La gestión internacional de las empresas

NOTA: este post es una reflexión personal de una asignatura vista en clase del MBA part-time.

Una de las lecciones más importantes que he aprendido con los casos que nos han expuesto en gestión internacional es que una compañía debe tener una estrategia global alineada con la cultura general instaurada en la empresa pero que a su vez debe comprender y adaptarse se los diferentes mercados regionales en los que opera. Conseguir ambas cosas no es sencillo, ya que muchas veces la cultura de las personas de los diferentes lugares del mundo o incluso las necesidades de la empresa en cada lugar hacen que los gerentes se vean tentandos a seguir una política distinta a la global de la empresa.

El porqué de mantener una estrategia global de la compañía es principalmente para no fragmentarla y mantener una coherencia en cuanto la estrategia a seguir. La estrategia, en el fondo, se ve definida por los factores claves del mercado que la compañía ha detectado y estos factores son los suficientemente genérico como poder aplicarse en todo el mundo y dar resultados a largo plazo. Por ello, se debe seguir una estrategía global y evitar que las estrategias locales vayan en contra de ella, porque irían en contra de lo que se ha detectado como más favorable para la empresa.

Pero no tiene sentido aplicar la estrategia global de la compañía de la misma forma en todos los lugares del mundo. De hecho tampoco tiene sentido que la apliquen personas que no son nativas del lugar. Para poder aplicar correctamente una estrategia hay que entender como funciona el mercado local y eso es algo que se consigue a lo largo de los años de vivir y de convivir con las personas y empresas de la región. Y tengo que añadir que por mucho que puedan explicarte como es la región, las cosas solo se comprenden cuando se viven y se experimentan.

En el proceso de expansión de la empresa a nuevos mercados, es determinante conocer muy bien el entorno y el mercado antes de tomar ninguna decisión. Aunque sea un mercado atractivo para la empresa puede que el entorno no sea favorable para una empresa extranjera. Por naturaleza el ser humano es reticente al cambio y cuando aparece algo nuevo que no conocíamos de antemano, por muy bueno que sea, la tendencia general es al rechazo. Ocurre algo similar con las empresas cuando se mueven a un mercado. Por ello, muchas veces es más rentable realizar alianzas, join ventures, o incluso adquisiciones de empresas de la zona para empezar con una referencia ya establecida, y a partir de ahí crecer e instaurar la estrategia de la empresa.

Para cerrar mi reflexión personal, creo que el mejor lugar para una empresa es aquel donde se concentra más su competencia y su sector. Aunque a priori esto pueda parecer una locura por la gran prensión competitiva, lo cierto es que esa presión es la que hace evolucionar a las empresas y estar mejor preparadas. Sino la empresa vivirá en la comodidad de su situación y cuando quiera darse cuenta habrá llegado una empresa nueva muy evolucionada que la comerá el mercado.


¿Quienes son los vendedores?

Todas las empresas necesitan vender para poder subsistir, y para poder vender se necesitan vendedores. Toda operación de venta es básicamente un proceso de negociación que puede dividirse en los siguientes pasos:

  1. Preparación: Antes de comenzar con el proceso de venta es necesaria una fase de preparación donde se asienten los conocimientos sobre el cliente, el producto, la empresa, los objetivos, la competencia y la presencia personal.
  2. Verificación: Para poder vender no solo hay que estar en el lugar y la hora apropiados, sino que hay que asegurarse de tener lo que se quiere vender. Además de comprobar si la información de la fase anterior sigue siendo cierta.
  3. Acercamiento: El siguiente paso es el acercamiento al cliente, hay que intentar conocerle para establecer una relación más cordial y agradable.
  4. Presentación: También es necesario presentarse a uno mismo para que el cliente puede conocernos y crear un clima más agradable.
  5. Argumentación: Una vez iniciada la comunicación el vendedor deberá saber escuchar al cliente y exponerle sus ideas de forma argumentada. En teoría el vendedor debería ser una persona sincera y si es necesario redirigir al cliente a la competencia. Esta sinceridad es buena para las relaciones comerciales a largo plazo, pero a veces la relación comercial solo se dará una vez.
  6. Cierre: Como último paso de la venta hay que asegurarse de haber vendido, preferiblemente realizando en el momento la venta o mediante alguna relación contractual.
  7. Análisis: Finalizada la venta el vendedor debería realizar un análisis propio de como ha ido el proceso con el objetivo de poder mejorar en su labor profesional.

Este tipo de venta voy a denominarla venta tradicional, porque los tiempos han cambiado y la tendencia es otra distinta. Los consumidores ya no son sujetos pasivos que no saben muy bien lo que quieren ni lo que pueden encontrar, ahora la persona que quiere comprar algo se informa antes en Internet y tiene decidida su compra antes de dirigirse al lugar donde comprar lo que quiere. A veces ni siquiera se dirige al lugar físico sino que compra lo que quiere por la propia Internet.

Entendiendo que el cliente es más activo que nunca en el proceso de compra y que el mismo se encarga de informarse sobre los distintos productos que pueden satisfacer su necesidad, el proceso de venta tradicional deja de tener sentido. Por mucho que el vendedor argumente, el cliente ya tiene sus argumentos y sólo quiere cerrar la venta. De la preparación a la argumentación lo realiza el propio cliente, mientras que el vendedor solo cierra la venta.

¿En este nuevo contexto tienen sentido los vendedores tradicionales? A día de hoy sí, porque no todo los clientes son tan activos en el proceso de compra, sin embargo la tendencia es clara. Los futuros vendedores serán los amigos, ya que estos serán otra fuente de información que ofrecerá recomendaciones personales sobre que productos comprar y donde.

A nivel venta entre empresas los vendedores van a seguir siendo necesarios durante más tiempo. Pero dado que en los negocios entre empresas el conocimiento técnico de los productos que se vende ha de ser muy alto, el rol de vendedor lo adoptaran personas especializadas en los productos y no en el proceso de venta como tal.


Study trip: Orlando (USA)

Hace apenas una semana que volvimos de nuestro viaje de estudios a Orlando, Florida. Ha sido una experiencia muy intensa de la que aún debo horas de sueño. De la parte académica del viaje os resumiré que hemos recibido charlas de diferentes personas representativas de parques de atracciones (Disney y Universal), de un circuito de la Nascar (Daytona International Speedway) y de un centro médico que más bien es una pequeña gran ciudad de la medicina (Lake Noa: Orlando’s Medical City). Mis conclusiones de todas esas charlas se pueden resumir en tres palabras: dinero, espectáculo y familia. Y en ese preciso orden de prioridad.

Antes de viajar ya tenía en mente que los estadounidenses tenían como principal prioridad en su vida el dinero y, salvo una excepción en una de las charlas, he confirmado mi hipótesis. Era muy curioso ver como el objetivo de los parques de atracciones de Florida (que tiene unos cuantos) tienen en mente el mismo objetivo: que el cliente pase el mayor tiempo posible gastando dentro del parque. Si es necesario hasta se ponen hoteles dentro del parque para que el cliente no tenga que salir hasta que decida volver a su casa. Además en los parques nada más que hay lugares para gastar dinero: tiendas de merchandising (alguna más entretenida que las propias atracciones), venta de comida por todas partes (que no sea por falta de azúcar) y cosas que requieren un gasto extra para poder ser disfrutadas. En Daytona lo que intentan es conseguir que los clientes vuelvan año tras año y que cuando vengan pasen al menos una semana dentro o cerca del circuito gastando dinero. Se les deja acampar en la explanada que hay en medio del circuito, porque saben que van a consumir una gran cantidad de cerveza que Daytona va a venderles (nunca hay suficiente cerveza).

El médical center es un ejemplo claro de lo que es hacer las cosas a lo grande, es una pequeña ciudad centrada en la medicina. No sólo hay hospitales, sino también centros de investigación y urbanizaciones para los trabajadores con sus correspondientes zonas de ocio (incluido un cine). Obviando el hecho de la exageración que es hacer las cosas tan a lo grande, que sólo un país tan grande y rico podría hacer, me parece una forma muy buena de crear un tejido empresarial de un sector muy concreto. Esta claro que si yo quisiera investigar algo de medicina, dedicarme profesionalmente a la medicina, o crear alguna empresa relacionada con la medicina, el medical center sería mi primera y única opción. El ecosistema que han creado me parece fantástico. El tema de los parque temáticos tampoco se queda pequeño, Disney tiene cuatro grandes parques en apenas unas decenas de kilómetros.

El espectáculo, aparte de tener que ver con hacer las cosas a lo grande, también lo he visto muy reflejado en como nos daban las presentaciones. Muchos de los ponentes eran unos auténticos “showmans”. De hecho, uno de ellos era tan bueno que se tiró hablando una hora y no soy capaz de recordar ni un sólo dato relevante de su charla, sólo recuerdo su pose típica de película. Como es evidente todos nos vendían su empresa, pero la forma de hacerlo dista mucho de la que podría verse por España. Nos relataban los valores y objetivos de su empresa como si fueran seguidores de una religión que adoran a un dios (su empresa) y creen ciegamente en ella. Durante las charlas me daba la impresión de vivir en el país equivocado, cada empresa allí era una utopía. Luego comprobabas en la realidad que muchas cosas no eran ciertas y que simplemente son empresas más grandes en una economía más consumista donde el dinero fluye a unas velocidades de vértigo.

Otro punto que me llamó la atención en las charlas fue el tema de la familia. Me di cuenta que los ponentes vinculaban mucho su trabajo con la familia. Dando a entender la importancia de la familia en su vida. Sin embargo, luego me llevaba la sorpresa de que los mismos que daban tanta importancia a la familia eran totalmente rígidos con su carrera profesional. Si tenían que quedarse haciendo horas extra las hacían, si tenían que desplazarse a otro país por su trabajo lo hacían. En este caso, creo que al ser personas importantes en grandes organizaciones han tenido que sacrificar parte de su vida familiar por la profesional, aunque les cueste asumirlo. Aún así, el espíritu de la familia es algo que me parece que esta muy instaurado en la sociedad estdadounidense.


El mejor jefe es el que no existe

Nota: este post es de un trabajo de la asignatura de gestión de personas. De ahí su longitud.

Ante la pregunta de qué es un jefe, la respuesta más común es decir que es una persona encargada de organizar a un grupo de personas para que realicen su trabajo. Después de esta afirmación, cualquier persona que no sea un jefe relativamente importante en su empresa añadirá la coletilla de que el jefe es esa persona que vigila que él esté trabajando. La figura del jefe no suele estar bien vista por parte de los empleados, generalmente por la posición dominante de poder que ejercen sobre sus subordinados.

Muchas empresas se han dado cuenta de que los jefes no deben ser visto como organizadores de recursos, sino como soporte para que los empleados que están a su cargo puedan realizar el trabajo. Las personas que se encuentran en la base piramidal de la estructura jerárquica de las organizaciones son las aportan valor directo a los productos o servicios de la compañía mediante su trabajo del día a día. Los jefes deben, por tanto, adoptar un rol en el que aporten valor a las personas que están a su cargo para que puedan realizar lo mejor posible su trabajo.

Si aplicaramos los razonamientos del “lean manufacturing” sobre la estructura organizativa de las empresas, estas deberían tratar de eliminar todo aquello que no aporta valor al producto final. Es decir, se deben eliminar los jefes en la organización de la empresa. El objetivo es que todo empleado debe aportar valor al producto o servicio final de la empresa. Aunque esta afirmación suena muy utópica e irrealista para las empresas existen compañías como Valve Corporation en la que la figura del jefe no existe. Lo más parecido a un jefe en esta compañía es el CEO de la empresa.

Valve es una empresa tecnológica fundada en 1996 que cuenta actualmente con 293 empleados. Desde su fundación Valve no ha tenido un solo jefe en su plantilla. Según información en su propia web:

Sin jefes desde 1996

Imagina trabajar con un equipo super inteligente y talentoso en un entorno autoorganizado e innovador, sin jefes, sin gestión intermedia, sin burocracia. Únicamente compañeros altamente motivados trabajando juntos para hacer cosas asombrosas. Es sorprendente lo que la gente creativa puede hacer cuando no hay nadie diciéndoles lo que tienen que hacer.

 

Visión de los empleados de Valve de la estructura organizativa de la compañía. Fuente: “Valve: Handbook for New Employees”

Al ser una empresa tecnológica entiende que su supervivencia a lo largo del tiempo depende de crear una cultura de innovación constante en la empresa. Los jefes limitan la creatividad de los empleados porque el empleado siempre actúa según las órdenes del jefe. Eliminado el jefe se elimina esta restricción y aparece un ambiente más creativo y más propicio para innovar. A esto hay que unirle el hecho de que Valve ha considerado la contratación de empleados como el eje principal de la empresa, así que se ha esforzado en contratar buenos profesionales y de mantenerlos lo suficientemente motivados para conseguir resultados positivos para la empresa.

Todos los empleados necesitan información sobre cómo están desempeñando su trabajo con el objetivo de mejorar y saber que no se están equivocando. Esta labor que es propia del jefe en cualquier organización se realiza en Valve mediante entrevistas personales. Todos los miembros de la empresa son entrevistado por un conjunto de empleados (que cambia cada vez) y dan su opinión sobre el trabajo que se esta realizando y de cómo mejorar. Además los empleados de Valve tiene un salario variable en función del valor que han aportado a la compañía en el último año. Para hacer esta escala cada grupo de producto o proyecto es responsable de evaluar a sus integrantes según 4 valores:

  1. Las habilidades o capacidades técnicas: cómo de difícil e importantes son los problemas que solucionan.
  2. Productividad: cuánto valor tiene el trabajo terminado para el usuario final.
  3. Contribución al grupo: cómo se contribuye a los procesos, la contratación, la integración de miembros al equipo, etc.
  4. Contribución a los productos: cuánto de el trabajo realizado tiene valor para los productos finales, cómo de bien se predice lo que el cliente quiere y sus reacciones, etc.

En lugar de ser el jefe quien decide lo bueno que es un empleado son sus propios compañeros los que lo valoran. Una persona que trabaja codo a codo con otra va estar mucho más capacitada para conocer su desempeño que un jefe que solo tiene un punto de vista superficial sobre el trabajo.

Esta cultura de empresa ha llevado a Valve a desarrollar videojuegos que han sido un éxito de ventas, a desarrollar una tecnología única para videojuegos y a crear una plataforma de distribución online de videojuegos que ha roto el mercado y es referencia en estos momentos. A pesar de no tener jefes, es una compañía que ha sabido evolucionar, crecer y ocupar una posición importante en el mercado.

Si le funciona a Valve, lo normal es preguntarse si esta cultura puede funcionar en otras empresas. Es una pregunta difícil de responder, pero lo lógico es pensar que en empresas que ya están funcionando la cultura de no tener jefe sería un cambio muy radical que los empleados no sabrían asimilar. En empresas con miles de empleados también sería difícil que esta cultura tuviera éxito, ya que requerirían de un mínimo de jerarquía aunque fuera por productos o servicios. Sin un mínimo de división el exceso de información podría hacer que los empleados perdieran demasiado el tiempo en comunicación interna. Pero sí sería factible que la empresa lograra tener un jefe por cada 200 o 300 empleados. Actualmente un jefe tiene de media 7 personas a su cargo, si se aumentase a 200 los costes que ahorrarían las empresas en mandos intermedios serían muy significativos y podrían llegar a ser una ventaja competitiva frente a sus competidores. Eso sí, habría que seguir permitiendo la libertad del empleado como hace Valve.

Para empresas tecnológicas tiene mucho sentido fomentar la innovación con la cultura de Valve, pero en compañías donde los productos se desarrollan con procesos rutinarios la innovación no tiene tanta importancia y seguramente no tener jefes sería contraproducente. No tendría sentido que un operario abandonara su puesto en una cadena de montaje para innovar por su cuenta. Aún así es importante que las empresas valoren que cualquier empleado puede innovar, y de hecho los que están más cercanos al desarrollo de los productos son los que conocen mejor las carencias de los productos y procesos para mejorarlos.

Los jefes son necesarios cuando las personas no saben organizarse por sí mismas o no poseen la disciplina e iniciativa para desarrollar por ellas mismas el trabajo. Sin embargo, como bien demuestra Valve, las personas con talento y pasión por su trabajo pueden tener un rendimiento igual o superior sin tener que contar con un jefe.


La gestión de proyectos de investigación en la universidad

Nota: este post forma parte de un trabajo para la asignatura de gestión de proyectos.

El personal docente investigador de las universidades suele realizar dos tipos de proyectos: los proyectos personales de investigación que están relacionados con sus tesis doctorales y los proyectos financiados por entidades externas a la universidad. El objetivo de ambos proyectos es obtener resultados en la investigación, sin embargo, su gestión es diferente. Me gustaría hacer una reflexión de cómo estos dos tipos de proyecto se diferencian entre ellos y entre los proyectos comunes en las empresas en términos de: costes, tiempo y calidad.

En los proyectos de investigación podemos definir la calidad como los resultados de investigación obtenidos. Según el método científico, el proceso lógico para obtener resultados es el que muestra la siguiente figura:

Fuente: wikipedia.org (método científico)

Al plantearse una hipótesis esta puede ser cierta o falsa. De hecho, en muchas ocasiones es probable que la hipótesis de partida sea falsa y no se considera un resultado de investigación lo suficientemente relevante como para ser publicado. En este caso podríamos de decir que el proyecto ha fracasado en sus requisitos de calidad. Sin embargo, la realidad en la investigación es bien distinta. Cuando la hipótesis de partida no se verifica, lo científicos tienden a analizar los resultados de la investigación con el objetivo de encontrar información relevante que pueda ser publicada (la presión por publicar suele ser bastante alta). Los requisitos de calidad iniciales del proyecto se desvirtúan. Esta tendencia es mucho mayor en los proyectos individuales que en los financiados externamente, ya que los financiados suelen tener algún tipo de objetivo final mientras que los personales suelen ser más caóticos.

En términos de coste, los proyectos personales suelen estar restringidos por el presupuesto del departamento y cómo éste se haya organizado. Eliminando el salario del único investigador, los costes suelen ser provocados por recursos materiales que se necesitan. En los proyectos financiados sí se contempla la posibilidad de incluir a más personal investigador vinculado únicamente al proyecto, pero depende del tipo de proyecto y de la financiación disponible. Es el investigador principal el que toma la decisión de cómo gestionar los recursos económicos para el proyecto. Mi opinión en este punto es que los investigadores principales de los proyectos financiados no poseen los conocimientos adecuados para gestionar los recursos. Suele ser bastante habitual ver como un mes antes de finalizar un proyecto se decide comprar ordenadores nuevos para todo el grupo con el objetivo gastar el dinero del proyecto y no desperdiciarlo.

Los proyectos personales de los investigadores no suelen tener una limitación de tiempo. Es un trabajo que se suele hacer por pasión y la investigación finaliza cuando finaliza el contrato de investigador. Sin embargo, los investigadores sí que sienten una presión interna por poner fechas para acabar sus proyectos, ya que para poder publicar artículos con sus resultados de investigación tienen que ajustarse a las fechas que los congresos o las revistas imponen. Los proyectos de investigación financiados sí tienen un límite temporal fijado. Pero al igual que ocurre con la gestión del dinero, los investigadores principales suelen realizar muy malas planificaciones para cumplir el plazo. Entre otras cosas no tienen en cuenta la disponibilidad de los recursos humanos ni fijan un alcance claro del proyecto.

La gestión de los proyectos de investigación necesita mejorar. Los investigadores no tienen las exigencias normales de los proyectos de las empresas privada y esto provoca que sus supervisores sean demasiados permisivos con la gestión de los proyectos. Sin embargo, tampoco se les debe exigir estas competencias a los investigadores, puesto que su principal labor es la de investigar. Esto me lleva a la conclusión de que la figura de gestor de proyectos debería ser incluida como soporte para la investigación en la universidad.


VídeoBlog: videojuegos internacionales

Este post es un trabajo para la asignatura de gestión internacional, y también mi primer vídeo blog


http://youtu.be/A3TeDO1tKMc


Lean Startup, innovación basada en el método científico

En primer lugar empecemos definiendo qué es una startup:

Startup: empresa tecnológica de reciente creación con recursos limitados que se mueve en mucha incertidumbre.

El problema de la incertidumbre es que hace prácticamente imposible tener un plan de negocio a largo plazo e incluso a medio plazo. Si a eso le sumamos el hecho de que las empresas de nueva creación apenan cuentan con recursos, lo más normal es que este tipo de empresa fracase. Pero en la incertidumbre también esta el potencial de estas empresas, muchas de las empresas que empezaron como startups son ahora grandes empresas tecnológicas gracias a que en su día se arriesgaron con una nueva tecnología que no se sabía para que podía servir.

¿Dónde esta el secreto del triunfo para una startup? La única forma de lidiar con la incertidumbre y crear una empresa de éxito es aprender lo más rápido posible. Sin más información podríamos pensar que le objetivo es lanzar un producto mínimo viable (o prueba de concepto) y ver como reacciona el mercado. Y luego continuar lanzando nuevas versiones del producto para ver que sucede. Podría darse el caso de conseguir unos resultados como los que muestra la siguiente gráfica:

A priori podría parecernos que la empresa marcha bien ya que estamos obteniendo cada vez más clientes de pago. Sin embargo, en este caso no podríamos estar más equivocados. Si en lugar de mostrar el número de usuarios mostramos los porcentajes siendo el 100% el número de visitas esta es la gráfica que saldría:

 

Como se aprecia el porcentaje de usuarios de pago esta descendiendo. Es posible que el incremento de usuarios de pago solo se deba a una gran inversión en marketing que está atrayendo más tráfico a la web, pero tarde o temprano las ventas se colapsarán y no nos habremos enterado por qué. La empresa se quedará en la tierra de los muertos vivientes, habrá alcanzado un éxito moderado pero no será capaz de crecer más. Aquí es donde entra en juego el método científico:

Método científico: Conjunto de pasos fijados de antemano con el fin de alcanzar conocimientos válidos mediante instrumentos confiables, secuencia estándar para formular y responder a una pregunta.

Cuando se expone un producto mínimo viable, o prueba de concepto, al mercado tiene que ser con el objetivo de responder una hipótesis de partida. Sin una pregunta clara que responder no vamos a aprender nada.

Cuando pruebas para ver que pasa siempre aciertas, porque ves que algo pasa aunque no pase nada.

Además es importante escoger adecuadamente los indicadores que nos muestran los resultados de nuestro experimento. Con unos indicadores como los de la primera gráfica tendríamos la falsa sensación de que lo estamos haciendo bien, cuando es incorrecto.

El proceso a seguir sería el siguiente:

  1. Plantear una hipótesis de partida
  2. Escoger unos indicadores adecuados para comprobar la hipótesis
  3. Lanzar un producto mínimo viable para validar la hipótesis
  4. Analizar los resultados en función del feedback de los usuarios y los indicadores
  5. Replantear nuevas hipótesis y volver a empezar

Este ciclo nos permite aprender, pero también es necesario que se realice rápido. Cuanto más rápido seamos capaces de contrastar hipótesis más rápido responderemos a las necesidades de los usuarios y gastaremos menos recursos. Además, no gastaremos tiempo desarrollando funcionalidades que no son valoradas por los usuarios finales.

Este método es válido cuando la empresa esta creciendo porque el impacto sobre el número de usuarios es mínimo. Cuando la empresa ya es grande y ya tiene una marca reconocida no es recomendable lanzar experimentos que puedan generar insatisfacción entre un gran número de clientes. Hay que controlar el número de usuarios sobre los que se pruebas las hipótesis para causar el menor impacto negativo posible.


MBA quinto mes. HowMaths

Cuando la última vez escribí comienzan los planes de negocio, lo que no me esperaba que un mes más tarde algunos siguiéramos sin comenzar el plan de negocio del MBA y mucho menos que yo me hubiera embarcado en tantas aventuras. Este es el principal motivo de que últimamente escriba algo menos y que sea de peor calidad.

En este último mes he descubierto el marketing y ayer concretamente el poder de las redes sociales y las grandes personas que hay en ellas. Comprender como funcionan las relaciones sociales, los comportamientos de las personas es algo que motiva bastante. Dejando a parte el marketing, vamos a empezar un proceso de mentoring en el MBA para ayudarnos con nuestra carrera profesional. Me parece muy buena iniciativa, lo malo es que llevo años sin fijarme metas a largo plazo y así difícil tomar un rumbo con objetivos claramente definidos. ¿Australia? ¿Sillicon Valley? ¿China? El mundo se queda pequeño.

Además del MBA a mi no se me ocurre otra cosa que apuntarme a escuelas de emprendedores. Mi experiencia en Tetuan Valley esta siendo muy positiva. Me ha servido para reenfocar mi proyecto y aumentar mi fe en él. Antes de contar que estoy haciendo quiero destacar a las grandes personas que hay detrás de Tetuan Valley. Tiene un enfoque totalmente práctico de emprendimiento y un conocimiento muy amplio sobre proyectos tecnológicos que es muy útil. Además la gente de otros proyectos te ayuda bastante, son muchos puntos de vista que hacen darte cuenta de donde tienes que mejorar. Así que si estas pensando en ser un emprendedor, te recomiendo encarecidamente que pruebes la experiencia de Tetuan Valley. Porque un MBA te puede servir para hacer un plan de negocio, pero para ejecutarlo necesitas algo que no te enseñan en las escuelas de negocio. Necesitas gente que haya creado una empresa y que tenga el conocimiento y los contactos que te sirvan.

Finalmente uno de mis poryectos: HowMaths. Lo que iba a ser un solucionador paso a paso de problemas de matemáticas ha acabado siendo una página web de ejercicios para estudiantes que les ayuda a plantear correctamente los problemas de matemáticas (o física) y además lo hace de forma divertida. Aun estoy desarrollando la web pero ese es el enfoque actual, que como buena startup cambiará mil veces antes de ser algo definitivo. De hecho cualquier opinión o comentario es bienvenido, y si tienes algo más de tiempo te agradecería que rellenaras esta encuesta sobre el proyecto.

P.D. Comaware no esta muerto, está esperando su momento.


Marketing en redes sociales: recomendaciones

Este post fue originalmente publicado en el blog de tetuan valley. Iniciativa para emprendedores en la que participo con un proyecto.

Todos somos conscientes del poder de las redes sociales para comunicarnos entre nosotros. Estas redes sociales han tenido un gran impacto en como los anunciantes promocionan sus productos, pero el verdadero potencial del marketing en las redes sociales son las recomendaciones.

Lo que realmente merece la pena de las recomendaciones es que son dadas por una persona conocida. No recibimos la información sobre un producto de una fuente desconocida, sino que la obtenemos de una fuente de confianza. Estamos mucho más predispuestos a tener en cuenta esta información. Aquí esta el verdadero poder de las recomendaciones para las empresas, lograr que sus clientes y usuarios les cuenten lo buenos que son sus productos a los amigos. O al menos, hacer hablar sobre nosotros para que otras personas sepan que existimos.

Es muy importante para las grandes empresas lograr que los clientes hablen de ellas y recomienden su marca, pero es crítico para las pequeñas compañías que están empezando. Las startups normalmente no cuentan con una gran cantidad de recursos y deben gastarlos cuidadosamente, y las redes sociales son muy baratas si enfocamos los esfuerzos hace un nicho muy específico.

Una vez que una startup ha identificado el mercado objetivo de su producto, la mejor estrategia para crecer es hacer de sus primeros clientes su fuerza de ventas. Lograr que los clientes hablen de la empresa y sus productos. Por supuesto, la empresa debe tener un buen producto, sino esta muerta. Pero, ¿cómo puede lograr una startup esto? porque esperar a que ocurra de la nada no va a funcionar. La mejor forma es ofrecer ventajas o promociones a los primeros consumidores. Con ello consigue que los consumidores estén felices tanto con el producto como con la relación con la empresa. Una buena forma de conseguirlo es ofreciendo promociones solo cuando los clientes hablan del producto en las redes sociales, pero de una forma controlada. Puedes incluir un boton de twitter (o uno de facebook para compartir) con un mensaje que cuando es publicado por el cliente recibe la promoción. También funcionan muy bien las invitaciones, los usuarios envía invitaciones para usar el producto a sus conocidos y cuando alguna acepta la invitación el cliente obtiene automáticamente la promoción.

Uno de los mejores ejemplos de este tipo de marketing ha sido dropbox. Dropbox permite que tengas un disco duro virtual en la nube (Internet) y que puedas acceder a la información desde cualquier dispositivo. Lo que hizo esta compañía para que los clientes hablarán de ella era ofrecer más espacio de almacenamiento cuando hablaban de ella en la redes sociales o cuando invitaban a amigos a usar dropbox.

De alguna forma las empresas pueden dirigir a los clientes a hablar de sus productos cuando ofrecen promociones o alguna otra característica extra a estos clientes. Pero el producto tiene que ser lo suficientemente bueno y la empresa se debe asegurar de alguna forma que solo se publica buenos comentarios y/o tener un buen plan de contingencia para cambiar la opinión de las personas que hablan mal del producto en las redes sociales. Las redes sociales son muy poderosas.

Recuerda: la recomendación de un producto por parte de un amigo es mucho mejor que la recomendación de cualquier otro.



Emprendedor, no me cuentes tu idea que la copio

Cada vez que me he ido adentrando más y más en el mundo de los emprendedores siempre he querido hablar con ellos para enriquecerme con su conocimiento. Sentía curiosidad por saber cuales eran sus proyectos y como los estaban llevando a cabo. Me gusta conocer sus opiniones sobre mi proyecto. Pero a veces te encuentras con gente que oculta sus verdaderas intenciones, normalmente porque piensan que sus ideas son geniales y si las cuentan las copian. Es entonces cuando se me pasan cosas como las que voy a escribir durante el resto del post.

Veras, el único motivo por el que te pregunto sobre tu proyecto es para copiarte. No eres nadie pero tienes una gran idea. Y yo como emprendedor que casi no tiene dinero ni para comer todos los días tengo los recursos y el tiempo suficiente para copiarte la idea, e incluso mejorarla. Es más creo que tu idea es tan buena, tan increíblemente superior a las mías, que voy a pasar 24 horas al día para copiarte. A ti y a tu equipo de 4 personas que la esta desarrollando, y lo voy a hacer yo solo. Porque tengo una horda de monos que aporrea el teclado día y noche sin parar y seguro que algún día te copian. Pero no sólo te voy a copiar a ti, también voy a copiar al emprendedor con el que voy a hablar dentro de 5 minutos y a los 10 con los que hable ayer y a los 8 con los que voy a hablar mañana. Porque además de los monos pienso poner a aporrear teclados a los gatos.

Pero es que tu idea es tan genial, que aunque no me motive lo más mínimo voy a dejar mi verdadera pasión y a perder la fe en mi idea sólo por el mero hecho de copiarte. Es lo que nos va a los emprendedores, copiarnos unos a otros. Además, lo voy a hacer porque se que es así como nacen las grandes empresas. ¿Conoces facebook? Yo tuve la idea de una red social en el 2006, justo un año después de que facebook comenzara. Le conté la idea a unos compañeros de la universidad y por culpa de eso alguien logro hablar con el Mark Zuckerberg del pasado y él me copió. Si, el propio creador de facebook, y también el de twitter, google+ y demás redes sociales. Porque en el fondo la idea era mía. Era imposible que otro tuviera una idea tan parecida cuando era tan evidente.

Por esos motivos yo no cuento mis ideas. Si lo hago todos me copiarían, porque siempre cuento lo mismo a todas las personas. Y además en los 5 minutos en los que hablo con ellos me da tiempo a contarles todos los detalles de mi idea, todas esas cosas que hacen que al final salga todo adelante. Imaginaté si contará mi idea, 24 horas después de contarla ya tendría un competidor que haría exactamente lo mismo que yo. Es como cuando tuve la idea de volar. No se la conté a nadie porque sabía que si lo hacía me iba a encontrar millones de personas volando como superman en la ciudad al día siguiente. Era una idea genial y fácilmente realizable, por eso no la conté. Ahora ya no trabajo en ella porque no tengo tiempo. Pero es una idea que lo va a romper.

El conocimiento crece cuando se comparte

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies