Insectos comestibles saltan a nuestros platos y cocina

por Coworking Andalucía on 9 mayo, 2018

A continuación os dejamos un post de uno de nuestros emprendedores del espacio coworking en Sevilla.

Rompiendo barreras culturales

bug-and-bugsLos insectos comestibles vienen para quedarse, pero está claro que será un proceso largo en el que los jugadores del mercado deben ganar la confianza y asiduidad de consumo mediante presentaciones y fórmulas novedosas, dentro de las que parecen las más acertadas la innovación,  el lujo y la alta cocina, así como la mezcla con sabores conocidos (cheedar, BBQ, sal y vinagre, etc.) que eliminen la barrera psicológica.

He tenido la oportunidad de probar diferentes tipos de insectos comestibles y la verdad me han sorprendido dos cosas principalmente: el sabor y textura es tan agradable como un fruto seco y la capacidad de saciar es increíble; en cuanto a esto último, he tomado como dinámica el llegar a casa y comer unos cuantos grillos, lo que me hace el mismo efecto que comer varios anacardos en cuanto a quitar esa hambre desesperada hasta que llega la hora de cenar.

Hace un par de días me llegaron toda una variedad de grillos, gusanos de harina y gusanos de seda con sabores diversos (BBQ, curry, a la americana, paprika, mango, etc.) y los estoy reservando para una reunión con amigos y poder ver sus expresiones y opiniones…será toda una experiencia.

De hecho hace un par de semanas ofrecí a un grupo de amigos grillos deshidratados para que probaran y para mi sorpresa muchos más de los que esperaba comieron e incluso repitieron.

El consumo de insectos comestibles en el mundo comienza a cambiar

La inmensa mayoría de las personas que viven en el mundo occidental ven el consumo de insectos comestibles como algo exótico y lejano, o simplemente como desagradable y alejado de cualquier idea concebible de comida deseable en sus platos.

Sin embargo existe una corriente de emprendedores en Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Holanda y otra serie de países que ven en los insectos un futuro cada vez más real en cuanto a generación de negocio captando fuertes inversiones tanto privadas como públicas (el gobierno francés ha invertido en sectores altamente innovadores cantidades millonarias, siendo uno de ellos la cría de insectos para su uso como  piensos y consumo humano).

Snacks de harina de grilloMarcas como Chirps, con un producto que contiene harina de grillo, se hacen un hueco

dentro del competitivo mundo de los snacks con una oferta diferente basando su producto en 3 sabores diferentes (BBQ, Cheedar y Sea Salt).

Así mismo tenemos ya varias marcas compitiendo dentro del segmento de barritas energéticas (EXO, Eat Grub, etc.). En España se han hecho eco varios medios sobre dos emprendedores de Alicante que están en proceso de sacar su propia versión en base a harina de grillo en varios sabores.

barritas harina de grilloOtro caso interesante es el sector de las pastas, siendo una de las marcas la del italiano Massimo Reverberi, quien desde Tailandia produce y exporta a todo el mundo su Cricket Pasta, mediante su marca Bugsolutely.

Y así podríamos seguir enumerando diversas categorías y presentaciones que buscan ir dejando de lado la barrera cultural y que cada vez sea más habitual en nuestra dieta el consumo de diversos insectos y los productos derivados.

Los insectos “saltan” a la alta cocina

Uno de los retos  para la industria de los insectos comestibles es lograr hacer apetecible y exclusivo el consumo de grillos, tenebrios, huevas de diferentes insectos y un largo etc., brindando una inmensa gama de sabores, más allá de su alto valor nutricional y su bajo impacto medioambiental.

Tenemos como ejemplo Ento Box, un proyecto de estudiantes ingleses quienes apuestan porque el secreto para hacer apetecible la comida hecha a base de insectos es darle una estética cuidada. En este caso han se han decantado por una imagen de comida japonesa con una presentación limpia y que evoca a vegetales. Aunque intuyo que esto fue solo un proyecto, el camino que marcan es muy acertado según mi criterio.

Ento Box

Insects in the Backyard abre sus puertas en Bangkok para cambiar la mentalidad de los comensales en cuanto a los insectos comestibles como alimento para pobres, llevando este género a otro nivel con propuestas como las vieiras con gusanos de bambú y el filete de pescado con salsa de huevas de hormiga.

En Medellín, el restaurante La Chagra también incluye por los insectos dentro de su carta de “sabores amazónicos”. Entre esos platos tenemos el “Pachamama”: mojojoy bañado en salsa de yuca brava y hormiga arriera, siendo este parte del menú degustación “Pasión Amazónica”.

Londres también se une a esta tendencia en el restaurante Archipelago con su LOVE-BUG SALAD, BUSHMAN´S CAVI-ERR Y CHOCOLATE COVERED LOCUST, entre otros.

¡Es hora de dar el paso! Desde Bug and Bugs queremos ser pioneros en traer estos productos y muchos otros a España. Pero precaución porque los insectos comestibles enganchan, que te lo digo yo… ; )

logo-bug-and-bugs

 

Escribir un Comentario

*

Post anterior:

Post siguiente: