Luki Huber: diseño industrial con visión renacentista

Luki llegó a Barcelona, desde Suiza, con apenas 20 años en 1994 para ampliar sus estudios y conocer otra cultura. Su relación con la capital catalana fue intensa desde el principio, hasta que se formó como diseñador y terminó quedándose.

Luki es una persona simpática, con un punto de humor vivificante, y con la frescura de alguien que todavía no ha perdido la inocencia, ni la capacidad de sorprenderse. Tiene un prestigio y capacidad contrastados como diseñador que sabe transmitir con humildad. Los ratos que pasamos en su taller fueron de un intenso aprendizaje, no solo por su forma singular de ver y contar las cosas, sino también por las metodologías que usa para potenciar el talento creativo.

El taller que tiene Luki Huber en Pasaje Mercantil 2, Barcelona, es un lugar especial, lleno de gracia, y que parece una extensión de su personalidad. Hice dos visitas, y en ambas el tiempo se me pasó volando.

El taller está lleno de cristales, tiene mucha vida hacia la calle, y atrae la atención de cualquier paseante que transite por esa esquina. Es imposible no echar una mirada hacia adentro, porque la disposición del mobiliario, los grandes mapas colgando, y la colección de tápers puestos en vertical tapizando las paredes, despiertan la curiosidad de cualquiera. El taller aporta, sin duda, un toque singular al vecindario.

La misión de Luki Huber, como empresa (en adelante, LH), es diseñar productos de consumo que aporten al usuario final un beneficio tangible y al cliente un factor diferencial. Trabaja, sobre todo, para fabricantes con ganas y capacidad de crecimiento, de diferentes sectores. Su enfoque industrial lo aleja de la imagen del diseñador-divo. Ha dicho al respecto:

Debo admitir que me muevo más por talleres, fábricas, ferreterías, que por museos y charlas. Vivo más el mundo “inox”, el mundo del moldista… que esa parte más intelectual. Me siento muy a gusto en un taller de mecánicos viendo cómo hacen los moldes…”

Luki prefiere no hablar de “objetos de diseño” sino de “algo popular, a un precio asequible, nada ornamental”. No quiere tener un estilo propio, sino ofrecer algo que sea claramente beneficioso para el fabricante y el usuario. Para él “cada trabajo es distinto”, incluso se enorgullece que la gente no relacione los diversos objetos que hace, que no digan “este objeto es del mismo que diseñó aquel otro”.

Luki defiende las metodologías y un enfoque sistémico como principio para sacar provecho a la creatividad. Le preocupa la carencia de una estructura a la hora de abordar un desafío creativo. Por eso está tan obsesionado con el diseño de herramientas y métodos que ayuden a hacer más eficiente los proyectos de innovación en los que trabaja. Lleva tiempo aprendiendo, adaptando y creando métodos de trabajo que ayuden a aumentar la efectividad del trabajo en equipo.

Después de unos primeros proyectos sueltos para la temporada de 2001, Ferrán Adrià de elBulli, le propuso una colaboración de la que no había antecedentes hasta entonces: “¿Qué pasaría si un diseñador de producto se integra durante un año en el equipo creativo de un restaurante?”. En los documentos de elBulli se explica así:

En 2001 empezamos a colaborar con un diseñador industrial suizo afincado en Barcelona, Luki Huber, que desde entonces no sólo nos ha propuesto nuevos utensilios para servir la comida (sniffs, pipetas, cucharas, etc.), sino que también nos ha ayudado a resolver problemas que se planteaban para la consecución de ciertas elaboraciones. Sin duda esta sinergia con otros creativos es uno de los factores más destacados de nuestro trabajo en los últimos años”.

Esta relación, que duró desde 2001 a 2007, marcó en buena medida el perfil de especialización de LH. En un artículo que escribió para la revista Matador, en su edición Ñ, Luki explica por qué un restaurante puede ser un excelente lugar para el trabajo creativo.

Allí aprendió a generar un catálogo ordenado de aparatos y utensilios, adoptando para ello dos estrategias creativas: Por un lado, buscar en campos ajenos a la restauración productos que pudieran ser útiles para las necesidades específicas de elBulli; y por el otro, desarrollar diseños originales, propios, que se pudieran producir en series cortas.

Una práctica sistemática en la labor de Luki era buscar aparatos, utensilios y menajes en otros ámbitos, que se pudieran trasladar después al gastronómico. Su trabajo en esta línea merece ser analizado en detalle porque nos da muchas pistas de cómo se “hibrida por traslación” entre sectores.

En la búsqueda de inspiración para innovar en el menaje gastronómico, Luki buscó afanosamente (y encontró) objetos en ámbitos como el de los laboratorios, el embalaje o la papelería. En los aparatos y utensilios, trasladó soluciones del mundo del laboratorio y supo adaptarlos a las necesidades puntuales de elBulli.

Luki afirma que “si se mueve dentro del sector, copia; pero si se aleja explorando sectores distantes, entonces sí que se inspira”. Es así como para buscar nuevos aparatos y utensilios de interés en gastronomía, en lugar de irse a una feria de alimentación propiamente dicha, le encantaba asistir a Expoquímica, y a eventos donde se presentara equipamiento de laboratorio porque sabía que “por el factor higiene, todo lo que se usa en un laboratorio puede servir en la cocina”. De actitudes como éstas nació el invento de convertir la pipeta de laboratorio en una brocheta con salsa integrada.

Según la experiencia de LH, desarrollar habilidades para la observación mejora significativamente la capacidad de encontrar conexiones que potencien la hibridación:

Una de mis tareas en elBulli era hacer de observador. Trataba de tomar notas de las últimas evoluciones y necesidades para, de vuelta a Barcelona, realizar la siguiente batería de propuestas”.

También salirse del entorno habitual, para superar posibles prejuicios que condicionen la búsqueda de soluciones que tengan significado. Luki repasa sus proyectos fuera del ambiente laboral porque le ayuda a verlos desde otro contexto. Garabatea su libro de bocetos en cualquier sitio: bares, terrazas, aeropuertos. Insiste que como diseñador de productos trabaja para las personas, así que reinterpretar sus proyectos en lugares públicos le ayuda a saber el impacto real que pueden tener esos productos para la gente que le rodea en cada momento.


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Comentarios ( 7 )

[…] que tiene fidelizado. La idea es “aprovechar el canal” pero con servicios muy dispares. P.ej. Luki Huber diseñó una amplia colección de aparatos y utensilios de cocina a partir de conceptos híbridos […]

12 moldes inspiradores para hibridar (post-314) | enviado el 21/07/12 09:56

[…] fidelizado. La idea es “aprovechar el canal” pero con servicios muy dispares. P.ej. Luki Huber diseñó una amplia colección de aparatos y utensilios de cocina a partir de […]

Innovación disruptiva. 12 modelos inspiradores para hibridar. | Desgobierno de Chile enviado el 29/07/12 04:06

[…] que tiene fidelizado. La idea es “aprovechar el canal” pero con servicios muy dispares. P.ej. Luki Huber diseñó una amplia colección de aparatos y utensilios de cocina a partir de conceptos híbridos […]

Innovación: 12 clases para hibridar | David Cánovas, Blog Social Media enviado el 29/07/12 07:33

[…] que tiene fidelizado. La idea es “aprovechar el canal” pero con servicios muy dispares. P.ej. Luki Huber diseñó una amplia colección de aparatos y utensilios de cocina a partir de conceptos híbridos […]

12 moldes inspiradores para hibridar… | La Factoría De Negocios enviado el 29/07/12 09:16

[…] en general. Dos empresas que estudiamos en nuestro proyecto, La Mandarina de Newton y Luki Huber hacen un amplio uso de estos recursos. Este último nos confesó que no le gustan las “reuniones […]

Lenguas francas para gestionar la diversidad (post- 375) | enviado el 25/09/13 22:23

[…] fidelizado. La idea es “aprovechar el canal” pero con servicios muy dispares. P.ej. Luki Huber diseñó una amplia colección de aparatos y utensilios de cocina a partir de […]

Anónimo enviado el 01/10/13 03:35

Estoy alucinando en colores. Me ha emocionado totalmente leer la entrevista y tomar referencia para saber a quien me quiero parecer cuando sea mayor.

Un artículo genial. ¡¡¡Me encantaría conocer Luki Huber!!!

Francisco Camara enviado el 28/06/12 12:03

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies