Responsabilidad Social Empresarial

La Responsabilidad Social Empresarial es: “Hacer negocios basados en principios ético y apegados a la ley”.

La Responsabilidad Social Empresarial es el rol que le toca jugar a las empresas a favor del Desarrollo Sostenible, es decir, a favor del equilibrio entre el crecimiento económico, el bienestar social y el aprovechamiento de los recursos naturales y el medio ambiente. Este equilibrio es vital para la operación de los negocios.

El objetivo principal que persigue la responsabilidad social empresarial radica en el impacto positivo que estas prácticas generen en los distintos ámbitos con los que una empresa tiene relación, al mismo tiempo que contribuya a la competitividad y sostenibilidad de la empresa.

Toda empresa debe sentirse responsable de brindar ejemplo de un comportamiento ético y de cómo tener un rol activo en el desarrollo de su región, además de la protección de sus culturas vivas y recursos naturales.

Cuando se integra la responsabilidad social a las actividades, se puede incrementar los beneficios para las comunidades locales, al mismo tiempo trabajar en armonía con el medio ambiente y ofrecer experiencias que están fuera de lo común. Y deben crear impacto positivos en todos los stakeholders o grupos de interés: clientes, trabajadores, proveedores y a la sociedad en su conjunto.

La Responsabilidad Social Empresarial significa:

• Trabajar de una manera ética.

• Comprender los grupos de interés y tomar sus necesidades en consideración a la hora de tomar decisiones que los pueden afectar.

• Acoger el rol como agente de cambio con entusiasmo, para conseguir el desarrollo sostenible cada comunidad y elevar el nivel de competitividad.

• Incorporar estándares internacionales a la forma de trabajar.

 

Ademas, entender que al aceptar el rol de agente de cambio en el desarrollo de un país, no sólo mejora la calidad de vida de grupos de  interés y la competitividad del mercado, sino también:

• Mejoran la reputación e imagen.

• Aumenta la eficiencia y lealtad.

• Reduce riesgos.

• Incorporan estándares internacionales.

 

Las empresas deben pasar a formar parte activa de la solución de los retos que tenemos como sociedad, por su propio interés de tener un entorno más estable y próspero.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies