Fernando Nájera >>

BUROCRACIA DIGITAL ¡PIDA CITA PREVIA!

Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas!Vuelva Vd. mañana! Esta es la frase que compendiaba cuales eran las relaciones de los ciudadanos españoles con la Administración Pública por lo menos a lo largo de buena parte del siglo XX, si bien es cierto que mi experiencia a lo largo del último cuarto de esa centuria y del principio de la actual esa máxima no era ni mucho menos cierta y entre los adelantos técnicos y la mejor educación de administrados y administradores si eras un poco madrugador podías resolver casi cualquier trámite administrativo en una mañana o a lo sumo dos.

Sin embargo en los últimos años la evolución tecnológica ha sido tal que hemos superado aquella etapa hasta tal punto que en muchas ocasiones ni siquiera es necesario mantener una conversación con funcionario alguno. Estamos inmersos en la era de la cita previa de modo que ya no te ves en esa situación tan desagradable en la que alguien detrás de una ventanilla te regañaba por no aportar un determinado documento, que tenías que llevar al día siguiente.

Comunidad de MadridAhora todo es mucho más moderno y aséptico que antes, no tienes que presentarte en una oficina para que te informen de los pasos que debes de  dar  y los documentos que has de recabar para conseguir un determinado objetivo. Por el contrario si se te ocurre presentarte allí  para preguntar qué es lo que debes hacer para solicitar algo, te toparas con un cartel indicándote que tienes que pedir una cita previa y entonces te dirás, de acuerdo pero para qué tengo que pedirla y dónde y con suerte el responsable de la seguridad del edificio que es el único que no es funcionario y que es el único con el que puedes hablar sin pedir cita previa y que es además el que recibe todas las criticas, quejas y preguntas de todos los que llegan despistados te informa como puede de lo que ha ido aprendiendo a fuerza de enfrentarse a esas situaciones todos los días. Entonces te dirá que solicites una cita para hacer una consulta a través de un teléfono o de una página web.

Obediente llamas  y tras pelearte con un contestador automático  o navegar por una web poco intuitiva te dan cita para que con suerte te reciban en dos o tres días. Pasado ese plazo te personas y el funcionario te informa muy amablemente de todo lo que tienes que hacer, pero te advierte de que en ese momento no puedes hacer nada porque tienes que volver a pedir cita para que te proporcionen determinado documento y que cuando lo tengas debes de volver a pedir cita previa para presentar todo en esa misma oficina. Ahora cuentas con más experiencia y haces la gestión con mucha mayor agilidad, sin embargo los dos o tres días adicionales por cada cita no te los quita nadie y cuidado de que no te surja ninguna duda porque para resolverla puede que tengas que volver a pedir otra cita.

Ayto MadridTras la semana o 10 días de gestiones te habrás convertido en un experto y si tuvieses que volver a hacer ese trámite de nuevo lo harías en un par de días, como antes, lástima que seguramente no sea necesario nunca más.

Pero lo mejor es que cuando ya esté todo resuelto es muy probable que descubras por casualidad que hay un número de teléfono “secreto” donde te informan de todo e incluso te hacen la gestión completa sobre la marcha, hablando con una persona que carne y hueso a la que le puedes explicar tu caso sin necesidad de teclear # ni * ni número alguno, pero normalmente es ya demasiado tarde para sacarle provecho.


Fernando Nájera >>

¿PARA QUÉ SIRVE LA MARCA PERSONAL?

Fernando NajeraSe puede decir que la marca personal sirve para que aquellos que hemos definido como público objetivo o diana de nuestras habilidades piensen en nosotros como primera opción cuando necesiten  colmar aquellas necesidades para cuya satisfacción somos especialmente diestros. 

Sin embargo a nada que nos alejemos un poco de los corsés que imponen las definiciones, no nos costará nada darnos cuenta de que gozar de una marca  personal bien definida nos puede servir casi para lo que nuestra imaginación y nuestra inteligencia se proponga, de la misma manera que cualquier otra herramienta. Yo me preguntaría ¿Para qué vale una mano, o unos alicates? 

Ahora bien si bajamos a la realidad del día a día y a los ámbitos en los que nos movemos habitualmente en el marco de una sociedad moderna, urbana y profesional, ser titulares de una cierta reputación nos puede ayudar a alcanzar la fama que nos ayude a:

Pero con ser importante no debemos pensar que ser titulares de una marca fuerte se va a constreñir al ámbito laboral o profesional, las repercusiones pueden ser de muchas otras naturalezas y potenciarse entre sí sobremanera.

En definitiva y con ánimo de no ser exhaustivo y dejar a la inteligencia y a la libertad del que lea estas líneas el uso que haga de su marca personal, podríamos resumir que ésta nos servirá para dar visibilidad allí donde nos lo propongamos a aquellas partes de nosotros mismos que nos interese en cada momento determinado.

Sin embargo no podemos perder de vista que no es una empresa carente de riesgos y que  dependiendo de cómo lo hagamos puede abocarnos al descredito, al desprestigio o  al fracaso, cabiendo siempre la posibilidad de mantener un perfil bajo que reduzca el riesgo al mínimo, pero que en la mayoría de los casos nos privará de crecer como personas y abrirnos las puertas del horizonte a oportunidades muchas veces ni siquiera soñadas. En nuestra mano está elegir.


Fernando Nájera >>

Calidad Ambiental en Argentina

Buenos Aires. Monumento a los españolesEl pasado 03 de Octubre tuve la fortuna de participar en Buenos Aires en el “seminario internacional sobre  controles ambientales trazables” organizado por CALIBA (Cámara Argentina de Laboratorios Independientes, Bromatológicos, Ambientales y Afines) con motivo de su vigésimo aniversario.

El acto que contó con más de 500 inscritos, lo que pone de manifiesto el interés que suscitan los temas ambientales en este país, fue inaugurado por el Presidente de la Cámara Dr. Horacio Denari y contó con la participación del Ingeniero Hugo Javier Bilbao, director ejecutivo del OPDS de la provincia de Buenos Aires que culminó su presentación resaltando la necesidad de superar el concepto de sustentabilidad y abrazar el más amplio de sostenibilidad que engloba no sólo los aspectos ambientales sino que incardinados con éste, también tiene en cuenta los sociales y los económicos.

A continuación se presentó el primer panel  en el que  representantes de las diferentes Administraciones analizaron el marco regulatorio ambiental con especial énfasis en los monitoreos en Buenos Aires y su provincia, para acto seguido pasarse a analizar por parte de diversos representantes del sector la importancia de la calidad en los laboratorios y los costes que lleva implícitos su no contemplación.

Tras la pausa del almuerzo y con una concurrencia muy similar a  la de la mañana se abordó en profundidad el muestreo ambiental en cada una de la principales matrices ambientales, agua, atmósfera y suelos, así como otros aspectos trasversales como los interlaboratorios o la cualificación del personal encargado de la toma de muestras.

Para concluir la jornada,  tuve el honor de hacer una revisión de cómo todos estos temas se abordan en la Unión Europea y más en concreto en España pero siempre con la vista puesta en lo que ocurre en Argentina.

A la vista de todo lo manifestado a lo largo de todo el evento tanto por las autoridades participantes como de los  diferentes ponentes se desprende que en Argentina y en especial en su capital hay una clara decisión política de incluir el factor ambiental como elemento transversal e informador de todas las demás políticas así como un elenco de profesionales y empresas excelentemente preparadas y dispuestas a acometer ese reto inmediatamente.

Sin embargo y a ojos de un observador imparcial se perciben algunas diferencias con el enfoque europeo de esta situación que en sí mismas no tendrían porque dificultar la consecución de los objetivos propuestos y se notan algunos problemas e insatisfacciones que aunque no nos son completamente ajenos en otras latitudes, muchos de ellos se han sido soslayando en las últimas décadas.

Lo primero que llama la atención es el gran peso que tienen los organismos públicos en todo aquello relacionado con el control ambiental, en contraposición con el mayor juego que se da en la Unión Europea a los laboratorios y Entidades de Inspección privadas.

También sorprende el método de reconocimiento de las entidades encargadas de la toma de muestras  que fundamentalmente es responsabilidad de las Administraciones Públicas en contraposición con  la acreditación en base a la 17020 por parte de las diferentes Entidades de Acreditación autorizadas en la U.E.

Por otra parte se ha detectado una gran preocupación en nuestros colegas de la otra orilla del Atlántico en relación con el suministro de insumos y equipos, que deben superar lentos trámites administrativos en las aduanas y afrontar el  pago de costosos aranceles. En este sentido les llama la atención la facilidad con que se llevan a cabo los intercambios comerciales en la U.E.

También se detecta un gran celo por parte de las casas comerciales respecto a sus mercados lo que obliga en ocasiones a los laboratorios  a tener suministradores únicos.

Por último es evidente la influencia de las normas y procedimientos norteamericanos frente a otros estándares propios o europeos.

Ante esta situación el sector de los Laboratorios independientes ve con gran interés los métodos de trabajo europeos y la labor de organizaciones internacionales como UILI (Unión Internacional de Laboratorios Independientes) en aras de la promoción de una Calidad Ambiental, moderna, dinámica y rigurosa y vería con gran ilusión que la próxima sesión plenaria de esta organización a la que recientemente se ha incorporado CALIBA tuviera lugar en la ciudad de Buenos Aires y contase con la participación de otros países de su entorno.


Fernando Nájera >>

EXPERIENCIA  Y OBSOLESCENCIA

Fte. Fernando Nájera 2014A medida que pasa el tiempo y la humanidad avanza,  la obsolescencia se alcanza con mayor rapidez, de forma que modos de vida consolidados, técnicas más o menos acrisoladas o  herramientas útiles y aparentemente modernas se ven desplazados inmisericorde y sucesivamente   por otros que irrumpen  progresivamente con más fuerza, pero que  a su vez serán desalojados todavía  con más celeridad y contundencia de lo que lo que lo fueron aquellos.

En este paisaje de innovación y cambio continuo sin precedentes en la historia, nuestros jóvenes tienen una innegable ventaja porque nacen y crecen al abrigo de una tecnología que consideran propia sin necesidad de sustituciones, adaptaciones o traslaciones de otras más antiguas. Ahora bien ésta a priori ventaja no está exenta de riesgos, algunos leves y sin demasiada trascendencia para la sociedad, como son los derivados de convertir esos avances en objetivos en sí mismos, sin embargo en otras muchas ocasiones sirven para cometer estupideces a velocidades supersónicas, con una difusión nunca antes vista y sin que amplios sectores de la sociedad, sobre todo los más veteranos hayan siquiera sido capaces de vislumbrar sus consecuencias.

Seamos razonables, las nuevas herramientas son importantísimas, hay que manejarlas con destreza, pero tengamos muy en cuenta que las grandes obras de la humanidad, El Vaticano o la Sagrada Familia por poner un par de ejemplos serán siempre recordadas por sus arquitectos, más que por sus canteros. Las herramientas son necesarias y las debemos conocer todos, pero no olvidemos que éstas sirven para ejecutar lo que elabora nuestro cerebro.

No faltará  quien piense que Alejandro Magno con 26 años conquistó el mundo y es cierto, pero con independencia de la bondad de lo que hizo, lo cierto es que lo llevó a cabo tras recibir las enseñanzas de Filipo su padre y Aristóteles su maestro y con las herramientas de siempre. El peligro que nos acecha hoy en día es que ni siquiera sabemos cuáles van a ser las herramientas y que no va a hacer falta aprender de nadie para lanzarse a conquistar nada, porque cada vez más, los alumnos saben más que los maestros en determinadas esferas de la vida.


Fernando Nájera >>

¿QUÉ ES LA MARCA PERSONAL O PERSONAL BRANDING?

Fuente: Fernando Nájera Lavid 2014Aunque el término marca personal se emplee desde hace relativamente poco tiempo, el concepto como tal ha existido siempre, entendido como reputación, fama o, reconocimiento y todos en mayor o menor medida teníamos algo de ello. Sin embargo lo que hasta la actualidad se manejaba de forma inconsciente e intuitiva hoy en día se pretende analizar y sistematizar de modo que lo que era innato en algunas personas pueda ser reflexivo, proactivo y al alcance de todo el que se lo proponga.

Si bien podemos encontrar infinidad de definiciones,  nuestra marca personal se puede decir que viene determinada por la percepción que tienen los demás de nosotros y se corresponderá con más o menos exactitud con la realidad. También podríamos decir que es la impronta, el recuerdo, la sensación que produce sobre las personas de nuestro entorno, familiar, regional o universal nuestro nombre y podemos tener más de una marca o mejor dicho ésta tiene un carácter poliédrico con diversos ámbitos de repercusión, de modo que podremos ser muy buenos profesionales, pero pésimos padres de familia, por ejemplo

De acuerdo con lo adelantado en los párrafos precedentes la creación de una marca propia, si queremos que sea coherente y persista en el tiempo, debe tener su origen en nuestro interior, en lo que verdaderamente somos, sentimos y con lo que nos encontramos a gusto ya que en caso contrario podríamos estar creando una burbuja que como todas, tarde o temprano terminaría explotando.

En realidad la marca personal no se crea, se desvela y a lo sumo se perfila, se potencia o se matiza según el propósito que persigamos alcanzar con ella, por eso lo primero que tenemos que hacer es conocernos bien, buscando dentro de nosotros lo más autentico, nuestras habilidades, nuestras debilidades, nuestros valores, nuestras pasiones o nuestras virtudes, es decir todas aquellas características que nos definen como personas y como profesionales y de todas ellas prestar especial atención a aquellas que sólo tenemos nosotros.

Sólo cuando nos conozcamos y sepamos quienes somos, qué nos diferencia de los demás y qué podemos hacer por ellos podremos diseñar una estrategia capaz de poner en valor nuestra identidad y por tanto nuestra marca.

Ahora bien una vez descubierta esas características que definen nuestra marca hemos de tener en cuenta que sin receptores a los que dirigir el mensaje, aquella no vale para nada, por tanto tendremos que elegir qué parte de nosotros queremos promocionar y para quien hacerlo porque si no, podríamos estar predicando en el desierto. Por tanto es imprescindible acotar el escenario dónde queramos que nuestra reputación funcione, que puede tener un ámbito personal o profesional, muy reducido o muy amplio dependiendo de la arista que hayamos decidido potenciar y el público al que nos pretendamos dirigir.

Por otra parte la marca no es inmutable y la podemos cambiar a lo largo del tiempo no sin el riesgo de dañarla y perder credibilidad por lo que deberemos actuar con mucha cautela y siempre teniendo en cuenta que debe responder a alguna de nuestras realidades.

El objeto de actuar sobre nuestra marca personal es no dejar al azar, nuestra reputación si no que por el contrario tomar las riendas y gestionar con método y de acuerdo a una misión unos objetivos y una estrategia la percepción que los demás tengan de aquellas cualidades que posemos, con un fin determinado. Se trata de que los que necesiten lo que tú sabes hacer lo conozcan y estén en disposición de solicitártelo porque te conocen y confían en ti. No basta con saber hacer es necesario que el mundo lo sepa.

Con todo, el personal branding es una mera herramientacon la que según la utilicemos podremos conseguir mucho, poco o nada, pero es más  incluso puede convertirse en nuestro peor enemigo:

Entre medias te encontrarás con posibilidades infinitas de éxito o fracaso.

En definitiva la consecución de una marca personal fuerte y útil es consecuencia del conocimiento sincero que alcancemos de nosotros mismos, lo que nos permitirá definirnos como  producto, pero también de que sepamos dirigir esa mercancía hacia quien la necesite y de que todo eso lo hagamos  en un entorno de perseverancia, coherencia y seriedad que sea capaz de generar confianza.

Lo ideal sería que cuando la gente pensara en esa habilidad en la que tu más sobresales tu nombre viniese asociado a ella. Recuerdo que cuando era un niño la palabra “cromo” venía asociada a Pirulo, de modo que nadie que coleccionase cromos en Madrid ignoraba que era la única persona que le podía ayudar a completar su álbum, del mismo modo que la palabra fauna era el reverso de Félix Rodríguez de la Fuente, lo que revela que el tema que nos ocupa ni es nuevo ni coto de nadie.


Fernando Nájera >>

LA INSOSTENIBILIDAD DEL TÉRMINO SOSTENIBLE

Fuente: Fernando Nájera Nuestros representantes públicos y privados  han asumido con tanta vehemencia la necesidad de trabajar por una sociedad más sostenible o dicho de otra forma, esta gente se ha dado cuenta de que la sociedad actual tiene una sensibilidad ambiental y social tan arraigada que han encontrado en el término sostenible la coartada perfecta para vestir de respetuosa con el entorno cualquier acción que lleven a cabo, hasta el punto de que se ha llegado a la perversión de tener por sostenible aquello que no sólo no lo es sino que ataca frontalmente la esencia del propio concepto, confundiendo términos  y significados  y desprestigiando palabras con las que se refieren a realidades distintas de aquellas para las que fueron creadas y lo que es peor contribuyendo a que la gente se desvincule de lo que en principio aquellas representaban y ya no  se crea nada.

Sería de agradecer que los comunicadores públicos y privados no empleasen palabras como sostenible o sostenibilidad como comodines e hicieran uso de otras no tan vistosas pero más acordes con sus mensajes, como belleza, comodidad, rapidez, eficacia  o cualquier otra de las que modernamente se enmascaran  con los términos en este artículo analizados.

Así por ejemplo no hace mucho escuche a un cualificado representante político que dotar de aire a condicionado a los vagones del metro era un claro avance en la lucha por alcanzar la sostenibilidad  y salvo que interpretemos que con el calor la gente no sea capaz de sostenerse, la realidad es que dicha medida de lo que no cabe duda es de que contribuye notablemente a la comodidad de los pasajeros, pero por más que lo he intentado no he logrado averiguar como una medida que implica un incremento  tan elevado del gasto energético es capaz de ayudar a incrementar el respeto por  nuestro entorno y a garantizar  que las nuevas generaciones  puedan disfrutar en  el futuro de él.

Tampoco es inhabitual escuchar que con la construcción de un parque se colabora a la creación de una ciudad más sostenible, cuando lo que se debería decir es que se hace  más bella o más agradable porque en realidad en no pocos casos estaríamos detrayendo recursos, sobre todo hídricos para crear islas ineficientes de especies extrañas que de otra forma no podrían vivir allí.

Y todo esto sin abordar temas como el de los coches ecológicos que seguro que son más eficientes que los más antiguos pero cuya fabricación y utilización implican una asignación de recursos bastante discutible desde la perspectiva de la ecología y la sostenibilidad.

Sin embargo esta crítica no implica que las medidas criticadas no sean necesarias o que por lo menos constituyan  sacrificios ambientales que todavía nos podamos permitir para vivir más cómodamente, pero no seamos tan hipócritas como para llamar sostenible a lo que a todas luces no lo es.


Fernando Nájera >>

PAPEL, PRODUCTO NATURAL SOSTENIBLE

Hoy en día se da la paradoja de que muchos productos se catalogan como respetuosos con el Medio Ambiente o incluso ecológicos por el mero hecho de que en su elaboración no intervienen “productos naturales”  o biológicos, así son considerados los árboles de navidad de plástico o la información en soporte electrónico por ejemplo, sin considerarse que por mucho que los utilicemos, para la fabricación de unos o el funcionamiento de los otros es preciso consumir recursos fósiles que tardaron millones de años en formarse y de los cuales no podremos volver a servirnos nunca más.

Por el contrario todos aquellos objetos elaborados a partir de recursos biológicos, siempre que se respete su tasa de renovación, nos permitirán seguir disponiendo de ellos de forma ilimitada a la vez que se producen efectos colaterales de signo positivo. El ejemplo más claro es el del papel y el cartón en sus diferentes presentaciones ya que cuando nos servimos de este material, no sólo estamos haciendo uso de un recurso que se renueva periódicamente y por tanto es sostenible en el tiempo al poderse obtener nuevos árboles de forma continua en los terrenos que ocuparon los primeros, sino que una vez usado se recicla fácilmente y se vuelve a usar con un gasto muy inferior al que supondría su fabricación “ex novo”.

Por otra parte y como adelanté más arriba, las plantaciones destinadas a la producción de pasta de papel, si se gestionan correctamente pueden tener efectos muy positivos sobre el entorno ya que además de funcionar como sumideros de gases de efecto invernadero, también pueden colaborar en el mantenimiento de la biodiversidad al proporcionar refugio y alimento a la fauna y proteger el suelo de la erosión, a la vez que contribuyen a preservar de su explotación a las zonas de bosques climáticos.

Por otra parte la industria papelera  es consciente de la necesidad de cuidar su principal fuente de recursos y se nutre cada vez con más frecuencia de papel usado que es uno de los residuos más fácilmente reciclables, llegándose en Europa a tasas del 70%. Además los proceso productivos tienden a ser más eficientes y es menor el consumo de agua que incluso en muchos de los casos se trata de agua reutilizada.

En este sentido se estima que en los últimos 20 años, gracias  a una correcta gestión, el consumo de agua se ha reducido en un 40%, habiéndose disminuido los vertidos unitarios en proporciones incluso superiores, estándose en disposición de consumir sólo un 5% del agua utilizada en el proceso productivo y devolver depurada al medio natural el 95%  restante.

En fin, me atrevo a decir que siempre que podamos evitar consumir un recurso natural estaremos contribuyendo a preservar nuestro entorno, pero si esto lo hacemos a costa de utilizar productos sintéticos hemos de ser conscientes de que en no pocas ocasiones estaremos  contribuyendo a un deterioro todavía mayor del planeta y a privar de unos recursos muy escasos a las generaciones futuras.


Fernando Nájera >>

SUPERANDO LOS SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL

www.eoi.es

En las últimas décadas se nos hincha a boca, hablando de gestión ambiental, de inclusión del Medio Ambiente en la gestión general de la empresa, de sistemas de gestión ambiental, de integración de sistemas, de la transversalidad del factor ambiental o incluso de  la contabilidad ambiental. Y todo esto no sólo está o estuvo muy bien sino que fue absolutamente necesario.

Ahora bien, no nos engañemos, fueron en muchos casos meras herramientas que facilitaron la introduccióndel factor ambiental en la actividad económica de las organizaciones y ahora debemos superar esa primera etapa en la que nos debíamos apuntar una nota pegada al ordenador que rezase “debo proteger el Medio Ambiente” y otra mención en nuestras tarjetas que dejase ver que nos preocupaba nuestro entorno.

En este nuevo escenario que se ha ido configurando en los últimos tiempos, en el que nadie se cuestiona que nuestro entorno está seriamente alterado y que sobre él pesan numerosas amenazas ya somos todos conscientes de que debemos cuidarlo y esos sistemas tan formales van perdiendo sentido porque lo que verdaderamente tenemos que hacer es integrar esas políticas ambientales, esos objetivos en nuestra gestión diaria y no sólo porque estemos convencidos de que debe ser así, sino que sobre todo porque nuestros stakeholders y la sociedad en su conjunto así lo cree y así lo quiere.

Y si no somos capaces de entender este mensaje y actuamos en consecuencia, vamos a ser castigados no sólo por los mercados que rechazarán nuestros productos, sino que también por todos aquellos afectados directa o indirectamente por las deseconomías que generemos,  de forma que toda actividad económica que no asuma la integración del componente ambiental en su contabilidad real corre el riesgo de sucumbir. Del mismo modo que cuando se pide un préstamo al banco y a su vencimiento  no se devuelve, esto lleva a la quiebra y al cierre, cuando ese préstamo se toma además sin permiso del medio natural, cualquiera nos lo va a poder exigir con unos intereses a los cuales será imposible hacer frente, lo que igualmente podrá determinar la clausura de nuestra actividad.


Actualidad EOI - Eventos >>

Conferencia ”RSC y Reputación” (Sede EOI Andalucía)

viernes, 19 de septiembre de 2014

El objetivo de esta conferencia es concienciar a los asistentes de la necesidad de llevar a cabo prácticas de marketing responsable en las empresas y de crear una cultura de Responsabilidad Social Corporativa conociendo los beneficios que aporta a las empresas.

Se tratarán los siguientes puntos :

Origen, ventajas y desventajas, proceso para Pymes y para grandes empresas, aplicación, normas y protocolos.


Actualidad EOI - Eventos >>

Clausura del Curso Académico y Entrega de los Diplomas (Sede EOI Andalucía)

miércoles, 24 de septiembre de 2014

La entrega de los diplomas a los alumnos de los programas de Postgrado y de Executive será el motivo de un emocionante reencuentro entre compañeros.

Esta clausura del año académico constituye el primer paso hacia la consolidación de una comunidad solida marcada por el sello EOI, mucho más allá de las paredes físicas de la escuela.