La Responsabilidad Social en la Organización

 

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es la contribución al desarrollo humano sostenible, a través del compromiso y la confianza de la empresa hacia sus empleados y las familias de éstos, hacia la sociedad en general y hacia la comunidad local, en pos de mejorar el capital social y la calidad de vida de toda la comunidad. La RSE puede influenciar positivamente la competitividad de las organizaciones de las siguientes formas:

Permite mejorar la imagen corporativa de las empresas, por lo que sus productos, servicios y marca logran un mayor fortalecimiento ante el mercado y la comunidad, al mismo tiempo que hay una mayor aceptación de los precios por parte de los consumidores.

RSE

Con actividades de RSE se puede colaborar en la reducción de problemas sociales graves.  Es posible lograr un pequeño, pero significativo cambio social.

La gestión del RSE mejora la relación de la empresa con el entorno, por lo que la sociedad está más predispuesta a la recepción de las estrategias de comunicación de las empresas socialmente responsables.

La RSE también se relaciona con el cumplimiento de las exigencias legales, que trae como resultado la reducción de las medidas de fiscalización a las que puede ser sometida una firma.

Cuando existe un compromiso social, también se facilita el reclutamiento de personal y la retención de talentos, debido a que los colaboradores se identifican con la misión y visión responsable del empleador. La RSE puede incidir en el mejoramiento del clima laboral, lo que se traduce en un mayor rendimiento y compromiso por parte de los empleados en las tareas que se emprendan.

Con empleados comprometidos por los valores de una empresa, se puede percibir aumento en la productividad de las empresas, así como también una mayor competitividad y la posibilidad de ingresar a nuevos mercados.

Acciones de RSE también llevan al incremento de la confianza de los accionistas y de terceros, facilitando así el acceso a las fuentes de financiación y ayudando a la obtención de socios estratégicos por el “buen gobierno de la empresa”.

Las empresas que poseen políticas de sustentabilidad suelen tener una mayor valoración en el mercado. Actualmente cuando los organismos internacionales y bancos evalúan el valor de una compañía, no solamente toman en cuenta su capital y valores económicos, sino también su comportamiento con la comunidad y los stakeholders.

Por último y lo más importante: más RSE es sinónimo de más utilidades. Como el rol social principal de las empresas es ser rentable —según la teoría del economista Milton Friedman, que también estuvo al centro de la discusión entre Matte y Tironi— y hoy los consumidores optan por las compañías socialmente responsables, la RSE tiene un impacto directo en sus resultados. Por esto mismo, si se quiere liderar en el sector privado, sin duda la receta del éxito irá de la mano de una buena gestión social.

 

 


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies