¿Debo publicar mis cuentas anuales de mi empresa?

En varios países existen regulaciones y legislaciones que obligan a las empresas a publicar periódicamente sus cuentas contables para ejercer una cultura de transparencia. En nuestro país, República Dominicana, existen legislaciones como son la Ley 10-04, Ley General de las Sociedades Comerciales y Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada (Ley 497-08), Ley General de Libre Acceso a la Información Pública, (Ley No. 200-04) que obligan a las instituciones tanto privadas como públicas a publicar sus cuentas anuales para que toda la sociedad tenga acceso a sus informaciones financieras. Pero ¿Qué implicaciones tiene estas publicaciones? ¿Son beneficiosas o dañinas? ¿Qué podría hacer un ciudadano con esta información?

Pues para ilustra un poco este tema usemos la siguiente metáfora. Pensemos en un grupo de varias personas las cuales tienen una moneda cada uno. Esta moneda seria la información financiera de la empresa y las personas las empresas del mercado. Esto daría al traste varios escenarios:

  1. Todos se quedan con la moneda escondida.

Si todas las personas se quedarían con su moneda nadie sabría si puede realizar un negocio con la otra persona o si tiene buena ejecuciones en el pasado con otro del grupo o no se sabe si esa persona es solvente para realizar un intercambio. Esto genera desconfianza entre todos los actores y por ende disminuyendo las posibilidades de negocios.

  1. Todos mostramos nuestra moneda.

Aquí todos podemos ver con que cuenta mi compañero y se con lo que estoy viendo puedo hacer negocios o no, si con esa moneda me podría satisfacer mis expectativas y esta dinámica (al contrario con el acápite a) dinamizaría la economía y las relaciones entre las personas.

Con este ejemplo queda claro que mostrar las cuentas anuales (la moneda) ayuda más a la relaciones entre las empresas y al mercado en si aportando un ambiente de intercambio fluido y seguro.

Pero no todo es color de rosa. Existe la posibilidad que alguna de las personas usen su moneda como herramienta para hacer daño a las demás personas o al mercado (por ejemplo inflar números) creando desconfianzas entre los actores. Este escenario generaría efecto negativo parecidos a los descritos en el acápite a. Para evitar esto solo quedaría que las demás personas utilicen correctamente su moneda para que aquel que intenta hacer daño salga del mercado y solo queden personas responsables y respetadas. En esta dinámica entraría un ente externo que “audite” dichas monedas garantizando su veracidad para que sea utilizada en cualquier momento por todos los relacionados.

Las publicaciones de las cuentas, aunque tengan sus debilidades, tienen más que aportar al mercado y obligan a las mismas empresas a trabajar cada día por mejorar sus indicadores financieros porque saben que lo estarán observando de varios puntos y dándole un valores inmensurable a los errores que se podría cometer para que asi la empresa haga todo lo posible para evitarlos.

 

Eddy A Blanco Wither


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies