Responsabilidad Social Empresarial Y La Norma ISO 26000

En la actualidad existe un amplio nivel de consenso en que el principal motor de desarrollo de la economía radica en la empresa, la cual está en todo su derecho de ir en pos de la prosperidad, de generar riqueza privada, pero también de maximizar los impactos positivos de su gestión y de mitigar o compensar adecuadamente sus impactos negativos.

En base a este reconocimiento fundamental es que la Responsabilidad Social (RS), basada en valores éticos y en el diálogo con sus partes interesadas (stakeholders), se convierte en un cimiento que contribuye al éxito y sostenibilidad de largo plazo de los negocios y simultáneamente de la sociedad.

La RS implica un cambio de paradigma en la forma tradicional de hacer negocios,  centrado en generar utilidades para los accionistas, por un modelo de gestión que busca crear valor económico, social y medioambiental, considerando las expectativas de sus diversas partes interesadas (trabajadores, comunidades, autoridades, entre otras).

Estas compañías están constatando los beneficios que implica la RS, en cuanto a mantención y acceso a mercados, por la obtención de mayores ingresos por ventas, menores costos asociados al reclutamiento, retención de personal de primera categoría y reducción de demandas, ahorro de costos por iniciativas de eficiencia energética y reciclaje, como también disminución del riesgo, lo que incide directamente en acceso a capital y a financiamiento externo para la empresa, entre otros aspectos.

Como un reflejo de la importancia que ha ganado la Responsabilidad Social  a nivel mundial, la Organización Internacional para la Estandarización, ISO, en el año 2004 dio inicio al proceso de desarrollo de una norma guía sobre Responsabilidad Social, el cual concluyó en noviembre de 2010 con la publicación de ISO 26000.

La Norma ISO 26000 es una guía que entrega orientaciones sobre Responsabilidad Social, generales y no específicas, a fin de respetar la cultura y legislación de cada país. Por tanto, no es una norma de sistema de gestión.

Asimismo, no está elaborada para la certificación o auditoria de una tercera parte, sino que es verificable. Además, es útil para cualquier tipo de organización, tanto privada, como pública, grande o pequeña, con o sin fines de lucro y para países en desarrollo como países desarrollados.

La definición de Responsabilidad Social es la siguiente:

«Responsabilidad de una organización ante los impactos que sus decisiones y actividades ocasionan en la sociedad y el medio ambiente, a través de un comportamiento transparente y ético que:

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es el fenómeno voluntario que busca conciliar el crecimiento y la competitividad, integrando al mismo tiempo el compromiso con el desarrollo social y la mejora del medio ambiente.

BENEFICIOS

Dado que ISO es un organismo de amplia credibilidad a nivel internacional, gracias a sus series 9000 y 14000 que son ampliamente reconocidas y utilizadas por organizaciones en todo el mundo, se puede esperar que la Responsabilidad Social se expanda en su entendimiento y uso de manera más acelerada a nivel internacional.

Asimismo, contar con una norma sobre Responsabilidad Social que establece criterios comunes consensuados sobre aspectos ligados a las dimensiones económico-financiera, social y medioambiental facilita a las organizaciones provenientes de países emergentes, especialmente aquellas ligadas a cadenas productivas exportadoras, integrar mejores prácticas a su gestión y acceder a los mercados globales en igualdad de condiciones.

Facilitar la identificación y aprovechamiento de oportunidades: la adopción de la RSE en la estrategia de negocio, implica realizar un análisis del desempeño de la empresa en todos sus procesos, lo que permite vincularlos de un modo más integrado y estratégico; así como identificar y aprovechar mejor las oportunidades.

Mejorar la gestión de riesgos: al realizar una revisión de los impactos económicos, sociales y ambientales de la empresa, es más fácil detectar riesgos actuales o potenciales (ambientales o sociales), lo que facilita la adopción de medidas preventivas antes de que se produzca una crisis.

Incentiva la innovación: al realizar una revisión de los impactos económicos, sociales y ambientales de la empresa, es más fácil detectar oportunidades de innovación en procesos, productos y servicios que repercutan sobre la cuenta de resultados.

Saludos,

Cesarina Garrido Villegas


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies