DI LO QUE QUIERAS; PERO DIME POR QUÉ.

8234890625_6c57c8ac2e_mEn una reunión de trabajo, por ejemplo de presupuestos, es imprescindible la intervención de todos los involucrados de una forma activa, es decir aportando ideas, y defendiéndolas de una forma razonada, en otras palabras “di lo que quieras, pero dime por qué”. Esta afirmación, toma todo su sentido cuando de lo que estamos hablando es

de planificación, ya que si no sabemos el porqué de nuestra predicción al compararlo con la realidad, no sabremos la razón de nuestro acierto o fallo, y difícilmente podremos a tomar las medidas correctivas necesarias para alcanzar nuestros objetivos.

Ya tenemos un plan de negocios, hemos podido traducirlo en números en el Plan Financiero, y comenzamos nuestra actividad, pero para que todo este trabajo previo nos sirva para algo, debemos compararlo con la realidad,  tomar las decisiones a tiempo, y que además nos sirvan para alcanzar los objetivos planeados. Afortunadamente, ahora existen recursos de información, caracterizados por su alto volumen, velocidad o variedad, que requieren formas de procesamiento innovadoras y eficientes para la mejora del conocimiento y la toma de decisiones, definición dada por la consultora  “Gartner” para contarnos lo que es el “Big Data”, término del que todo el mundo a oído hablar, y el que no lo utiliza dice que lo hace para no quedar mal. En cualquier caso, la empresa que no entre en el juego de la información masiva, y en especial la información financiera está fuera de juego,  y tendrá grandes problemas de crecer. Dejarme que os comunique que el almacenamiento masivo de datos no sólo sirve para el marketing, si no que es imprescindible para que la información financiera  sirva para la gobernabilidad de la  empresa.

 

Ideas tales como, ” hay que esperar al cierre del periodo, para  tener información financiera”, son conceptos obsoletos e inaceptables, y los  financieros tienen que ponerse las pilas, para que su papel en la empresa  sea relevante en la toma de decisiones. Dicho de otra forma, el financiero que no genere informes en tiempo y forma, atendiendo a las necesidades de la gerencia de la empresa, tiene los días contados. En efecto,  si conseguimos dar datos en tiempo real podríamos tener las siguientes ventajas:

Sin embargo, la utilización de estos recursos también tiene sus retos;

Como siempre el maldito parné  está presente en nuestras decisiones empresariales, pero si admitimos que tenemos que utilizar estos sistemas de almacenamiento masivos de datos, no tenemos más remedio que implantarlos y buscar su financiación como sea.

Con el afán de gastar lo necesario, el centro de innovación del BBVA  indica algunos de los  errores más comunes en la implantación del “Big Data” en nuestras empresasEstos son:

Finalmente,  y tal como escribe Estrella Pulido Cañabate, “Big Data”  no sirve para;

Ya hemos llegado al final del post, concluyendo que la tendencia  de las empresas es  la implantación de un sistema de “Big Data”, que si no lo hacemos nos costará crecer, pero ojo el “Big Data” no es la “purga de Benito”, que todo lo cura, si no que tenemos que implantarlo, con racionalidad y realizar los cambios necesarios en nuestra cultura empresarial, para que realmente nos ayude a alcanzar nuestros objetivos.

Sean felices, y que la Navidad y el nuevo año vengan cargados de muchos éxitos.

 

¡HASTA EL PRÓXIMO POST!

 


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario

Debe identificarse para enviar comentarios.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies