Relevancia del metodo JAT

En el entorno industrial actual, caracterizado por una alta competitividad y velocidad de los cambios; donde la demanda es cada vez más exigente en cuanto a calidad y tiempo de entrega, la industria que no persiga la mejora continua corre el riesgo de perder su posición en el mercado.

La rápida evolución de los negocios y la necesidad de competir a la que se ven obligadas las empresas, exige que las mismas se dispongan a desarrollar planes de innovación para diferenciarse y encontrar formas más eficientes de producir y ofrecer sus productos al mercado. Esto trae como consecuencia un crecimiento del capital de trabajo invertido para almacenamiento de productos e insumos que ya no pueden venderse y no se necesitan.

Para mantener la competitividad en este contexto es necesario encontrar formas y técnicas que sigan el camino de la eficiencia, apoyándose en  herramientas que permitan simplificar la gestión, lograr mayores niveles de eficiencia, reducir los inventarios y aumentar la velocidad de planificación.

Aunque el método JAT no es lo único que se necesita para competir, empresas líderes de todo el mundo han adoptado ésta nueva filosofía de gestión dando lugar a unos avances extraordinarios en materia de calidad y agilidad en las entregas y costes; ya que la finalidad del método JAT es mejorar la capacidad de una empresa para responder económicamente al cambio.

El objetivo de este método es producir los elementos que se necesitan, en las cantidades que se necesitan, en el momento en que se necesitan, considerando a la vez el concepto de eliminación del despilfarro que se apoya en la búsqueda de soluciones para la supresión de actividades innecesarias y sus consecuencias.

Los objetivos del JAT suelen resumirse en la denominada «Teoría de los Cinco Ceros», siendo estos:

Trabajar utilizando estas filosofías de conducción del negocio y aplicar las técnicas que las mismas proponen, es el camino más seguro para acercarse a los objetivos de reducir inventarios y al mismo tiempo mejorar el nivel de servicio. Otras ventajas de utilizar métodos como JAT son las siguientes:

  1. Incremento de agilidad, y mejor seguimiento del mercado, al estar capacitados para atender pedidos urgentes con rapidez de respuesta.
  2. Mejora de la productividad y reducción de los costes de producción, como resultado de la reducción de los almacenes de productos terminados y las tareas asociadas a la gestión, manipulación, transporte, vigilancia y protección de los mismos.
  3. Ganancia de espacio.
  4. Mejora de la eficacia, por la disminución del número de informaciones a tener en cuenta.
  5. Disminución de las necesidades de inversión y de cargas de mantenimiento relativas a la extensión de los locales, sus equipos de manipulación y al sistema informático de gestión de almacenes.

La mayoría de los investigadores de gestión de producción coinciden al afirmar que JAT es una metodología que tiene implicaciones en todo el sistema productivo, por lo tanto, además de proporcionar métodos para la planificación y el control de la producción, incide también en aspectos como el diseño del producto, los recursos humanos, el sistema de mantenimiento y la calidad. Por lo tanto, su implementación será efectiva en la medida en que toda la organización se comprometa con la misma.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies