Lánzanos, la primera plataforma de crowdfunding en España

Las plataformas especializadas han generado una red de servicios para atender las demandas de los consumidores bajo planteamientos de negocio innovadores. Se trata de servicios de intercambio, alojamiento o cocreación, propios del consumo participativo, así como de nuevas formas de financiación colectiva, o crowdfunding, basadas en la relación entre usuarios.

Uno de estos modelos es Lánzanos, la primera plataforma de crowdfunding creada en España en 2010, que cuenta con una comunidad de 160.000 seguidores. Su objetivo es servir de enlace entre creadores y mecenas para el desarrollo de proyectos de diversa naturaleza –empresariales, educativos, culturales o solidarios, entre otros-, como alternativa a la financiación tradicional.

Gregorio López Triviño, socio fundador y actual CEO de la empresa, señala que la participación de las personas en Lánzanos se basa en la construcción de un vínculo personal y emocional entre los usuarios y la propuesta planteada: “la persona que apoya un proyecto cree en él y se siente parte del mismo”.

Imagen de previsualización de YouTube

Esta filosofía empresarial ha sido compartida, hasta la fecha, por unas 95.000 personas, cuyo apoyo económico ha permitido financiar con éxito un total de 350 proyectos.

La participación es la base de este modelo de negocio, porque conseguir el 100% de la financiación es el objetivo fundamental para lanzar la idea: “lo primero es tener una comunidad de seguidores o intentar crearla en tu campaña de crowdfunding”.

En este sentido, la gestión de la confianza es importante porque “un tercio de los proyectos es la comunidad: familia, grupo de amigos, seguidores”. Otro aspecto a tener en cuenta es la descripción del proyecto y sus necesidades, con objeto de favorecer el vínculo con los mecenas, y la implicación en la difusión de la propuesta: “tienes que mover el proyecto; que la gente que conoces lo mueva en las redes sociales”.

Debido al carácter democrático del crowdfunding, son los propios usuarios quienes filtran las ideas a través de los mecanismos de participación de la plataforma, lo que promueve un diálogo entre autores y mecenas.

Este apoyo es recompensado con el envío del producto en sí mismo, resultado de la inversión, o con experiencias originales y divertidas que se plantean como oportunidades diferentes. En opinión de López Triviño, más importante que ofrecer recompensas curiosas es hacer comunidad: “hacer a la gente partícipe de tu proyecto […]; Lánzanos es lo que tú quieres hacer, lo que necesites; pero el proyecto debe tener un aporte social, debes dar algo a cambio”.

Asimismo, considera que las ventajas del crowdfunding como modelo de negocio radican en la posibilidad de “hacer preventa del producto o un estudio de mercado gratuito: tienes que enseñar tu modelo de negocio y recibir feedback”.

Respecto al perfil de usuario, más de un tercio de su comunidad tiene estudios superiores, con una edad comprendida entre 20 y 35 años.

Por otra parte, la capacidad de comunicación de las personas y las posibilidades de las redes sociales constituyen un impulso para esta forma de financiación: “cada vez tenemos más herramientas para unirnos juntos […]; somos las personas las que hacemos las cosas y las empresas dependen de la fuerza de las personas”.

Por último sostiene que, unidas a las nuevas formas de comunicación, las redes sociales favorecerán la expansión del crowdfunding: “crecerá de un modo que permitirá a las personas financiarse desde su propia web; el consumo colaborativo cada vez funcionará mejor”.


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario

Debe identificarse para enviar comentarios.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies