SensingTex: tejidos inteligentes sin tela.

La entrada de las oficinas de Sensing Tex no presagia de ningún modo que a un paso nos adentramos en otro mundo, mundo futurista donde los tejidos no son sólo un adorno. Para empezar, la reunión la organizaron en un semisótano donde la sala está rodeada por dos espacios de exposición de los productos de la empresa.

Cuando decidimos elegir a SensingTex como uno de los casos de éxito de la Economía de la Hibridación, tampoco supimos ver y entender todos los detalles técnicos de unos productos tan hibridadores como los que desarrolla esta empresa. Nos parecía un claro caso de producto híbrido por agregación o por síntesis pero comprendimos que hasta que no lo contrastáramos con la realidad, nos sería difícil profundizar en la estrategia de una empresa tan diferente a las que estamos acostumbrados en el sector textil.

Esta empresa barcelonesa, fundada en 2010 pero arraigada en el sector textil por la trayectoria del fundador y de los miembros del equipo, es un claro ejemplo de cómo uniendo piezas distintas se puede crear un producto muy diferenciable y con un destacado potencial internacional.

La entrevista con Miguel Ridao, socio fundador de Sensing Tex, ha sido un ejercicio de comprensión de los entresijos de una tecnología emergente (Textrónica), a la vez que un fluido debate sobre cómo llevar las riendas de una estrategia exitosa en un sector tradicional como el textil.

Según reza la descripción de la actividad de la empresa, SensingTex se dedica al “desarrollo y comercialización de productos textiles y electrónicos con soporte tecnológico (tejidos inteligentes)” y esto implica un enfoque mixto (por no decir hibrido): Mezcla la cadena de comercialización de tejidos con la dinámica del ciclo de desarrollo de un producto electrónico. Para conseguirlo se necesita forjar una estrategia y una forma de trabajar que marque un “ritmo único” que no desentone con los acordes de la velocidad de la electrónica ni los acordes de economía de escala y exigencias del diseño de los textiles.Los productos de SensingTex son claramente híbridos. Aúnan tecnología avanzada en textil y electrónica y añaden un alto potencial de sumar otros elementos y atributos en el futuro. “Nuestra tecnología de tejidos inteligentes proporciona la posibilidad de integrarse con otras técnicas y procesos”, señala el fundador. Esta capacidad no solamente define el éxito actual, sino también un potencial casi ilimitado para continuar hibridando y buscando nuevos “compañeros de viaje”.

Miguel afirma que es un cometido muy complejo. Más aún si tenemos en cuenta que el principal subsector del sector textil, la moda, no está aún listo para “absorber” tejidos inteligentes como un elemento “natural”. Los clientes de Zara, Bershka o Cortefiel preguntados por la predisposición a usar por ejemplo tejidos con sensores, responden con un sincero “no me veo”. Pero asegura el gerente de Sensing Tex que el mercado y la tecnología van evolucionando y poco a poco emergen algunos nichos nuevos, como los de complementos textiles para dispositivos móviles, o “ropa friki” ;)

De ahí que este equipo, multidisciplinar pero con una solida base de ingeniería “imprescindible para desarrollar nuevos productos y nuevas aplicaciones en nuestro sector”, se dirige en la actualidad a nichos de mercado como salud, deporte, interiorismo o protección y prevención de riesgos. Es cuestión de tiempo, ellos mismos afirman estar a la espera de una Killer-App que lanzará los tejidos inteligentes -con sensores o lumínicos- a las pasarelas y tiendas de todo el mundo.

Uno de los aspectos sorprendentes, insospechados diría yo tras el estudio de gabinete previo a la visita, ha sido que la empresa a pesar de su relativamente corta trayectoria en el mercado y de que no fabrican directamente los tejidos (colaboran con las manufacturas textiles o con los fabricantes de fibra óptica) sino licencian las tecnologías y aplicaciones, ha triplicado su facturación en sólo dos años(partiendo de unos ingresos de 6 cifras). Puede que este éxito se explique con el hecho de que SensingTex opera a nivel internacional, sobre todo en Estados Unidos, Japón y en Europa Occidental (Alemania y países escandinavos). Sin embargo, si tomamos en consideración que el I+D genera el 70% de su facturación, me atrevo plantear la hipótesis de que este caso confirma el potencial no sólo tecnológico sino también económico que encierra el desarrollo de una innovación en la frontera entre dos disciplinas.

…………….

Y un apunte personal y con toque femenino (y un poco friki ;) ). He tocado las cortinas y los manteles luminicos de SensingTex expuestos en sus oficinas. Y si Miguel no me lo dice, hasta ahora seguiría creyendo que es una tela como las que tenemos en nuestras casas. Pues, ¡no!, es una fibra óptica plástica tejida en hilos como si de un lino o algodón se tratase! Y que al cambiar de color, ofrece unas oportunidades únicas de crear ambientes a tu antojo…

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Valorar)
Loading ... Loading ...


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*