LIDERAZGO, INNOVACION Y CREATIVIDAD: CLAVES DEL ÉXITO EMPRESARIAL

No cabe duda que el éxito de una organización, o de un grupo dentro de una organización, depende en gran parte, de la calidad de su líder. Los líderes exitosos se adelantan al cambio, explotan oportunidades con vigor, motivan a sus seguidores para que alcancen grados mayores de productividad, corrigen el mal rendimiento y guían a la organización hacia sus objetivos.

Creatividad e innovación empresarial no sólo son elementos fundamentales para alcanzar el éxito en una empresa, sino también, son requisitos indispensables para la supervivencia de ésta.

La creatividad empresarial podría definirse como la capacidad de idear o crear algo nuevo y original, pero a la vez útil y beneficioso para una empresa. Por otro lado la innovación es el proceso en el cual a partir de una idea, invención o reconocimiento de una necesidad se desarrolla un producto, técnica o servicio útil que sea comercialmente aceptado.

La innovación, como proceso completo, está constituida por un conjunto de fases perfectamente definidas, consecutivas e independientes entre sí que se ejecutan total o parcialmente según el ámbito en el que estemos planteando dicho proceso.

En su forma más simple comprende las dos fases siguientes:

Creatividad, en la que, previa la definición de un objetivo y mediante la activación de determinados mecanismos de carácter cognitivo, llega a materializarse una idea adecuada al objetivo buscado.

Ejecución, en la que se procede a la construcción de la idea obtenida. Tal construcción se llevará a cabo conforme a las técnicas propias del ámbito en el que se esté trabajando.

La creatividad como espacio propio dentro de la psicología, es de vida reciente; no más de cien años, si bien en ellos y particularmente en la segunda mitad, un importante grupo de psicólogos se ha preocupado del tema, incluso en el campo empresarial: Guilford, Torrance, Stern, Csizkszentmihalyi, Amabile, Sternberg, Simonton, Gardner,… acreditan una seria dedicación, lo que no significa por otra parte que se haya llegado a un dominio completo de la materia. De hecho, Boden decía que «La creatividad es una característica excelente de la mente humana, pero la excelencia puede coexistir con la perplejidad».

En cuanto a la gestión de la innovación debe proyectarse siempre en dos direcciones distintas; dentro de la primera (¿qué vamos a hacer?), actúa de forma intensa la fase de creatividad, centrándose en tres campos diferentes (generación de nuevas ideas, resolución de problemas conocidos y detección de problemas latentes), para desarrollar después las restantes fases de la gestión innovadora. La segunda dirección (¿dónde vamos a actuar?), se refiere a las áreas a cubrir; inicialmente, las acciones de l+D se orientaron hacia la gestión tecnológica y a continuación hacia los nuevos productos desde un punto de vista comercial.

Elementos que se deben desarrollar para lograr los resultados positivos en el área de la innovación.

La actividad de l+D es aceptada en el mundo empresarial actual y que la participación de las empresas en la misma es función tan solo de sus dimensiones o de sus capacidades. Sin embargo, la función creativa tiene escasísima implantación; son muy pocas las empresas, todas ellas de gran dimensión (IBM, General Electric,…), que tienen departamentos de creatividad dedicados única y exclusivamente a tal fin.

La creatividad no es privativa de determinadas parcelas de la empresa. Es cierto que inicialmente se la consideraba orientada hacia la publicidad y el diseño gráfico y más tarde hacia la generación de nuevos productos, pero debemos insistir en que las técnicas creativas pueden ocuparse de cualquier actividad empresarial: materias primas, procesos productivos, utilización de subproductos, nuevas tecnologías, logística, sistemas de venta, nuevos productos, ingeniería financiera, organigrama, revisión de procesos administrativos… en fin la gama de actividades propias del funcionamiento completo de una empresa.

La creatividad es una herramienta valiosa para el gerente emprendedor, ya que le permite salir de la rutina y los métodos de costumbre, además de que la práctica de soluciones creativas genera un ámbito fértil para el surgimiento de la innovación como conducta de la organización.

La innovación es un factor clave para la supervivencia empresarial ya que potencia la productividad y la rentabilidad de las empresas. «Diferenciarse o morir» se convierte así en el grito de guerra de la jungla de los mercados competitivos en los que sobrevive la empresa que esté alerta para «comer antes de ser comido».

Si hay algo que distingue a las empresas es su capacidad de innovar!!!

 

Fuentes utilizadas:

http://api.eoi.es/api_v1_dev.php/fedora/asset/eoi:75763/componente75762.pdf

http://www.isotools.pe/modelos-de-gestion-creatividad-e-innovacion/

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies