Una imagen vale mas que mil palabras

El objetivo de este texto consiste en intentar recalcar la importancia de las imágenes en una presentación en público.

Resulta evidente que en el momento en que se intenta comunicar algo a una audiencia, las imágenes cobran un valor especial, por muy buen orador que sea el ponente. Por ello es muy importante su tratamiento y elección.

En estos casos resulta muy útil basarse en las leyes de la fotografía para mejorar y perfeccionar su composición.

Una ley básica resulta ser en la regla de los tercios, que consiste en dividir, en este caso la pantalla, en 9 cuadriculas de igual tamaño utilizando dos líneas paralelas horizontales y otras dos verticales . En los cuatro puntos de unión se encuentran los puntos de atención de la persona, por lo que ubicando en esta zona lo que se quiera comunicar, resultará mucho mas efectivo. También conviene que la imagen que centrada horizontalmente, pues en la fotografía el tercio superior se dispone para el “cielo” y el inferior sería el correspondiente al “suelo”, lugares en los que la audiencia es muy difícil que fije su atención.

Esta regla de los tercios se encuentra basada en una proporción matemática llamada “regla de oro” o “aurea”, la cual nos da una proporción que deben seguir ciertas distancias en las imágenes para resultar naturales a la vista humana. Si bien la regla de los tercios es muy fácil de seguir, esta resulta mucho mas complicada, pero conviene conocerla por si se puede aplicar de manera simplificada.

Por ultimo, resulta muy recomendable, comunicar una única idea por imagen o diapositiva, aunque se pueda explicar extensamente. Porque como la primera ley de la fotografía dice: “Cada imagen debe tener un único centro de interés”.


¿Te acuerdas la presentación del otro día?

No sé si a vosotros os pasa pero yo me doy cuenta de que no soy capaz de recordar las 3 o 4 ideas más importantes de muchas de las presentaciones y reuniones a las que asisto. En algunas me da la sensación de que no han contado nada, en otras entiendo algo radicalmente opuesto a lo que entiende mi compañero y en otras directamente desconecto auto-convenciéndome de que voy a entenderlo si repaso el Powerpoint.

Independientemente de lo despistados que podamos estar o el poco interés que nos suscite el tema tratado, en general creo que a la hora de presentar nos centramos en contar todo lo que sabemos sin preocuparnos demasiado en qué queremos transmitir, en cómo lo hacemos y en si el oyente nos va a entender.

En mi opinión, estas son las claves para conseguir que la audiencia preste atención a nuestra presentación y retenga las ideas principales: comenzar con una anécdota, pregunta o acertijo que genere curiosidad en la audiencia – utilizar un soporte visual claro, sencillo, que no despiste y ayude a comprender la exposición oral – utilizar un lenguaje claro y sin florituras – apoyar los temas más complejos con ejemplos – usar entonación variable y actitud entusiasta – y por último, resumir, enfatizar y repetir los mensajes clave.

No os preocupéis si no habéis nacido con todas estas técnicas sabidas. La buena noticia es que todo esto se aprende. Con mucha preparación y aprendiendo de los errores y del feedback recibido poco a poco conseguiremos que la gente recuerde que lo que decimos, que no es poco.

 


Lenguaje no verbal y tecnología

 

Sin lugar a duda uno de las ideas que destacaría y que más recordaré del módulo de Comunicación y presentaciones eficaces celebrado el pasado mes de abril e impartido por Jorge Maidana, es el peso y el papel que juegan los gestos, las miradas, las posturas, la imagen personal y en definitiva todo lo que tiene que ver con la comunicación no verbal, en la comunicación entre humanos.

Hace un par de semanas, tuve una experiencia en mi día a día profesional que me hizo darme cuenta un poco más, sobre estos pequeños detalles que influyen en nuestra relaciones con los demás y también en nuestra propia conducta. El cliente con el quién estoy trabajando desde hace unos años, es una multinacional con varias sedes en Latino América y gastan mucho dinero en viajes. La cuestión es que recientemente están extendiendo el uso de la telepresencia como medida para ahorrar costes y hace un par de semanas tuve la oportunidad de celebrar el comité de proyecto que tenemos periódicamente con ellos, en una sala de telepresencia Cisco.

Acostumbrado a las videoconferencias y a las conference calls, la experiencia de comunicación fue muy superior y quedé gratamente sorprendido. El hecho de ver a tamaño real y tener los ojos de los interlocutores al mismo nivel que los tuyos hace que puedas captar mucho mejor, los detalles sobre lo que están tratando de decir y sobretodo, de lo que no están diciendo pero que su cuerpo transimite a los demás. La sensación de proximidad con personas que está a miles de km hace que los mensajes ganen en el factor humano y no hagan necesarios viajes que hasta ahora resultaban imprescindibles.

La tecnología sigue evolucionando para eliminar las barreras de la comunicación no verbal entre personas y empresas. La nueva frontera es la comunicación holográfica 3D en tiempo real, en la que investigadores de la Universidad de Arizona en Tucson (Estados Unidos) ya han conseguido los primeros resultados y que nos acercan cada vez más a la ciencia ficción de la Guerra de las Galaxias.



Tu abuela se subió a un árbol…

Pequeño gran módulo este de “comunicación y presentaciones eficaces”. Si tengo que quedarme con algo es con aquello de “empezar por el final”. Me parece una buena pauta, aunque sea algo que va a contrapelo de lo que muchas veces aplicamos u observamos en la vida real.

Hay que ir al grano, al meollo, sí. Se puede explicar, matizar, ofrecer perspectiva, todo esto es positivo, pero, en mi recién formada opinión, se debe hacer a posteriori.

Si salgo de Cádiz no puedo pasar por Badajoz para ir a Valencia. Los rodeos son el relleno. Los lugares comunes y las obviedades se convierten en ladrones de atención y tiempo ante una audiencia expectante. El mensaje no puede estar “sugerido”: debe ser claro, debe ser inequívoco, y debe ser lanzado cuando nuestra audiencia aún no se ha disipado, cuando su atención, si no máxima, sí es la suficiente.

Los nervios, la falta de experiencia, el miedo escénico… son obstáculos que son salvables. Se puede trabajar en ellos. La claridad del mensaje, el no perder a la audiencia en vericuetos semánticos o travesías de desiertos abstractos, por el contrario, se debería encontrar en el planteamiento principal de la comunicación.

Si la táctica es la dilación se puede transmitir una intención perversa: ocultación, camuflaje, engaño… No hace falta ser brusco, no hace falta ser crudo; con ser sincero y directo y poniéndonos en la piel de nuestra audiencia, lograremos transmitir confianza y podremos dar un mensaje claro.

Comunicar es de valientes. Porque no es fácil.


MATERIA OBLIGATORIA

Muchos de nosotros comenzamos hace muchos, muchos años a estudiar. Interminables materias, unas mas prácticas que otras han pasado durante nuestra formación y nos han ido formando como personas junto con tantas otras cosas. Sin embargo, y a pesar de saber de la transcendencia de la comunicación, son pocas las ocasiones en las cuales nuestra sociedad nos ha dado la oportunidad de aprender a hacerlo de forma eficaz.

Comunicar es un concepto muy amplio, pero no hay lugar a dudas de que es una de las esencias de la sociedad en la que vivimos, siempre lo ha sido pero hoy ya en el siglo XXI nadie duda de las altísimas cotas de importancia que ha alcanzado. Estamos en la sociedad del conocimiento y la información.

Refiriéndonos al sentido etimológico de la palabra comunicación, en su primera acepción se define como: “hacer a otro partícipe de lo que uno tiene”. Descubrimos aquí la importancia del asunto y el porque de mi extrañeza al no constituir materia obligada de estudio en la formación reglada del individuo. Comunicar es por tanto “hacer”, “compartir” y “relacionarse con otro”. las tres cosas deberían se competencias básicas de un profesional.

Puedo afirmar, aunque parezca exagerado, que la persona que no ha adquirido esta destreza no existe y es que en alguna medida en la sociedad actual, no somos más que lo que la gente ve y escucha. Por ello comunicar o el acto de compartir lo que tienes, bien sea por el verbo, bien por la imagen, es lo que conformará la huella que dejemos en el otro.

Es esencial que nos formemos todos en esta materia, la comunicación en mayúsculas, porque saber expresar una idea es tan importante como la idea misma. Hoy gracias a la formación recibida hemos alcanzado el grado de “incompetentes conscientes”. Iniciamos un largo camino hacia el ideal del “competente inconsciente”. Todos lo lograremos. Por último, solo quiero citar una famosa frase de Virgilio que siempre ha estado presente a lo largo de los años en mi vida:

.:”Son capaces porque creen que son capaces”.:

 


¿SOMOS CREIBLES O VENDEDORES DE HUMO?

La utilización de los sentimientos hoy en día es algo que tenemos muy olvidado debido a que nos encontramos sumergidos en un mundo que esta sometido a profundos cambios, que nos obligan muchas veces a actuar sin pensar, sin utilizar nuestras emociones.

De la clase magistral de Jorge Maidana aprendimos una cosa muy importante, que el secreto para transmitir y llegar a la audiencia está en el uso de estas emociones a veces olvidadas. De hecho, existen evidencias empíricas que demuestran que se recuerdan mejor aquellas presentaciones que logran emocionar a la audiencia y no hablo solamente de emocionar únicamente a hacer llorar, sino que cualquier emoción es válida, risa, nostalgia, satisfacción, etc.

Por lo tanto creo que la clave del éxito es lograr transmitir esa emoción con nuestro discurso, vender apelando a los sentimientos del comprador y todo esto sin perder nuestra CREDIBILIDAD. Para mi este es un término muy importante, de hecho lo es todo, en mi sector donde muchos contratos se basan únicamente en la palabra de una persona, si pierdes esto pierdes el respeto de la gente que te rodea y que trabaja contigo día a día. Esta directriz de credibilidad se pierde muchas veces, dando paso a los VENDEDORES DE HUMO, que pasan de transmitir con sentimiento a manipular los sentimientos de los demás. Creo que a día de hoy hay muchos vendedores de humo, que desgraciadamente ejercen un puesto de autoridad, manipulan nuestros sentimientos y nos prometen la luna con presentaciones, discursos etc.

Así que la CREDIBILIDAD es un concepto que debemos tener claro y que debería estar presente en nuestras vidas, especialmente cuando comunicamos utilizando los sentimientos, tanto propios como ajenos. Creo que no alejarse de este camino es clave para hacer una presentación eficaz, de cualquier otra forma nos convertiremos en vendedores de humo.


Reputación Digital: Un acto de pura responsabilidad

Se describe la Reputación Digital como “el reflejo del prestigio o estima de una persona o de una marca en Internet”.
En las siguientes líneas, reflexiono acerca de los motivos por lo que es necesario mantener dicha reputación digital a nivel personal y algunas implicaciones y riesgos de la misma.
Es un hecho que nuestra presencia en redes sociales hace que todos hayamos generado una reputación digital bien de forma consciente o inconsciente. Los contenidos que generan o han generado dicha reputación no están bajo nuestro control. Incluso si algo es publicado en un foro privado, la capacidad de copia existente en internet unido a los fallos de seguridad hace que la probabilidad de que el contenido se haga público sea elevada.
Por ello se debe considerar cualquier contenido generado como permanente, público y no controlado.

Hay una tercera fuente de contenido que contribuiría a nuestra reputación digital: el contenido generado por terceros. Este tampoco es controlado. Desde la publicación de notas de exámenes o resultados de pruebas de acceso, a comentarios, recomendaciones o críticas realizadas por terceros.
Es por todo esto que debemos de ser conscientes de nuestra reputación digital y dedicar esfuerzo y dedicación a gestionarla para que refleje realmente lo que deseamos transmitir: elegir los medios en los que participar, los contenidos que publicar, cuidar la imagen digital, etc.
Para finalizar esta entrada, dos citas que me han parecido muy interesantes extraídos del informe de Evoca Comunicación:

“La reputación se construye con esfuerzo y dedicación durante mucho tiempo. Pero se puede arruinar con mayor facilidad y velocidad”

“Dedicar esfuerzo a construir tu propia identidad digital ya no es opcional. Es un acto de pura responsabilidad”

Un saludo y hasta pronto!


Mi Gran Regalo

La pasada semana, como cada viernes y sábado que asisto al master  fui con las expectativas altas, ya que el programa está  excediendo positivamente mucho las expectativas que tenía en él cuando comencé, sin entrar en detalle en todos los puntos, voy a centrar mi
comentario en el pasado viernes.

Cuando comenzó el módulo de presentaciones eficaces, mi expectativa bajo un pelín debido a que mucha parte teórica del módulo ya lo
había visto en cursos similares y ya las aplico en mi día a día, tanto en audiencias reducidas de equipos como en grandes audiencias auditorios, pero aún así me sorprendieron mucho de los puntos tratados, ahora bien para mí la gran sorpresa fue el sábado, donde primero tuvimos que preparar una rápida presentación en equipo, presentando la misma a todos nuestros compañeros y después recibir comentarios constructivos de cada uno de ellos . Sin duda ninguna, uno de los ejercicios más enriquecedores que he realizado en mucho tiempo.

Voy a partir de la premisa, que en el vida laboral me muevo  en un entorno “controlado” donde se el tipo de audiencia, lo preparo, me siento fuerte en los temas y habitualmente, por lo menos en mi caso, los participantes son de mí mismo gremio. En  este caso cada miembro del grupo del master somos de gremios diferentes, por lo que cuando empezamos a realizar el ejercicio de valorar y comentar las presentaciones de los compañeros, te “abre los ojos”, en muchas áreas que pensaba tenia dominadas. En mi caso, intenté participar todo lo que fue posible, ya que creo que la otras personas podrían valorar positivamente  tanto como yo este feedback, y hacerles recapacitar como me lo hico a mí.

No estamos acostumbrados a recibir feedback en público, ni positivos ni negativos puesto que podemos  reaccionar con vergüenza  o bien de forma defensiva, por lo que intentamos evitarlos. Desde mi punto de vista, es un error grave que tenemos, ya que el feedback si sabemos escucharlo siempre  nos permitirá mejorar.

Por resumir mi sensación personal después del feedbak recibido consiste en que si no tienes a alguien de una forma “fresca”, “nueva”, que te echa una mano para verte a ti mismo, podrás estar cometiendo los mismos errores siempre y no los corregirás, siendo un  GRAN REGALO


Cómo perder el miedo al ridículo

Al recibir este tipo de cursos, donde te hablan de los aspectos claves de las presentaciones excelentes, trucos, consejos, etc , te cuestionas muchas cosas y en seguida me ha venido a la mente la palabra “ridículo“.

Una de mis inseguridades a la hora de afrontar una presentación es la de quedar en ridículo ante el público. Ridículo por parecer que no domino el tema, ridículo por no pronunciar correctamente, ridículo por lanzar frases inadecuadas, ridículo a que me tomen por tonto, etc y creo que gran parte de estos problemas se resuelven preparando a conciencia el tema tratado en la presentación y preparar , de igual forma, los posibles problemas o cuestiones que nos puedan surgir durante la presentación que nos lleven a improvisar.

Es más, para poder improvisar con criterio hay que tener mucho mas conocimiento en la materia y tener preparadas “frases hechas” que te ayuden a escapar de momentos delicados o embarazosos con total normalidad. Lo ideal es que estas frases las llevemos todos en el subconsciente y que surjan de forma espontanea, o lo que es lo mismo, preparar y practicar continuamente estas frases de apoyo a nuestra comunicación.

Sin duda, son muchas cosas las que debo mejorar, pero hay algo que no me había planteado hasta el momento, que es preparar la improvisación.

Ahora que estamos en este momento tan bonito del futbol español con la final de la champions, parafrasearé unas palabras del maestro Luis Aragonés: Practicar, practicar, practicar y volver a practicar.


La importancia del lenguaje no verbal

Personalmente una de las partes que más me llaman la atención es la relacionada con el lenguaje no verbal. En una presentación o discurso, está claro que cualquier pequeño detalle es importante. La calidad de la presentación, la dialéctica del orador, el tema a elegir, tipo de público etc. Pero, ¿somos realmente conscientes de lo importante que es y de lo poco que lo trabajamos? ¿Quién no quiere transmitir más diciendo lo mismo?

El cómo saludas o apretamos las manos al inicio, nuestra postura, la afirmación del mensaje con una buena mirada, sonreír o una buena imagen, son pequeños gestos que pueden hacer que seamos mejores oradores y que nuestro público esté más receptivo en nuestro discurso. Pero no solo esto, el tono con el que digamos las cosas o el cómo utilicemos el espacio físico a nuestro alrededor harán nuestro discurso más creíble y empatizaremos mejor.

En sorprendente ser consciente de como seguimos teniendo instintos primitivos y por mucha tecnología que haya a nuestro alrededor, podemos llegar más fácil a nuestra audiencia con una buena mirada que con un gran PowerPoint. También creo importante destacar el saludo inicial o estrechamiento de manos, su firmeza o posición determinan instintivamente y sin que nos demos cuenta si esa persona nos está ofreciendo ayuda y está en una clara posición dominante. Todo con un simple apretón y sin ser conscientes ni decir nada.

En definitiva creo que el lenguaje no verbal es una parte fundamental trabajar en cualquier presentación o acto que hablemos, no solo en un auditorio, sino en una simple reunión de trabajo con una o dos personas. ¡Con poco esfuerzo, podemos conseguir mucho!

 

Waldo Castillo