva, por la trascendencia que iba a tener, uno de los últimos, en los momentos en que el IRANOR empezaba a trasferir  todas sus actividades a AENOR.

Corría el año 1986, cuando se terminó la primera edición de la norma de Gestión de la Calidad ISO 9001 y  la AEC, que presidía el Comité 66 del IRANOR, que fue el que  había elaborado en España la UNE correspondiente,  organizó las cosas para que en su Congreso de aquel año, en Zaragoza, se pudiera presentar.

FN.- ¿Y eso fue tan importante?

AU.- Aquello supuso para España, como ya estaba ocurriendo en el mundo entero, el cambio de la mentalidad en la empresa, pasando del CONTROL de la Calidad al concepto GESTIÓN de la Calidad, vigente desde entonces.

Poco después, el Ministerio de Industria presentó el  Plan Nacional de la Calidad, dinamizando esta actividad en todos los sectores económicos y la AEC dio un paso de gigante hacia adelante, convirtiéndose en la principal gestora de las actividades de dicho Plan.

Con la enseñanza de aquellas actuaciones, se elaboró la Ley 21de Industria  en 1992, que situó a la Calidad en el ámbito reglamentario y aglutinó lo que estaba pasando en el mundo,  en la UE y en España aquellos años.

FN.- ¿Quiere esto decir que antes en España no se hacían las cosas bien, que no había calidad?

AU.- Se hacían bien, como en el resto de los países de nuestro entorno, pero estos nuevos conceptos de gestión de la calidad ampliaron el campo de la Certificación, ya que hasta entonces solo se certificaban productos y a partir de entonces se empezó también a certificar la gestión de la calidad en la gestión de la empresa.

Para ello hacían falta más  auditores y  afloraron las empresas certificadoras;  para que éstas  ofrecieran confianza, se ideó y hubo que diseñar la acreditación, lo que hicimos a nivel europeo.

Para que la certificación de producto tuviera credibilidad a nivel mundial, se potenció la normalización en este campo destacando las normas de ensayo, con lo cual llegamos a  la acreditación de los laboratorios. Este proceso se realizó al unísono entre todos los miembros de la UE de aquellos momentos.

FN.- ¿Qué puede suponer para un país tener asentada una infraestructura de calidad seria?

AU.- Tener un reconocimiento internacional de Calidad, equiparable a las demás potencias tradicionales como Alemania, Francia o Estados Unidos.

FN.-  Hay sectores de población que dicen que los sistemas de gestión, sean estos de Calidad, Medio Ambiente o de cualquier otro tipo se están convirtiendo en un fin en sí mismos que generan más problemas de los que resuelven y sobre todo que consumen muchos recursos.

AU.- No es cierta. Eso solo lo puede decir gente que viva únicamente el entorno de su barrio o de su pueblo, como mucho. Demuestra no haberse adaptado a los nuevos tiempos y a los requisitos que demandan.

FN.- ¿Cómo podríamos atajar esta percepción social?

AU.- Solo se corregirá  cuando la Calidad se incorpore a las aulas. Lo que yo llamé en su día, para ejercicios de entretenimiento extraescolares “cuadernos de  la naturaleza, hazlo bien y el buen comportamiento”, para empezar desde abajo. Desde Primaria.

FN.-  En un primer momento surgieron los esquemas de Calidad propiamente dichos, pero al socaire de estos fueron apareciendo otros que contemplaban el cuidado del Medio Ambiente, Las relaciones Laborales, y otros que se ha intentado que confluyesen hacía una nueva gestión empresarial.

¿Crees que estamos teniendo éxito en  esta integración o que todavía son meras yuxtaposiciones de sistemas?

AU.- En los sistemas de gestión hay muchos aspectos comunes, lo cual es  lógico porque una empresa no está formada por compartimentos estancos y los requisitos para  esos aspectos comunes se implantan a la vez para todos los sistemas y se auditan a la vez también. No es una yuxtaposición, sino una implantación coordinada.

No solo está teniendo éxito, sino que incluso se está extendiendo la integración de normas con reglamentos; un ejemplo es el esquema EMAS, (http://ec.europa.eu/environment/emas/about/index_en.htm),  que lo contempla desde un principio, con la ISO 14000.

FN.- ¿No crees que esta situación esté confundiendo a la sociedad y desacreditando el sistema en general?

AU.- Yo creo que no. A la sociedad hay que formarla e informarla.  Las nuevas generaciones de formadores y  comunicadores  tienen una gran responsabilidad. Veo muy necesario volver a las sesiones informativas a periodistas y organizaciones de Comunicación que ya no se hacen. Observo que en estos campos se comunica bien, pero sin trasmitir los conocimientos de base, con lo cual se confunde a la sociedad. Creo que parte del profesorado es demasiado acomodaticio y no se actualiza. A mí me llegan Ingenieros y licenciados, que todavía dicen “Dina4”.  Es señal de que alguno de sus profesores no había evolucionado con el sistema, ya que la armonización de normas en Europa viene de los años sesenta y la norma de formato de papeles, fue de las primeras en armonizarse, si no la primera.

FN.- ¿Cuál sería la solución para resolver este problema y prestigiar el edificio de la calidad?

AU.- Solo hay tres soluciones: Formación, formación y formación. Después habrá que informar, difundir, hacer labor de apostolado como hicimos con los Planes Nacionales de Calidad de los años 90 y labores serias de comunicación. Y por supuesto, actualización del profesorado a todos los niveles.

FN.- ¿No es demasiado complicado todo el entramado construido en torno a estos temas?

AU.- Cuando estábamos construyendo este entramado  a escala europea, ya lo pensábamos nosotros mismos y puedo asegurarte que  aparentemente es complicado, pero si los conceptos básicos se tienen claros, el conjunto es sencillo. Además no hay escape. Es lo que nos exige la globalización y la creación de empleo con empresas sostenibles y competitivas.

FN.- Gran parte del edificio de la Calidad en su sentido más amplio se mueve en el ámbito de la voluntariedad y las “normas privadas”

¿Crees que éste es el camino o deberíamos dar más peso a la legislación  y a la obligatoriedad?

AU.- Hace años te hubiera dicho que hay que dar más peso a la legislación. Pero a finales del siglo pasado  me empecé  a dar cuenta de que la gente vive en una madeja de relaciones entrelazadas y que la posibilidad de llevarnos bien, está muy ligada  con la ética.

La legislación hay que orientarla hacia donde no hay ética. A menos ética, más legislación. Con ética se pueden tratar todas las actividades que estamos comentando.

Afortunadamente, ya va calando en la Administración  Pública el concepto de Responsabilidad Social, que en definitiva nos conduce a la gestión ética.

FN.- ¿Se debería dar el mismo tratamiento a la calidad, a los temas ambientales, a las relaciones laborales, etc.?

AU.- Por supuesto; así lo trata la SGE 21 citada y la misma 26000 de ISO, por citar dos ejemplos.

FN.- ¿Qué es una norma y qué tipos hay?

AU.- La primera acepción del DRAE, dice: “Regla que se debe seguir o a que se deben ajustar las conductas, tareas, actividades, etc.” Mi definición es que  norma es una manifestación escrita de algo que tiene que hacerse para cumplir con alguna circunstancia que llamamos requisitos.

Resumiendo en cuanto a tipos, diremos que en el caso de las normas técnicas pueden clasificarse por su origen, o por sus campos de aplicación. Si atendemos a su origen, las normas técnicas son internacionales si se elaboran en el seno de los organismos internacionales ISO y/o CEI. Sus exigencias deberían ser  las adecuadas para que se puedan cumplir en todos los países.

Regionales son las que se realizan por y para un grupo de países unidos por motivos geográficos o políticos, que en el caso europeo son las normas europeas, que proceden del CEN, CENELEC o ETSI, los cuales a  su vez, se nutren en lo posible, de ISO/CEI. Tuvieron y tienen una labor fundamental en la armonización de normas nacionales y en la elaboración de normas para demostrar la conformidad con los requisitos de las directivas de enfoque global.

A  continuación vienen las nacionales, como es el caso UNE de España.

Todas nacen con voluntad de aplicación voluntaria, pero en el caso de que las autoridades consideren que son válidas para demostrar las exigencias de algún reglamento u otro documento legislativo, las pueden declarar de obligado  cumplimiento. Es el caso frecuente, de las normas que se elaboran para el cumplimiento de Directivas comunitarias citadas.

Finalmente quedan las normas de empresa, que las elabora una determinada entidad, para  su uso interno y la utilización por su entorno, si confía en ellas. Es el caso  de  la SGE 21 citada antes.

FN.- ¿Qué función debería asumir en este campo la sociedad Civil?

AU.- Exigir que se cumplan las normas, sean técnicas o jurídicas, abandonar la cultura “del todo vale”, que se reivindique el trabajo con ética, que se aplique el respeto, que es primordial en todas las relaciones sociales, que expulse de su entorno a los corruptos, no solo a los económicos sino a los que ofrecen unas cualidades para un producto o servicio que luego incumplen, etc.

FN.- En el funcionamiento y control de la infraestructura para la calidad juegan un papel muy importante figuras como la acreditación, la certificación, La verificación y en general la evaluación de la conformidad, sin embargo la sociedad tiende a confundir estos términos así como las instituciones que las representan.

¿Serías tan amable de explicarnos en qué consisten estas figuras?

AU.- Con mucho gusto, puesto que estas figuras representan el esquema de la demostración de la conformidad  con normas.

Por su propio nombre, ya se comprende  que la cabecera del sistema de la calidad demostrada es la Normalización. La realizan los Organismos de normalización, según hemos descrito antes. En el caso español, AENOR.

La Ley 21 de Industria, del año 92, describe  las actividades del sistema, de la siguiente manera:

Normalización: La actividad por la que se unifican criterios respecto a determinadas materias y se posibilita  la utilización de un lenguaje común en un campo de actividad concreto.

Certificación: La actividad que permite establecer la conformidad de una determinada empresa, producto, proceso o servicio con los requisitos definidos en normas o especificaciones técnicas.

Homologación: Certificación por parte de una Administración Pública de que el prototipo de un producto cumple los requisitos técnicos reglamentarios.

Ensayo: Operación consistente en el examen o comprobación, con los equipos adecuados, de una o más propiedades de un producto, proceso o servicio de acuerdo con un procedimiento especificado.

Inspección: la actividad por la que se examinan diseños, productos, instalaciones, procesos productivos y servicios para verificar el cumplimiento de los requisitos que le sean de aplicación.

Organismos de control: Son entidades que realizan en el ámbito reglamentario, en materia de seguridad industrial, actividades de certificación, ensayo, inspección o auditoría.

Acreditación: Reconocimiento formal de la competencia técnica de una entidad para certificar, inspeccionar o auditar la calidad, o un laboratorio de ensayo o de calibración industrial.

Calidad: Conjunto de propiedades y características de un producto o servicio que le confieren su aptitud para satisfacer unas necesidades expresadas o implícitas.

Sistema de calidad: Conjunto de la estructura, responsabilidades, actividades, recursos y procedimientos de la organización de una empresa, que ésta establece para llevar a cabo la gestión de su calidad.

Auditoría de la calidad: Examen sistemático  independiente de la eficacia del sistema de calidad o de alguna de sus partes.

Calibración: Conjunto de operaciones que tienen por objeto establecer la relación que hay, en condiciones especificadas, entre los valores indicados por un instrumento de medida o los valores representados por una medida material y los valores conocidos correspondientes de un mensurando.

FN.- ¿Qué papel juega en todo esto ENAC?

AU.- Como Entidad Nacional de Acreditación  es quien reconoce la competencia técnica de cualquier entidad que actúe en el Sistema de la Calidad. La única entidad que no necesita acreditarse es AENOR en sus actuaciones normalizadoras. La normalización se rige por las directrices de ISO reconocidas por la ONU  a nivel internacional.

FN.- ¿Debería haber una entidad de acreditación única a nivel estatal y europeo?

AU.- Así se acordó cuando creamos la European Cooperation for Accreditation, EA , que es   la organización europea que se creó  de acuerdo con la Comisión para que englobara a todas las acreditadoras de los países miembro. Se estableció  una por país para que se rigieran por los mismos principios y se sometieran a auditorías semejantes, que les permitiera reconocerse entre sí.

El objetivo era que cada país tuviera su representante en los organismos internacionales, relacionados con la exportación fundamentalmente.

Así, en nuestro caso, ENAC es el miembro español que nos representa en International Laboratory Accreditation Cooperation (ILAC) e International Accreditation Forum (IAF), además de en la citada EA, así como en los programas de Buenas Prácticas de Laboratorios ante la OCDE y la UE.

FN.- ¿Cuántos organismos de Certificación hay en España?

AU.- Se puede consultar la lista de los acreditados en todos los sectores en www.enac.es y allí vemos  que los certificadores en Sistemas de Gestión de la Calidad, a 27 de junio pasado, son 22.

En el ámbito del medioambiente, tenemos tres actividades diferenciadas, que son:

Verificación Medioambiental, de acuerdo con el Esquema Europeo de Gestión y Auditoría Medioambiental (EMAS), en el que hay 10.

Verificación de Emisiones de las distintas instalaciones y actividades, como instalaciones de combustión, refinerías, producción de cemento, cal, vidrio, productos cerámicos o pasta de papel y papel, aviación,  sujetas al Régimen para el Comercio de Derechos de Emisión de Gases de Efecto Invernadero, en el que hay 8.

Certificación de Sistemas de Gestión Medioambiental ISO 14001 en los distintos ámbitos de actividad (alimentación, energía, transportes, comunicaciones, construcción, química, automoción, comercio, hostelería, Administración Pública, educación, sanidad,…), en el que hay 19 acreditadas.

FN.- ¿Qué función desarrollan  las personas en todo esto? ¿Es necesario que se certifiquen también?

AU.- Las personas juegan un papel fundamental, puesto que todas las actividades las desarrollan personas. Ellas son las que actúan y toman las decisiones aplicando las normas. Tienen que interpretar los criterios y su cumplimiento. Por lo tanto, la homogeneidad en su formación es básica.

La Organización Europea para la Calidad, EOQ, diseñó a finales del siglo pasado los esquemas para certificar personas en estos ámbitos. No es obligatorio que se certifiquen pues estamos en un ámbito voluntario, pero es la única manera de que todos tengan unos criterios comunes en su trabajo, lo que se pretende conseguir con una certificación con exigencias comunes. Supone una garantía de que las personas que trabajan en estos ámbitos están actualizadas y son conocedoras de ellos.

De este trabajo certificador de personas en el ámbito de la Calidad y Medioambiental citado, se encarga la Asociación Española para la Calidad, AEC, que es el miembro español en la EOQ y propietaria en España de dichos esquemas.

FN.- ¿Qué puede suponer para un país tener asentada una infraestructura de calidad seria?

AU.- Fundamentalmente, que las instancias internacionales tengan confianza en sus productos y servicios. Abaratar costes de exportación y facilitar los intercambios comerciales y contratos de suministro que, como decíamos anteriormente, es la manera de tener empresas sostenibles y generar empleo.

FN.- Centrándonos en el Medio Ambiente y la sostenibilidad también ha habido una proliferación de normas y esquemas difícil de asumir para muchos en relación con las cuales me gustaría que nos aclarases algunas cosas

¿Cuál es la diferencia entre ISO 14000 y EMAS?

AU.- La primera es una norma técnica, de ámbito internacional, lo que  quiere  decir que el nivel de exigencia es para todos los países igual indiferentemente de su grado de desarrollo. Puede integrarse con la ISO 9000, lo que permite tener un sistema de gestión ambiental apoyado en el de calidad y seguir su periodicidad de auditorías con el mismo certificador, si está acreditado en ambos sistemas de certificación. El registro del Certificador que la audita da fe de ello.

El segundo es un esquema reglamentario, solamente de ámbito europeo, por lo que es más exigente que la norma ISO; exige una evaluación ambiental inicial, verificada por un verificador acreditado, o estar certificado ya en ISO 9000; la periodicidad depende de la industria en que aplique, hay que realizar una declaración medioambiental validada también por el verificador y en las auditorías periódicas hay que demostrar el cumplimiento de la legislación aplicable. Hay que inscribirse en el Organismo competente de la Administración autonómica.

FN.- ¿Qué es GRI?

AU.- Son las iniciales de “Global Reporting Iniciative”, organización privada que elabora guías para diseñar y publicar memorias de sostenibilidad de las organizaciones, con sede en Holanda.

Establece y describe los principios e indicadores que permitan medir el desempeño en sus tres aspectos básicos: Económico, medioambiental y social.

Toda la información que se desee de ella está en https://www.globalreporting.org

FN.- ¿Qué es la certificación energética?

AU.- Supone certificar la eficiencia energética de los edificios. En España está regulada por el RD 235/2013, de 5 de abril, por el que refunde y se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, de acuerdo con las directivas europeas de aplicación. Puede verse en el BOE, http://www.minetur.gob.es

Su cumplimiento conlleva un certificado que debe ser emitido por un técnico capacitado de acuerdo con una lista publicada en dicho RD.

También existe la Certificación energética de los productos domésticos que consumen energía para su funcionamiento, que conlleva a una clasificación de más eficiente a menos  y que puede consultarse en la misma página

FN.- ¿Qué es el Green Building Council?

AU.- Es una asociación sin ánimo de lucro, creada en los Estados Unidos en 1993, con la misión de promover la construcción sostenible. Es una certificadora que trabaja con procedimientos propios. Su trabajo se centra en edificios ya construidos o por construir, sobre el proyecto.

Se ha extendido por casi todos los países del mundo y el miembro en España es Consejo Construcción Verde España, o SpainGBC. Tenemos toda la información en  www.spaingbc.org

FN ¿Y la certificación de la gestión ética?

AU.- Esta certificación solo la concede FORÉTICA aplicando su norma de empresa SGE 21, a través de certificadoras acreditadas por ENAC para sistemas de gestión. Dicha norma describe en 9 apartados que engloban a todas las partes interesadas, los requisitos que  estimamos mínimos para demostrar que la gestión de la organización puede considerarse de comportamiento ético, de juego limpio.

Toda la información sobre ello, se encuentra en www.foretica.es

FN.- ¿Entra dentro de este marco la etiqueta ecológica y el marcado CE?

AU.- No. La primera es una consecuencia de aplicar EMAS y el segundo es la única certificación obligatoria en Europa para demostrar el cumplimiento de las directivas de nuevo enfoque y enfoque global. Sobre este asunto se puede ampliar información en http://www.marcado-ce.com/

Muchas gracias por la lección magistral que nos has impartido a lo largo de las páginas precedentes. Estoy seguro que todo el que haya leído esta entrevista tendrá una idea mucho más ajustada a la realidad de qué es y cómo surgió la evaluación de la conformidad en España, de mano de uno de los protagonistas que la hicieron posible.

 


Fernando Nájera >>

ALZHEIMER, OLVIDO RECIPROCO

Todo aquel que ha tenido la desgracia de padecer un caso de alzheimer o dolencias asimiladas en el seno de su familia o entorno más cercano habrá podido constatar como ese ser querido paulatinamente  va desentendiéndose de la realidad, en principio con actitudes que nos llegan a irritar y nos sitúan al borde del reproche; se olvidan las llaves, no cierran un grifo o no recuerdan nuestro nombre. A medida que la enfermedad avanza, nuestro familiar tendrá  que ser asistido para poder llevar una vida más o menos normal, es entonces cuando empezamos a asumir el deterioro y comentamos a modo de justificación que está perdiendo la cabeza. Simultáneamente las relaciones sociales se van esfumando hasta que llega el momento en que el enfermo ni sabe quién es, ni quiénes son los que lo rodean y apenas nos recompensan con una mirada perdida o una sonrisa y eso en el caso afortunado de que su estado basal sea de aparente serenidad, porque otras muchas veces sólo se advierte crispación, quejas o sufrimiento.

Cuando hace unos años diagnosticaron a mi madre una enfermedad neurodegenerativa ya sabía que tendría que ir asumiendo  que poco a poco la iría perdiendo, que se olvidaría de todo, hasta de comer  e incluso de  respirar y que finalmente moriría, pero de lo que no era tan consciente era de que mucho antes de que esa muerte biológica sucediera,  tendría lugar su muerte social.

Siempre tuve mis dudas sobre la universalidad de la bondad humana y el sentimiento de gratitud de mis congéneres, pero tengo que reconocer que los años de convivencia con la enfermedad mental  me han demostrado que no me faltaban razones para ser así.

De lo primero de lo que me percaté es de que correlativamente a la pérdida de memoria, su círculo de relaciones se iba olvidando de ella mucho más deprisa de lo que lo hacía su propio deterioro, por lo que fue cesando cualquier tipo de apoyo, aumentó su tristeza, bajó su autoestima y el proceso degenerativo se aceleró al verse privada de una buena parte de los estímulos de que con anterioridad gozaba.

También me llamó mucho la atención las razones que aludían esas mentes olvidadizas para ignorar a la que fue su amiga o familiar, “Quiero recordarla como era” “Me quiero quedar con su imagen”, “Sufro viéndola así”.  Esa es la muestra palpable del egoísmo humano, no queremos ayudar, no queremos sufrir, sólo nos queremos quedar con lo bueno, sin ser conscientes del bien que dejamos de hacer y de que en el futuro cosecharemos lo que sembramos.

Hubo quien adujo que le producía depresión ver en ese estado a esa amiga que fue  tan jovial y vitalista y a la que tanto quería. Pues bien a esa persona que nos regaló tanta  alegría la estaban pagando sumiéndola en una gran pena, al privarla de ese contacto físico que era uno de los pocos estímulos a los que todavía respondía. Incluso en ocasiones te encontrabas con gente a la que sabias que la había ayudado y la veías pasar por delante, sin detenerse, simulando no conocerte ni conocerla. Una vez más sólo pensamos en nosotros.

Tampoco podemos olvidar a los piadosos profesionales, aquellos que atesoran obras de misericordia en los templos, pero no son capaces de ejercerlas con sus semejantes. Creerán que esas divisas que acumulan en no sé que cuenta son convertibles, pero  una cosa es visitar al enfermo y la otra es rezar y como dice el dicho a Dios rogando y con el mazo dando.

Luego estamos los hijos que nunca estaremos a la altura de lo que nuestros padres hicieron por nosotros y que por muy buena intención que pongamos nos quedamos a lo sumo a mitad de camino, sin darnos cuenta de que cuando rindamos cuentas con nosotros mismos, ese será un capitulo que nos dolerá especialmente porque seremos conscientes de que con poco esfuerzo más podríamos haber hecho mucho  por ellos.

Pero no todo es negativo, siempre hay personas que jamás te adularon, que nunca les diste nada  que a veces ni conociste y que cuando ya no puedes hacer nada por ellos, te dan todo lo que necesitas,  su tiempo, su compañía, su cariño y sin que puedas responderles ya. ¿Hay amor más puro?

Y al final cuando mueres, algunos corroídos por su culpa se acercan al tanatorio o al funeral para poner broche a su conciencia,  quedarse tranquilos y purgar su pecado por haber faltado incluso al deber moral  de acompañar al que sufre.

 


Fernando Nájera >>

Entrevista a JOSÉ MAGRO. Gerente de Medio Ambiente de AENOR

José Magro es Gerente de Medio Ambiente de AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) desde el año 2010, cuenta con una larga experiencia en esta entidad en los ámbitos de la certificación, la verificación y la validación ambiental, como la ISO 14001, la certificación forestal, o el control de Emisiones y las huellas de carbono, entre otras.

Es Ingeniero Superior de Montes, especialidad en Industrias Forestales, por la Universidad Politécnica de Madrid y ha cursado un Postgrado en Gestión Ambiental por ESAE, Grupo Vivendi.

Fernando Nájera: ¿Desde finales de los años 80, cuando empezó a tomar más cuerpo la variable ambiental, cuál ha sido la evolución empresarial en este sentido?

José Magro: La integración de la gestión ambiental en la gestión general de las organizaciones ha venido marcada, en buena parte, por un marco regulatorio cada vez más exigente y amplio, tanto a escala europea como nacional. Pero también por una demanda social y de los grupos de interés, que ha hecho a las organizaciones tomar la variable ambiental como elemento integrante de su estrategia empresarial y un factor a considerar en una oferta que aspira a ser competitiva.

FN: ¿Bajo esta perspectiva, el desarrollo de normas técnicas por parte de AENOR a nivel nacional e internacional cómo ha evolucionado?

JM: Las normas técnicas han sabido dar respuesta a esta doble demanda, contribuyendo a desarrollar las mejores prácticas ambientales en las empresas y a impulsar un modelo de desarrollo sostenible, poniendo en equilibrio los aspectos económicos con los medioambientales.

La normalización ha evolucionado hacia la especialización, tanto a nivel internacional como nacional. Por ejemplo, en la década de los noventa las organizaciones comenzaron a integrar la gestión ambiental a través de la implantación de la conocida ISO 14001 para posteriormente centrar su esfuerzos en temas de diferenciación como la huella de carbono, el ecodiseño o la eficiencia energética -actualmente, existen más de 800 normas relacionadas con el medio ambiente.

Las normas técnicas son documentos voluntarios, aceptados mundialmente, fruto del conocimiento y la experiencia de primeros expertos procedentes de todos los colectivos implicados, y pueden ser internacionales, europeas o españolas. En España, el catálogo de normas técnicas, gestionada por AENOR, la entidad legalmente responsable de su desarrollo, supera las 30.500 referencias, al alcance de todos.

FN: Actualmente, el catálogo español de normas técnicas relacionadas con el medio ambiente supera las 800 referencias. ¿Cuáles destacarías de entre las últimas publicadas?

JM: Entre las normas publicadas, permíteme que destaque tres:

FN: Se acaba de publicar la primera norma mundial sobre la Huella de Agua, la ISO 14046. ¿Qué aportará esta norma?

JM: El principal objetivo de esta norma es evaluar los impactos ambientales de las actividades de las organizaciones sobre el agua, favoreciendo la mejora en la gestión de este recurso escaso. La ISO 14046 establece los principios, requisitos y directrices para una correcta evaluación de la huella de agua de productos, procesos y organizaciones, a partir del análisis de su ciclo de vida.

La norma se ha aprobado en el comité internacional ISO/TC 207, con la participación de expertos españoles a través de esta Entidad, en el seno de ISO. Está previsto que la ISO 14046, que es de carácter certificable por tercera parte independiente, se publique en julio o agosto.

FN: España es el cuarto país del mundo por número de certificados de Gestión Ambiental ISO 14001. ¿Cómo valoras el compromiso de las empresas españolas con el Medio Ambiente?

JM: Las empresas españolas están muy comprometidas con la gestión ambiental. Es elocuente que en los últimos años, en el entorno de esta larga crisis, España viene ocupando los primeros puestos mundiales y europeos por número de certificados del Sistema de Gestión Ambiental conforme a la norma internacional ISO 14001; actualmente, nuestro país tiene cerca de 20.000 reconocimientos. La gestión ambiental forma parte de la gestión empresarial de las empresas comprometidas.

FN: ¿Qué buscan las empresas cuando solicitan una certificación ambiental para sus productos? ¿Qué ventajas tiene para las organizaciones?

JM: En el caso de un producto,las ventajas son varias: permite demostrar que un producto es respetuoso con el medio ambiente; además, posibilita su diferenciación en el mercado y ayuda a la exportación a nuevos mercados; además, supone una mejora de costes en la fabricación del producto. Por otro lado, redunda en las decisiones de su consumo.

En el caso de una organización,  las ventajas de un certificado de Gestión Ambiental se pueden resumir en tres: transmite compromiso de forma directa y creíble, se obtienen beneficios económicos por la optimización del consumo de energía, materias primas y agua y por la mejora de los procesos y reduce riesgos legales.

FN: ¿Qué posibilidades existen en este sentido y qué demanda se está observando?

JM: AENOR Ha venido desarrollando un intenso trabajo de innovación para apoyar a las organizaciones en su compromiso con el medio ambiente. La diferenciación ambiental de producto es y, cada vez con mayor intensidad, será clave para aportar valor diferencial de los mismos.

Para respaldar esta diferenciación, las organizaciones vienen empleando diversas certificaciones.

Entre las certificaciones más recientes pueden mencionarse, por ejemplo, la de Gestión de la Energía UNE-EN ISO 50001, que creció el 25,3% en 2013. España es el segundo país de Europa por número de certificados.

Por otro lado en lo relativo a producto, se debe citar el certificado de Ecodiseño según la norma UNE-EN ISO 14006 que permite a las organizaciones disponer de un sistema de gestión ambiental para las actividades de diseño de productos, de tal modo que se posibilitan incluir en un proceso de mejora continua, consideraciones ambientales en las distintas fases del ciclo de vida desde el proceso de diseño de los productos.

De forma añadida, la certificación de la Huella de Carbono de producto, que permiten respaldar la veracidad del cálculo, reducción o compensación de las Emisiones de Gases de efecto invernadero.

Por último, comentar lo relativo a las Declaraciones Ambientales de Producto. En este sentido hay que resaltar que desde el año 2013 AENOR ha constituido el Programa Global EPD, que posibilita la creación de los foros para desarrollar las Reglas de Categoría de Producto sobre las cuales se realizan las verificaciones de su cumplimiento.

AENOR es la entidad líder en las certificaciones, verificaciones y validaciones ambientales que permiten prevenir los impactos en el medio ambiente y controlar las emisiones de gases de efecto invernadero. Actualmente, tiene vigentes más de 5.000 certificados ambientales y ha realizado cerca de 5.000 verificaciones y validaciones ambientales.

FN: ¿Qué diferencias hay entre certificación y acreditación?

JM: AENOR, como entidad de certificación, comprueba que un producto, servicio u organización cumple con los requisitos definidos en las normas o especificaciones técnicas. Fruto de su cumplimiento se otorga el certificado de conformidad que respalda a las organizaciones de cara a terceros.

Para realizar esta actividad, es necesario que la entidad tenga una competencia técnica mínima, de forma que pueda ofrecer un servicio con absoluta fiabilidad e independencia. El mecanismo existente para garantizar estas premisas es la acreditación, función que desempeña ENAC (Entidad Nacional de Acreditación).

AENOR dispone de más de 100 acreditaciones y reconocimientos.

FN: Muchas Gracias José por la claridad y brevedad con las que has contestado nuestras preguntas lo que estoy seguro que ha contribuido a que todos podamos conocer un poco mejor el proceloso mundo de la evaluación de la conformidad.

Entrevista realizada por Fernando Nájera (@fnajerag)

- See more at: http://www.i-ambiente.es/?q=entrevistas/jose-magro#sthash.X3PO43CB.dpuf

 


Fernando Nájera >>

Entrevista a TRINIDAD BAUSELA Presidenta de ANAVAM

Trinidad Bausela Grajal es Presidenta de ANAVAM, Asociación Nacional de Auditores y Verificadores Ambientales (@ANAVAM1), Directora General  de Consultoría Técnica de BUROTEC y miembro de los comités de Gestión Ambiental, Sostenibilidad en la construcción y Gestión de Proyectos de AENOR. Además colabora habitualmente con diferentes entidades impartiendo  conferencias y escribiendo artículos relacionados con el Medio Ambiente, la  Calidad y  la Seguridad.

Licenciada en Geografía por la Universidad Complutense de Madrid y Diplomada en Cooperación por la Escuela Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid, ejerció la docencia durante 8 años y cuenta con más de 25 años de experiencia  en el ámbito de la consultoría técnica, de los cuales 17 los ha venido desarrollando  en el entorno de la Calidad de Sistemas y  Productos, la Certificación y Homologación, los Sistemas de  Gestión Ambiental y de  P.R.L. y la Inspección Técnica de productos.

Pero sobre todo se considera empresaria y emprendedora, habiendo fundado hace 25 años junto con José Manuel Romero Durán, BUROTEC, empresa dedicada a la Ingeniería y consultoría  Industrial y Ambiental en los campos de la Calidad, el Medio Ambiente, la PRL y la inspección de productos e instalaciones, seguridad industrial y obra.

Aunque la personalidad y experiencia de Trinidad Bausela daría para una entrevista mucho más extensa, en esta ocasión nos vamos a centrar en tres valores que muy bien pueden definir  el espíritu de las empresas y en general de  las sociedades modernas;  se trata del emprendimiento, la internacionalización y la sostenibilidad, en cada uno de los cuales nuestra protagonista  brilla desde hace décadas  con luz propia.

EMPRENDIMIENTO

Trinidad,  No cabe duda de que formas parte de la vanguardia de las personas que se han dedicado al Medio Ambiente Industrial y que lo has hecho siempre  como emprendedora, en una época en la que la mayoría buscaba el abrigo de una gran organización.

Fernando Nájera: ¿Por qué crees que al menos en España la figura del emprendedor se deja en muchos casos para aquel que no ha tenido la suerte de aprobar una oposición o no ha podido encontrar un trabajo por cuenta ajena?

Trinidad Bausela: Es cierto que la figura del emprendedor en España no ha estado bien valorada, y en general está muy poco apoyada por las administraciones, pero ahora las cosas empiezan a cambiar. Parece que hay un resurgimiento del emprendedor, eso es bueno, porque el tejido empresarial de pymes y micropymes ayuda al crecimiento económico y al desarrollo del país. En mi caso siempre me ha movido la intención de a través de la empresa, crear empleo, atender las necesidades de nuestros clientes y sobre todo trabajar en lo que me gusta.

FN: ¿Tú, lo tuviste claro desde el primer momento?

TB: Desde el primer momento no tan claro, durante mis estudios universitarios trabajaba  por cuenta ajena, en un Instituto como docente, cuando terminé los cursos de doctorado fue cuando me planteé crear la empresa y trabajar por cuenta propia. Creo que fue una buena decisión, porque a partir de ahí he ido creciendo como persona y como profesional al igual que ha ido creciendo la empresa. En este momento somos 80 personas contratadas de forma directa. Hasta ahora estoy satisfecha con la decisión tomada, aunque en estos 25 años ha habido momentos complicados, sobre todo en los periodos de crisis económica, pero esto no me ha hecho cambiar de camino profesional. La empresa ha ido ajustándose a las necesidades del momento.

FN: ¿Cuándo descubriste que tú querías ser emprendedora y por qué?

TB: Lo descubrí muy joven, siempre me ha gustado organizar, al principio de una forma más intuitiva, mas tarde, a través de la formación y la experiencia  de una manera más racional, siendo consciente de la toma de decisiones y haciendo que estas afecten de forma positiva a todos los trabajadores y colaboradores de la empresa. Al principio uno no es muy consciente de por qué hace las cosas de una forma determinada, lo importante está en rodearte de un equipo excelente de profesionales que ayuden a que tus decisiones se magnifiquen y a lograr las metas propuestas. El emprendedor marca el camino, pero acompañarse de los mejores es sobre todo lo que lleva al éxito.

FN: ¿Crees que el emprendedor nace o se hace?

TB: Creo que se pueden dar los dos supuestos. A veces lo descubres a través de tu formación académica, o de interiorizar modelos de liderazgo, o porque te ves obligado por una situación laboral adversa. Se inicia un camino profesional más arriesgado, y te decides a crear  una pyme o una micropyme, que poco a poco va cogiendo fuerza, convirtiéndote en emprendedor casi por necesidad. Otras veces nace de uno mismo la necesidad de emprender, de crear, de innovar y siempre estás pensando en cómo hacer cosas nuevas y mejor hechas, cómo ampliar servicios, como mejorar procesos, cómo hacer que crezca tu empresa, cómo encontrar nuevos clientes, etc… Ambos modelos de emprender son válidos e igualmente complicados y arriesgados.

FN: ¿Hay algún método o escuela que enseñe o facilite convertirse en emprendedor?

TB: Es difícil encontrar una escuela que te convierta en emprendedor pero no cabe duda de que la amplia  formación de masters que hay en el campo educativo relativos a Dirección, Gestión y Estrategia Empresarial  ayuda mucho. Es como saber la teoría de cómo funciona una empresa con la complicación de sus departamentos. Pero el hacerte emprendedor es algo más profundo, entra en juego la voluntad, el espíritu de trabajo y de sacrificio, la tenacidad, la capacidad de riesgo, el acierto en la toma de decisiones y  esto  a veces no se puede estudiar en una escuela. Son comportamientos del individuo inherentes a él, pero incluso teniendo estas aptitudes soy muy partidaria de la formación empresarial: toda la preparación es poca para asumir situaciones difíciles y salir adelante.

FN: ¿Se ha visto dificultada tu carrera profesional por el hecho de ser mujer?

TB: No, para nada, nunca he tenido problemas en este sentido, siempre he sido tratada como una profesional más en un mundo de hombres, ya que desafortunadamente en los puestos directivos aun hoy, es poco habitual encontrar mujeres. Además nuestra empresa, Burotec, al ser de servicios técnicos, ingeniería y consultoría está muy relacionada con profesionales masculinos, pero afortunadamente esto no ha dificultado mi carrera profesional. Si algo no he hecho o no he podido hacer tanto en años pasados como ahora  desde luego no ha sido por mi condición de mujer.

FN: Aunque son obvios los éxitos cosechados por BUROTEC, algún fracaso habréis tenido ¿De qué se aprende más de los primero o de los segundos?

TB: Burotec es una empresa que ha ido creciendo poco a poco, con un crecimiento sostenible, meditando mucho las decisiones tomadas, precisamente por el miedo al fracaso. Si algún fracaso hemos tenido ha sido en iniciativas nuevas que no han cuajado o no han dado los resultados esperados, pero de esos fracasos también hemos aprendido. Es difícil acertar siempre, has de contar con un nivel de proyectos que van a fracasar, lo importante es que sean los menos posibles y que en el devenir de la empresa se tengan en cuenta para evitar otros futuros. Pero no se puede dejar de hacer cosas por miedo al fracaso, solo hay que valorar los riesgos y decidir en consecuencia.

FN: ¿Qué aconsejarías a aquellos  que están acabando sus estudios, están llenos de fuerza, pero no tienen claro como incorporarse al mundo laboral?

TB: Es cierto que ahora está difícil incorporarse al mundo laboral, pero esto pasará y lo que deben hacer es prepararse lo mejor posible: formarse todo lo que puedan en la profesión que quieren desempeñar, conocer la teoría  es fundamental, pero también deben acercarse a la empresa a través de prácticas remuneradas o no, donde puedan experimentar el acercamiento al trabajo y puedan descubrir sus preferencias para encaminar el futuro trabajando en lo que les guste, ya que esto es lo más gratificante. Mi consejo es constancia, tenacidad, y esfuerzo: aprovechar las oportunidades por  modestas que puedan ser y gestionar su carrera profesional a favor a sus intereses y preferencias.

INTERNACIONALIZACIÓN

Fuiste junto a José Manuel Romero una de las primeras personas que se lanzó a por el mercado internacional cuando parecía que las grandes oportunidades estaban en España y  casi nadie pensaba en salir del país para hacer negocio.

FN: ¿Cómo surgió esa idea?

TB: Desde el inicio de la empresa siempre hemos tenido una proyección internacional, dado que llevamos procesos de certificación e inspección de productos industriales y de consumo, estando  muchos de nuestros clientes ubicados fuera de España. Pero ha sido desde hace cuatro años cuando nos decidimos a tener más presencia fuera para captar más trabajo, ya que en España el volumen de negocio bajó con la crisis y no nos quedó más remedio que buscar otros mercados para dar los mismos servicios que ya estábamos prestando aquí. En este sentido todos coincidimos, tanto empresa como  trabajadores, todos nos hemos esforzado en conseguir la exportación de nuestros servicios, y aunque parece sencillo no es tan fácil. Requiere de inversión, conocimiento del mercado en el país de destino, conocimiento de la legislación para poder trabajar correctamente, asignar recursos, gestionar de cerca las delegaciones, e ir poco a poco asentándose, es más bien una carrera de fondo.

FN: ¿Por qué países comenzasteis?

TB: El primer país en el que desembarcamos fue en USA. Tenemos nuestra oficina en Houston, Texas. En esa zona es donde se encuentra localizada la industria petrolera: Burotec está muy especializada en inspecciones de productos Oil&Gas, y es allí donde están nuestros clientes potenciales. Hace dos años constituimos una sociedad allí y desde entonces venimos trabajando en la zona. Esta misma experiencia la trasladamos posteriormente  a China donde estamos con oficina desde principios del 2013. En este año hemos terminado de constituir empresa en Colombia y creo que próximamente abriremos también oficina allí.

FN: ¿Cómo lo hicisteis, contasteis con alguna ayuda?

TB: Nos incorporamos a un proyecto que tenía el ICEX de ayuda a la exportación, donde se nos asignó un consultor experto, tuvimos bastantes reuniones de trabajo con él, donde le decíamos cuáles eran nuestros intereses y nuestros servicios. Nos aconsejó sobre los mercados donde deberíamos estar y la forma de hacerlo, y a partir de ahí hemos sido nosotros los que una vez asentados en el país hemos buscando clientes.

FN: ¿En qué países estáis ahora y qué servicios prestáis?

TB: En este momento estamos en USA (Houston) y China concretamente en Shanghái. Hemos terminado de registrar la empresa en Colombia hace tres meses y estamos ya moviendo ofertas y decidiendo la ubicación de una oficina, ya que es necesario estar cerca del cliente para dar mejor servicio.  En colaboración con otra empresa portuguesa, también consultora, estamos en Luanda (Angola),  pero ese mercado todavía está menos hecho. En estos momentos  estamos explorando oportunidades en países de la zona del Golfo Pérsico donde tener presencia, todo ello orientado a la ubicación de empresas de Oil& Gas que es nuestra especialización, tanto en trabajos de ingeniería, como de consultoría e inspección.

FN: ¿Qué habéis aprendido en cada uno de esos países?

TB: Los mercados son totalmente diferentes en cada país pero todos tienen un potencial muy interesante para nosotros. El más difícil, en mi opinión, quizás sea el chino: requiere de mucho esfuerzo, no basta con hacer bien las cosas, hay que ganarse la confianza del cliente y eso lleva tiempo. Son meticulosos y perfeccionistas, por eso la necesidad de estar siempre atentos a sus necesidades. El mercado americano también es complicado, el nivel de exigencia en los servicios es muy alta, siempre buscan la excelencia. La internacionalización quizás nos ha  servido para mejorar nuestros procesos y la metodología de trabajo, ya que nos hemos tenido que hacer a las necesidades de clientes muy dispares y con intereses también diferentes incluso siendo de sectores similares.

FN: ¿Qué valores podemos aportar desde España?

TB: Hay muchos valores que la empresa española puede aportar al mundo empresarial: la creatividad, la originalidad en la creación de nuevos modelos de negocio, la flexibilidad en el desempeño de los roles de trabajo, la capacidad de innovación y de cambio según las necesidades de los mercado etc. Sucede que en muchas ocasiones los empresarios españoles nos menospreciamos en relación con el trabajo hecho pero no debe ser así. Somos igualmente capaces de hacer bien las cosas, de hecho cada vez son más las empresas que están triunfando en el exterior y cada vez son más los profesionales españoles que están trabajando en multinacionales y empresas extranjeras dando muy buenos resultados.

FN: ¿Cuál es la posición de España en relación con la de los países en los que os movéis desde BUROTEC?

TB: En la zona de Texas, que es donde nosotros estamos, hay pocas empresas españolas: solo están algunas empresas multinacionales del sector de la consultoría y asesoría jurídica, del sector  petrolero, energía y construcción, alguna pyme del sector servicios, pero pocas. En China las que tienen presencia son sobre todo empresas de importación – exportación, logística, consultoría de gestión y jurídica. Hay sobre todo Oficinas de Representación, ya que la creación de una empresa independiente es muy complicada y lleva tiempo.  En Colombia, gracias a la estabilidad que en estos momentos tiene el país, se están radicando muchas empresas españolas, ya que el tejido industrial local está desarrollándose mucho y está necesitando servicios que en España se llevan dando desde hace tiempo. Esto anima a empresas españolas a salir a estas áreas geográficas. En Angola las empresas que tienen ubicación  son fundamentalmente las que trabajan en el sector del petróleo.

FN: ¿Es especialmente difícil para una PYME afrontar la internacionalización de su actividad?

TB: Fácil no es, pero es factible si se hace un buen proyecto de expansión internacional, se decide sobre el producto o servicio a exportar, estudio y establecimiento de la forma de entrada en los mercados exteriores, planificación del marketing y de las acciones comerciales. Para el caso de productos, transporte y logística, negociación con transitarios, gestión aduanera, documentación y certificaciones de los productos a exportar etc, todo esto hace que se facilite el trabajo y no haya imprevistos o retrasos. Es importante también una buena gestión en la búsqueda de financiación internacional, negociación con entidades financieras, redacción de contratos comerciales, asistencia jurídica, etc. Mi consejo es que para una PYME lo mejor sería contratar los servicios de una empresa experta en comercio internacional, contratando las partidas de trabajo en las que se vean más limitados.

SOSTENIBILIDAD

La sostenibilidad es uno de los pilares de las sociedades modernas, pero cuando tú comenzaste tu carrera profesional por supuesto que el término no se empleaba habitualmente y eran pocos los profesionales que se dedicaban a alguno de los aspectos que la conforman.

FN: ¿Por qué decidiste dedicar tu actividad profesional al Medio Ambiente y en concreto al Industrial?

TB: El Medio Ambiente es un campo en el que siempre me ha gustado trabajar.Mis primeros trabajos fueron en el medio natural, localización de zonas geográficas deprimidas y desarrollo de las mismas, ordenación del territorio, protección de especies vegetales, creación de cooperativas agrarias  como solución a los problemas de comercialización de productos, etc. Más tarde empecé a tomar contactos con empresas, coincidiendo con la publicación de la norma ISO 14001 y el Reglamento EMAS, ayudándoles en la implantación. Desde entonces he seguido trabajando con el tejido industrial. También hay que tener en cuenta que entre los años 90 y 2000 se publicó la mayor parte de la legislación ambiental vigente, que es bastante,y en muchos casos las industrias han necesitado la colaboración de consultoras. Por eso, desde Burotec trabajamos fundamentalmente con empresas industriales.

FN: ¿Hace falta ser ingeniero o Biólogo para dedicarse profesionalmente a este mundo?

TB: Si desarrollas trabajos técnicos sí es necesario tener formación técnica en Medio Ambiente, claro está que esta formación puede venir dada por distintas disciplinas como Ingeniería, Biología, Química, Ciencias Ambientales, etc… Pero lo relacionado con Medio Ambiente es muy amplio pueden tener cabida también los abogados, los economistas, los geógrafos, y otros profesionales más.

FN: ¿Qué ventajas y qué inconvenientes tiene ser una PYME para competir en este sector?

TB: Las Pymes gestionan más de cerca los trabajos encomendados por el cliente, son más directas presentando soluciones rápidas, pero podrían carecer de recursos en problemas con soluciones multidisciplinares. Sin embargo, si una PYME es experta  en determinados trabajos técnicos como Sistemas de Gestión Ambiental o Impacto ambiental, sin duda puede dar mejor resultado. Competir cada vez se hace más complicado: lo importante no está en el tamaño de la empresa sino más bien en la especialización de la misma, que es lo que permite tener una experiencia contrastada para hacer el mejor trabajo posible al cliente.

FN: ¿Cuál era la situación ambiental de la época en qué empezaste y la evolución sufrida?

TB: Los primeros trabajos de las empresas en el campo medioambiental se hicieron fundamentalmente en informes de diagnóstico con arreglo al cumplimiento de la legislación vigente. Cuando  se publicó  ISO 14001 en 1996 hizo que las organizaciones tuvieran un referente contrastado para implantar sus sistemas de gestión medioambiental y poner puntos de mejora y directrices de trabajo al respecto, esta norma ha ayudado en gran manera a poner las bases en la minimización de los impactos ambientales, fue  modificada posteriormente en el 2004 y en la actualidad es una herramienta imprescindible de trabajo. Paralelamente en  1993 ya se había publicado el Reglamento Europeo de Ecogestión y Ecoauditoría (EMAS I) modificándose  primero en  2001 (EMAS II) y después  en  2009 (EMAS III). Esto hizo que muchas empresas se animaran a la certificación de sus sistemas, en esto contribuyó mucho las ayudas y subvenciones dadas por las administraciones públicas.

Con la publicación de la Directiva 85/337/CEE y el Real Decreto 1302/1986 y sobre todo con la Ley 9/2006 se regulan los trabajos de  Impacto Ambiental. En la actualidad estos trabajos se referencian con la Ley 21/2013.

En los años 90, como he comentado anteriormente, los trabajos más comunes eran los  relativos a diagnósticos ambientales y autorizaciones administrativas  para cumplimiento con Las leyes y Reales Decretos que poco a poco se publicaron como transposición de las Directivas Europeas,  con la Ley  37/2003 del Ruido  para mediciones sonoras y auditorias acústicas, la ley 34/2007 para la Calidad del Aire y Protección de la Atmosfera, la  Ley 22/2011 para residuos y suelos contaminados o  la Ley de Agua, aprobada por el Real Decreto1/2001.

Por otra parte el Protocolo de Kioto (primera fase de 2008 – 2012 y segunda fase 2013 a 2017) ha hecho que las grandes empresas contaminantes controlen sus emisiones de gases de efecto invernadero y La Ley de Responsabilidad Ambiental que próximamente se modificará también contribuirá a una mejor gestión de los riesgos ambientales de la empresa.

La legislación sobre Eficiencia Energética es más reciente pero igual de importante, ayuda a controlar y ahorrar en  los consumos de energía y esto en épocas de crisis siempre es positivo.

En estos momentos las empresas están calculando la huella de carbono en la actividad que desarrollan y diseñando planes para reducirla. Desde este 29 de Mayo ya se puede solicitar al Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente su inscripción en el Registro Público del Ministerio , esto supone un incentivo para las empresas en la lucha contra el cambio climático,  también se ha publicado en estos días la norma de Huella Hídrica, lo que permite que la las empresas puedan seguir contribuyendo a la mejora del entorno. La evolución ha sido considerable y es de agradecer que los empresarios hayan contribuido al desarrollo de la misma.

FN: ¿Cómo ves  el entramado legislativo español en materia ambiental?, ¿Es suficiente? ¿Es Claro?

TB: La legislación es amplia, siempre habrá actuaciones sin legislar, sobre todo porque la evolución de la tecnología va muy rápida, pero en general a mi juicio va siendo suficiente.Lo importante ahora es cumplirla, las empresas en este sentido siguen necesitando ayuda ya que no es fácil su aplicación. Además algunas Comunidades Autónomas, al tener atribuciones en este campo, también legislan, con lo cual el empresario se ve sobrepasado en muchos casos con los requisitos legales.

FN: En cuanto a los empresarios y directivos de las empresas industriales ¿Cuál crees que es su compromiso ambiental?

TB: Cada vez son más la empresas que cumplen los compromisos ambientales y en muchos casos van más allá a través de acuerdos voluntarios entre determinados sectores y las administraciones autonómicas que ayudan al cumplimiento de los mismos. La responsabilidad de la empresa en materia ambiental ha ido creciendo, afortunadamente gracias a la tecnología y al conocimiento de las mejores técnicas disponibles los industriales están mejorando sus procesos y controlando los focos de contaminación, en muchos casos esto requiere un esfuerzo importante por la inversión que conlleva, pero bien sea por imposición legal o por compromiso ambiental, sus procesos son cada vez menos contaminantes, y esto lo agradecemos todos.

FN: Dentro del Campo ambiental ¿Qué sectores ves con más recorrido en los próximos años?

TB: Supongo que te refieres a campos de actuación. La ingeniería ambiental tiene un gran desarrollo, diseñar procesos de reciclaje después de la vida útil de los productos, valorización de residuos, ecodiseño de equipos nuevos que sean más respetuosos con el medio ambiente, diseño de instalaciones y maquinaria de bajo consumo energético son actuaciones fundamentales. Dar soluciones a los problemas de residuos, crear tecnologías nuevas que funcionen y estandarizarlas son retos que ya se están alcanzando y tendrán también mucha proyección.

El sector de la consultoría y los ensayos de control lo veo más estancado,  si bien con la entrada en vigor de nueva legislación se abren otros campos, es el caso  de la huella de carbono, la huella hídrica, el tratamiento de suelos, la implantación de normas específicas de gestión o la verificación y las auditorías ambientales,   commodities todas ellas que aportan valor añadido aunque impliquen menos innovación

En general todos los campos de trabajo que sean susceptibles de innovación, diseño y desarrollo creo que tendrán un resultado prometedor y de éxito, al igual que las Energías Renovables.

FN: Por último nos gustaría que nos dieses  tu opinión en relación con el futuro que  le va a deparar a la gestión ambiental en el mundo de la empresa  y que deben hacer los jóvenes que  quieren dedicarse a estos temas.

TB: En mi modesta opinión la gestión ambiental en su amplio concepto, tiene un futuro prometedor. La empresa ha de gestionar mejor sus problemas ambientales: los sistemas de gestión han de ayudarle a ello, deben aportar valor, alertar en la toma de decisiones, en la planificación de la estrategia, en la prevención de los riesgos, en las medidas correctivas a tomar.

La Gestión Ambiental está ya presente en las decisiones de la Alta Dirección: los criterios de sostenibilidad son pilares en los que se apoya el crecimiento empresarial. Además, el consumidor de productos y de servicios cada vez exige más que estos sean respetuosos con el Medio Ambiente. Por tanto, las empresas que incorporen estos criterios en sus procesos tendrán mejor respuesta del consumidor.

Los jóvenes que trabajen en estos  campos tienen un reto importante: tendrán que utilizar lo que funciona, cambiar los protocolos que sean susceptibles de mejora, inventar otros para problemas nuevos, siempre preparándose y estudiando  continuamente ya que la tecnología cambia rápido. Tendrán que saber trabajar en equipo, profesionalizar necesidades nuevas, ser abiertos y comunicativos. En definitiva, ser capaces de dar respuesta a los problemas que se vayan planteando, todo ello dentro de la profesionalidad, el respeto y el buen hacer. Sin duda un reto apasionante.

Entrevista realizada por Fernando Nájera (@fnajerag)

 


Fernando Nájera >>

AQUALOGY CONOCIMIENTO ENTREVISTA A FERNANDO NÁJERA

 

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente entrevistamos a uno de nuestros expertos en esta temática, Fernando Nájera, Responsable de Mercado Privado de AQUALOGY en Madrid, profesor asociado de la Escuela de Organización Industrial y colaborador en diversas publicaciones con artículos sobre Medio Ambiente y Gestión.

El Medio Ambiente está presente cada vez más en nuestro día a día. ¿Crees que estamos en unos niveles de concienciación aceptables en los países desarrollados o, por el contrario, todavía hay mucho que hacer?

En mi opinión, a lo largo de la última década se ha conseguido que la mayor parte de la sociedad sea consciente de que nuestro entorno está seriamente alterado y que sobre él pesan numerosas amenazas. Sin embargo, y a pesar de las loables iniciativas de las administraciones, los ciudadanos e incluso el sector productivo, debemos superar ya esa fase en cierto modo superficial y abordar la solución de los problemas ambientales con determinación ya que, si no, correremos el riesgo de poner en peligro lo conseguido hasta ahora en materia de concienciación. De hecho, no faltan voces que consideran muchas de las iniciativas ambientales como un simple lavado de conciencia o “greenwashing”

En este sentido, aunque cada vez se haga una gestión más eficaz de los residuos, no somos capaces de reducir su producción: los automóviles consumen menos y son más limpios, pero el parque automovilístico crece continuamente; las infraestructuras compartimentan el territorio en detrimento de la biodiversidad; y así sucesivamente. Por eso se hace necesario que, una vez hemos diagnosticado el problema, avancemos con cautela pero con paso decidido hacia su tratamiento. Si no, sólo estaremos prolongando la agonía de nuestro planeta.

A nivel del Grupo Agbar, ¿cuáles son las actividades por nuestra parte con mayor impacto en el medio ambiente? y ¿qué actuaciones se podrían llevar a cabo para reducirlo?

La actividad del Grupo Agbar está orientada a cuidar del entorno, no en vano el grueso de los servicios que presta a través de sus empresas está enfocado a llevar a cabo una gestión eficiente del recurso hídrico, cuidando no sólo de la sostenibilidad del recurso, sino también de la calidad de los vertidos una vez utilizado aquel, y de la eficiencia energética de todos los procesos implicados. Sin embargo, como parte integrante de la sociedad a la que sirve, nuestra actividad puede interferir con su entorno, por ejemplo en la construcción de algunas infraestructuras, por lo que deberíamos ser absolutamente rigurosos en la ejecución de las evaluaciones de impacto ambiental. Otra medida podría ser la adopción de una gestión ambientalmente amigable de la flota de vehículos, o la creciente utilización de energía procedente de fuentes renovables.

Por otro lado, ¿pueden surgir también oportunidades de negocio que a la vez ayuden a la mejora de la situación? ¿Algún ejemplo de actuaciones que hayamos realizado en el Grupo Agbar, o servicios que estemos ofreciendo?


El cuidado del Medio Ambiente está en nuestro ADN y, además de lo adelantado anteriormente, desde Agbar y las empresas que la integran hay un equipo de profesionales, altamente cualificados, que trabajan para conseguir que el sector industrial no sólo consuma menos agua y depure la que utilice, sino que también no contamine la atmósfera, respete los niveles de ruido dentro y fuera de sus instalaciones, no emita olores o mantenga sus suelos limpios. Además, disponemos de una línea muy importante centrada en la formación de los profesionales del agua a través de masters y cursos monográficos, y otra cuyo objetivo es la I+D+i, que pretende ser la punta de lanza del desarrollo ambiental moderno y, ¡cómo no!, también apostamos por los emprendedores mediante programas de financiación de proyectos de jóvenes talentos.

 

Este año el DMMA se centra en el impacto de la subida del nivel del mar en las pequeñas islas de países en vías de desarrollo. Es probable que este aspecto en concreto no afecte a nuestra realidad más próxima, pero ¿cómo crees que pueden afectar las consecuencias del cambio climático, entre las cuales una subida del nivel del mar, a la gestión del ciclo integral del agua?

Hay evidencias muy claras de que el cambio climático, si bien ha existido siempre, en la actualidad se está acelerando como consecuencia de la acción humana. Esto tiene como consecuencias más inmediatas alteraciones en la distribución y cantidad de las precipitaciones o la elevación media de las temperaturas a nivel global, lo que a su vez implica periodos más largos de sequía, inundaciones y, en general, una disponibilidad diferente del recurso hídrico. Ello nos va a obligar a ser más eficientes en el uso del agua, lo que implica ahorro, reutilización y optimización, además de la búsqueda de nuevas fuentes y su puesta a disposición de los consumidores, con todo lo que esto implica. En cuanto a una posible subida del nivel del mar, las consecuencias, además de ambientales, serían de orden social y económico al afectar a las zonas más pobladas y económicamente más desarrolladas. De todos modos, la incertidumbre ante el alcance del cambio climático y sus consecuencias no debe servir nunca de coartada para eludir nuestro compromiso de cuidar del Medio Ambiente en cada una de sus dimensiones, debiéndose actuar siempre ante la perspectiva del peor de los escenarios.