Preocupante estancamiento de Latinoamérica

LA inversrión extranjera

Fuente: CEPAL

Con más retórica que otra cosa, se ha celebrado en Bruselas la cumbre Europa-Latinoamérica, una región esta última que preocupa por su ralentización y falta de perspectivas. Mientras que en los últimos diez años el ritmo de crecimiento de su economía superó el 5% anual, las previsiones apuntan ahora a cifras del 2-2,5%, muy por debajo de su potencial, lastradas por algunos países como Brasil, del que, por cierto, el banco HSBC acaba de anunciar su salida. Esta desaceleración, que tiene mucho que ver con el descenso del precio de las materias primas y la menor expansión de China, puede poner en riesgo los avances de los últimos diez años, que hicieron que más de 70 millones de latinoamericanos abandonaran la pobreza, y más del 50% de la población se convirtiera en clase media.

Como consecuencia de este menor atractivo, por primera vez en 2014 descendió la inversión extranjera en la región, entre ella la española. Lejos quedan los años 90 y primeros 2000 en que España se convirtió en el primer inversor en Latinoamérica, superando incluso a Estados Unidos, el poder económico de la zona.

Stock de Inversión Española en el Exterior

Stock de Inversión Española en el Exterior, Fuente. Datainvex

Visto en perspectiva, fue aquella la inversión más estable de las grandes firmas españolas en el exterior. Mientras que de otros países como China (BBVA), Francia (Santander), Italia (Santander y BBVA), incluso Reino Unido (Telefónica) han salido poco a poco; en Latinoamérica han permanecido, superando circunstancias muy difíciles como fueron las crisis de Argentina o Brasil. Por eso es muy importante para España que Latinoamérica crezca. Allí está más de 1/3 de nuestra Inversión exterior (20 veces más que en China o India), lo que hace que una buena parte del empleo cualificado que tenemos aquí dependa de ella. Pero eso no es todo, si el continente inicia una segunda reconversión que lo haga menos dependiente de las materias primas, y promueva otros sectores como el turismo o la industria, España puede encontrar la oportunidad para otra segunda oleada de inversión. Puede convertirse en la mayor receptora de inversión en Europa de las nuevas grandes firmas latinoamericanas. Desde ese punto de vista, echamos de menos algún viaje más a aquel continente de los ocupados mandatarios españoles.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies