Responsabilidad Social Corporativa: Un Valor Agregado

La globalización, las exigencias sociales y la apertura de los mercados internacionales han dado origen a nuevos paradigmas; la sociedad fija nuevos parámetros, los cuales afectan directamente las actividades empresariales. Es un hecho que las acciones de las empresas tienen un gran impacto económico pero también social y medioambiental.

La responsabilidad social corporativa es un nuevo enfoque de gestión de negocios que amplía la visión empresarial e incorpora nuevos elementos. En ese sentido, la empresa no puede verse como un ente  aislado que busca alcanzar unos objetivos particulares. Existen diversos grupos que se ven afectados, directa o indirectamente, por sus actividades. Éstas afectan a los clientes, proveedores, empleados, accionistas, medio ambiente, las comunidades cercanas, a la sociedad en sentido general e incluso pueden tener repercusiones internacionales. De ahí viene la necesidad de la visión ampliada. Una empresa que se visualice a largo plazo no puede ignorar las necesidades de estos grupos de interés.

La responsabilidad social corporativa no debe confundirse con filantropía empresarial. Es un compromiso que se asume en el fin de obtener beneficios aportando soluciones. Un modelo de gestión con una visión de responsabilidad social procura el cumplimiento de las disposiciones legales relacionadas al personal, medio ambiente y al entorno en sentido general. Estas disposiciones van desde leyes nacionales hasta lineamientos que se fijan a nivel internacional con miras a que las actividades empresariales vayan alineadas a los intereses de los stakeholders. En adición a estas disposiciones legales, las empresas se acogen a  políticas internas y normas internacionales de manera voluntaria que comprometen a toda la organización en un objetivo común: desarrollarse de manera integral y sostenible mediante la satisfacción de las necesidades de los grupos de interés.

La responsabilidad social corporativa aporta a la imagen organizacional, al fortalecimiento de la marca y al posicionamiento sostenible. Los grupos de interés se identifican con aquellas empresas que aportan soluciones a sus necesidades. Por ello contribuyen a su desarrollo y permanencia llevándolas a alcanzar ventajas competitivas. Al final los beneficios de la inversión se reflejan en los resultados.

Isabel Jáquez Adames

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies