Economía de la Participación se une a la serie de proyectos 20+20

Las tecnologías de la información y de la comunicación han mejorado procesos de producción y consumo en el contexto económico debido, principalmente, al potencial de Internet para definir nuevas formas de negocio basadas en la innovación.

Estas transformaciones en el tejido productivo español están enfocadas hacia la generación de conocimiento y aprendizaje, a través de un proyecto colaborativo que forma parte de una investigación articulada en torno a una red de relaciones que abarca a entidades productoras de conocimiento (Universidades) y a empresas de un mismo ámbito competitivo.

EOI, Escuela de Organización Industrial, canaliza esta actividad a través del proyecto “Sectores de la Nueva Economía 20+20”, centrado en averiguar los rasgos y características de una Nueva Economía basada en valores de sostenibilidad, creatividad, transparencia, participación o responsabilidad y asociada a la tecnología como máxima para la consolidación de nuevos modelos de negocio.

Imagen de previsualización de YouTube

Este proyecto cooperativo, continuado en el tiempo, se ha diseñado siguiendo la metodología 20+20, centrada en la observación de 20 sectores (en diferentes fases) mediante el estudio de 20 empresas por sector. Se trata de un Work in progress, donde desarrollo y resultados se prestan a un debate con la sociedad a través de un diálogo constante.

En este caso concreto, abordamos la Economía de la participación (EP) a partir del estudio del papel participativo de los usuarios (vistos como público, audiencias, consumidores) en relación a dos enfoques, tecnológico y empresarial. Identificar la experiencia social del consumidor y averiguar cómo son consumidos y compartidos los contenidos en los Social Media son los objetivos de este trabajo, que observa el fenómeno de la participación como eje de la nueva economía.

Esta cuestión incide en la estrategia de las empresas, orientada a la conversación con su audiencia como una forma de conseguir el feedback necesario para detectar necesidades, opiniones sobre los productos y tendencias.

Por otra parte, de la elaboración de un marco teórico centrado en los anteriores objetivos, e identificados los 20 casos de éxito, subyace el diseño de una herramienta que permita sistematizar la recogida de información: la entrevista audiovisual; que pretende clasificar y analizar los datos aportados por cada una de las empresas.

La validez científica de la entrevista como técnica de investigación cualitativa permite recopilar material audiovisual valioso de fuentes primarias que explicará cómo la participación sirve para generar entornos horizontales que facilitan la innovación, así como la modificación que se produce en las redes de valor cuando se introduce en la EP.

 


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario

Debe identificarse para enviar comentarios.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies