SERENDIPITY PARA INNOVAR

por fdielche on 28/01/2015

Cada semana, tenemos la suerte de poder incorporar nuevas herramientas, estrategias y elementos para mejorar nuestras organizaciones, y ser más competitivos y en definitiva, tener éxito en nuestros proyectos.

En el paso por la factoría de innovación de Elche de Guzmán López, hemos incorporado una nueva “palabra”, un nuevo “concepto” que para muchos, no tendría relación a priori con el mundo del negocio, o que ni siquiera había oído…

SERENDIPITY o SERENDIPIA

“Una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. También puede referirse a la habilidad de un sujeto para reconocer que ha hecho un descubrimiento importante aunque no tenga relación con lo que busca. En términos más generales se puede denominar así también a la casualidad, coincidencia o accidente.”

Pudimos descubrir  muchos ejemplos que a lo largo de la historia de los descubrimientos están alrededor de este fenómeno: el helado en cucurucho, la tirita, el post it, o incluso la famosa ley de la gravedad de Newton y su manzana.

ejemplos

imagen de la presentación que Guzmán López Utilizó en la actividad de la Factoría de Innovación de Elche el pasado 21 de Enero de 2015

 

Guzmán López nos da las claves de por qué unos tienen éxito y otros no. En primer lugar, es sobre todo una cuestión de actitud, las oportunidades están ahí en la oscuridad, y nosotros como mentes creativas e innovadoras, debemos apuntar bien con la linterna para descubrirlas. Aplicando este concepto a nuestro día día él nos propone:

” ¿por qué no  aprovechar el fenómeno de la serendipia a la hora de emprender? Muchos son los emprendedores que han sacado su genial idea gracias a un pequeño accidente inesperado. Un error de búsqueda en Google, un problema con el coche o quedarse sin entradas para una ópera, pueden ser estímulos suficientes para crear nuestra propia suerte ya que gracias a esas eventualidades podemos conectar con algo con lo que antes, sencillamente, no percibíamos. El quid está en conseguir una actitud de búsqueda a la vez que nos planteamos un objetivo ya que el que nada busca nada encuentra.”

Ejemplos como Enrique Sacristán, que al casi quedarse sin entradas para una ópera en Viena se le ocurrió montar una empresa que gestionará la asistencia a conciertos por toda Europa; o a Félix Tena, que debido al éxito que tenía traer juguetes de China a su hijo se le ocurrió crear una empresa como Imaginarium, nos pueden servir para inspirarnos en nuestro trabajo, y encontrar oportunidades de negocio que realmente nos hagan innovar en nuestros modelos y cambiar nuestra suerte hacia el éxito.

Ya en muchos países la incorporación de este concepto para generar nuevos modelos de negocio está a la orden del día, como en este Serendipity LAB en Ámsterdam, donde a través de técnicas innovadoras, trabajo en grupo, con un gran laboratorio de ideas , prototipado y mucha creatividad, te ayudan a construir tu idea para que tenga mucho éxito.

serendipity

 

 imagen de http://serendipity-lab.com/

Post anterior:

Post siguiente: