Fernando Nájera >>

Fernando Nájera 2014-07-21 23:47:07

 

Alberto Urtiaga de Vivar Frontelo, es Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid. Comenzó sus actividades profesionales en la enseñanza, para posteriormente pasar a la empresa industrial y de allí a la escala científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, donde trabajó en el ámbito medioambiental (Centro de Investigaciones del Agua) y la normalización (IRANOR).

Fue trasladado al Ministerio de Industria por el RD 1614/85, para encargarse del diseño y ejecución de las transferencias de las actividades de N+C a AENOR. Permanece en dicho ministerio como  Consejero Técnico  del área de Calidad y Seguridad Industrial, hasta su primera jubilación en 1996. A partir de entonces,  preparó el Centro para la Certificación de Personas, CERPER, de la AEC, desde donde fue contratado como Director Gerente de ENAC, para jubilarse definitivamente en el año 2000. Ya a finales de siglo, mantenía contactos con un grupo de técnicos especialistas en auditorías en diversos campos, que les llevó a crear un grupo multidisciplinar para estudiar la manera de reconocer la ética de las organizaciones, lo cual desembocó en la elaboración de la norma de empresa SGE 21, que aplica desde entonces FORÉTICA, de la que es Presidente Fundador. Se trataba de humanizar y visibilizar los procesos de gestión.

FN.- Alberto, leyendo tu Curriculum cualquiera se puede dar cuenta de que eres uno de los impulsores en España de la gestión  empresarial moderna que incluye conceptos como la Calidad, el Medio Ambiente, los Riesgos Laborales y otros, sobre los que seguro  que nos irás ilustrando a lo largo de esta entrevista.

Ahora bien y por ir centrando el tema, ¿Nos puedes decir cómo surgió y se fue estructurando el mundo de la calidad moderna en nuestro país?

AU.- Fue una conjunción de hechos que se produjeron en un corto espacio de tiempo.

Tradicionalmente, la calidad se enmarca en el ámbito voluntario de la gestión empresarial. Por eso, está tan ligada a las normas técnicas, tanto nacionales como internacionales.

En el ámbito privado, la Asociación Española para la Calidad, AEC, arrancó en 1961, cuando un grupo de amigos, arropados por el Patronato Juan de la Cierva, del CSIC, se hicieron eco de las recomendaciones que arrancaron del compromiso de asistencia técnica, que el pacto de Madrid, entre los Estados Unidos y España, contemplaban.

En ese Patronato existía un Instituto, el IRANOR, que asumía la responsabilidad de elaborar las normas nacionales UNE, y de representar a España en las organizaciones internacionales, ISO, CEI, COPANT y las europeas CEN y CENELEC.

El hermanamiento entre ambos y el interés mutuo por ofrecer a la industria española lo mejor en este campo, les llevó a establecer una colaboración intensa, compartiendo incluso domicilios y promoviendo comités de normalización.

FN.- ¿Tienes algún ejemplo que ilustre lo que dices?

AU.- Muchos, pero sirva, por la trascendencia que iba a tener, uno de los últimos, en los momentos en que el IRANOR empezaba a trasferir  todas sus actividades a AENOR.

Corría el año 1986, cuando se terminó la primera edición de la norma de Gestión de la Calidad ISO 9001 y  la AEC, que presidía el Comité 66 del IRANOR, que fue el que  había elaborado en España la UNE correspondiente,  organizó las cosas para que en su Congreso de aquel año, en Zaragoza, se pudiera presentar.

FN.- ¿Y eso fue tan importante?

AU.- Aquello supuso para España, como ya estaba ocurriendo en el mundo entero, el cambio de la mentalidad en la empresa, pasando del CONTROL de la Calidad al concepto GESTIÓN de la Calidad, vigente desde entonces.

Poco después, el Ministerio de Industria presentó el  Plan Nacional de la Calidad, dinamizando esta actividad en todos los sectores económicos y la AEC dio un paso de gigante hacia adelante, convirtiéndose en la principal gestora de las actividades de dicho Plan.

Con la enseñanza de aquellas actuaciones, se elaboró la Ley 21de Industria  en 1992, que situó a la Calidad en el ámbito reglamentario y aglutinó lo que estaba pasando en el mundo,  en la UE y en España aquellos años.

FN.- ¿Quiere esto decir que antes en España no se hacían las cosas bien, que no había calidad?

AU.- Se hacían bien, como en el resto de los países de nuestro entorno, pero estos nuevos conceptos de gestión de la calidad ampliaron el campo de la Certificación, ya que hasta entonces solo se certificaban productos y a partir de entonces se empezó también a certificar la gestión de la calidad en la gestión de la empresa.

Para ello hacían falta más  auditores y  afloraron las empresas certificadoras;  para que éstas  ofrecieran confianza, se ideó y hubo que diseñar la acreditación, lo que hicimos a nivel europeo.

Para que la certificación de producto tuviera credibilidad a nivel mundial, se potenció la normalización en este campo destacando las normas de ensayo, con lo cual llegamos a  la acreditación de los laboratorios. Este proceso se realizó al unísono entre todos los miembros de la UE de aquellos momentos.

FN.- ¿Qué puede suponer para un país tener asentada una infraestructura de calidad seria?

AU.- Tener un reconocimiento internacional de Calidad, equiparable a las demás potencias tradicionales como Alemania, Francia o Estados Unidos.

FN.-  Hay sectores de población que dicen que los sistemas de gestión, sean estos de Calidad, Medio Ambiente o de cualquier otro tipo se están convirtiendo en un fin en sí mismos que generan más problemas de los que resuelven y sobre todo que consumen muchos recursos.

AU.- No es cierta. Eso solo lo puede decir gente que viva únicamente el entorno de su barrio o de su pueblo, como mucho. Demuestra no haberse adaptado a los nuevos tiempos y a los requisitos que demandan.

FN.- ¿Cómo podríamos atajar esta percepción social?

AU.- Solo se corregirá  cuando la Calidad se incorpore a las aulas. Lo que yo llamé en su día, para ejercicios de entretenimiento extraescolares “cuadernos de  la naturaleza, hazlo bien y el buen comportamiento”, para empezar desde abajo. Desde Primaria.

FN.-  En un primer momento surgieron los esquemas de Calidad propiamente dichos, pero al socaire de estos fueron apareciendo otros que contemplaban el cuidado del Medio Ambiente, Las relaciones Laborales, y otros que se ha intentado que confluyesen hacía una nueva gestión empresarial.

¿Crees que estamos teniendo éxito en  esta integración o que todavía son meras yuxtaposiciones de sistemas?

AU.- En los sistemas de gestión hay muchos aspectos comunes, lo cual es  lógico porque una empresa no está formada por compartimentos estancos y los requisitos para  esos aspectos comunes se implantan a la vez para todos los sistemas y se auditan a la vez también. No es una yuxtaposición, sino una implantación coordinada.

No solo está teniendo éxito, sino que incluso se está extendiendo la integración de normas con reglamentos; un ejemplo es el esquema EMAS, (http://ec.europa.eu/environment/emas/about/index_en.htm),  que lo contempla desde un principio, con la ISO 14000.

FN.- ¿No crees que esta situación esté confundiendo a la sociedad y desacreditando el sistema en general?

AU.- Yo creo que no. A la sociedad hay que formarla e informarla.  Las nuevas generaciones de formadores y  comunicadores  tienen una gran responsabilidad. Veo muy necesario volver a las sesiones informativas a periodistas y organizaciones de Comunicación que ya no se hacen. Observo que en estos campos se comunica bien, pero sin trasmitir los conocimientos de base, con lo cual se confunde a la sociedad. Creo que parte del profesorado es demasiado acomodaticio y no se actualiza. A mí me llegan Ingenieros y licenciados, que todavía dicen “Dina4”.  Es señal de que alguno de sus profesores no había evolucionado con el sistema, ya que la armonización de normas en Europa viene de los años sesenta y la norma de formato de papeles, fue de las primeras en armonizarse, si no la primera.

FN.- ¿Cuál sería la solución para resolver este problema y prestigiar el edificio de la calidad?

AU.- Solo hay tres soluciones: Formación, formación y formación. Después habrá que informar, difundir, hacer labor de apostolado como hicimos con los Planes Nacionales de Calidad de los años 90 y labores serias de comunicación. Y por supuesto, actualización del profesorado a todos los niveles.

FN.- ¿No es demasiado complicado todo el entramado construido en torno a estos temas?

AU.- Cuando estábamos construyendo este entramado  a escala europea, ya lo pensábamos nosotros mismos y puedo asegurarte que  aparentemente es complicado, pero si los conceptos básicos se tienen claros, el conjunto es sencillo. Además no hay escape. Es lo que nos exige la globalización y la creación de empleo con empresas sostenibles y competitivas.

FN.- Gran parte del edificio de la Calidad en su sentido más amplio se mueve en el ámbito de la voluntariedad y las “normas privadas”

¿Crees que éste es el camino o deberíamos dar más peso a la legislación  y a la obligatoriedad?

AU.- Hace años te hubiera dicho que hay que dar más peso a la legislación. Pero a finales del siglo pasado  me empecé  a dar cuenta de que la gente vive en una madeja de relaciones entrelazadas y que la posibilidad de llevarnos bien, está muy ligada  con la ética.

La legislación hay que orientarla hacia donde no hay ética. A menos ética, más legislación. Con ética se pueden tratar todas las actividades que estamos comentando.

Afortunadamente, ya va calando en la Administración  Pública el concepto de Responsabilidad Social, que en definitiva nos conduce a la gestión ética.

FN.- ¿Se debería dar el mismo tratamiento a la calidad, a los temas ambientales, a las relaciones laborales, etc.?

AU.- Por supuesto; así lo trata la SGE 21 citada y la misma 26000 de ISO, por citar dos ejemplos.

FN.- ¿Qué es una norma y qué tipos hay?

AU.- La primera acepción del DRAE, dice: “Regla que se debe seguir o a que se deben ajustar las conductas, tareas, actividades, etc.” Mi definición es que  norma es una manifestación escrita de algo que tiene que hacerse para cumplir con alguna circunstancia que llamamos requisitos.

Resumiendo en cuanto a tipos, diremos que en el caso de las normas técnicas pueden clasificarse por su origen, o por sus campos de aplicación. Si atendemos a su origen, las normas técnicas son internacionales si se elaboran en el seno de los organismos internacionales ISO y/o CEI. Sus exigencias deberían ser  las adecuadas para que se puedan cumplir en todos los países.

Regionales son las que se realizan por y para un grupo de países unidos por motivos geográficos o políticos, que en el caso europeo son las normas europeas, que proceden del CEN, CENELEC o ETSI, los cuales a  su vez, se nutren en lo posible, de ISO/CEI. Tuvieron y tienen una labor fundamental en la armonización de normas nacionales y en la elaboración de normas para demostrar la conformidad con los requisitos de las directivas de enfoque global.

A  continuación vienen las nacionales, como es el caso UNE de España.

Todas nacen con voluntad de aplicación voluntaria, pero en el caso de que las autoridades consideren que son válidas para demostrar las exigencias de algún reglamento u otro documento legislativo, las pueden declarar de obligado  cumplimiento. Es el caso frecuente, de las normas que se elaboran para el cumplimiento de Directivas comunitarias citadas.

Finalmente quedan las normas de empresa, que las elabora una determinada entidad, para  su uso interno y la utilización por su entorno, si confía en ellas. Es el caso  de  la SGE 21 citada antes.

FN.- ¿Qué función debería asumir en este campo la sociedad Civil?

AU.- Exigir que se cumplan las normas, sean técnicas o jurídicas, abandonar la cultura “del todo vale”, que se reivindique el trabajo con ética, que se aplique el respeto, que es primordial en todas las relaciones sociales, que expulse de su entorno a los corruptos, no solo a los económicos sino a los que ofrecen unas cualidades para un producto o servicio que luego incumplen, etc.

FN.- En el funcionamiento y control de la infraestructura para la calidad juegan un papel muy importante figuras como la acreditación, la certificación, La verificación y en general la evaluación de la conformidad, sin embargo la sociedad tiende a confundir estos términos así como las instituciones que las representan.

¿Serías tan amable de explicarnos en qué consisten estas figuras?

AU.- Con mucho gusto, puesto que estas figuras representan el esquema de la demostración de la conformidad  con normas.

Por su propio nombre, ya se comprende  que la cabecera del sistema de la calidad demostrada es la Normalización. La realizan los Organismos de normalización, según hemos descrito antes. En el caso español, AENOR.

La Ley 21 de Industria, del año 92, describe  las actividades del sistema, de la siguiente manera:

Normalización: La actividad por la que se unifican criterios respecto a determinadas materias y se posibilita  la utilización de un lenguaje común en un campo de actividad concreto.

Certificación: La actividad que permite establecer la conformidad de una determinada empresa, producto, proceso o servicio con los requisitos definidos en normas o especificaciones técnicas.

Homologación: Certificación por parte de una Administración Pública de que el prototipo de un producto cumple los requisitos técnicos reglamentarios.

Ensayo: Operación consistente en el examen o comprobación, con los equipos adecuados, de una o más propiedades de un producto, proceso o servicio de acuerdo con un procedimiento especificado.

Inspección: la actividad por la que se examinan diseños, productos, instalaciones, procesos productivos y servicios para verificar el cumplimiento de los requisitos que le sean de aplicación.

Organismos de control: Son entidades que realizan en el ámbito reglamentario, en materia de seguridad industrial, actividades de certificación, ensayo, inspección o auditoría.

Acreditación: Reconocimiento formal de la competencia técnica de una entidad para certificar, inspeccionar o auditar la calidad, o un laboratorio de ensayo o de calibración industrial.

Calidad: Conjunto de propiedades y características de un producto o servicio que le confieren su aptitud para satisfacer unas necesidades expresadas o implícitas.

Sistema de calidad: Conjunto de la estructura, responsabilidades, actividades, recursos y procedimientos de la organización de una empresa, que ésta establece para llevar a cabo la gestión de su calidad.

Auditoría de la calidad: Examen sistemático  independiente de la eficacia del sistema de calidad o de alguna de sus partes.

Calibración: Conjunto de operaciones que tienen por objeto establecer la relación que hay, en condiciones especificadas, entre los valores indicados por un instrumento de medida o los valores representados por una medida material y los valores conocidos correspondientes de un mensurando.

FN.- ¿Qué papel juega en todo esto ENAC?

AU.- Como Entidad Nacional de Acreditación  es quien reconoce la competencia técnica de cualquier entidad que actúe en el Sistema de la Calidad. La única entidad que no necesita acreditarse es AENOR en sus actuaciones normalizadoras. La normalización se rige por las directrices de ISO reconocidas por la ONU  a nivel internacional.

FN.- ¿Debería haber una entidad de acreditación única a nivel estatal y europeo?

AU.- Así se acordó cuando creamos la European Cooperation for Accreditation, EA , que es   la organización europea que se creó  de acuerdo con la Comisión para que englobara a todas las acreditadoras de los países miembro. Se estableció  una por país para que se rigieran por los mismos principios y se sometieran a auditorías semejantes, que les permitiera reconocerse entre sí.

El objetivo era que cada país tuviera su representante en los organismos internacionales, relacionados con la exportación fundamentalmente.

Así, en nuestro caso, ENAC es el miembro español que nos representa en International Laboratory Accreditation Cooperation (ILAC) e International Accreditation Forum (IAF), además de en la citada EA, así como en los programas de Buenas Prácticas de Laboratorios ante la OCDE y la UE.

FN.- ¿Cuántos organismos de Certificación hay en España?

AU.- Se puede consultar la lista de los acreditados en todos los sectores en www.enac.es y allí vemos  que los certificadores en Sistemas de Gestión de la Calidad, a 27 de junio pasado, son 22.

En el ámbito del medioambiente, tenemos tres actividades diferenciadas, que son:

Verificación Medioambiental, de acuerdo con el Esquema Europeo de Gestión y Auditoría Medioambiental (EMAS), en el que hay 10.

Verificación de Emisiones de las distintas instalaciones y actividades, como instalaciones de combustión, refinerías, producción de cemento, cal, vidrio, productos cerámicos o pasta de papel y papel, aviación,  sujetas al Régimen para el Comercio de Derechos de Emisión de Gases de Efecto Invernadero, en el que hay 8.

Certificación de Sistemas de Gestión Medioambiental ISO 14001 en los distintos ámbitos de actividad (alimentación, energía, transportes, comunicaciones, construcción, química, automoción, comercio, hostelería, Administración Pública, educación, sanidad,…), en el que hay 19 acreditadas.

FN.- ¿Qué función desarrollan  las personas en todo esto? ¿Es necesario que se certifiquen también?

AU.- Las personas juegan un papel fundamental, puesto que todas las actividades las desarrollan personas. Ellas son las que actúan y toman las decisiones aplicando las normas. Tienen que interpretar los criterios y su cumplimiento. Por lo tanto, la homogeneidad en su formación es básica.

La Organización Europea para la Calidad, EOQ, diseñó a finales del siglo pasado los esquemas para certificar personas en estos ámbitos. No es obligatorio que se certifiquen pues estamos en un ámbito voluntario, pero es la única manera de que todos tengan unos criterios comunes en su trabajo, lo que se pretende conseguir con una certificación con exigencias comunes. Supone una garantía de que las personas que trabajan en estos ámbitos están actualizadas y son conocedoras de ellos.

De este trabajo certificador de personas en el ámbito de la Calidad y Medioambiental citado, se encarga la Asociación Española para la Calidad, AEC, que es el miembro español en la EOQ y propietaria en España de dichos esquemas.

FN.- ¿Qué puede suponer para un país tener asentada una infraestructura de calidad seria?

AU.- Fundamentalmente, que las instancias internacionales tengan confianza en sus productos y servicios. Abaratar costes de exportación y facilitar los intercambios comerciales y contratos de suministro que, como decíamos anteriormente, es la manera de tener empresas sostenibles y generar empleo.

FN.- Centrándonos en el Medio Ambiente y la sostenibilidad también ha habido una proliferación de normas y esquemas difícil de asumir para muchos en relación con las cuales me gustaría que nos aclarases algunas cosas

¿Cuál es la diferencia entre ISO 14000 y EMAS?

AU.- La primera es una norma técnica, de ámbito internacional, lo que  quiere  decir que el nivel de exigencia es para todos los países igual indiferentemente de su grado de desarrollo. Puede integrarse con la ISO 9000, lo que permite tener un sistema de gestión ambiental apoyado en el de calidad y seguir su periodicidad de auditorías con el mismo certificador, si está acreditado en ambos sistemas de certificación. El registro del Certificador que la audita da fe de ello.

El segundo es un esquema reglamentario, solamente de ámbito europeo, por lo que es más exigente que la norma ISO; exige una evaluación ambiental inicial, verificada por un verificador acreditado, o estar certificado ya en ISO 9000; la periodicidad depende de la industria en que aplique, hay que realizar una declaración medioambiental validada también por el verificador y en las auditorías periódicas hay que demostrar el cumplimiento de la legislación aplicable. Hay que inscribirse en el Organismo competente de la Administración autonómica.

FN.- ¿Qué es GRI?

AU.- Son las iniciales de “Global Reporting Iniciative”, organización privada que elabora guías para diseñar y publicar memorias de sostenibilidad de las organizaciones, con sede en Holanda.

Establece y describe los principios e indicadores que permitan medir el desempeño en sus tres aspectos básicos: Económico, medioambiental y social.

Toda la información que se desee de ella está en https://www.globalreporting.org

FN.- ¿Qué es la certificación energética?

AU.- Supone certificar la eficiencia energética de los edificios. En España está regulada por el RD 235/2013, de 5 de abril, por el que refunde y se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, de acuerdo con las directivas europeas de aplicación. Puede verse en el BOE, http://www.minetur.gob.es

Su cumplimiento conlleva un certificado que debe ser emitido por un técnico capacitado de acuerdo con una lista publicada en dicho RD.

También existe la Certificación energética de los productos domésticos que consumen energía para su funcionamiento, que conlleva a una clasificación de más eficiente a menos  y que puede consultarse en la misma página

FN.- ¿Qué es el Green Building Council?

AU.- Es una asociación sin ánimo de lucro, creada en los Estados Unidos en 1993, con la misión de promover la construcción sostenible. Es una certificadora que trabaja con procedimientos propios. Su trabajo se centra en edificios ya construidos o por construir, sobre el proyecto.

Se ha extendido por casi todos los países del mundo y el miembro en España es Consejo Construcción Verde España, o SpainGBC. Tenemos toda la información en  www.spaingbc.org

FN ¿Y la certificación de la gestión ética?

AU.- Esta certificación solo la concede FORÉTICA aplicando su norma de empresa SGE 21, a través de certificadoras acreditadas por ENAC para sistemas de gestión. Dicha norma describe en 9 apartados que engloban a todas las partes interesadas, los requisitos que  estimamos mínimos para demostrar que la gestión de la organización puede considerarse de comportamiento ético, de juego limpio.

Toda la información sobre ello, se encuentra en www.foretica.es

FN.- ¿Entra dentro de este marco la etiqueta ecológica y el marcado CE?

AU.- No. La primera es una consecuencia de aplicar EMAS y el segundo es la única certificación obligatoria en Europa para demostrar el cumplimiento de las directivas de nuevo enfoque y enfoque global. Sobre este asunto se puede ampliar información en http://www.marcado-ce.com/

Muchas gracias por la lección magistral que nos has impartido a lo largo de las páginas precedentes. Estoy seguro que todo el que haya leído esta entrevista tendrá una idea mucho más ajustada a la realidad de qué es y cómo surgió la evaluación de la conformidad en España, de mano de uno de los protagonistas que la hicieron posible.

 


Fernando Nájera >>

Entrevista a JOSÉ MAGRO. Gerente de Medio Ambiente de AENOR

José Magro es Gerente de Medio Ambiente de AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) desde el año 2010, cuenta con una larga experiencia en esta entidad en los ámbitos de la certificación, la verificación y la validación ambiental, como la ISO 14001, la certificación forestal, o el control de Emisiones y las huellas de carbono, entre otras.

Es Ingeniero Superior de Montes, especialidad en Industrias Forestales, por la Universidad Politécnica de Madrid y ha cursado un Postgrado en Gestión Ambiental por ESAE, Grupo Vivendi.

Fernando Nájera: ¿Desde finales de los años 80, cuando empezó a tomar más cuerpo la variable ambiental, cuál ha sido la evolución empresarial en este sentido?

José Magro: La integración de la gestión ambiental en la gestión general de las organizaciones ha venido marcada, en buena parte, por un marco regulatorio cada vez más exigente y amplio, tanto a escala europea como nacional. Pero también por una demanda social y de los grupos de interés, que ha hecho a las organizaciones tomar la variable ambiental como elemento integrante de su estrategia empresarial y un factor a considerar en una oferta que aspira a ser competitiva.

FN: ¿Bajo esta perspectiva, el desarrollo de normas técnicas por parte de AENOR a nivel nacional e internacional cómo ha evolucionado?

JM: Las normas técnicas han sabido dar respuesta a esta doble demanda, contribuyendo a desarrollar las mejores prácticas ambientales en las empresas y a impulsar un modelo de desarrollo sostenible, poniendo en equilibrio los aspectos económicos con los medioambientales.

La normalización ha evolucionado hacia la especialización, tanto a nivel internacional como nacional. Por ejemplo, en la década de los noventa las organizaciones comenzaron a integrar la gestión ambiental a través de la implantación de la conocida ISO 14001 para posteriormente centrar su esfuerzos en temas de diferenciación como la huella de carbono, el ecodiseño o la eficiencia energética -actualmente, existen más de 800 normas relacionadas con el medio ambiente.

Las normas técnicas son documentos voluntarios, aceptados mundialmente, fruto del conocimiento y la experiencia de primeros expertos procedentes de todos los colectivos implicados, y pueden ser internacionales, europeas o españolas. En España, el catálogo de normas técnicas, gestionada por AENOR, la entidad legalmente responsable de su desarrollo, supera las 30.500 referencias, al alcance de todos.

FN: Actualmente, el catálogo español de normas técnicas relacionadas con el medio ambiente supera las 800 referencias. ¿Cuáles destacarías de entre las últimas publicadas?

JM: Entre las normas publicadas, permíteme que destaque tres:

FN: Se acaba de publicar la primera norma mundial sobre la Huella de Agua, la ISO 14046. ¿Qué aportará esta norma?

JM: El principal objetivo de esta norma es evaluar los impactos ambientales de las actividades de las organizaciones sobre el agua, favoreciendo la mejora en la gestión de este recurso escaso. La ISO 14046 establece los principios, requisitos y directrices para una correcta evaluación de la huella de agua de productos, procesos y organizaciones, a partir del análisis de su ciclo de vida.

La norma se ha aprobado en el comité internacional ISO/TC 207, con la participación de expertos españoles a través de esta Entidad, en el seno de ISO. Está previsto que la ISO 14046, que es de carácter certificable por tercera parte independiente, se publique en julio o agosto.

FN: España es el cuarto país del mundo por número de certificados de Gestión Ambiental ISO 14001. ¿Cómo valoras el compromiso de las empresas españolas con el Medio Ambiente?

JM: Las empresas españolas están muy comprometidas con la gestión ambiental. Es elocuente que en los últimos años, en el entorno de esta larga crisis, España viene ocupando los primeros puestos mundiales y europeos por número de certificados del Sistema de Gestión Ambiental conforme a la norma internacional ISO 14001; actualmente, nuestro país tiene cerca de 20.000 reconocimientos. La gestión ambiental forma parte de la gestión empresarial de las empresas comprometidas.

FN: ¿Qué buscan las empresas cuando solicitan una certificación ambiental para sus productos? ¿Qué ventajas tiene para las organizaciones?

JM: En el caso de un producto,las ventajas son varias: permite demostrar que un producto es respetuoso con el medio ambiente; además, posibilita su diferenciación en el mercado y ayuda a la exportación a nuevos mercados; además, supone una mejora de costes en la fabricación del producto. Por otro lado, redunda en las decisiones de su consumo.

En el caso de una organización,  las ventajas de un certificado de Gestión Ambiental se pueden resumir en tres: transmite compromiso de forma directa y creíble, se obtienen beneficios económicos por la optimización del consumo de energía, materias primas y agua y por la mejora de los procesos y reduce riesgos legales.

FN: ¿Qué posibilidades existen en este sentido y qué demanda se está observando?

JM: AENOR Ha venido desarrollando un intenso trabajo de innovación para apoyar a las organizaciones en su compromiso con el medio ambiente. La diferenciación ambiental de producto es y, cada vez con mayor intensidad, será clave para aportar valor diferencial de los mismos.

Para respaldar esta diferenciación, las organizaciones vienen empleando diversas certificaciones.

Entre las certificaciones más recientes pueden mencionarse, por ejemplo, la de Gestión de la Energía UNE-EN ISO 50001, que creció el 25,3% en 2013. España es el segundo país de Europa por número de certificados.

Por otro lado en lo relativo a producto, se debe citar el certificado de Ecodiseño según la norma UNE-EN ISO 14006 que permite a las organizaciones disponer de un sistema de gestión ambiental para las actividades de diseño de productos, de tal modo que se posibilitan incluir en un proceso de mejora continua, consideraciones ambientales en las distintas fases del ciclo de vida desde el proceso de diseño de los productos.

De forma añadida, la certificación de la Huella de Carbono de producto, que permiten respaldar la veracidad del cálculo, reducción o compensación de las Emisiones de Gases de efecto invernadero.

Por último, comentar lo relativo a las Declaraciones Ambientales de Producto. En este sentido hay que resaltar que desde el año 2013 AENOR ha constituido el Programa Global EPD, que posibilita la creación de los foros para desarrollar las Reglas de Categoría de Producto sobre las cuales se realizan las verificaciones de su cumplimiento.

AENOR es la entidad líder en las certificaciones, verificaciones y validaciones ambientales que permiten prevenir los impactos en el medio ambiente y controlar las emisiones de gases de efecto invernadero. Actualmente, tiene vigentes más de 5.000 certificados ambientales y ha realizado cerca de 5.000 verificaciones y validaciones ambientales.

FN: ¿Qué diferencias hay entre certificación y acreditación?

JM: AENOR, como entidad de certificación, comprueba que un producto, servicio u organización cumple con los requisitos definidos en las normas o especificaciones técnicas. Fruto de su cumplimiento se otorga el certificado de conformidad que respalda a las organizaciones de cara a terceros.

Para realizar esta actividad, es necesario que la entidad tenga una competencia técnica mínima, de forma que pueda ofrecer un servicio con absoluta fiabilidad e independencia. El mecanismo existente para garantizar estas premisas es la acreditación, función que desempeña ENAC (Entidad Nacional de Acreditación).

AENOR dispone de más de 100 acreditaciones y reconocimientos.

FN: Muchas Gracias José por la claridad y brevedad con las que has contestado nuestras preguntas lo que estoy seguro que ha contribuido a que todos podamos conocer un poco mejor el proceloso mundo de la evaluación de la conformidad.

Entrevista realizada por Fernando Nájera (@fnajerag)

- See more at: http://www.i-ambiente.es/?q=entrevistas/jose-magro#sthash.X3PO43CB.dpuf

 


Fernando Nájera >>

Entrevista a TRINIDAD BAUSELA Presidenta de ANAVAM

Trinidad Bausela Grajal es Presidenta de ANAVAM, Asociación Nacional de Auditores y Verificadores Ambientales (@ANAVAM1), Directora General  de Consultoría Técnica de BUROTEC y miembro de los comités de Gestión Ambiental, Sostenibilidad en la construcción y Gestión de Proyectos de AENOR. Además colabora habitualmente con diferentes entidades impartiendo  conferencias y escribiendo artículos relacionados con el Medio Ambiente, la  Calidad y  la Seguridad.

Licenciada en Geografía por la Universidad Complutense de Madrid y Diplomada en Cooperación por la Escuela Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid, ejerció la docencia durante 8 años y cuenta con más de 25 años de experiencia  en el ámbito de la consultoría técnica, de los cuales 17 los ha venido desarrollando  en el entorno de la Calidad de Sistemas y  Productos, la Certificación y Homologación, los Sistemas de  Gestión Ambiental y de  P.R.L. y la Inspección Técnica de productos.

Pero sobre todo se considera empresaria y emprendedora, habiendo fundado hace 25 años junto con José Manuel Romero Durán, BUROTEC, empresa dedicada a la Ingeniería y consultoría  Industrial y Ambiental en los campos de la Calidad, el Medio Ambiente, la PRL y la inspección de productos e instalaciones, seguridad industrial y obra.

Aunque la personalidad y experiencia de Trinidad Bausela daría para una entrevista mucho más extensa, en esta ocasión nos vamos a centrar en tres valores que muy bien pueden definir  el espíritu de las empresas y en general de  las sociedades modernas;  se trata del emprendimiento, la internacionalización y la sostenibilidad, en cada uno de los cuales nuestra protagonista  brilla desde hace décadas  con luz propia.

EMPRENDIMIENTO

Trinidad,  No cabe duda de que formas parte de la vanguardia de las personas que se han dedicado al Medio Ambiente Industrial y que lo has hecho siempre  como emprendedora, en una época en la que la mayoría buscaba el abrigo de una gran organización.

Fernando Nájera: ¿Por qué crees que al menos en España la figura del emprendedor se deja en muchos casos para aquel que no ha tenido la suerte de aprobar una oposición o no ha podido encontrar un trabajo por cuenta ajena?

Trinidad Bausela: Es cierto que la figura del emprendedor en España no ha estado bien valorada, y en general está muy poco apoyada por las administraciones, pero ahora las cosas empiezan a cambiar. Parece que hay un resurgimiento del emprendedor, eso es bueno, porque el tejido empresarial de pymes y micropymes ayuda al crecimiento económico y al desarrollo del país. En mi caso siempre me ha movido la intención de a través de la empresa, crear empleo, atender las necesidades de nuestros clientes y sobre todo trabajar en lo que me gusta.

FN: ¿Tú, lo tuviste claro desde el primer momento?

TB: Desde el primer momento no tan claro, durante mis estudios universitarios trabajaba  por cuenta ajena, en un Instituto como docente, cuando terminé los cursos de doctorado fue cuando me planteé crear la empresa y trabajar por cuenta propia. Creo que fue una buena decisión, porque a partir de ahí he ido creciendo como persona y como profesional al igual que ha ido creciendo la empresa. En este momento somos 80 personas contratadas de forma directa. Hasta ahora estoy satisfecha con la decisión tomada, aunque en estos 25 años ha habido momentos complicados, sobre todo en los periodos de crisis económica, pero esto no me ha hecho cambiar de camino profesional. La empresa ha ido ajustándose a las necesidades del momento.

FN: ¿Cuándo descubriste que tú querías ser emprendedora y por qué?

TB: Lo descubrí muy joven, siempre me ha gustado organizar, al principio de una forma más intuitiva, mas tarde, a través de la formación y la experiencia  de una manera más racional, siendo consciente de la toma de decisiones y haciendo que estas afecten de forma positiva a todos los trabajadores y colaboradores de la empresa. Al principio uno no es muy consciente de por qué hace las cosas de una forma determinada, lo importante está en rodearte de un equipo excelente de profesionales que ayuden a que tus decisiones se magnifiquen y a lograr las metas propuestas. El emprendedor marca el camino, pero acompañarse de los mejores es sobre todo lo que lleva al éxito.

FN: ¿Crees que el emprendedor nace o se hace?

TB: Creo que se pueden dar los dos supuestos. A veces lo descubres a través de tu formación académica, o de interiorizar modelos de liderazgo, o porque te ves obligado por una situación laboral adversa. Se inicia un camino profesional más arriesgado, y te decides a crear  una pyme o una micropyme, que poco a poco va cogiendo fuerza, convirtiéndote en emprendedor casi por necesidad. Otras veces nace de uno mismo la necesidad de emprender, de crear, de innovar y siempre estás pensando en cómo hacer cosas nuevas y mejor hechas, cómo ampliar servicios, como mejorar procesos, cómo hacer que crezca tu empresa, cómo encontrar nuevos clientes, etc… Ambos modelos de emprender son válidos e igualmente complicados y arriesgados.

FN: ¿Hay algún método o escuela que enseñe o facilite convertirse en emprendedor?

TB: Es difícil encontrar una escuela que te convierta en emprendedor pero no cabe duda de que la amplia  formación de masters que hay en el campo educativo relativos a Dirección, Gestión y Estrategia Empresarial  ayuda mucho. Es como saber la teoría de cómo funciona una empresa con la complicación de sus departamentos. Pero el hacerte emprendedor es algo más profundo, entra en juego la voluntad, el espíritu de trabajo y de sacrificio, la tenacidad, la capacidad de riesgo, el acierto en la toma de decisiones y  esto  a veces no se puede estudiar en una escuela. Son comportamientos del individuo inherentes a él, pero incluso teniendo estas aptitudes soy muy partidaria de la formación empresarial: toda la preparación es poca para asumir situaciones difíciles y salir adelante.

FN: ¿Se ha visto dificultada tu carrera profesional por el hecho de ser mujer?

TB: No, para nada, nunca he tenido problemas en este sentido, siempre he sido tratada como una profesional más en un mundo de hombres, ya que desafortunadamente en los puestos directivos aun hoy, es poco habitual encontrar mujeres. Además nuestra empresa, Burotec, al ser de servicios técnicos, ingeniería y consultoría está muy relacionada con profesionales masculinos, pero afortunadamente esto no ha dificultado mi carrera profesional. Si algo no he hecho o no he podido hacer tanto en años pasados como ahora  desde luego no ha sido por mi condición de mujer.

FN: Aunque son obvios los éxitos cosechados por BUROTEC, algún fracaso habréis tenido ¿De qué se aprende más de los primero o de los segundos?

TB: Burotec es una empresa que ha ido creciendo poco a poco, con un crecimiento sostenible, meditando mucho las decisiones tomadas, precisamente por el miedo al fracaso. Si algún fracaso hemos tenido ha sido en iniciativas nuevas que no han cuajado o no han dado los resultados esperados, pero de esos fracasos también hemos aprendido. Es difícil acertar siempre, has de contar con un nivel de proyectos que van a fracasar, lo importante es que sean los menos posibles y que en el devenir de la empresa se tengan en cuenta para evitar otros futuros. Pero no se puede dejar de hacer cosas por miedo al fracaso, solo hay que valorar los riesgos y decidir en consecuencia.

FN: ¿Qué aconsejarías a aquellos  que están acabando sus estudios, están llenos de fuerza, pero no tienen claro como incorporarse al mundo laboral?

TB: Es cierto que ahora está difícil incorporarse al mundo laboral, pero esto pasará y lo que deben hacer es prepararse lo mejor posible: formarse todo lo que puedan en la profesión que quieren desempeñar, conocer la teoría  es fundamental, pero también deben acercarse a la empresa a través de prácticas remuneradas o no, donde puedan experimentar el acercamiento al trabajo y puedan descubrir sus preferencias para encaminar el futuro trabajando en lo que les guste, ya que esto es lo más gratificante. Mi consejo es constancia, tenacidad, y esfuerzo: aprovechar las oportunidades por  modestas que puedan ser y gestionar su carrera profesional a favor a sus intereses y preferencias.

INTERNACIONALIZACIÓN

Fuiste junto a José Manuel Romero una de las primeras personas que se lanzó a por el mercado internacional cuando parecía que las grandes oportunidades estaban en España y  casi nadie pensaba en salir del país para hacer negocio.

FN: ¿Cómo surgió esa idea?

TB: Desde el inicio de la empresa siempre hemos tenido una proyección internacional, dado que llevamos procesos de certificación e inspección de productos industriales y de consumo, estando  muchos de nuestros clientes ubicados fuera de España. Pero ha sido desde hace cuatro años cuando nos decidimos a tener más presencia fuera para captar más trabajo, ya que en España el volumen de negocio bajó con la crisis y no nos quedó más remedio que buscar otros mercados para dar los mismos servicios que ya estábamos prestando aquí. En este sentido todos coincidimos, tanto empresa como  trabajadores, todos nos hemos esforzado en conseguir la exportación de nuestros servicios, y aunque parece sencillo no es tan fácil. Requiere de inversión, conocimiento del mercado en el país de destino, conocimiento de la legislación para poder trabajar correctamente, asignar recursos, gestionar de cerca las delegaciones, e ir poco a poco asentándose, es más bien una carrera de fondo.

FN: ¿Por qué países comenzasteis?

TB: El primer país en el que desembarcamos fue en USA. Tenemos nuestra oficina en Houston, Texas. En esa zona es donde se encuentra localizada la industria petrolera: Burotec está muy especializada en inspecciones de productos Oil&Gas, y es allí donde están nuestros clientes potenciales. Hace dos años constituimos una sociedad allí y desde entonces venimos trabajando en la zona. Esta misma experiencia la trasladamos posteriormente  a China donde estamos con oficina desde principios del 2013. En este año hemos terminado de constituir empresa en Colombia y creo que próximamente abriremos también oficina allí.

FN: ¿Cómo lo hicisteis, contasteis con alguna ayuda?

TB: Nos incorporamos a un proyecto que tenía el ICEX de ayuda a la exportación, donde se nos asignó un consultor experto, tuvimos bastantes reuniones de trabajo con él, donde le decíamos cuáles eran nuestros intereses y nuestros servicios. Nos aconsejó sobre los mercados donde deberíamos estar y la forma de hacerlo, y a partir de ahí hemos sido nosotros los que una vez asentados en el país hemos buscando clientes.

FN: ¿En qué países estáis ahora y qué servicios prestáis?

TB: En este momento estamos en USA (Houston) y China concretamente en Shanghái. Hemos terminado de registrar la empresa en Colombia hace tres meses y estamos ya moviendo ofertas y decidiendo la ubicación de una oficina, ya que es necesario estar cerca del cliente para dar mejor servicio.  En colaboración con otra empresa portuguesa, también consultora, estamos en Luanda (Angola),  pero ese mercado todavía está menos hecho. En estos momentos  estamos explorando oportunidades en países de la zona del Golfo Pérsico donde tener presencia, todo ello orientado a la ubicación de empresas de Oil& Gas que es nuestra especialización, tanto en trabajos de ingeniería, como de consultoría e inspección.

FN: ¿Qué habéis aprendido en cada uno de esos países?

TB: Los mercados son totalmente diferentes en cada país pero todos tienen un potencial muy interesante para nosotros. El más difícil, en mi opinión, quizás sea el chino: requiere de mucho esfuerzo, no basta con hacer bien las cosas, hay que ganarse la confianza del cliente y eso lleva tiempo. Son meticulosos y perfeccionistas, por eso la necesidad de estar siempre atentos a sus necesidades. El mercado americano también es complicado, el nivel de exigencia en los servicios es muy alta, siempre buscan la excelencia. La internacionalización quizás nos ha  servido para mejorar nuestros procesos y la metodología de trabajo, ya que nos hemos tenido que hacer a las necesidades de clientes muy dispares y con intereses también diferentes incluso siendo de sectores similares.

FN: ¿Qué valores podemos aportar desde España?

TB: Hay muchos valores que la empresa española puede aportar al mundo empresarial: la creatividad, la originalidad en la creación de nuevos modelos de negocio, la flexibilidad en el desempeño de los roles de trabajo, la capacidad de innovación y de cambio según las necesidades de los mercado etc. Sucede que en muchas ocasiones los empresarios españoles nos menospreciamos en relación con el trabajo hecho pero no debe ser así. Somos igualmente capaces de hacer bien las cosas, de hecho cada vez son más las empresas que están triunfando en el exterior y cada vez son más los profesionales españoles que están trabajando en multinacionales y empresas extranjeras dando muy buenos resultados.

FN: ¿Cuál es la posición de España en relación con la de los países en los que os movéis desde BUROTEC?

TB: En la zona de Texas, que es donde nosotros estamos, hay pocas empresas españolas: solo están algunas empresas multinacionales del sector de la consultoría y asesoría jurídica, del sector  petrolero, energía y construcción, alguna pyme del sector servicios, pero pocas. En China las que tienen presencia son sobre todo empresas de importación – exportación, logística, consultoría de gestión y jurídica. Hay sobre todo Oficinas de Representación, ya que la creación de una empresa independiente es muy complicada y lleva tiempo.  En Colombia, gracias a la estabilidad que en estos momentos tiene el país, se están radicando muchas empresas españolas, ya que el tejido industrial local está desarrollándose mucho y está necesitando servicios que en España se llevan dando desde hace tiempo. Esto anima a empresas españolas a salir a estas áreas geográficas. En Angola las empresas que tienen ubicación  son fundamentalmente las que trabajan en el sector del petróleo.

FN: ¿Es especialmente difícil para una PYME afrontar la internacionalización de su actividad?

TB: Fácil no es, pero es factible si se hace un buen proyecto de expansión internacional, se decide sobre el producto o servicio a exportar, estudio y establecimiento de la forma de entrada en los mercados exteriores, planificación del marketing y de las acciones comerciales. Para el caso de productos, transporte y logística, negociación con transitarios, gestión aduanera, documentación y certificaciones de los productos a exportar etc, todo esto hace que se facilite el trabajo y no haya imprevistos o retrasos. Es importante también una buena gestión en la búsqueda de financiación internacional, negociación con entidades financieras, redacción de contratos comerciales, asistencia jurídica, etc. Mi consejo es que para una PYME lo mejor sería contratar los servicios de una empresa experta en comercio internacional, contratando las partidas de trabajo en las que se vean más limitados.

SOSTENIBILIDAD

La sostenibilidad es uno de los pilares de las sociedades modernas, pero cuando tú comenzaste tu carrera profesional por supuesto que el término no se empleaba habitualmente y eran pocos los profesionales que se dedicaban a alguno de los aspectos que la conforman.

FN: ¿Por qué decidiste dedicar tu actividad profesional al Medio Ambiente y en concreto al Industrial?

TB: El Medio Ambiente es un campo en el que siempre me ha gustado trabajar.Mis primeros trabajos fueron en el medio natural, localización de zonas geográficas deprimidas y desarrollo de las mismas, ordenación del territorio, protección de especies vegetales, creación de cooperativas agrarias  como solución a los problemas de comercialización de productos, etc. Más tarde empecé a tomar contactos con empresas, coincidiendo con la publicación de la norma ISO 14001 y el Reglamento EMAS, ayudándoles en la implantación. Desde entonces he seguido trabajando con el tejido industrial. También hay que tener en cuenta que entre los años 90 y 2000 se publicó la mayor parte de la legislación ambiental vigente, que es bastante,y en muchos casos las industrias han necesitado la colaboración de consultoras. Por eso, desde Burotec trabajamos fundamentalmente con empresas industriales.

FN: ¿Hace falta ser ingeniero o Biólogo para dedicarse profesionalmente a este mundo?

TB: Si desarrollas trabajos técnicos sí es necesario tener formación técnica en Medio Ambiente, claro está que esta formación puede venir dada por distintas disciplinas como Ingeniería, Biología, Química, Ciencias Ambientales, etc… Pero lo relacionado con Medio Ambiente es muy amplio pueden tener cabida también los abogados, los economistas, los geógrafos, y otros profesionales más.

FN: ¿Qué ventajas y qué inconvenientes tiene ser una PYME para competir en este sector?

TB: Las Pymes gestionan más de cerca los trabajos encomendados por el cliente, son más directas presentando soluciones rápidas, pero podrían carecer de recursos en problemas con soluciones multidisciplinares. Sin embargo, si una PYME es experta  en determinados trabajos técnicos como Sistemas de Gestión Ambiental o Impacto ambiental, sin duda puede dar mejor resultado. Competir cada vez se hace más complicado: lo importante no está en el tamaño de la empresa sino más bien en la especialización de la misma, que es lo que permite tener una experiencia contrastada para hacer el mejor trabajo posible al cliente.

FN: ¿Cuál era la situación ambiental de la época en qué empezaste y la evolución sufrida?

TB: Los primeros trabajos de las empresas en el campo medioambiental se hicieron fundamentalmente en informes de diagnóstico con arreglo al cumplimiento de la legislación vigente. Cuando  se publicó  ISO 14001 en 1996 hizo que las organizaciones tuvieran un referente contrastado para implantar sus sistemas de gestión medioambiental y poner puntos de mejora y directrices de trabajo al respecto, esta norma ha ayudado en gran manera a poner las bases en la minimización de los impactos ambientales, fue  modificada posteriormente en el 2004 y en la actualidad es una herramienta imprescindible de trabajo. Paralelamente en  1993 ya se había publicado el Reglamento Europeo de Ecogestión y Ecoauditoría (EMAS I) modificándose  primero en  2001 (EMAS II) y después  en  2009 (EMAS III). Esto hizo que muchas empresas se animaran a la certificación de sus sistemas, en esto contribuyó mucho las ayudas y subvenciones dadas por las administraciones públicas.

Con la publicación de la Directiva 85/337/CEE y el Real Decreto 1302/1986 y sobre todo con la Ley 9/2006 se regulan los trabajos de  Impacto Ambiental. En la actualidad estos trabajos se referencian con la Ley 21/2013.

En los años 90, como he comentado anteriormente, los trabajos más comunes eran los  relativos a diagnósticos ambientales y autorizaciones administrativas  para cumplimiento con Las leyes y Reales Decretos que poco a poco se publicaron como transposición de las Directivas Europeas,  con la Ley  37/2003 del Ruido  para mediciones sonoras y auditorias acústicas, la ley 34/2007 para la Calidad del Aire y Protección de la Atmosfera, la  Ley 22/2011 para residuos y suelos contaminados o  la Ley de Agua, aprobada por el Real Decreto1/2001.

Por otra parte el Protocolo de Kioto (primera fase de 2008 – 2012 y segunda fase 2013 a 2017) ha hecho que las grandes empresas contaminantes controlen sus emisiones de gases de efecto invernadero y La Ley de Responsabilidad Ambiental que próximamente se modificará también contribuirá a una mejor gestión de los riesgos ambientales de la empresa.

La legislación sobre Eficiencia Energética es más reciente pero igual de importante, ayuda a controlar y ahorrar en  los consumos de energía y esto en épocas de crisis siempre es positivo.

En estos momentos las empresas están calculando la huella de carbono en la actividad que desarrollan y diseñando planes para reducirla. Desde este 29 de Mayo ya se puede solicitar al Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente su inscripción en el Registro Público del Ministerio , esto supone un incentivo para las empresas en la lucha contra el cambio climático,  también se ha publicado en estos días la norma de Huella Hídrica, lo que permite que la las empresas puedan seguir contribuyendo a la mejora del entorno. La evolución ha sido considerable y es de agradecer que los empresarios hayan contribuido al desarrollo de la misma.

FN: ¿Cómo ves  el entramado legislativo español en materia ambiental?, ¿Es suficiente? ¿Es Claro?

TB: La legislación es amplia, siempre habrá actuaciones sin legislar, sobre todo porque la evolución de la tecnología va muy rápida, pero en general a mi juicio va siendo suficiente.Lo importante ahora es cumplirla, las empresas en este sentido siguen necesitando ayuda ya que no es fácil su aplicación. Además algunas Comunidades Autónomas, al tener atribuciones en este campo, también legislan, con lo cual el empresario se ve sobrepasado en muchos casos con los requisitos legales.

FN: En cuanto a los empresarios y directivos de las empresas industriales ¿Cuál crees que es su compromiso ambiental?

TB: Cada vez son más la empresas que cumplen los compromisos ambientales y en muchos casos van más allá a través de acuerdos voluntarios entre determinados sectores y las administraciones autonómicas que ayudan al cumplimiento de los mismos. La responsabilidad de la empresa en materia ambiental ha ido creciendo, afortunadamente gracias a la tecnología y al conocimiento de las mejores técnicas disponibles los industriales están mejorando sus procesos y controlando los focos de contaminación, en muchos casos esto requiere un esfuerzo importante por la inversión que conlleva, pero bien sea por imposición legal o por compromiso ambiental, sus procesos son cada vez menos contaminantes, y esto lo agradecemos todos.

FN: Dentro del Campo ambiental ¿Qué sectores ves con más recorrido en los próximos años?

TB: Supongo que te refieres a campos de actuación. La ingeniería ambiental tiene un gran desarrollo, diseñar procesos de reciclaje después de la vida útil de los productos, valorización de residuos, ecodiseño de equipos nuevos que sean más respetuosos con el medio ambiente, diseño de instalaciones y maquinaria de bajo consumo energético son actuaciones fundamentales. Dar soluciones a los problemas de residuos, crear tecnologías nuevas que funcionen y estandarizarlas son retos que ya se están alcanzando y tendrán también mucha proyección.

El sector de la consultoría y los ensayos de control lo veo más estancado,  si bien con la entrada en vigor de nueva legislación se abren otros campos, es el caso  de la huella de carbono, la huella hídrica, el tratamiento de suelos, la implantación de normas específicas de gestión o la verificación y las auditorías ambientales,   commodities todas ellas que aportan valor añadido aunque impliquen menos innovación

En general todos los campos de trabajo que sean susceptibles de innovación, diseño y desarrollo creo que tendrán un resultado prometedor y de éxito, al igual que las Energías Renovables.

FN: Por último nos gustaría que nos dieses  tu opinión en relación con el futuro que  le va a deparar a la gestión ambiental en el mundo de la empresa  y que deben hacer los jóvenes que  quieren dedicarse a estos temas.

TB: En mi modesta opinión la gestión ambiental en su amplio concepto, tiene un futuro prometedor. La empresa ha de gestionar mejor sus problemas ambientales: los sistemas de gestión han de ayudarle a ello, deben aportar valor, alertar en la toma de decisiones, en la planificación de la estrategia, en la prevención de los riesgos, en las medidas correctivas a tomar.

La Gestión Ambiental está ya presente en las decisiones de la Alta Dirección: los criterios de sostenibilidad son pilares en los que se apoya el crecimiento empresarial. Además, el consumidor de productos y de servicios cada vez exige más que estos sean respetuosos con el Medio Ambiente. Por tanto, las empresas que incorporen estos criterios en sus procesos tendrán mejor respuesta del consumidor.

Los jóvenes que trabajen en estos  campos tienen un reto importante: tendrán que utilizar lo que funciona, cambiar los protocolos que sean susceptibles de mejora, inventar otros para problemas nuevos, siempre preparándose y estudiando  continuamente ya que la tecnología cambia rápido. Tendrán que saber trabajar en equipo, profesionalizar necesidades nuevas, ser abiertos y comunicativos. En definitiva, ser capaces de dar respuesta a los problemas que se vayan planteando, todo ello dentro de la profesionalidad, el respeto y el buen hacer. Sin duda un reto apasionante.

Entrevista realizada por Fernando Nájera (@fnajerag)

 


Fernando Nájera >>

AQUALOGY CONOCIMIENTO ENTREVISTA A FERNANDO NÁJERA

 

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente entrevistamos a uno de nuestros expertos en esta temática, Fernando Nájera, Responsable de Mercado Privado de AQUALOGY en Madrid, profesor asociado de la Escuela de Organización Industrial y colaborador en diversas publicaciones con artículos sobre Medio Ambiente y Gestión.

El Medio Ambiente está presente cada vez más en nuestro día a día. ¿Crees que estamos en unos niveles de concienciación aceptables en los países desarrollados o, por el contrario, todavía hay mucho que hacer?

En mi opinión, a lo largo de la última década se ha conseguido que la mayor parte de la sociedad sea consciente de que nuestro entorno está seriamente alterado y que sobre él pesan numerosas amenazas. Sin embargo, y a pesar de las loables iniciativas de las administraciones, los ciudadanos e incluso el sector productivo, debemos superar ya esa fase en cierto modo superficial y abordar la solución de los problemas ambientales con determinación ya que, si no, correremos el riesgo de poner en peligro lo conseguido hasta ahora en materia de concienciación. De hecho, no faltan voces que consideran muchas de las iniciativas ambientales como un simple lavado de conciencia o “greenwashing”

En este sentido, aunque cada vez se haga una gestión más eficaz de los residuos, no somos capaces de reducir su producción: los automóviles consumen menos y son más limpios, pero el parque automovilístico crece continuamente; las infraestructuras compartimentan el territorio en detrimento de la biodiversidad; y así sucesivamente. Por eso se hace necesario que, una vez hemos diagnosticado el problema, avancemos con cautela pero con paso decidido hacia su tratamiento. Si no, sólo estaremos prolongando la agonía de nuestro planeta.

A nivel del Grupo Agbar, ¿cuáles son las actividades por nuestra parte con mayor impacto en el medio ambiente? y ¿qué actuaciones se podrían llevar a cabo para reducirlo?

La actividad del Grupo Agbar está orientada a cuidar del entorno, no en vano el grueso de los servicios que presta a través de sus empresas está enfocado a llevar a cabo una gestión eficiente del recurso hídrico, cuidando no sólo de la sostenibilidad del recurso, sino también de la calidad de los vertidos una vez utilizado aquel, y de la eficiencia energética de todos los procesos implicados. Sin embargo, como parte integrante de la sociedad a la que sirve, nuestra actividad puede interferir con su entorno, por ejemplo en la construcción de algunas infraestructuras, por lo que deberíamos ser absolutamente rigurosos en la ejecución de las evaluaciones de impacto ambiental. Otra medida podría ser la adopción de una gestión ambientalmente amigable de la flota de vehículos, o la creciente utilización de energía procedente de fuentes renovables.

Por otro lado, ¿pueden surgir también oportunidades de negocio que a la vez ayuden a la mejora de la situación? ¿Algún ejemplo de actuaciones que hayamos realizado en el Grupo Agbar, o servicios que estemos ofreciendo?


El cuidado del Medio Ambiente está en nuestro ADN y, además de lo adelantado anteriormente, desde Agbar y las empresas que la integran hay un equipo de profesionales, altamente cualificados, que trabajan para conseguir que el sector industrial no sólo consuma menos agua y depure la que utilice, sino que también no contamine la atmósfera, respete los niveles de ruido dentro y fuera de sus instalaciones, no emita olores o mantenga sus suelos limpios. Además, disponemos de una línea muy importante centrada en la formación de los profesionales del agua a través de masters y cursos monográficos, y otra cuyo objetivo es la I+D+i, que pretende ser la punta de lanza del desarrollo ambiental moderno y, ¡cómo no!, también apostamos por los emprendedores mediante programas de financiación de proyectos de jóvenes talentos.

 

Este año el DMMA se centra en el impacto de la subida del nivel del mar en las pequeñas islas de países en vías de desarrollo. Es probable que este aspecto en concreto no afecte a nuestra realidad más próxima, pero ¿cómo crees que pueden afectar las consecuencias del cambio climático, entre las cuales una subida del nivel del mar, a la gestión del ciclo integral del agua?

Hay evidencias muy claras de que el cambio climático, si bien ha existido siempre, en la actualidad se está acelerando como consecuencia de la acción humana. Esto tiene como consecuencias más inmediatas alteraciones en la distribución y cantidad de las precipitaciones o la elevación media de las temperaturas a nivel global, lo que a su vez implica periodos más largos de sequía, inundaciones y, en general, una disponibilidad diferente del recurso hídrico. Ello nos va a obligar a ser más eficientes en el uso del agua, lo que implica ahorro, reutilización y optimización, además de la búsqueda de nuevas fuentes y su puesta a disposición de los consumidores, con todo lo que esto implica. En cuanto a una posible subida del nivel del mar, las consecuencias, además de ambientales, serían de orden social y económico al afectar a las zonas más pobladas y económicamente más desarrolladas. De todos modos, la incertidumbre ante el alcance del cambio climático y sus consecuencias no debe servir nunca de coartada para eludir nuestro compromiso de cuidar del Medio Ambiente en cada una de sus dimensiones, debiéndose actuar siempre ante la perspectiva del peor de los escenarios.

 


Fernando Nájera >>

ENTEVISTA A FERNANDO JAVIER ARTECHE RODRIGUEZ. Repaso al pasado, presente y futuro del Medio Ambiente en España

Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de  Valladolid e Ingeniero Químico por la de Madrid en la actualidad es  Experto en Medio Ambiente, Sostenibilidad y RSE , Presidente de honor de la Asociación Nacional de Auditores y Verificadores Ambientales (ANAVAM), Vicepresidente del Comité Nacional Asesor de Verificadores Medioambientales de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) , Consultor Experto en Medio Ambiente de la Comisión Europea ,miembro del  Grupo técnico de COPS en el Ministerio de Agricultura ,Alimentación y Medio Ambiente, miembro de la Comisión de Medio Ambiente de la AEC, miembro del Comité plenario de gestión medioambiental de AENOR,Profesor del curso superior de ingeniería y gestión medioambiental dela EOI y miembro del comité técnico de la iniciativa Carbonfeel

Previamente fue  Director de Medioambiente y Sostenibilidad de NOVOTEC Consultores, perteneciente al Grupo Applus (1995-2012), Profesor en diferentes Cursos y Masters de Gestion Medioambiental en la EOI ,Universidad Carlos III,Universidad de Burgos, Universidad de Valladolid ,Universidad de la Laguna,ETS de ingenieros de Minas en Oviedo,Cátedra de MA de la Universidad de Alcalá de Henares,Director del Curso Superior de Gestion Medioambiental del ICADE, habiendo escrito más de 80 artículos sobre Medio Ambiente y RSE  y participando como ponente en más de 200 conferencias tanto a nivel  nacional como internacional

 

Fernando,tú estás considerado como uno de los pioneros del Medio Ambiente “Industrial”, habiendo desarrollado tu carrera profesional en algunas de las principales empresas del sector y habiendo abordado casi todas las facetas que éste comprende,

FN: Pero ¿cómo te introdujiste en este mundo?

FA: En el año 1987,a los dos años de crearse la empresa NOVOTEC plantee a la Dirección la posibilidad de iniciar el desarrollo del negocio delMedio Ambiente basándome sobre todo en las vivencias  ambientales que a nivel particular había vivido en Alemania y en  la entrada reciente  de España en la UE (año 1986) que suponía que las empresas  y las administraciones españolas tenían  que adaptarse a  la  legislación ambiental de la UE y en ese proceso entendía que Novotec podía tener un papel destacado, dado su liderazgo en el ámbito de la consultoría de calidad y seguridad

Evidentemente el planteamiento tenía un riesgo ya que en aquella época el Medio Ambiente parecía más una moda que una realidad, ya que las empresas eran reacias a introducirlo en su gestión porque entendían iba  a suponer un freno en su crecimiento y un elevado coste y las administraciones no tenían medios ni recursos para hacer aplicar la normativa, pero mi empresa confió en mis argumentos y así comencé la aventura

FN: Cuando empezaste a trabajar con temas ambientales ¿Cuál era la situación  en nuestro país?

FA: En aquellos momentos teníamos muy poca legislación desarrollada, algo a nivel estatal relacionado con el agua y la atmósfera y algo a nivel local, el Reglamento de actividades molestas,insalubres y peligrosas (RAMINP)del año 1961, que era gestionado por los Ayuntamientos y que era el reglamento bajo el cual se aplicaban la mayoría de las sanciones ambientales en las empresas.

Por otra parte,  ni la Administración  ni las empresas  estaban preparadas para abordar este reto, tanto desde el punto de vista estructural como organizativo y además no disponían de personal formado

Solamente las grandes empresa y principalmente las multinacionales empezaban a realizar auditorías ambientales, fundamentalmente de cumplimiento con la legislación y los estándares propios y  generalmente venían impuestas por sus matrices ubicadas fuera de España que aplicaban ya la legislación Europea o la normativa americana  de la EPA .

FN: ¿Cuál ha sido  la evolución experimentada por el sector en las últimas décadas?

FA:   El desarrollo del Medio Ambiente en España ha sido muy importante,destacando 3 hitos,la entrada en la UE,el desarrollo de las normas internacionales y Europeas de gestión medioambiental y la elevación del Medio Ambiente a rango ministerial.

Por otra parte las empresas se han convencido de que MedioAmbiente y competitividad van de la mano y progresivamente han ido internalizando las obligaciones ambientales en su gestión,lo cual ha supuesto también  el desarrollo de un negocio cada vez más importante de servicios ambientales que  actualmente da trabajo  a muchos profesionales, constituyendo  uno de los nichos de mercado con más  expectativas  de crecimiento y de generación  de  empleo.

También han contribuido de forma  importante a  esta evolución,la creciente concienciación de los ciudadanos y la presión de las organizaciones ecologistas,denunciando los incumplimientos de la legislación y las prácticas contaminantes.

Además de ser una de los primero españoles que abordaron la gestión ambiental en el sector productivo, también fuiste un adelantado en el ejercicio de  una labor profesional cualificada en el extranjero.

FN: ¿Podrías decirnos cuál fue tu experiencia fuera de España, dónde estuviste y que Labor desempeñaste allí?

FA: Tuve la fortuna de trabajar con una gran empresa española TECNOS  en dos países muy avanzados tecnológicamente, Alemania y Estados Unidos.En aquellos momentos, año 1978, en proyectos de construcción de centrales nucleares  que me dieron una visión de las fortalezas de esos países y me enseñaron a trabajar   en  ámbitos nuevos de gestión y con gente de diversas nacionalidades.  En Alemania en una gran empresa industrial fabricante de equipos avanzados para Centrales nucleares y en Estados Unidos en la sede de una gran ingeniería en el contexto de un  importante proyecto nuclear. Estos trabajos  requerían de una seguridad y fiabilidad muy importantes y mi función era supervisar todo el proceso desde el diseño de los equipos,gestión de materiales,fabricación de los componentes  y recepción final hasta su envío a la central nuclear en construcción

Paralelamente la estancia en estos países despertó en mí una gran curiosidad por los temas ambientales ya que por primera vez veía como las administraciones de ambos países en colaboración con  los ciudadanos desarrollaban una legislación ambiental que se iba instaurando a nivel de la empresa y a nivel ciudadano. Esto me motivo para realizar diversos cursos que me permitieron conocer las legislaciones y prácticas  ambientales de esos países y sus estructuras organizativas tanto a nivel estatal como regional

FN ¿Con qué te quedarías desde el punto de vista profesional de esos países?

FA: Principalmente con la seriedad y profesionalidad con que se abordan los trabajos,se planifican muy bien para no dejar nada a la improvisación ya que se es muy consciente de que cualquier deficiencia  que surja  genera  retrasos  y costes no previstos, además de suponer un problema para  el cliente.

Me llamó también  mucho la atención, la organización del trabajo,pocos titulados superiores y  muchos diplomados especializados en cada materiay  por otra parte  la gran diversidad  de culturas,algo inusual en aquellos años en España.

De Alemania también me quedaría con la racionalidad de los horarios de trabajo dando ejemplo los  propios Directivos de las empresas

FN: ¿Por el contario qué crees que podríamos aportar nosotros desde aquí?

FA: Nuestra  mayor flexibilidad a la hora de buscar soluciones a  los problemas que se presentan,nosotros estamos más acostumbrados a que se nos presenten problemas y por ello tenemos más capacidad para afrontarlos

FN: ¿Qué aconsejarías a los jóvenes que ante la situación económica actual deciden hacer su carrera profesional en el campo ambiental fuera de España?

FA: Sin lugar a dudas, que lo intenten, porque es una opción muy interesante,no solo por la situación económica actual que vive nuestro país,sino también porque pueden  aprender mucho, al trabajar en equipos multidisciplinares  y con personas de diferentes nacionalidades. Por otra parte tanto en el centro como en el norte de Europa, Canadá o USA existe una conciencia ambiental muy desarrollada,lo cual implica unos estándares de calidad ambiental muy elevados que configuran un negocio ambiental de alta tecnología.

Desde aquellos primeros tiempos, todo ha cambiado radicalmente, hay una mayor concienciación social, ha habido una producción legislativa enorme, se han arbitrado números mecanismos de control, han surgido herramientas privadas de protección, etc

FN: ¿Pero cuál sería tu diagnóstico general de la situación actual en materia ambiental?

FA: En líneas generales se ha avanzado mucho en todos los ámbitos del Medio Ambiente,sobre todo en las áreas más contaminadas,  atmosfera,aguas y suelos/ residuos,aunque si  tuviera que destacar uno me quedaría con el los  residuos  tanto en el ámbito empresarial como social, porque hemos sido capaces de encontrar nuevas aplicaciones a algo que no tenía valor,  creando una industria del reciclaje muy importante  y además se ha conseguido concienciar a la sociedad,cambiando el paradigma tradicional de “usar y tirar “

FN: ¿Y el correspondiente al sector productivo y a la industria en general?

FA:  En los años 80 las empresas en su mayoría no conocían tan siquiera la legislación ambiental que les aplicaba. Recuerdo que las primeras auditorías ambientales que tuve ocasión de realizar eran fundamentalmente a empresas multinacionales que ya las habían llevado a cabo en sus países de origen y sus CEOs trasladaban esta política a otros países. En España estas primeras auditorias servían para identificar la legislación aplicable y en la mayoría de los casos constatar su incumplimiento

Hoy en día la mayoría de las empresas ya cumplen la legislación y cada vez son más las que dan un paso adelante adoptando estándares que van más allá de las propias leyes en los ámbitos de la gestión, La comunicación y la concienciación ambiental.

El papel de las Administraciones es y ha sido  clave para garantizar la protección del Medio Ambiente y en este sentido  además de la función vigilante y sancionadora,las Administraciones han ayudado mucho a las empresas en el cumplimiento de sus obligaciones ambientales. Un mecanismo que ha funcionado muy bien son los  “Acuerdos Voluntarios“,acuerdos jurídicos entre la Administración ambiental y las empresas o asociaciones empresariales con el objetivo de ayudarlas,  en su día a cumplir con las directivas europeas y en la actualidad a adaptarse a nuevos requisitos ambientales de próxima aplicación.

Las Administraciones han desarrollado y desarrollan un papel clave en la divulgación e interpretación de la legislación,así como en la generación de guías y herramientas que facilitan a las empresas el cumplimiento con la legislación ambiental. Tenemos como ejemplos las Guías sectoriales de MTDS para facilitar el cumplimiento de la IPPC  o la reciente aplicación  informática “Modelo de oferta de Responsabilidad Ambiental (MORA), herramienta extraordinariamente útil para  la valoración económica del daño ambiental en el contexto de la Ley de Responsabilidad Medioambiental .

El papel de los consumidores ha sido en general más bien pasivo, porque en España no hay todavía una verdadera concienciación medioambiental (no solamente pensarlo sino también actuar en consecuencia)Se pueden contar con los dedos de una mano las empresas que han sido denunciadas por malas prácticas ambientales  o penalizadas  en la compra de sus productos. En general este papel no está internalizado en las Organizaciones de Consumidores y sí en las Organizaciones Ecologistas que  ejercen un papel más activo, denunciando y trasladando a la sociedad las malas prácticas ambientales  y sociales de las empresas.

FN:  ¿Qué opinas de la política energética y en concreto de mix energético nacional?

FA: Yo creo que en España tenemos un mix energético razonablemente  equilibrado,dicho esto, deberíamos ir evolucionando hacia una eliminación gradual de los combustibles fósiles  que todavía representan un 80% del mix energético, por la alta contaminación que generan las centrales térmicas e ir  dando un protagonismo mayor a las energías  renovables y energía nuclear puesto que  en la actualidad su participación en el mix está entorno al 18% .

Yo he trabajado en el campo de la energía nuclear y creo que España debería construir más grupos nucleares,en la actualidad tenemos 6  con 8 reactores y 7.728 Mwe de potencia instalada y   sobre todo alargar la vida de los actuales más allá de los 40 años de vida útil,para generar recursos suficientes, que  amorticen   los altos  costes,impuestos e inversiones que requieren.

La energía nuclear,a pesar de los argumentos de sus detractores   proporciona una energía sin emisiones, fiable  y predecible a un precio kw bastante razonable. Es cierto que comporta un riesgo  en su funcionamiento y en el almacenamiento de los residuos nucleares  que generan,pero las inversiones y medidas de seguridad en estos aspectos se revisan y mejoran continuamente.

En relación a la política energética mi opinión es que no existe y consecuencia de ello es el caos  energético que tenemos en España que se traduce en  una burbuja en el sector termosolar,una inseguridad jurídica en la energía eólica y  la  segunda tarifa más cara de toda Europa,además del acumulado déficit de tarifa.

El mayor problema de la industria energética es que no  hemos definido cuál será nuestro mix energético en el futuro, un mix energético que  deberá guardar un equilibrio  entre  seguridad del suministro,disponibilidad,sostenibilidad y competitividad y donde  las energías renovables,la energía nuclear y el gas deberán jugar un papel cada vez más importante.

FN: ¿Cómo ves la viabilidad del coche eléctrico?

FA: Nosotros somos un país de transporte por carretera y este sector concentra el 45% de las emisiones contaminantes y por lo tanto el vehículo eléctrico debe jugar un papel importante en la reducción de estas emisiones.

En la actualidad el vehículo eléctrico es minoritario en nuestras carreteras,aun así la oferta de los fabricantes va aumentando con modelos más prácticos,de prestaciones similares a los de combustión,seguros y cada vez con mayor autonomía.

Actualmente existen varias iniciativas de impulso al coche eléctrico como la “Estrategia integral de impulso al coche eléctrico 2010-2014”, los planes Movele en Madrid y Sevilla  los planes PIVE y PIMA aire que  bonifican su adquisición, y en algunas ciudades la reducción de las tasas de aparcamiento  y aunque el coste  es más elevado en relación a otros vehículos,  tienen la gran ventaja de que el consumo energético es mucho menor y el mantenimiento es menos costoso

Yo creo que  en el futuro bajaran los costes y cuando se generalicen los puntos y sistemas  de recarga,el coche eléctrico pasara de ser minoritario en nuestras ciudades a  convertirse en un medio de transporte natural.

FN: ¿Qué piensas de la legislación ambiental española, es suficiente? ¿Es adecuada?

FA: Creo que uno de los problemas más importantes que tenemos en España es la cantidad de legislación ambiental que recae sobre las empresas,derivada por una parte de nuestras obligaciones europeas y  por otra  de  las  generadas  por las Comunidades Autónomas  y Ayuntamientos.

Esta proliferación de legislación que algunas veces resulta contradictoria entre las propias  Comunidades Autónomas,crea inseguridad en las empresas ya que rompe el mercado único, además de los costes asociados a su aplicación,lo cual supone un hándicap muy importante para la creación y el funcionamiento de las empresas

Si  a esta proliferación  le  sumamos la complejidad y  exigencias  cada vez mayores de las propias leyes,nos encontramos con un panorama que no ayuda a su cumplimiento,es por ello que  hay que hacer un esfuerzo para racionalizarla y homogeneizarla  y este esfuerzo le corresponde hacerlo a las Administraciones y fundamentalmente a la Administración Europea y a la del Estado

Concluiría diciendo que tenemos demasiada normativa y la que tenemos en general es bastante farragosa,muy sancionadora y poco preventiva ydeberíamos tener menos legislación ambiental en España,con más enfoque en la prevención y más homogénea entre Comunidades Autónomas

FN: ¿Que opinión tienes de leyes como la de EIA, o la de Parques Nacionales?

FA: Creo que en general la legislación de Medio Ambiente debe ser compatible con el desarrollo económico y en este sentido no debe ser una barrera en la  generación y operación de las actividades económicas,siempre que estas actividades respeten el entorno.

Con esta filosofía es como  se han revisado la ley de EIA y la de Parques Nacionales que en cierto modo comprometían este desarrollo, la EIA por la excesiva duración de su tramitación y las injustificadas diferencias normativas entre las Comunidades Autónomas y la de Parques Nacionales por su excesivo proteccionismo que hacía casi inviable cualquier desarrollo económico del entorno.

Ahora bien en el caso de la nueva ley de Parques Nacionales creo que la incorporación de actividades  comerciales  con fines turísticos y recreativos,deben ser limitadas y muy controladas para salvaguardar la propia esencia del Parque Natural.

FN: En tu opinión ¿Cuál es el papel de los mecanismos privados de protección ambiental? SGMA/Etiquetas/Banco de Habitats/ Huella de Carbono/ Huella Hídrica

FA:  Juegan un papel cada vez más importante en la protección del Medio Ambiente,ya  que además de ayudar  a cumplir con la legislación,constituyen mecanismos cuyos objetivos traspasan  los propios requisitos legales y por lo tanto ayudan no solo a proteger sino que  también a mejorar el Medio Ambiente

Además estos mecanismos  ponen en valor el Medio Ambiente, haciendo que las organizaciones sean más eficientes y mejoren su imagen y reputación  y al ser la mayoría voluntarios, sin sanciones,el grado de motivación para implementarlos es alto jugando cada vez un papel más importante  en los análisis financieros de las compañías

Por otra parte en los últimos tiempos se ha debatido mucho sobre figuras como las Confederaciones Hidrográficas, Los Planes de Cuencas, los trasvases, desaladoras, etc, utilizándose muchas veces como armas arrojadizas entre diferentes grupos de interés.

FN: ¿Cuál es tu visión de todo esto?

FA: Efectivamente esto ha sido así. En general el agua se ha convertido en un arma arrojadiza entre los distintos gobiernos del Estado y las Comunidades Autónomas y ha estado subordinada a servir de apoyo a grupos de interés, lo que ha  conducido a no disponer de una política hidrológica eficiente y sostenible que se ha traducido  en una utilización desmesurada del agua,una degradación de la calidad de las aguas continentales,una sobreexplotación de los acuíferos,una invasión del dominio público hidráulico, etc…

Creo que hay que poner orden y sentido común en todo esto y  elaborar un Plan Hidrológico Nacional con el mayor consenso y solidaridad posible,de forma que el agua no sea un problema en sí, sino una solución a los problemas de sequía y regadío que tenemos.

FN: ¿Sobran las desaladoras? ¿Hacen falta los trasvases, cuales? ¿Qué pasa con los planes de cuenca?

FA: No sé si sobran o no las desaladoras,pero  como alternativa a los trasvases hoy por hoy no han cumplido las expectativas que se tenían,quizás porque  en el momento de planificarlas no se pensó  en su alto coste  de mantenimiento y rentabilidad así como en la demanda real,encontrándonos con que  muchas de ellas no funcionan o funcionan con un bajo rendimiento por falta de recursos económicos .

Por otra parte  las desaladoras son antitrentables  para la agricultura ya que el coste del agua desalada es el más caro con respecto a los métodos convencionales  debido a su alto coste energético, casi el 50% del total de costes, y además de la excesiva ocupación del suelo genera un  severo  impacto ambiental en el medio marino.

Desgraciadamente España se tiene que gastar ahora  muchos millones de euros en poner en funcionamiento la mayoría de las  24 desaladoras construidas,  ya que al haber recibido 2.200millones de euros de subvención por parte de la UE no puede permitirse el lujo de tener que devolverlos.

Por otra parte parece que los trasvases tampoco son la solución ideal por su alto impacto medioambiental y socioeconómico  y se han convertido en un arma arrojadiza entre las Comunidades Autónomas donantes y receptoras (guerra el agua), que han llegado incluso a declararse propietarias del agua en su Comunidad.

Creo que al igual que con la energía, en el caso del agua  ha habido unas políticas  contradictorias entre  los gobiernos lo que ha provocado   las  continuas modificaciones  e incluso la derogación del Plan Hidrológico Nacional,por eso es urgente alcanzar  un Pacto Nacional del Agua  que sirva de base para elaborar  un nuevo Plan Hidrológico que garantice el suministro de agua en calidad y cantidad suficiente

En otro orden de cosas,  un sector  de la sociedad no cree en el “Medio Ambiente” porque piensa que es una fachada que da cobertura a  intereses que les son ajenos.

FN: ¿Qué hay de cierto en esto?

FA: Es probable que todavía haya gente que crea que el Medio Ambiente es puro marketing   que esconde otro tipo de intereses, pero yo creo que cada vez son menos las personas que piensan así,porque cada vez hay más evidencias científicas del deterioro del entorno.

Es verdad que todavía existen  organizaciones e incluso  gobiernos  que  utilizan el Medio Ambiente exclusivamente para mejorar su imagen y en su funcionamiento no son consecuentes con lo  que promulgan,esto confunde y crea un  cierto escepticismo en la sociedad,pero por fortuna  estas organizaciones cada vez son más denunciadas   y  por otra parte la protección del Medio Ambiente está calando cada vez más en la sociedad porque todos queremos dejar a nuestros hijos una naturaleza viva y un entorno más saludable.

Yo recuerdo que cuando empecé en estos temas había muchos “agnósticos” que  pensaban que el Medio Ambiente era una moda del momento y por lo tanto pasajera, tardo tiempo en asentarse, pero se quedó y es imparable,avanzaremos más rápido o más lento, pero no hay marcha  atrás.

FN: ¿Cómo se puede combatir el “greenwashing”?

FA: Las estrategias puramente comerciales que publicitan productos amigables con el Medio Ambiente, cuando no lo son están llamadas al fracaso porque la sociedad cada vez está más informada y más concienciada. La forma de combatirlo es denunciándolo públicamente,poniendo en evidencia a la empresa y por supuesto no comprando sus productos. Sé que esto no se consigue de un día para otro, pero hoy  las redes sociales constituyen un amplificador masivo para denunciar este tipo de engaños.

FN: ¿Es el Medio Ambiente un arma o una víctima de la comunicación?

FA: Bueno yo creo que es a veces arma y a veces víctima. En general los temas medioambientales no son noticia  habitual en  los  medios de comunicación, desgraciadamente  el Medio Ambiente sólo  es noticia  cuando ocurre una gran catástrofe como ocurrió en Doñana,en la costa gallega con el Pestrige, etc

FN: ¿Cómo se aborda la formación Ambiental en la educación?

FA: Bueno hasta la fecha de forma bastante puntual En los colegios muy poco,algo más en la Universidad,fundamentalmente a través de licenciaturas especiales de Medio Ambiente y quizás de forma más significativa en los cursos o master de posgrado.

Yo soy de la opinión de que para conseguir una sociedad realmente sensibilizada hay que introducir de forma más activa el  Medio Ambiente en la educación y especialmente en los colegios.

Países que lo llevan haciendo desde hace tiempo tienen hoy en día unos estándares de calidad ambiental muy elevados, porque la sociedad tiene el Medio Ambiente muy internalizado en su día a día.

Por último nos gustaría saber cómo augura una persona con una trayectoria tan dilatada como la tuya el futuro de la protección ambiental y el papel que van a asumir los profesionales en esa tarea.

FA: Bueno a mi  como profesional que ha tenido  la fortuna de vivir muy de cerca  el desarrollo del Medio Ambiente  en España  y en Europa, me gustaría decir que  le auguro un futuro excelente, eso sí todavía  con altibajos, hasta que se sitúe en un  lugar destacado en las decisiones de los gobiernos y de las empresas. Creo que se ha avanzado mucho  en su protección,  pero todavía hay muchas amenazas que combatir, y los gobiernos tienen que tomar conciencia de ello y destinar recursos para que la protección del Medio Ambiente pase de las campañas y programas electorales a compromisos reales.

De la misma forma, las empresas deben elevar la protección ambiental al máximo nivel para que las decisiones se adopten con la misma fuerza  que otras decisiones estratégicas de las compañías.

También creo que los medios de comunicación deberían jugar un papel más activo,no sólo en el día mundial del Medio Ambiente,sino también poniendo en valor las buenas prácticas y las buenas ideas que contribuyen a mejorar el entorno,  así como denunciando  aquellas que contribuyen a degradarlo.

Por ultimo  quiero resaltar  el papel destacado que ya juegan  y seguirán jugando los profesionales del sector  para  abordar  la complejidad de los  problemas  medioambientales,profesionales  cada vez más especializados y dispuestos a integrarse en equipos multidisciplinares,porque si algo caracteriza a los temas ambientales  es su  complejidad y carácter multidisciplinar.

Ya sólo me queda agradecerle a Fernando Arteche la generosidad y valentía que ha demostrado a la hora de responder a estas preguntas que estoy convencido de que ilustrarán a muchos sobre el pasado, el presente y el futuro de sector ambiental en nuestro país.

 

 


Fernando Nájera >>

MARCA ESPAÑA Y AGUA

España es uno de los países del mundo, quizás junto a Italia en el que más diferencia hay entre el concepto que de su propia nación tienen sus habitantes y lo que realmente piensa de ella el resto del mundo y el agua y su gestión no se podían librar de tan implacable juicio.

Es cierto que nos llueven advertencias y en ocasiones nos imponen sanciones en materia hídrica por el retraso en el  cumplimiento de la legislación europea, no lo es menos que en ocasiones  se cometen desmanes de imposible justificación y tampoco podemos negar que a veces puede parecer que se producen despilfarros injustificados en riegos obsoletos, campos de golf o promociones turísticas que no alcanzamos a comprender, por no referirnos a las plantas desaladoras de agua de mar que nunca se llegan a poner en funcionamiento, pero tampoco podemos ignorar que a pesar de que somos uno de los países europeos con menos recursos hídricos en su conjunto y los titulares de la cuenca mas deficitaria del continente, la del Segura,   hemos sido capaces de alcanzar no pocos logros en esta materia, que además nos han llevado a convertirnos en referencia y objeto de estudio a nivel  mundial.

Llevamos por lo menos dos mil años ingeniándonoslas para aprovechar este elemento dónde ya entonces era relativamente escaso, primero con romanos que sembraron nuestro país con acueductos, presas y cisternas, posteriormente  con los árabes que siguieron construyendo acequias y extendiendo el regadío, más tarde con instituciones como el Tribunal de las Aguas de Valencia y  en tiempos modernos con la creación de las confederaciones hidrográficas  y el desarrollo de nuestra ingeniería civil que encorsetó los ríos patrios con embalses, canales y trasvases.

Con todo ello hemos conseguido que a pesar de que no dispongamos de tanta como algunos de nuestros vecinos, haya agua para todos, incluidos los 60 millones de turistas que nos visitan todos los años y que ésta sea en general más barata que en los países de nuestro entorno, además  nuestra agricultura es en gran medida un modelo de eficiencia y surte a media Europa de alimentos y por si fuera poco la calidad de nuestro agua potable es más que aceptable y los ríos que surcan nuestra geografía aunque de salud  manifiestamente mejorable,  no corren por lo general peligro de muerte.

Y  esto se ha conseguido gracias a:

Ahora bien todas las loas vertidas hasta aquí no nos deben cegar y hacernos incapaces de percibir que junto a esos logros todavía quedan algunos puntos oscuros que a algunos les nublan la vista y les hacen ver esa España del agua como una lacra y un motivo de vergüenza, pero que a la mayoría nos deben servir como acicate para seguir trabajando en pos de una  excelencia que deberíamos asociar a una marca  España pujante que es como la mayor parte de nuestros vecinos nos ven, salvo nosotros mismos.

 


Fernando Nájera >>

NECESITAMOS MÁS ILUSIÓN Y NO TANTA PLANIFICACIÓN

La Fe mueve montañas, la Pasión hace posible lo que no parece factible, la Ilusión nos permite llegar a donde parecía difícil y la Motivación nos facilita ir haciendo cosas y vivir con cierta alegría.

La historia de la humanidad está cuajada de infinidad de ejemplos que ponen de manifiesto la veracidad de estas afirmaciones. La difusión de las grandes religiones, las conquistas militares, los descubrimientos geográficos o los avances científicos son buenos ejemplos de ello, pero si nos ceñimos al ámbito, en principio menos pretencioso de nuestra vida cotidiana, a nada que seamos un poco perspicaces enseguida nos percataremos de que cuando aderezamos nuestros quehaceres con generosas dosis  de estos elementos  los logros conseguidos son significativamente mayores.

Sin embargo y a pesar de que la inmensa mayoría de aquellos que poblamos países, ciudades y todo tipo de organizaciones lo tengamos tan meridanamente claro, llama la atención el poco carisma, la falta de método o incluso el desinterés o el desprecio de políticos, administradores públicos, empresarios o directivos que no sólo no son capaces de infundirnos fe, lo cual en los tiempos que corren es poco menos que milagroso, sino que ni tan solo alcanzan a infundir ilusión, motivación o confianza, resignándose por el contrario a cosechar haces de incredulidad, desilusión o desconfianza  lo que evidentemente lejos de contribuir a mover montañas o coronar objetivos nos ancla a un abismo del que cada vez cuesta más emerger.

Vivimos en una sociedad no sólo descreída y falta de fe en proyectos trascendentes o filosóficos sino que también triste y desmotivada que en buena medida ni siquiera se atreve a soñar con metas menores y paradójicamente los que nos dirigen nos animan a que emprendamos, es decir a que nos motivemos, nos ilusionemos, tengamos fe en nosotros mismos,  en definitiva a que hagamos por nuestra cuenta lo que ellos no han sabido ni hacer ni facilitar y  eso sí, si por casualidad tuviéramos éxito ya se han preocupado de habilitar todos los mecanismos que graven, cercenen o encaucen nuestra  ilusión, nuestro coraje o nuestro éxito.

Al final terminan por avocar a la gente con ideas, al innovador o al visionario a  irse  allí  donde no le animan a ser emprendedor, simplemente le dejan serlo. Quizás sea eso lo que buscan, quedarse sólo ellos.

 


Fernando Nájera >>

El PROTAGONISMO DEL OPERADOR EN LA NUEVA LEY DE RESPONSABILIDAD MEDIOAMBIENTAL. Marisa Sánchez Urrea y Fernando Nájera

La controversia está servida con la reciente aprobación por el Consejo de Ministros, y su remisión a las Cortes Generales, del Proyecto de Ley por el que se modifica la Ley 26/2007 de Responsabilidad Medioambiental.

Esta ley, fruto de la trasposición de la Directiva 2004/35/CE, establecía, entre otras cosas, un régimen de responsabilidad objetiva ante eventuales accidentes de carácter ambiental que se estimó podría obligar a más de 300.000 operadores a elaborar un análisis de riesgos verificado por un tercero y a suscribir garantías financieras con las que responder en caso de producirse un daño al medio ambiente.

El Proyecto de Ley que lanza ahora el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente plantea eximir de la obligación de constituir una garantía financiera a un buen número de actividades por considerarlas de bajo riesgo. Esto aboca a que, en principio, la contratación de seguros de responsabilidad ambiental o de otra garantía financiera se limite únicamente a aproximadamente 6.000 operadores, quedando exentos de esta obligación aquellos que cumplan con los siguientes criterios:

Uno de los aspectos del nuevo Proyecto de Ley que ha suscitado mayor debatees la autonomía de que se dota al operador. Aquellos operadores obligadosa la constitución de la garantía financiera adquieren un protagonismo notable al sustituirse la verificación del análisis de riesgos por un tercero por una declaración responsable del promotor, siendo éste, además, quien determinará y comunicará a la autoridad competente el montante de la garantía, sin ser necesario que dicha autoridad dé su aprobación.

Seguro mediante o no, de lo que no se puede eximir a ningún operador es de la responsabilidad derivada de sus actos y del principio de “quien contamina, paga”. Es innegable que la existencia de una obligatoriedad de fijar unas garantías en base a unos riesgos objetivamente establecidos y que son autorizadas explícitamente por la Administración, puede generar una mayor seguridad de que el operador va a poder afrontar económicamente su responsabilidad en caso de accidente. Sin embargo, al dejar las decisiones antes mencionadas en manos de los operadores, cabe preguntarse:¿está nuestra sociedad preparada para notener que “obligar” a contratar seguros de responsabilidad ambiental a todos los operadores con potencial de generar daños en el Medio Ambiente?

Desde un punto de vista empresarial, parece evidente que el operador debería ser el primer  interesado en tener bien cubiertos los posibles riesgos medioambientales en que pudiese incurrir su actividad, fundamentalmente porque todos los daños que deba reparar o las sanciones que le fuesen impuestas redundarían directamente en su cuenta de resultados y, por ende, en la viabilidad de su negocio. No obstante,existen muchos otros actores que deben tomar parte en este ámbito, evitando dejar todo el peso en manos de una Administración intervencionista a la par que rígida y poco operativa. Estamos pensando en el papel fundamental que juega, y debe jugar cada vez con mayor determinación, una sociedad civil que debemos articular entre todos de tal forma que sea capaz de exigir esas responsabilidades que el Estado no es capaz de detectar o que,aun identificadas por éste, no logra hacer efectivas. Una vez que lográsemos esto,incluso los operadores, que son parte de la sociedad, actuarían no tanto en previsión de ahorrarse una indemnización o una sanción, sino por el convencimiento de no enfrentarse a la opinión pública.

Muchos desmanes ambientales no se persiguen y no se hacen reparar porque nadie se ocupa de ello. Esto no ocurriría si tuviéramos una sociedad civil estructurada y activa que se implicase en este sentido, entendiendo por sociedad civiltodo tipo de agrupaciones o asociaciones de afectados por una determinada contaminación, ya sea por contaminación atmosférica, destrucción del paisaje, enfermedades, protección de la fauna, etc. Cuando se construye una autopista y se destroza un paisaje, todos nos conformamos y nadie es capaz de articular su defensa ante un juzgado; de la misma manera, poco movimiento social se genera cuando una población se ve afectada por el tráfico o por un exceso de ruido. No hacen falta tantas leyes, reglamentos y órdenes ministeriales, sino más voluntad ciudadana de hacer cumplir las que hay,  articulando los mecanismos necesarios para erigirse en legitimados para reclamar lo que se considere justo y construir instrumentos que permitan valorar los diferentes daños ambientales que puedan afectara la sociedad, ya seaindividual o colectivamente. Y en todo esto, las garantías financieras son una herramienta más, que bien contemplada, puede ser muy útil.

En definitiva, nos atrevemos a concluir este artículo afirmando que la sociedad en su conjunto, y los emprendedores en particular, sean personas físicas o jurídicas, deben asumir cada vez más una actitud responsable, de modo que, cuando emprendan un negocio, sea éste de la naturaleza que sea, han de hacer no sólo un estudio de mercado, un planteamiento financiero o un plan de marketing, sino que todo ello debe ir acompañado de un análisis de los riesgos ambientales que la nueva actividad podría implicar y, en base a todos ellos, tomar las decisiones más oportunas, las cuales pueden pasar desde no iniciar aquello que se habían planteado, a dotarse de una garantía financiera, sea esta un seguro, un aval o una provisión, o a tomar cualquier otra medida encaminada a evitar el riesgo. Y todo ello no sólo porque haya unas normas jurídicas que te obliguen, sino sobre todo porque la sociedad está cada vez más alerta y más dispuesta a exigir que repares los daños que provoques con independencia del cuidado que hayas desplegado o de la obligación que tengas de asegurarte o no.

 

Marisa Sánchez Urrea                         Fernando Nájera García-Segovia

La idea de hacer este post conjuntamente fue de Marisa, quien a finales de Enero de 2014 con motivo de la presentación de su proyecto de fin de máster en la EOI me trasmitió la idea de colaborar en algún proyecto común. A los pocos días y en el seno de un grupo de trabajo de Linkedin empezamos a dar nuestras opiniones en relación con el proyecto de Ley objeto de este artículo y espontáneamente nos dimos cuenta de que ya teníamos material para hacer un primer trabajo.

 


Fernando Nájera >>

NO BASTA CON CUMPLIR LA LEGISLACION AMBIENTAL

Cualquier actividad humana que provoque alguna alteración del entorno, conlleve  o no una vulneración de la legislación ambiental,  va a implicar un incremento del pasivo económico con el consiguiente riesgo  de tener que responsabilizarse por ello. Por otra parte cada vez es  más habitual  que los perjudicados o acreedores de ese pasivo lo pretendan hacer efectivo   y en consecuencia el causante del daño tenga que hacer frente a esa responsabilidad.

Toda actividad humana tiene un impacto sobre el medio en que se lleva a cabo  que cuando afecta a recursos renovables y no sobrepasa su tasa natural de renovación en general y a lo largo de la historia no ha merecido reproche ni exigencia de responsabilidad alguna, al contrario, emisiones y vertidos eran en muchas ocasiones consideramos como síntomas de progreso.

Sin embargo en la actualidad la magnitud alcanzada por la acción del ser humano y el aumento de la concienciación de la sociedad hace que cualquier beneficio que se obtenga se haga a costa de generar deseconomías que afectan   tanto a la sociedad en general como a colectivos e individuos concretos que no están dispuestos a consentir ningún lucro a su costa.

Por esta razón cada vez que alguien se proponga emprender cualquier empresa debería ser muy consciente de que no le basta con cumplir las normas ambientales, el derecho positivo que contempla la protección de los recursos naturales, sino que con independencia de lo que los textos legales establezcan, debe ser muy consciente de que además de con la ley se debe ser respetuoso con lo que dicta el sentido común, los principios inspiradores de la protección ambiental o el Derecho natural del que todos dimanan porque cumplamos o no las normas alguien puede exigirnos la reparación de los desmanes a costa de los cuales nos hemos enriquecido.

Y lo que es aplicable a las personas y a las empresas también va a serlo a las administraciones  públicas y a los estados que cada vez van a tener más difícil hacer dumping ambiental porque ni se lo van a admitir sus ciudadanos ni tampoco la comunidad internacional. No es admisible que la aparente competitividad de algunas naciones se fundamente en el envenenamiento de del medio natural o la explotación de sus “súbditos”.

Hasta ahora ha sido más barato incumplir porque los desmanes de unos pocos se diluían entre millones de afectados con poca o ninguna capacidad de intervención, pero hoy gracias a la revolución de las telecomunicaciones  no es tanto el peso de la ley, que también, como la respuesta que dé la sociedad civil en forma de boicot, reputación o incluso de catalizadora para que intervenga el estado la que puede sancionar de forma más rotunda incluso las acciones irrespetuosas con nuestro entorno, nuestra seguridad o nuestra salud.

 


Fernando Nájera >>

SONIA CASTAÑEDA HABLA SOBRE BIODIVERSIDAD

Normalmente los artículos que plasmo en este Blog han sido concebidos expresamente para ver la luz en él, si bien en no pocas ocasiones se han servido de esta tribuna para ganar notoriedad  y rebasando sus fronteras conquistar las páginas físicas o virtuales de otras plataformas de comunicación.

 

Sin embargo cada vez va siendo más frecuente que mis publicaciones, bien sean artículos o entrevistas, vengan al mundo en el seno de otros medio amigos y sólo posteriormente cuando su recorrido vital haya alcanzado la madurez regresen al hogar paterno donde se gestaron, junto a sus hermanos.

 

Este es el caso de de la entrevista realizada a Sonia Castañeda, Directora de la Fundación Biodiversidad que se publicó a finales del mes de noviembre de 2013 en la plataforma i -ambiente y que tras dos meses de peripecias vuelve a casa.

 

Sonia Castañeda es Licenciada en Derecho y Máster en Organización Jurídica, Económica y Social del Medio Ambiente; cuenta con quince años de experiencia en temas ambientales, especialmente en las áreas de cooperación internacional y gestión de fondos comunitarios, en particular, del Fondo Social Europeo. Es Directora de la Fundación Biodiversidaddesde principios de 2012.

La Fundación Biodiversidad, fundada en 1998 y adscrita al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), trabaja parapreservar el patrimonio natural y la biodiversidad, dirigiendo su conservación a la generación de empleo, riqueza y bienestar en el conjunto de la sociedad, con especial atención al medio rural.

Desde el Portal iambiente agradecemos a Sonia Castañeda (@SoniaCFBio) su amabilidad concediendo esta entrevista y, por supuesto, a nuestro colaborador Fernando Nájera (@fnajerag) la realización de la misma.

 

PREÁMBULO


Fernando Nájera: Antes de abordar temas concretos y como cuestión previa nos gustaría saber cómo llegaste al mundo del Medio Ambiente y en concreto al de la defensa de la Biodiversidad y qué debemos entender por ésta.

Sonia Castañeda: Empecé mi carrera como consultora ambiental. El medio ambiente me interesaba desde que estudiaba Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid. Después hice un Máster en Organización Jurídica, Económica y Social del Medio Ambiente en la Escuela de Organización Industrial (EOI). Comencé trabajando en temas de contaminación, añorando dedicarme más a lo verde. Y finalmente, tuve la suerte de comenzar a trabajar en la Fundación Biodiversidad.

Hablar de biodiversidad es hablar de 3 elementos diferentes, la diversidad de especies: animales, plantas, bacterias; la diversidad de espacios, es decir los ecosistemas en los que habitan; y la diversidad genética, los componentes del código genético de cada organismo.

SOBRE  BIODIVERSIDAD

F. Nájera: Una vez fijado en el preámbulo de esta entrevista el marco en el que nos vamos a mover tendríamos mucho interés en conocer tu opinión sobre algunos aspectos concretos relacionados con el tema que nos ocupa… En primer lugar y dada la situación de crisis que nos embarga en la actualidad me siento obligado a preguntarte por las repercusiones que puede tener la conservación de la diversidad biológica en el desarrollo económico y social de un país como el nuestro. Turismo, empleo,

S. Castañeda: España es el país más biodiverso de Europa, tenemos el 50% de las especies de flora y fauna europeas y el 30% de nuestro territorio está protegido por la Red Natura 2000. Si nos centramos en el turismo, por ejemplo, muchos de los turistas que vienen a España y parte del turismo interno lo que busca es “consumir” naturaleza. Nuestros espacios naturales protegidos reciben al año más de 30 millones de visitas. Todo esto genera negocio y genera empleo. También hay casos en los que encontramos un claro vínculo entre conservación y turismo. En Canarias, por ejemplo, el turismo para ver ballenas y otros cetáceos atrae a más de 1 millón de personas y un impacto económico para el sector de 20 millones de euros al año.

F. Nájera: A pesar de lo que apuntas seguro que hay quien considera que la preservación de la biodiversidad original es un lujo propio de sociedades opulentas. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

S. Castañeda: Yo creo que más bien al contrario. Se calcula que perder biodiversidad nos cuesta al año el 7% del PIB mundial. El 40% de la economía mundial depende de una biodiversidad y ecosistemas sanos. Creo que el primer punto es que necesitamos reconocer la importancia vital del capital natural para la vida, para el bienestar social y para la economía.

F. Nájera: No obstante ¿No crees que hay cierta contradicción entre el mantenimiento de la pluralidad biológica  y la consecución de alimentos para toda la humanidad?

S. Castañeda: La biodiversidad juega un papel fundamental en la alimentación. Si perdemos variedad genética, por ejemplo, en los tomates, significa que si voy al mercado sólo voy a tener una variedad para elegir. Perder variedades genéticas, significa que perdemos propiedades nutritivas y sabores. Además de perder variedades que en muchos casos están muy arraigadas a la cultura de un territorio y a sus tradiciones. Y no sólo eso, perdemos especies que están mejor adaptadas al ecosistema en el que surgieron. Hoy sabemos que el 42% de las variedades vegetales españolas están amenazadas de extinción. La seguridad alimentaria también se ve condicionada por la diversidad biológica de los sistemas agro-ganaderos, aquellos sistemas con mayor variedad de cultivos o razas presentan mayor resiliencia y resistencia ante amenazas como plagas, enfermedades o fenómenos climáticos adversos.

F. Nájera: En tu opinión ¿Cómo se podría compatibilizar el uso de recursos tan escasos como el agua o el territorio entre el ser humano y las demás especies que habitan la tierra?

S. Castañeda: Debemos dirigir nuestras políticas de consumo de los recursos naturales hacia el ahorro y la eficiencia. Un consumo local y responsable es el primer paso hacia la sostenibilidad del planeta. La supervivencia de las especies vegetales y animales que coexisten con nosotros, garantiza el abastecimiento de recursos tan escasos como el agua potable. La conservación, por ejemplo, de los ecosistemas de ribera o de los bosques que protegen las cuencas hidrológicas es imprescindible para asegurar el consumo de agua potable en las poblaciones.

F. Nájera: En ocasiones algunos componentes de esa diversidad biológica interfiere con los intereses humanos, es el caso del lobo, el lince  o el oso, ¿Cómo se podría hacer compatible su protección con actividades como la agrícola o ganadera?

S. Castañeda: Estas especies están amenazadas y protegidas tanto en la normativa nacional como comunitaria, por lo tanto, nuestro deber es compatibilizar la conservación de las mismas con las actividades que se realizan en los territorios que habitan.

Tradicionalmente han coexistido las actividades agrícolas o ganaderas con estas especies, y desde la Fundación Biodiversidad se están apoyando acciones dirigidas a fomentar la compatibilidad y coexistencia de ganaderos y agricultores y especies protegidas. Cercados eléctricos para la protección frente al oso o recuperación de medidas tradicionales como el empleo de perros mastines que disuaden la presencia del lobo son algunas de las actuaciones que se están llevando a cabo.

F. Nájera: ¿Podemos considerar las especies domesticas de animales y vegetales como  parte de esa diversidad biológica digna de protección?

S. Castañeda: Efectivamente, las especies domésticas de fauna y flora forman parte del conjunto de la biodiversidad. La variedad de razas y especies autóctonas de que dispone un territorio ha evolucionado durante generaciones para lograr la mejor adaptación a las condiciones propias de cada zona.

Esta diversidad generada es digna de protección tanto por su importancia social y económica, como por el valor ecológico que imprimen a estas zonas. Muchas de ellas están sufriendo el abandono de las actividades tradicionales y se encuentran en peligro de desaparición. El Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España cuenta con 157 razas autóctonas, de las que 128 están clasificadas como en peligro de extinción.

F. Nájera: ¿Cuál es tu opinión sobre el desarrollo de especies transgénicas? ¿De qué manera podría influir con el legado natural que hemos recibido?

S. Castañeda: Ante todo, creo que debemos garantizar la libertad de elección de los consumidores y agricultores. Desde la Fundación Biodiversidad tratamos de fomentar la calidad y diversidad genética a través de los cultivos tradicionales, financiando proyectos para el fomento de variedades locales autóctonas y la creación de bancos de germoplasma que garantizan su mantenimiento y conservación.

F. Nájera: El término Sostenibilidad se ha hecho omnipresente en nuestra sociedad y está formado por multitud de factores, en este sentido ¿Cómo crees que influye el mantenimiento de ese Capital Natural que llamamos Biodiversidad en la consecución de una sociedad más sostenible?

S. Castañeda: La biodiversidad es el próximo reto de la sostenibilidad. El sector privado está empezando a identificar sus riesgos y pérdidas económicas asociadas a la desaparición de biodiversidad y servicios de los ecosistemas y también está empezando a reconocer en la biodiversidad una oportunidad. Por ello las empresas y la sociedad en general están empezando a reconocer la importancia de la biodiversidad para lograr un futuro mejor.

F. Nájera: Se trabaja mucho por recuperar especies en peligro de extinción pero ¿No crees que se debería dar prioridad a la recuperación de los hábitats que las sustentaban?

S. Castañeda: En la mayor parte de los proyectos ligados a la conservación de especies, las principales acciones están dirigidas a favorecer el mantenimiento o la mejora de los ecosistemas en los que estas especies habitan. No obstante, cuando hablamos de conservación de la biodiversidad, estamos integrando todos los niveles biológicos y los procesos ecológicos. La recuperación de hábitats y la conectividad entre los distintos ecosistemas o entre ecosistemas aislados mejoran la funcionalidad de estos procesos. En este momento, la mejora de la conectividad ecológica es prioritaria para garantizar la supervivencia de muchas especies y frenar la pérdida de diversidad biológica.

F. Nájera: Otro factor que en este mundo global está alterando la composición tradicional de los ecosistemas es la importación de especies alóctonas. ¿Cómo piensa que se  debería abordar este fenómeno?

S. Castañeda: La introducción de especies exóticas invasoras está considerada como uno de los principales factores causantes de la pérdida de biodiversidad. En los últimos años se están adoptando políticas de control de estas especies, como la aprobación del catálogo de especies exóticas invasoras, con el objetivo de dar una mayor seguridad jurídica y reforzar la protección del medio natural y la biodiversidad en España.

El primer paso es evitar la entrada de nuevas especies que puedan ocasionar daños en los ecosistemas. Para ello es de vital importancia concienciar a la ciudadanía, ya que la principal vía de entrada de especies invasoras en nuestro país se produce por motivos ornamentales o mediante compra-venta de animales de compañía.

Asimismo, la educación y sensibilización de la población también debe centrarse en aquellas especies que ya están impactando en nuestra biodiversidad, intentando evitar la posesión y comercialización, así como, en el caso de la vegetación, potenciando la plantación y consumo de especies autóctonas. En esta línea, la Fundación Biodiversidad apoya proyectos para la erradicación de estas especies, aplicación de las disposiciones del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) y promueve campañas de sensibilización y organización de eventos internacional sobre esta temática.

*Actualidad: Noticia MAGRAMA sobre control de especies exóticas invasoras. El MAGRAMA ha puesto en marcha un Grupo de Trabajo de Especies Exóticas Invasoras, con el objetivo de promover la coordinación entre las administraciones, impulsar el intercambio de información, así como la evaluación y diagnóstico en las estrategias de control de las especies más problemáticas.

F. Nájera: Volviendo al mundo de la economía y la empresa y dada la importancia de este factor en las sociedades modernas ¿Cómo se podría involucrar a las empresas y en especial a las PYMES en la protección de nuestro Patrimonio Natural y más específicamente de la diversidad biológica?

S. Castañeda: Las empresas necesitan la biodiversidad y además, se ven afectadas si la pierden. Y todo ello independientemente del tamaño de la empresa, su localización o sector. Esto es más obvio para algunos sectores que para otros. La rentabilidad de algunas industrias está muy claramente ligada a la salud de los ecosistemas. Por ejemplo, el sector forestal, la pesca, la agricultura, el turismo. Otros sectores lo que tienen es un impacto directo sobre la biodiversidad y los ecosistemas por sus operaciones, como el sector minero, el energético o la construcción. Son empresas para las que es crucial  llevar a cabo una adecuada gestión medioambiental para obtener las licencias o permisos que necesitan para operar. Otras industrias, como la farmacéutica o la cosmética, dependen intrínsecamente del material biológico y los recursos genéticos para fabricar sus productos. Se les puede implicar de múltiples maneras pero si tuviera que elegir dos vías: con el diálogo y la colaboración.

F. Nájera: ¿Cuáles son las tendencias a nivel nacional e internacional en relación con la valoración de los servicios que prestan los ecosistemas?

S. Castañeda: En los últimos meses existe en nuestro país una tendencia a debatir sobre la viabilidad de diferentes mecanismos financieros para la conservación de los servicios de los ecosistemas, haciendo especial énfasis en instrumentos innovadores de financiación. Diferentes instrumentos como los Bancos de Hábitats, los Pagos por Servicios Ambientales o impuestos, tasas y beneficios fiscales, se están poniendo sobre la mesa con el objetivo de promover la conservación de la biodiversidad a través de la valoración de los servicios ecosistémicos.

F. Nájera: ¿Cómo valoras  los mecanismos de compensación ambiental y en concreto qué piensas de los bancos de hábitats? ¿Y por qué en España no han tenido todavía un desarrollo más amplio?

S. Castañeda: Creo en la necesidad de buscar nuevos instrumentos de financiación para la conservación de la biodiversidad. Es necesario encontrar nuevas fórmulas que posibiliten que los propietarios o gestores del territorio puedan llevar a cabo acciones de conservación de los recursos y servicios ambientales.

Los bancos de hábitat pueden funcionar como instrumentos innovadores que permitan evitar la pérdida neta de biodiversidad y ofrecer nuevas oportunidades para la colaboración público-privada en la conservación de la naturaleza. Este instrumento de mercado ofrece una solución eficiente a los impactos negativos, cumpliendo con la jerarquía de mitigación y generando adicionalidad en el ecosistema degradado, además de hacer partícipe al sector privado de la conservación de la naturaleza en España, ya que en nuestro país hemos asociado, a menudo, la conservación de los recursos naturales con una financiación íntegramente pública.

CONCLUSIONES

F. Nájera: Para ir poniendo fin a esta entrevista nos gustaría saber de primera mano ¿Cuáles son las líneas de actuación de la Fundación Biodiversidad para los próximos años?

S. Castañeda: Nuestro Plan de Actuación contempla cinco líneas de actuación:

Línea 1. Biodiversidad terrestre.

Línea 2. Biodiversidad marina y litoral.

Línea 3. Cambio climático y calidad ambiental.

Línea 4. Economía y empleo verde.

Línea 5. Relaciones internacionales.

Para alcanzar los objetivos, cada actividad incluye distintos proyectos que se enmarcan en programas. En total, se contemplan para el año 2014 5 actividades y 34 proyectos en el marco de 32 programas.

F. Nájera: Y para concluir te preguntaría cómo puede la sociedad civil colaborar en el mantenimiento de la riqueza natural que hemos recibido de las generaciones que nos precedieron.

S. Castañeda: Considero que la concienciación ambiental debe ser siempre el primer paso para comprometer a la sociedad en esta labor. A partir de ahí existen múltiples acciones que los ciudadanos pueden desarrollar para implicarse en la conservación de la biodiversidad, mediante donaciones y colaboración con entidades de conservación, o de forma más activa participando en campañas de voluntariado, consumo responsable, movilidad sostenible o ecoturismo.

Madrid, a 18 de noviembre de 2013