¡UY QUE CALOR!; LOS COSTES

18624345533_2ec04c5371_mEl verano es la estación del año que,  como os habéis dado cuenta, hace un calor terrible. Quizá este año, como consecuencia del cambio climático, el efecto invernadero o cualquier otro motivo que no conozco, hace más calor que otros años y las empresas tienen que poner en marcha sus sistemas de climatización  a tope, evitando de esta forma,  que el rendimiento de sus empleados se resienta por mor de los rigores de la canícula.

 Sin embargo, al emprendedor se le puede subir “los calores” , al ver  la factura de electricidad  y además este incremento del gasto no ha repercutido en nada,  con las ventas realizadas en el mismo periodo. La temperatura del ambiente, también puede ser alterada significativamente, cuando al proveedor de la materia prima de nuestro producto, o del profesional que contratamos para un proyecto concreto, les da un golpe de calor y quieren incrementar su coste, con el agravante de que éste incide directamente en nuestro beneficio.

Como podéis ver hay dos tipos de costes, los que incurrimos si  vendemos, como por ejemplo, las materias primas, los productos terminados, o la contratación de especialistas….etc. , y otros como, los sueldos de los empleados, los costes de la seguridad social o el alquiler de donde tenemos nuestras oficinas,  que son costes en los que incurrimos vendamos o no. Aunque no es imprescindible, es muy útil saber, que los costes  que varían en relación con las ventas se denominan COSTES VARIABLES y los que no dependen de las ventas son COSTES FIJOS.

Por lo tanto, si nuestra empresa solo tuviera COSTES VARIABLES  siempre tendría beneficio, ya que el  PRECIO DE  VENTA  tiene que ser mayor que su COSTES VARIABLES , esta diferencia positiva la llamaremos MARGEN BRUTO, que tiene que ser suficiente para poder compensar los gastos que no dependen de las ventas, es decir los COSTES FIJOS que siempre existen.

Para finalizar, os propongo un juego de verano, revisar vuestros costes y hacer dos grupos, a los que llamaremos “EN LOS QUE PUEDO INFLUIR” y “EN LOS QUE NO PUEDO INFLUIR”, en los del primer grupo, buscar la forma de poderlos bajarlos  como mínimo un 10% de media sin perder calidad, y si lo conseguís , en la comida del domingo se lo comunicáis a la familia y que ésta os aplauda como muestra de admiración, este gesto no sirve de  nada pero aumenta la autoestima que tampoco está mal.

Finalmente un apunte más, recordaros que la rentabilidad es un objetivo a largo plazo y la liquidez a corto, y que sin liquidez es difícil mantener viva la empresa. Sirva como ejemplo,  las necesidades de tesorería que necesitamos para financiar  el tiempo que transcurre entre el pago de la materia prima, y lo que tardamos en recuperarlo por las ventas, pero esto es otra historia, y de ella, y de otras como de la planificación de tesorería, punto de equilibrio….etc hablaremos en el mes de Septiembre.

Sean felices y descansar  todo lo que podáis,

¡HASTA SEPTIEMBRE!


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario

Debe identificarse para enviar comentarios.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies