SUOP, el operador móvil gestionado por los usuarios

En el contexto de un nuevo modelo económico, la participación de los usuarios ha adquirido un valor diferente para las empresas emergentes, que se adaptan a las condiciones del mercado y de los consumidores. Percibir los beneficios de la colaboración masiva y abierta fomenta el desarrollo de comunidades virtuales y favorece nuevas relaciones con los clientes, una circunstancia que reporta beneficios a estas formas de negocio, al promover relaciones ágiles y de confianza de la empresa con colaboradores externos.

Esta ventaja ha sido apreciada por SUOP, el primer operador de telefonía móvil gestionado por los usuarios, que se basa en la escucha activa de su comunidad y en recompensar las aportaciones de los clientes.

La empresa, nacida en 2013 –tras identificar la necesidad de mejorar la relación entre consumidores y operadores móviles-, involucra a los usuarios en el proyecto, a través de una plataforma que permite participar en el soporte de atención al cliente, aportar sugerencias y proponer ideas para la mejora del servicio.

Antonio Pareja, cofundador de la compañía, presenta un nuevo concepto empresarial que une dos modelos de negocio: por una parte, un operador móvil virtual para la compra y venta de minutos o voz y de bonos de datos; y por otra, una fórmula de aproximación a una comunidad de usuarios, a quienes se les ofrece servicio de venta, atención al cliente y desarrollo del producto.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Esta nueva manera de hacer telefonía, bajo la perspectiva de la economía colaborativa, es canalizada en un foro que da visibilidad a toda la comunidad; un espacio donde se debaten y votan las ideas propuestas. Cada aportación suma una serie de puntos que se traducen en dinero, donde además, “existe un proceso de gamificación basado en la calidad de la interacción”, afirma Pareja.

De las 900 ideas aportadas, Suop ha implementado hasta la fecha un total de 34 propuestas: “existe un talento impresionante que nace de la voluntad de la gente por involucrarse; un talento prácticamente amateur, pero hay que pagarlo”, sostiene.

Su estrategia de comunicación –afirma- se centra en la honestidad y en la transparencia para generar confianza: “los usuarios están buscando empresas honestas y que les dejen participar”.

Asimismo, parte de la gestión de la comunidad –aclara- se deposita en los propios usuarios: “se implican emocionalmente porque ven que los protegemos y cuidamos […]; nos apoyan, interaccionan, neutralizan los comentarios y también nos exigen respuestas”.

En este proyecto, los consumidores gestionan el servicio, proponiendo soluciones y atendiendo las dudas de otros usuarios, una filosofía que marca la diferencia con otras empresas: “pensamos que si incorporamos a la gente no hay una mayor inteligencia a la hora de desarrollar productos, dar servicios o atención al cliente, así como ofrecer mejores tarifas”, apunta.

Por otra parte, considera que el perfil de participantes corresponde a un usuario “100% conectado, que descubre cosas, consume más medios que nunca y es crítico con los contenidos”.

Continuar en esta línea, proyectando la confianza de los consumidores en el operador, es la fórmula –según Pareja- para evitar el riesgo de escalabilidad de esta propuesta de negocio.


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario

Debe identificarse para enviar comentarios.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies